Samsung Smart Monitor M8, análisis: una buena pantalla que no termina de encontrar su sitio

Esta ha sido mi experiencia con la pantalla más inteligente de Samsung.

Samsung Smart Monitor M8, análisis: una buena pantalla que no termina de encontrar su sitio
Así es el espectacular frontal del Smart Monitor M8.

Samsung, una de las mayores expertas en el mundo de los smartphones, televisores y casi cualquier otro dispositivo tecnológico que tenga pantalla, ha creado un monitor inteligente. El Samsung Smart Monitor M8, que he tenido la oportunidad de probar durante los últimos días, es mucho más que una pantalla a la que conectar tu ordenador.

Tiene vida propia, es capaz de funcionar sin ningún otro dispositivo conectado y ofrecer una interesante experiencia multimedia. Este Smart Monitor es prácticamente un televisor inteligente Samsung pensado para tener en la polivalencia su principal virtud.

Nunca he sido fan de los dispositivos 2 en 1, siempre he pensado que quien mucho abarca poco aprieta y, spoiler, no sé si me convence del todo la creación de la firma coreana. Esta ha sido mi experiencia con el Samsung Smart Monitor M8.

+ Pros

  • Experiencia inmersiva
  • 32 pulgadas y 4K que lucen muy bien
  • Buena compatibilidad

- Contras

  • ¿Solo 60 Hz?
  • Sus ángulos de visión son muy pobres
  • Tiene sentido para un número reducido de usuarios
75Sobre 100

Precio del Samsung Smart Monitor M8 y dónde comprarlo

Puedes comprar el monitor inteligente de Samsung alrededor de los 600 euros. Salió a la venta hace solo unos meses por 799 euros, pero ya puedes encontrarlo a mejor precio en la propia tienda de Samsung. Hablamos del modelo que he tenido la oportunidad de analizar, el que cuenta con 32 pulgadas y resolución 4K.

Samsung Smart Monitor M8

Ficha técnica de características

Samsung Smart Monitor M8
Características
Dimensiones (con peana)713,4 x 575,2 x 203,8 mm
6,7 kg de peso
Pantalla32 pulgadas, 3840 x 2160 (4K), 60 Hz, 16:9, Mini LED, HDR10+
Sistema operativoTizen
OtrosUSB-C, HDMI, mando a distancia
Precio de salidaDesde 799 euros

Un diseño que resulta familiar

Fabricado en plástico, el monitor de Samsung llega con una pantalla de 32 pulgadas y resolución 4K que ocupa un muy buen porcentaje del frontal. A pesar de lo que se podría esperar por su precio, no transmite una sensación premium. El plástico está bien y es bonito, pero se queda un escalón por debajo de lo que debería.

Nos encontramos con un panel llamativo, no solo por la potencia de sus colores, sino por su diseño minimalista y esquinado. El marco inferior es algo más grande que los laterales, pero no empaña una experiencia que es totalmente inmersiva.

En esencia, nos encontramos con un diseño simple y que recuerda bastante al Pro Display XDR de Apple. No hay muchas formas de construir un monitor, es cierto, pero es inevitable pensar en el dispositivo de los californianos. Sin embargo, ambos son incomparables por rango de precio y materiales.

Nuestro protagonista es ajustable en altura e inclinación, no he tenido problemas para encontrar la posición idónea. También incorpora una cámara que se adhiere de forma magnética a la trasera del monitor en un mecanismo que resulta bastante satisfactorio. No nos olvidamos de su mando, muy ligero y con botones dedicados a aplicaciones como Samsung TV Plus, Netflix, Disney+ y Prime Video.

Calidad con un inesperado pero

Cámara del Samsung Smart Monitor M8

El monitor de Samsung llega con una cámara frontal que se coloca magnéticamente.

Sabemos que Samsung es sinónimo de buen hacer en lo que a pantallas se refiere, también que podemos esperar colores vibrantes y llamativos. Este Smart Monitor M8 cumple, se ve realmente bien y llama a consumir todo tipo de contenido. Sin embargo, no es perfecto, creo que sus ángulos de visión no están a la altura.

Basta con moverse un poco para darse cuenta, si no estás correctamente colocado frente al monitor la imagen se pierde con un desenfoque total en el que se desnaturalizan todos los colores. La verdad, sorprende algo así en un dispositivo que salió a la venta por 799 euros.

También nos topamos con unos 60 Hz que podrían haber sido más teniendo en cuenta su precio. En general, el monitor de Samsung transmite la sensación de que debería dar algo más en muchos de sus apartados. Su faceta "smart" parece haber aumentado el precio en un producto que no termina de ser redondo en aspectos básicos.

¿Cuál es el sentido de la palabra smart?

El término "smart" que encontramos en el nombre de este dispositivo es lo que pretende diferenciarlo de la competencia. Pero, ¿a qué se refiere exactamente? Es una de las primeras preguntas que me hice cuando empecé a probar este M8.

Uno espera encontrar la palabra "smart" cuando se habla de un dispositivo que por tradición no ha sido inteligente. "Smart TV", "smartwatch", "smart speaker". Sin embargo, creo que no acaba de cuadrar en la creación de Samsung. Por lo general, un monitor que ha sido diseñado para vivir junto a un PC o Mac no tiene demasiada vida propia, depende de un ordenador para mostrar su contenido.

Mando del Samsung Smart Monitor M8

Las mejores aplicaciones se incluyen en este mando.

Por tanto, partimos de que aquel que compra un monitor va a conectarlo a un ordenador, por lo que no necesitará ningún sistema operativo paralelo. No voy a jugar o trabajar en mi Mac para luego cambiar al sistema operativo del monitor (muy similar al de una smart TV) y poner una serie en Netflix. Simplemente buscaría Netflix en el navegador y listo.

Soy consciente de que se pueden utilizar aplicaciones de Microsoft 365 con el denominado "Workmode", pero no me parece suficiente. De hecho, nos encontramos con situaciones curiosas si nos adentramos en la página de producto en la web de Samsung. Aparece la imagen de una mujer sentada en el suelo, con el monitor sobre una mesa de cristal y dispuesta a ver una película. ¿Es lo que esperaba Samsung que hiciéramos? ¿No tendría ya un televisor un usuario que adquiriera este monitor?

Conclusiones

Estamos ante un buen monitor, con un gran diseño dejando a un lado su construcción y con una grandísima calidad de imagen obviando sus ángulos de visión. Como señalé anteriormente, este Smart Monitor queda marcado por lo que podría haber sido.

He tenido una buena experiencia, no nos equivoquemos, mi MacBook Pro de 13 pulgadas ha encontrado en el monitor de Samsung un buen compañero. Sin embargo, creo que no merece la pena pagar un precio como este. Se pueden encontrar opciones que ofrecen una calidad de imagen similar o mejor por menos dinero.

BenQ Monitor 4K 32 pulgadas HDR

Respecto a la parte "smart"... sinceramente no entiendo el enfoque de la firma coreana y creo que lo que podría haber sido un atractivo se queda a medias. No digo que no sea útil, pero los usuarios que realmente podrán sacarle partido a este Smart Monitor M8 no serán muchos.

Este dispositivo ha sido analizado de forma independiente gracias a una cesión por parte de la marca. El artículo contiene enlaces de compra por los que Andro4all podría percibir una comisión. Únete al canal de chollos de Andro4all para enterarte de las mejores ofertas antes que nadie.

Para ti
Queremos saber tu opinión. ¡Comenta!