Por qué no deberías escanear cualquier código QR: así funciona la estafa del QR inverso

Los códigos QR cada vez se usan más... pero deberías tener cuidado con cuáles escaneas

Por qué no deberías escanear cualquier código QR: así funciona la estafa del QR inverso

El auge en la popularidad de los códigos QR ha sacado a relucir los aspectos no tan positivos de esta antigua creación, que data del año 1994.

Y es que, ahora que millones de personas escanean códigos QR a diario, hay quien ha decidido intentar sacar beneficio de la situación de manera fraudulenta, a través de lo que se conoce como la "estafa del QR Inverso".

Esta práctica, como cuentan en MundoDeportivo, ha sido detectada en regiones españolas como Sevilla, y la Guardia Civil ya ha detenido a un hombre por llevar a cabo estafas de este tipo. Veamos en qué consiste.

Códigos QR

Escanear un código QR puede conllevar ciertos riesgos.

La estafa del "QR Inverso": así pueden robar tus datos y tu dinero cuando escaneas un código QR

Los códigos QR pueden tener múltiples usos: desde dirigirnos a una página web o abrir una aplicación cuando son escaneados, hasta aprobar pagos. Precisamente esta última función es la que aprovechaba el estafador, ahora detenido.

Según se ha detallado en el informe, el autor de la estafa conseguía engañar a los responsables de un local (un bar, por ejemplo), para abonar una consumición a través de un código QR, supuestamente generado por la entidad bancaria.

En realidad, dicho código correspondía a una solicitud de pago a favor del estafador. Así, habría conseguido estafar hasta 900 euros.

Además del robo de dinero, utilizando esta técnica también sería posible acceder a determinados datos sensibles de las víctimas almacenados en sus dispositivos, que se compartirían con los atacantes en el momento de escanear el código.

Cómo crear un código QR con la dirección de cualquier página web

Por esa razón, es recomendable tener cuidado con aquellos códigos QR que se escanean con el móvil, revisando siempre aspectos que puedan delatar a un código fraudulento, como la ausencia de protocolo HTTPS en el enlace al que dirige, o el uso de una URL sospechosa. Además, puede ser buena idea emplear apps como Google Lens a la hora de escanear los códigos, dado que la herramienta de Google muestra una vista previa del enlace al que nos dirige el código QR, en lugar de acceder a él sin preguntarlo previamente al usuario.

Queremos saber tu opinión. ¡Comenta!
Para ti