Todo lo que debes saber sobre los smartphones reacondicionados

COMPARTIR 0 TWITTEAR

Samsung Galaxy S7, review

Quieres cambiar de teléfono, y se te ponen delante varias cosas: no quieres dejarte mucho dinero, no quieres tener permanencia con una compañía y quieres tener un teléfono en condiciones. Te pones a mirar como loco en Internet y, sin saber cómo, empiezas a leer sobre unos “teléfonos reacondicionados” o “teléfonos refurbished” que son iguales que los modelos originales, pero más baratos. Ante el desconocimiento decidimos pasar, pero lo hacemos sin saber que podemos ahorrarnos unos cuantos euros al comprar este tipo de teléfonos.

En el artículo de hoy, vamos a tratar el tema de los teléfonos refurbished –reacondicionados a partir de ahora–. Vamos a ver qué son, de dónde vienen, qué garantía tienen y qué debemos saber antes de comprar uno de estos terminales, algo que nos vendrá genial si tenemos pensado sacar provecho del nuevo programa de smartphones reacondicionados de Samsung.

Lo primero, ¿qué es un teléfono reacondicionado?

Teléfonos reacondicionados

Antes de nada, sabed que esto que vamos a hablar es aplicable a cualquier producto, no solo a un teléfono. Dicho esto, seguimos. Un producto reacondicionado es aquel que, tras haber sido comprado nuevo, ha sido devuelto por el comprador. Hecha la devolución, el fabricante se ha encargado de repararlo si fuese necesario o, al menos, de comprobar que el dispositivo funciona como si fuera nuevo.

No es nuevo, pero funciona como si fuera nuevo. Por lo general, los teléfonos reacondicionados son aquellos que han sido usados en una exposición –por ejemplo, los que se ven en las tiendas para probarlos luego se restauran y se venden más barato–. También puede que hayan sido devueltos por estar defectuosos o porque el envase estaba dañado. Si es el caso, el fabricante se encarga de repararlo y volver a venderlo –más barato, claro–.

No son ni teléfonos con especificaciones reducidas, ni teléfonos rotos ni teléfonos robados –como he llegado a escuchar alguna que otra vez–. Son teléfonos revendidos por el propio fabricante. El ejemplo más claro es que, con el lanzamiento del iPhone 6s y 6s Plus, los iPhone 5C y 5S empezaron a venderse reacondicionados como churros, porque los que estaban en las tiendas para que la gente los probase volvieron a Apple, que verificó su correcto funcionamiento, y lo volvió a vender más baratos.

Diferencias entre teléfonos reacondicionados y teléfonos usados

LG G5 Magic Cover MWC16 stand

No es lo mismo que yo me compre un LG G5 y te lo venda a que te lo venda LG con la garantía de que funciona, ¿verdad? Pues esa es la principal diferencia entre un teléfono usado y uno reacondicionado. Tú, como comprador, a la hora de comprar un teléfono usado, te fías de lo que te diga el vendedor y de tus pruebas, pero si eres un usuario novato, te la pueden colar con relativa facilidad.

Supón que te quiero vender mi LG G3, que lleva CyanogenMod 13 instalado, y tú no tienes ni idea de que ese no es el sistema operativo original. Si cuela, cuela, y después no puedes protestarle a nadie porque falle algo, porque el vendedor, en este caso yo, te dirá que lo probaste y aceptaste el trato. En el caso de los reacondicionados, la empresa se hace responsable del buen funcionamiento del dispositivo, como una garantía. Si no funciona, te lo repara. Fácil y sencillo.

¿Tienen garantía los teléfonos reacondicionados?

Caja del Samsung Galaxy Note7

Los productos seminuevos –como son los teléfonos reacondicionados– no tienen, obviamente, las mismas garantías que un teléfono nuevo. Eso debes saberlo. Pero sí tienen ciertas garantías que vienen estipuladas, en el caso de España, en la Ley General para la Defensa de los Consumidores y Usuarios, artículo 123, capítulo III:

El vendedor responde de las faltas de conformidad que se manifiesten en un plazo de dos años desde la entrega. En los productos de segunda mano, el vendedor y el consumidor y usuario podrán pactar un plazo menor, que no podrá ser inferior a un año desde la entrega.

En pocas palabras, el vendedor tiene la obligación de darte, como mínimo, un año de garantía, aunque podéis pactar un plazo superior si lo consideráis oportuno. Eso sí, quítate de la cabeza que te den un teléfono nuevo: los productos seminuevos no se pueden sustituir por uno nuevo por muchos problemas que presenten. Te lo repararán las veces necesarias, pero no te darán uno nuevo –porque no has pagado un producto nuevo, básicamente–. También es cierto que depende mucho de dónde compres los terminales:

  • Amazon: ofrece la misma garantía que en los productos nuevos, es decir, dos años. Si el terminal falla te devuelven el dinero.
  • FNAC: exactamente igual que Amazon, pero reparan el teléfono en vez de devolver el dinero.
  • Backmarket: un año de garantía. Intentan arreglarlo; si no pueden, te lo cambian por uno igual –otro reacondicionado–; si no hay, te devuelven el dinero. La devolución es gratuita.
  • Apple: un año de garantía Apple. La devolución es gratuita
  • EBay y AliExpress: aunque hay de todo, es mejor evitar estas dos tiendas. Se pueden encontrar chollos, pero al ser vendedores particulares puedes encontrarte con problemas.

Esto es todo lo que debes saber sobre los productos reacondicionados. Con esta información ya puedes lanzarte –o no– a comprar uno de estos terminales. Como veis, no son productos malos, aunque sí son productos peculiares con sus propias normas del juego. Tenedlo presente y tranquilos, que comprar por Internet, si lo haces con cabeza, es completamente seguro.

¿Tenéis algún producto reacondicionado? ¿Cuál es vuestra experiencia?

Archivado en explicación, Móviles baratos, Smartphones Android, Smartphones reacondicionados
COMPARTIR 0 TWITTEAR

También te puede interesar

Comentarios

¿Te ha gustado? ¡No te pierdas nada más!

follow us in feedly

Nuestros blogs