Intel Quark “se calienta demasiado” para estar en un wearable según ARM

COMPARTIR 0 TWITTEAR

Procesador Intel Quark Los wereables han sido la gran estrella del último MWC y se han presentado un buen número de ellos durante estos días. Además de por sus funcionalidades en materia de software como en el diseño estético, a veces no recordamos que nuestros wearables también necesitan procesadores para funcionar. Y por supuesto, la batalla por ver quién se hará con el control de los SoC para esta nueva tecnología está en su máximo apogeo.

Algo que está muy claro es que esta clase de tecnología que puedes llevar puesta requiere un nuevo nivel de eficiencia energética, y por encima de todo ello, SoC más pequeños de los que encontrarías en un smartphone. Los procesadores Cortex A y M con firma de ARM están en una buena posición para batirse el cobre en este mercado emergente, y como no podía ser de otra manera Intel ha empezado a moverse hacia él con los procesadores Quark y el ordenador en miniatura Edison. ARM ya tiene una buena ventaja, mientras que Edison aún está llegando con cuentagotas a los programadores. Más aún, ARM ha detectado otra enorme tara en la tecnología de Intel: se calienta muchísimo.

De acuerdo con una prueba llevada a cabo en los laboratorios de ARM, el procesador Cortex-A9 puede verse funcionando a una temperatura de 28,4 grados centígrados sin que se le aplique ninguna solución de ventilación. Esto supone un valor óptimo para algo que vas a llevar en la muñeca. Por desgracia, no se pudo decir lo mismo cuando le tocó el turno al Intel Galileo, el predecesor de Edison y que incorpora un chip Intel Quark X1000. Cuando se le sometió a la prueba,el pico de temperatura que alcanzó rozaba los 55 grados centígrados. Podéis ver una imagen termal tomada durante la prueba a continuación:

intel quark imagen termal

Con esto ARM pone de manifiesto un punto muy importante en lo referente a la temperatura de los componentes de los wearables: Hacen falta, como decíamos anteriormente, chips más pequeños y eficientes energéticamente, pero también SoCs que estén funcionando a bajas temperaturas incluso cuando lleven encendidos un largo período de tiempo al mismo tiempo que pueden gestionar todas las tareas que se le suponen a un smartwatch. Y como se puede imaginar, conseguir todo esto no es nada fácil.

Os dejamos al final del artículo un vídeo de la prueba llevada a cabo por ARM y os animamos a que nos dejéis un comentario con vuestra opinión si lo encontráis interesante.

¡Únete a nuestro canal de Telegram con lo más destacado del día y las mejores ofertas Android!

Únete a nuestro canal de Telegram
Archivado en ARM, Intel, Intel Quark, Procesadores móviles, Wearables
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (10)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

¿Te ha gustado? ¡No te pierdas nada más!

follow us in feedly

Otras webs de Difoosion