Close Button
Compartir

Hemos hablado hace unas horas de la reciente noticia que nos hace temer por el retraso en la salida del Sony Xperia Z2, un terminal que debería llegar solo medio año después de la llegada de su antecesor. De igual manera otros fabricantes preparan sus terminales estrella como cada año, casos de Samsung y HTC, de llegada inminente en ambos casos.

Hace casi un año, muchos poseedores de anteriores modelos desembolsaron, caso de los early adopters, importantes cantidades económicas por hacerse con el predecesor de estos terminales, así que la pregunta es obvia.

¿Demasiado pronto para un cambio?

El hecho de ser un early adopter no ayuda, y ellos, un reducido número de usuarios, no son los más idóneos para contestar a la pregunta. ¿Pero y el resto de usuarios?

El caso de Sony, con dos terminales estrella por temporada, desde la salida del Sony Xperia S es el más claro pero como decimos no el único y las marcas se empeñan en presentarnos un terminal nuevo en cada gama, cada familia, cada año. Un teléfono, su sucesor... a precios altos y con una evolución, una carencia en innovación, como ya decíamos ayer, poco justificada, así que viendo este panorama, ¿cuantas veces o cuando crees que es necesario cambiar de móvil?

Los plazos

No voy a ser yo, poco indicado en ese sentido, el que pueda dar un plazo, en un caso que además atiende a cada usuario en concreto y sus circunstancias económicas o de cualquier tipo, y exigencias que pueda hacer a su aparato.

Comprar móvil

Si hacemos un calculo razonable y viendo la escasa escalada en potencia de los terminales de un año para otro, así como la falta de ideas en el software, quizás el futuro de la la telefonía móvil, podríamos establecer que dos años es un plazo razonable en el que salvo imprevistos, podemos hacer uso de un único móvil, siendo usable este con todas las aplicaciones y necesidades habituales de un usuario, ya sea inicial, medio o avanzado.

Estos dos años que podríamos usar nuestro terminal sin necesidad de cambiarlo sería un plazo en el que llegado el momento de adquirir un nuevo terminal, ese sí supusiese un cambio significativo y el desembolso no fuese tan impactante. Este plazo de tiempo sería un plazo más que suficiente para amortizar tanto en uso como económicamente nuestro smartphone, sobre todo si atendemos a que muchos, la gran mayoría de usuarios lo adquieren asociado a una permanencia de 18 o 24 meses.

Sin embargo aquí se presenta un nuevo problema, y es la falta de soporte respecto a las actualizaciones en Android o lo nefasto de las mismas y otro tipo de políticas por parte de las empresas de forma que puede afectar a nuestro terminal. Como ejemplo un smartphone con bug importantes que no recibe parches o soluciones por parte del fabricante, volcado en otro modelo más reciente y abandonando al anterior a su suerte... ¿os suena de algo?

Recientemente y tras la polémica actualización del Samsung Galaxy Note 3 o el LG G2 (el cual aún espera Android KitKat) a la última versión de Android y puesto en contacto vía Twitter con Samsung, un responsable de la empresa contestaba que el mayor privilegio que tenía un early adopter era el de disfrutar un terminal antes que nadie. El hecho de pagar casi 700 euros el primer día era un privilegio.

Tweet

Una respuesta sorpresiva pero acorde con lo que piensan las empresas. Somos borregos y vamos a "tragar" con cualquier producto que lancen. Sirva como ejemplo las quejas sobre el Samsung Galaxy S4 y el modelo siguiente, el Samsung Galaxy S5, que lanza la firma coreana, y que lejos de hacer caso a las voces críticas, supone una línea continuista sabiendo que se venderá por millones.

Quizás y como usuarios llega la hora de plantarnos. De tener una razón bien asentada y comprar o cambiar solo en el momento en que sea preciso. Se que muchos pueden pensar que esto va contra el espíritu de la sociedad consumo, donde todo se basa en comprar hoy, olvidar mañana y seguir comprando. Y en caso de tener que hacerlo, la opción de la compraventa pasa a ser más que interesante, siempre siguiendo unos consejos básicos, de forma que podemos ahorrar unas cantidades significativas.

Pero aquí lo importante y el motivo de este artículo es conocer tu opinión. En tu caso, ¿cuando consideras que supone una opción interesante cambiar de móvil? ¿Eres fácil de tentar por las nuevas propuestas o por el contrario tienes la cabeza fría y esperas pacientemente al momento adecuado?

Temas relacionados: Móviles

Compartir
Queremos saber tu opinión. ¡Comenta!