Wiko Darkfull: analizamos el terminal de gama alta europeo

COMPARTIR 0 TWITTEAR

Análisis Wiko Darkfull

Ya está aquí, os traemos el análisis de este Wiko Darkfull al completo, con su vídeo y todo. La compañía francesa nos sorprendió y mucho durante el MWC, con algunos terminales como el WAX o el Highway, y ahora os traemos su primer tope de gama, que ya lleva un tiempo en el mercado, y que se sitúa como una opción entre el WAX y el Highway en potencia, pantalla y acabados.

Primeras impresiones

Vista Wiko Darkfull

Ya hemos hecho el pertinente artículo para hablaros de nuestras primeras impresiones de este Wiko Darkfull, sin duda un terminal que nos deja un gran sabor de boca al principio, buenos materiales, una gran pantalla y un rendimiento justo pero que cumple. No estamos delante de uno de los grandes terminales del mercado, pero sus materiales y pantalla por un precio bastante contenido hacen de esta apuesta europea un terminal equilibrado desde los primeros minutos.

Especificaciones técnicas

Wiko Darkfull
Dimensiones143 x 71 x 8,6 mm
Peso136 gramos
Pantalla5,0″ Full HD de tipo IPS con protección Gorilla Glass 2
Densidad de píxeles441 PPI
ProcesadorQuad Core 1,5 GHz Cortex-A7
RAM2 GB
Sistema operativoAndroid 4.2.1 Jelly Bean
Almacenamiento16 GB
CámarasPrincipal de 13 megapíxeles y delantera de 5,9 megapíxeles
Batería2000 mAh
Precio280 euros

Disponibilidad y precios

Este terminal de la marca francesa Wiko lo encontramos en un color, un acabado metálico con un toque azulado, aunque no sabría muy bien decir cual es su color real, ya que el quemado metálico y el tipo de luz que incida –así como su temperatura– nos hace dudar entre azul o gris, yo no lo tengo claro, pero es bastante bonito. En cuanto al precio, lo podemos encontrar en varias tiendas especializadas del sector por un precio que rondará los 280 euros.

Diseño

El diseño es lo primero que entra por los ojos en cualquier terminal que vemos, y en este Wiko Darkfull además lo hace por bien. Cuenta con unos buenos acabados y un material muy interesante, y construido con un chasis metálico, se aleja de las ideas que podemos tener de terminal de “marca blanca”, asociada a la baja calidad, y nos ofrece un metal quemado en su tapa trasera y un tacto agradable. Por otro lado, ese tacto agradable, tiene un pequeño problema, y no es otro que lo resbaladizo que es. No es que se escape él solo por ahí, pero al principio sí que da una sensación de inseguridad.

Diseño Wiko Darkfull

Su tamaño no es precisamente compacto para tratarse de un terminal de cinco pulgadas, pero sí que se encuentra un poco entre la media que podemos ver de terminales con chasis metálicos, que muchas veces tienen unos márgenes y un grosor superior a los terminales con acabados plásticos. Por contra, el peso está bastante conseguido.

Los botones del terminal, botón de desbloqueo y control de volumen en la parte derecha y botones táctiles retro-iluminados en la parte frontal. Parece que la mayor parte de las marcas siguen escapando de la idea de situar estos botones en la pantalla al estilo de los terminales Nexus. El peor punto del acabado de este terminal puede ser la colocación de la cámara, bastante expuesta a los golpes.

Tapa trasera Wiko Darkfull, con su acabado metálico

Pantalla

Uno de los factores más importantes –o el que más– ya que es el modo con el que interactuamos con el dispositivo. Al igual que en el diseño, estamos delante de un apartado notable –si no es sobresaliente–, pues es lo que se espera de un panel de cinco pulgadas con resolución Full HD. Pantalla de tipo IPS con tecnología OGS –One Glass Solution, una solución que reduce las capas de cristal, haciendo la pantalla más fina y ofreciendo mejor respuesta táctil–, protección Corning Gorilla Glass 2 y una densidad de píxeles por pulgada de 401 ppp.

Estas condiciones de fabricación nos dan una pantalla con buenos ángulos de visión, gran definición, colores muy intensos y vivos y un brillo más que aceptable, aunque en condiciones de mucha luz tiene pequeños problemas, ¿pero cuál no los tiene? Por lo demás quizás el peor punto sea su reacción al tacto, no es que sea horrible, pero sí que podría mejorar un poco –no tengo claro si es culpa del panel o derivado de un rendimiento mejorable, esto ya lo comentaré más adelante–.

Pantalla Wiko Darkfull

Batería

Gran sorpresa la que me he llevado en este apartado. Al ver una capacidad de 2000 mAh, todos podemos pensar que este terminal va a sufrir con los usuarios más exigentes o con los días realmente largos y no es así –o por lo menos no del todo–. Es cierto que si usas las redes 3G y la pantalla con todo el brillo, la batería se funde, y no solo por la temperatura que alcanza el teléfono, que es muy elevada, sino porque realmente la batería se acaba bastante rápido. Después en condiciones de reposo, el terminal tiene una optimización de la batería muy buena, pocos llegan a esos niveles de autonomía.

Teléfono

Aquí contamos con dos ranuras para tarjetas SIM, en concreto, son Micro-SIM y además, dentro de la caja tenemos una serie de adaptadores. La cobertura es bastante buena, aunque en algunas situaciones es mejorable, y no contamos con conectividad 4G a la red de datos. El volumen de las llamadas es un poco bajo y a veces, nos cuesta algo oír a la otra persona sobretodo en ambientes ruidosos.

Cámara

Cámara de 13 megapíxeles del Wiko Darkfull

Nos encontramos con dos cámaras con muchos megapíxeles, la trasera cuenta con 13 y la delantera con 5,9 megapíxeles. La delantera cuenta con una serie de modos predefinidos orientados a la “belleza”, algo cada vez más habitual, “Tez” y “Detalle” son los dos ajustes que podemos modificar, uno para “clarear” nuestra piel y eliminar manchas y el otro para quitarnos alguna arruga.

La cámara trasera, cuenta con un sensor muy grande y en principio las fotos se ven bien, pero en cuanto hacemos algo de zoom, sale el tan temido grano, bastante acusado en casi todas las fotografías que tomamos. Además el modo ZSD, que es para mejorar la luz en las capturas, mejora mucho la luminosidad de la toma, pero el ruido que sale en la misma es muy acusado. En definitiva en este Wiko Darkfull, nos encontramos lo que suele ser habitual en este tipo de terminales, cámaras con muchos megapíxeles, capturas buenas en condiciones de mucha luz, pero que sufre bastante cuando hacemos tomas con condiciones lumínicas adversas.

Wiko Darkfull, cámara trasera

Cuenta además con la opción de grabar vídeo en calidad Full HD con una definición aceptable, tampoco esperemos grandes escenas de vídeo, pero lo cierto es que sí que cumplirá. Una sorpresa agradable es la que me llevé con la interfaz de la cámara, y es que nos permita modificar una serie de valores poco habituales, en especial la sensibilidad del sensor, el ISO.

Rendimiento

Tengo que ser sincero, y aquí tengo que decir que me he llevado una pequeña decepción. Después de tocar algunos Wiko durante el MWC, me esperaba bastante más de este Wiko Darkfull, parece claro que el procesador MediaTek y la GPU PowerVR, no pueden con una pantalla de cinco pulgadas y calidad Full HD, algo que ya hemos visto en otros terminales con el procesador chino y esta misma GPU –no pasa tanto si usan las Mali–.

Rendimiento algo justo

Para navegar, consultar las redes sociales, ver vídeos en YouTube –ojo porque el sonido es bastante bajo— y los lectores de noticias no tendremos grandes problemas, alguna pequeña ralentización pero nada grave. Los problemas llegan con aplicaciones donde la exigencia gráfica es mayor, sobretodo a la hora de jugar o consultar mapas, a veces el lag del terminal es evidente. Por otro lado, el propio launcher del terminal a veces se queda parado y tarda un par de segundos en responder, funcionando algo mejor un launcher alternativo, como puede ser Nova Launcher.

Extras

No le he sacado todo el partido a una serie de apartados añadidos de este Wiko Darkfull, relacionados con la funcionalidad del sensor de proximidad. Permitía realizar una serie de acciones con él, para hacer más sencillo el uso del terminal, rechazar una llamada, responderla e incluso desbloquear el terminal –este sí que lo he usado–, se podía hacer simplemente pasando la mano por encima de la zona superior de este Wiko Darkfull.

Parte frontal, sensores y cámara del Wiko Darkfull

Sistema operativo

Android 4.2.1 Jelly Bean, una versión de Android bastante habitual en la mayor parte de terminales del mercado, fuera de las grandes marcas, aunque con un pequeño matiz, no es la última versión de Android 4.2 Jelly Bean y eso puede hacer que no vaya todo lo “suave” que debería el terminal.

Por lo demás poco que añadir, cuenta con casi Android nativo, ya que solo hay una serie de cambios en los iconos, en los ajustes del terminal, relacionado con diferencias de hardware, programar el apagado/encendido y el control de los sensores, y unas cuantas aplicaciones, que no modificarán la experiencia de Android stock en ningún momento.

Vídeo

Conclusiones

62

No es una mala nota aunque parezca eso, pero el rendimiento siempre tiene mucho peso a la hora de realizar las conclusiones. No estamos delante de un terminal equilibrado después de muchas horas de uso –aunque al principio parecía que sí–.

Muchas diferencias entre los puntos buenos y los malos del terminal, hace que en el global tengamos una experiencia suficiente.

Puntos positivos

Wiko Darkfull

  • Construcción y peso: está claro que no es un HTC One (M8), eso no lo duda nadie, pero para ser un terminal de menos de 300 euros, encontramos un acabado metálico bastante agradable a la mano y con un peso muy conseguido.

  • Pantalla: un panel de cinco pulgadas con esa tecnología, definición, brillo y protección, es sin duda un aspecto importantísimo. Estamos delante de un panel muy bueno y que nos ha gustado mucho.

  • Sensores: aunque no le he sacado mucho partido, una vez que te acostumbras, la experiencia de usuario se agiliza en muchas acciones, algo que sin duda muchos fabricantes deberían buscar.

Puntos negativos

camara

  • Rendimiento: la pantalla con calidad Full HD pesa, y mucho para esta combinación de CPU y GPU, sin duda una pantalla con menos calidad habría conseguido un rendimiento mejor, aquí tienes que decidir que prefieres, muy buena pantalla, o que el terminal vaya más fluido –el Wiko WAX puede ser la alternativa a este en ese sentido con un panel HD–.

  • Cámara: no es ni mucho menos la peor del mercado en su rango, pero el grano que muestra es excesivo. Las imágenes no están del todo mal en cuanto a colores y la interfaz está bastante bien, pero sin el modo ZSD las tomas parecen algo subexpuestas y con él, tienen demasiado ruido, hay que buscar el equilibrio.

  • Conectividades: cuando nos encontramos con un terminal de casi 300 euros, se le debe pedir algo más, y en ese sentido echamos en falta LTE 4G o el chip NFC.

¡Únete a nuestro canal de Telegram con lo más destacado del día y las mejores ofertas Android!

Únete a nuestro canal de Telegram
Archivado en Análisis, Análisis de móviles, Wiko
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (20)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

  • jemjem dice:

    Totalmente de acuerdo, por un terminal de ese precio al menos podían haber metido el octacore MTK6592 con la mali 450. Ya que el MTK6589T que es el que trae con la PowerVR544 se queda muy corta para mover resoluciones FHD. En cuanto a conectividad, creo que no he visto todavía ni un solo Mediateck con conectividad 4G/LTE y mucho menos lo vas a ver con KK, ya que Mediatek aunque ha prometido que proximamente va a liberar ya las versiones de KK todavía no me lo creo mucho. Y si lo saca, no sé si lo hará para los procesadores que ya tiene en el mercado. Mi impresión de este telefono es que si tengo 280 € para gastarme, no me compro este teléfono ni de casualidad. Si quiero que sea chino hay cientos de opciones mejores y por ese precio y buscando un poco por ahí, estoy seguro que se puede conseguir un S4 ya (seminuevo) y por menos un S3 nuevo sobrándote todavía dinero.

Publica tu opinión usando tu cuenta de Facebook.

¿Te ha gustado? ¡No te pierdas nada más!

follow us in feedly

Otras webs de Difoosion