¿Por qué los terminales chinos cuestan menos?

Última actualización el 04/07/2014 a las 19:34

Las empresas chinas como Huawei, ZTE y Lenovo dieron un gran golpe en la mesa hace un par de años en el mercado europeo con la venta de smartphones.

Su política de bajo precio y cada vez ofreciendo una mayor calidad, cambió el rumbo estratégico de este mercado de dispositivos, en el cual cada vez más los consumidores se fijan en el coste al comparar los productos que se ofrecen.

China ha sido siempre el país por excelencia de los productos baratos. No ha sido hasta hace un par de años cuando se empezó a notar esta invasión oriental en el mercado de móviles.

El lanzamiento del Xiaomi Mi2, un magnífico terminal con 2 GB de memoria RAM, un procesador SnapDragon Quad-Core y una excelente cámara de 8 megapíxels, a un precio de 320 dólares, marco un antes y un después en la política de precios.

xiaomi-mi3

Xiaomi, no quiso que quedase ahí la cosa, y lanzó el Xiaomi Mi2S y el Xiaomi Mi3. ZTE lanzó su gama Nubia, la empresa Oppo también quiso competir con grandes móviles en el mercado internacional y por último, OnePlus es el último proyecto de gran terminal con un precio de 299 dólares para el mercado internacional.

Tiene que quedar claro que estamos hablando de gama alta en su totalidad, y que a diferencia de Samsung o Apple, ofrecen su terminal más potente a un precio drásticamente menor que estas últimas compañías.

Son muchos factores los que influyen en este acontecimiento, los cuales desglosamos a continuación.

E-commerce, el comercio electrónico

Mientras que grandes marcas como Samsung o Apple, cuentan con tiendas físicas por todo el planeta, las marcas chinas centran sus ventas a través de sus páginas Web oficiales donde realizan las ventas de sus terminales.

El ahorro que la marca consigue con esto es considerable, y les permite jugar con un mayor margen de beneficio incluso abaratando el precio de sus productos.

Xiaomi

Marketing viral

La mayoría de empresas que comercializan sus móviles en Europa, gastan cientos de millones en publicidad: anuncios de televisión, vallas publicitarias, patrocinios, contratación de famosos que hacen imagen de la marca y muchas fórmulas más.

Xiaomi, Nubia y OnePlus, utilizan las redes sociales como forma de patrocinio.

Usan medios sociales gratuitos como FaceBook, Twitter, Google+ y Weibo. Han logrado darse a conocer a través de este marketing viral sin gastar esa inmensidad de dinero que otras empresas han invertido en publicidad.

Producción de bajo volumen

Xiami es una empresa que se ha caracterizado por sacar una hornada de móviles con una cantidad limitada. Como gran ejemplo, podemos destacar que Xiaomi logró vender 100.000 unidades del Xiaomi Mi3 en 90 segundos.

La empresa ha conseguido crear una molestia en la mente de la gente, que tiene mentalizada la escasez de este producto, y se lanzan a comprarlo “como si no hubiera un mañana”.

A parte de la efectividad de la estrategia de venta, también consiguen con la venta rápida, un gran caudal de beneficio inmediato, sin tener que esperar a que pasen meses para vender todos los productos que ponen en venta.

Venta de accesorios, aplicaciones y servicios

Otra vez mencionamos a Xiaomi y OnePlus, las dos empresas que obtienen muy poco beneficio con la venta de sus propios teléfonos, pero que si intentan sacar tajada con accesorios como fundas, protectores de pantalla, cables, baterías, e incluso productos de estilo de vida y ropa.

Zapatillas Xiaomi

Para los fanáticos de estas marcas, el teléfono es más que “sólo un teléfono”, lo toman incluso como un estilo de vida, y por lo tanto están dispuestos a comprarse unos zapatos de marca Xiaomi.

Otro método para aumentar sus beneficios suele ser con los servicios integrados en la ROM del terminal o incluso con su propia tienda de aplicaciones.

Vistas al futuro

Así que, finalmente estos son los métodos que utilizan estas empresas para diferenciarse en precios. Quizás alguna de las estrategias nos puede afectar negativamente como por ejemplo la baja disponibilidad de determinado smartphone o directamente la imposibilidad de comprarlo salvo que recurramos a la importación.