¿Es necesario ser root en un terminal Android a día de hoy?

COMPARTIR 0 TWITTEAR

Root Nexus 5 desbloqueo bootloader

La pregunta de si es necesario rootear un terminal Android a día de hoy ya se la ha hecho gente mucho más importante que yo. Más en concreto, en 2013 Steve Kondik, fundador de CyanogenMod, ya se la planteó. Evidentemente, las implicaciones del rooteo de un terminal incluyen dejar abiertos agujeros en la seguridad del terminal que, si no somos precavidos, pueden explotarse en detrimento del usuario.

Sin embargo, antes de entrar a decir lo que yo pienso vamos a retroceder dos años atrás y vamos a repasar las declaraciones de Kondik. El bueno de Steve ya dijo en 2013 que funcionalidades que antes requerían root ya no lo hacían, y que se podían ejecutar de forma muchísimo más segura. En noviembre de 2013 yo mismo planteé en este blog si con la llegada del arranque seguro o secure boot a Android se podría siquiera rootear, aunque es obvio que se sigue pudiendo.

Sin embargo, dado el estado actual de evolución de las custom ROMs, de Android en sí mismo como sistema operativo y de la mentalidad de Google con respecto a su creación –lo que también ha alterado la visión de los fabricantes–, ha llegado el momento en el que vuelvo a preguntarme, quizá de forma más seria que antes, si realmente es necesario tener privilegios de root para sacarle el máximo partido al terminal.

¿Existen razones de peso que inclinen la balanza a favor del rooteo? Eso es lo que voy a intentar dilucidar en este artículo.

No es lo mismo un Android de 2010 que uno de 2015

htc explorer

Allá por el año 2011, cuando me inicié en esto de Android con un modesto HTC Explorer que luego sustituí por un LG Optimus L5, –en el artículo donde hablo de mi Sony Xperia M2 está más documentado– quizá sí era necesario en la gama de entrada, como poco. Teniendo en cuenta que los primeros gama alta tenían la friolera de 576 MB de RAM y 512 MB de almacenamiento interno como el primer HTC Desire, quizá también era imperativo, pero volvamos al caso de los gama de entrada.

En el momento en el que yo llegué a Android los almacenamientos internos eran de risa, por no hablar de que entonces el bloatware no era tan fácil de desinstalar como hoy en día –por lo menos en el terminal que uso actualmente–. Esto obligaba a instalar una aplicación para crear enlaces simbólicos de aplicaciones como por ejemplo Link2SD, que requería permisos de root. También entonces era necesario particionar la tarjeta SD, pero esa es otra historia.

Antes hablababa de eliminar el bloatware. Para poder hacerlo también era necesario ser root, porque la única forma de hacerlo era usando Root Uninstaller. Como digo esto ya no es un problema, lo que le resta otro punto a la necesidad de rootear un Android.

Hay que tener en cuenta que las posibilidades para el usuario antes estaban más acotadas, aunque cueste creerlo. En realidad ahora podemos hacer más cosas que antes sin recurrir al rooteo como muy bien señalaba Steve Kondik.

Las ROMs stock ya no son tan problemáticas

Bootanimation de CyanogenMod 12

A no ser que estés usando un producto de una marca de cuyo nombre no quiero acordarme y estés usando su capa de personalización en lugar de, digamos, Nova Launcher, habrás visto que las ROMs actuales en terminales de casi todas las gamas ya no resultan tan problemáticas y pesadas.

En dispositivos antiguos tiene sentido instalar una custom ROM por varias razones:

  • Extender la vida útil del terminal instalando una versión actualizada de Android, siempre y cuando el hardware lo permita.
  • Cambiar la versión personalizada por una pura, más liviana y fácil de mover.
  • Usar una versión de Android con las aplicaciones justas instaladas de origen, sin necesidad de pelearse con el terminal para desinstalar el bloatware.

Ahora mismo hay fabricantes que han eliminado esta necesidad. Si tienes un Motorola Moto E, por poner un ejemplo, no hace ninguna falta. Lo digo por experiencia porque he tenido la ocasión de estar trabajando con uno durante un tiempo, y no es necesario recurrir a estos trucos.

¿Para quiénes quedan las custom ROMs? Cada vez tengo más claro que los únicos que pueden beneficiarse con garantías de estas experiencias alternativas son los usuarios de un dispositivo Nexus, y aún así llega un momento en el que agota estar buscando constantemente componentes para agilizar el rendimiento, reducir el consumo de batería, módulos para personalizar el kernel o cualquier otra cosa que se nos ocurra. La gran mayoría de usuarios no necesita tanto.

¿Es necesario Xposed Framework?

Xposed Framework

Hoy por hoy Xposed es el único buen motivo que se me ocurre para rootear un terminal, y aún así tampoco es un motivo de peso. Pensándolo detenidamente, ¿es necesaria tanta personalización? ¿Realmente vamos a sacar partido de todos y cada uno de los módulos de Xposed existentes? La respuesta es no. ¿Para qué quiero ahora tener un menú de reinicio avanzado cuando no uso un custom recovery? ¿Para qué quiero GravityBox si la mayoría de sus funciones rompen la UI? Para absolutamente nada.

Ojo: No pretendo despreciar el trabajo de la Comunidad, gracias a ellos tenemos aplicaciones muy buenas como el reproductor Encore Music. Además, gracias a ellos también existen formas de personalización atractivas como Pristine Icon Pack, pero cuando entramos en terrenos como el de Xposed Framework llega un momento en el que la aportación de la Comunidad se convierte en un concurso de popularidad, de ver quién riza más el rizo.

En resumen: ¿Se necesita ser root hoy en día de forma imperiosa y no negociable? Si eres un usuario medio no es necesario. Con la cantidad de apps pensadas para tareas administrativas que ya no lo necesitan –incluyendo clásicos all-root como Greenify, que ya no lo ponen como condición obligatoria–, los almacenamientos internos razonables –aunque en el caso del Sony Xperia M4 Aqua y su almacenamiento interno podríamos revisar esto último– y la necesidad de poder usar nuestros terminales de forma segura hoy por hoy no es necesario ser root.

Evidentemente si tú quieres rootear tu terminal o si ya lo tienes rooteado no es nada malo, ni mucho menos. Simplemente el funcionamiento actual de terminales y sistema operativo han eliminado la necesidad, excepto quizá para los usuarios más exigentes o los más avanzados que usen aplicaciones que permitan retocar aspectos del terminal a bajo nivel. Obviamente eso ya no está al alcance de todo el mundo, y dichas opciones quedan para los usuarios más expertos -que, insistimos, no son mayoría-.

En cualquier caso, yo ya llevo más de un año con mi Sony Xperia M2 y no tengo pensado rootearlo. El terminal funciona lo bastante bien como para no tener que hacerlo, y por la dirección que parece que toma la industria últimamente –así como también las preferencias de los usuarios– la tendencia de evitar el rooteo seguirá subiendo. Quizá hemos llegado a un punto en el que ya no hará ninguna falta, quién sabe.

¡Únete a nuestro canal de Telegram con lo más destacado del día y las mejores ofertas Android!

Únete a nuestro canal de Telegram
Archivado en Opinión, Root y ROMs Android
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (6)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

¿Te ha gustado? ¡No te pierdas nada más!

follow us in feedly

Otras webs de Difoosion