¿Cómo resiste un smartphone una caída desde 30 metros?

COMPARTIR 0 TWITTEAR

Hace unas semanas os hablábamos del smartphone Android no ‘rugerizado’ más resistente del mundo, y la hazaña del Motorola Moto Z2 Force nos hizo pensar en cómo un teléfono clásico, no uno diseñado para la resistencia extrema, puede soportar caídas de tal magnitud manteniendo sus principales funcionalidades totalmente intactas.

Obviamente ningún smartphone del mercado que no esté específicamente preparado para ello aguantará sin inmutarse caídas de hasta 30 metros, pero gracias a la tecnología actual y a los chicos de LiveScience, que han realizado infinidad de pruebas con los mejores teléfonos del mercado, ahora os podemos contestar a la pregunta… ¿Cómo es capaz un smartphone de resistir caídas desde alturas considerables?

Seguramente si has usado smartphones en los últimos tiempos, alguno de ellos haya querido jubilarse anticipadamente por una caída. Y seguro que habrás pensado en lo torpe que puedes llegar a ser o en la mala suerte que has tenido, pero aquí vamos a desgranar unas cuantas claves porque a veces, efectivamente, la tecnología y el Mundo Real™ juegan su papel sin que todo sea cuestión de torpeza ni de suerte

De hecho, el mismo smartphone puede sobrevivir a una caída desde 10 ó 20 metros y romperse en mil pedazos cayendo de una silla, y es que la superficie donde se produzca la caída importa, también el ángulo de impacto igual que la propia resistencia del cristal, y así un largo etcétera de premisas que juegan a tu favor o en contra en caso de inevitable golpe de tu smartphone.

Así se comporta la estructura atómica del vidrio

Parece muy complejo pero no lo es tanto, y aunque para hacer pruebas más específicas haría falta una enorme batería de smartphones listos para la acción, cámaras súper-lentas y un laboratorio digno de los famosos Cazadores de Mitos, lo cierto es que las pruebas realizadas por los chicos de LiveScience y Tom’s Guide nos darán una idea de lo que le pasa a un teléfono cuando se tira desde un dron volando a unos 30 metros de altura.

Y las conclusiones son sencillas, colocar una tabla de madera entre el suelo de cemento y el smartphone aumenta sobremanera las posibilidades de supervivencia del teléfono, y es que el ángulo de contacto y la capacidad de absorción de los materiales marca el resultado.

El cemento es muy duro y prácticamente no absorbe energía, mientras que la madera sí es capaz de disipar parte del golpe al igual que lo haría la hierba u otros materiales, aunque esto quizás parezca demasiado evidente y no explique nada…

Además, el propio vidrio y su estructura atómica nos indican que las fuerzas de compresión se soportarán mejor que las de tensión o torsión, así que un golpe de canto es siempre peor que si el dispositivo cayese directamente con la pantalla o la trasera sobre el suelo. Esto es simple física, da golpes sobre un cristal que este posado en una mesa y seguramente no lo romperás, pero prueba a doblarlo por una esquina y lo convertirás en añicos en un instante.

Los vidrios templados palían un poco estos efectos, aunque no es exactamente el mismo templado térmico que se usa por ejemplo en las lunas de un coche, donde el cristal se calienta y luego se enfría rápidamente comprimiendo su estructura y generando una resistencia extra; que el templado químico al que se somete por ejemplo un cristal Gorilla Glass usado en un teléfono actual.

dispositivo con pantalla rota

Gorilla Glass y el templado con sales de potasio

La mayoría de los smartphones de gama alta utilizan cristales Gorilla Glass fabricados por Corning, que no son los únicos disponibles en el mercado para montar en un dispositivo electrónico pero sí probablemente los más populares, gracias a su gran resistencia a los arañazos y, más relativamente, a los golpes.

Este tipo de vidrios están bañados en una solución de sales de potasio, un proceso denominado templado químico que permite a los iones de potasio comprimir los átomos de sílice que forman el vidrio, creando una capa mucho más fuerte contra los arañazos y contra golpes directos sobre la superficie del cristal.

Sin embargo, los Gorilla Glass siguen siendo débiles a la torsión, y además hay que contar con lo extremadamente difícil que resulta fabricar un vidrio que no tenga ningún pequeño defecto, por muy diminuto que sea, que pueda comprometer su estabilidad a la hora de resistir golpes. La propia Corning hace tiempo que prueba tecnologías como fusionar dos láminas de vidrio fundido en el aire, evitando superficies de contacto durante el enfriamiento y paliando en lo posible esos defectos de fabricación.

Aún con ello, el vidrio seguirá siendo un material propenso al agrietamiento por su estructura molecular, y esto es difícilmente solucionable contra fuerzas de torsión o fuerzas de presión elevadas sobre un punto concreto.

Y bien, ¿aguantará mi teléfono una caída desde 30 metros?

Pues después de todo lo comentado la respuesta seguramente no os gustará demasiado, y es que depende. No es una conclusión demasiado concreta, pero es la única conclusión posible.

Aunque obviamente es un factor más, no importa tanto la altura de la caída y sí la construcción del smartphone, que toma protagonismo si la robustez de su ensamblaje es buena.

Sea como fuere las conclusiones son claras: Si dejas caer tu teléfono sobre su frontal o trasera de cristal en una superficie dura lo más probable es que resista vivo, pero si el terminal cae sobre el marco el juego se habrá acabado casi seguro, así que seguramente tengas que cambiar, como mínimo, el conjunto de pantalla, digitalizador y cristal.

En Andro4all | Este es el smartphone no ‘rugerizado’ más resistente del mundo

¡Síguenos en Telegram para enterarte de lo más destacado del día y de las mejores ofertas Android!

Archivado en Crash test, Drop test, Scratch test, Smartphones Android, Test de caídas
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios

¿Te ha gustado? ¡No te pierdas nada más!

follow us in feedly

Nuestros blogs