La autonomía de tu móvil: por qué los números no lo son todo

COMPARTIR 0 TWITTEAR

A la hora de elegir móvil nuevo, probablemente la autonomía sea uno de los aspectos más importantes a tener en cuenta, si no el que más. Al fin y al cabo, este aspecto va a determinar cuánto tiempo podrás disfrutar de tu flamante terminal cada día, y si será capaz de seguir tu ritmo o si por el contrario, tendrás que pasar por el cargador más de lo que te gustaría.

Pese a que por lo general nos fijamos en la capacidad de la propia batería, medida en mAh –miliamperios-hora–, realmente existen muchos más factores a tener en cuenta a la hora de elegir un smartphone por su autonomía. El formato del procesador, la tecnología que usan sus núcleos o los sistemas y la innovación que se esconde detrás de la propia batería, son solo algunos de los aspectos que forman este importante conjunto.

Un ejemplo muy claro lo encontramos en los últimos terminales de la firma española BQ, los los BQ Aquaris X2 y X2 Pro con Android One, que ya se pueden comprar desde la tienda oficial de la marca. Ambos teléfonos comparten la misma batería de 3.100 mAh de capacidad, una cifra de por sí bastante respetable, pero que en conjunción con las tecnologías que ambos modelos esconden en su interior, ha demostrado ser capaz de ofrecer una autonomía sobresaliente, dejando muy claro que al hablar de autonomía, los números no lo son todo.

Capacidad de batería y autonomía: qué hay más allá de los miliamperios-hora

Pensar que los smartphones apenas han avanzado en términos de autonomía en los últimos años es un error. Los modelos más modernos incorporan diferentes tipos de sistemas de ahorro de energía y tecnologías cada vez más eficientes, que logran extender la duración de la batería sustancialmente con respecto a lo que podíamos encontrar solo unos años atrás.

Al fin y al cabo, una batería solo es una fuente de energía que alimenta al resto de componentes que la rodean. Por muy moderna que sea la tecnología utilizada a la hora de desarrollar la batería, todo queda en nada si el resto de especificaciones no acompañan, y la optimización brilla por su ausencia.

Continuando con el ejemplo de los últimos modelos de BQ, nos encontramos con que el procesador que da vida a los terminales es el Qualcomm Snapdragon 636 en el caso del Aquaris X2, y el Snapdragon 660 en la versión Pro. Ambos procesadores están fabricados en un formato de 14 nanómetros con 8 núcleos Kryo, lo cual implica que son más eficientes que la mayoría de competidores. Además, en el caso del Snapdragon 660, cuatro de sus ocho núcleos están dedicados al ahorro de energía, con lo cual la autonomía se verá altamente beneficiada cuando se realizan tareas comunes como consultar el correo o enviar mensajes. A aquellos amantes de los datos técnicos, les gustará saber que estos chips son capaces de generar un 67% más de rendimiento, a la vez que se logra una reducción de hasta el 30% en el consumo energético con respecto a los anteriores modelos.

Eso no es todo, ni mucho menos. Como siempre, el software juega un papel esencial, pues de nada sirve dotar a un terminal del mejor hardware y las tecnologías más punteras, si el software no está lo suficientemente optimizado. Es por eso que en terminales que utilizan capas de personalización propias, repletas de añadidos casi siempre innecesarios, y que en ocasiones no se pueden eliminar, la autonomía suele ser sustancialmente inferior a la de modelos que, o bien apuestan por Android “puro”, o bien se suman a programas como Android One de Google, como es el caso de los Aquaris X2 y X2 Pro de BQ.

Sistemas de carga rápida: no todos son iguales

Pero como todo en esta vida, las baterías de los móviles también se agotan. Es en ese momento cuando entra en juego la tecnología de carga rápida –si la hubiera–, que permite recargar la batería en el menor tiempo posible para que no tengamos que separarnos demasiado de nuestro preciado teléfono.

Actualmente, existen varios tipos de carga rápida dependiendo del fabricante, y eso, aunque no lo parezca, también puede ser un problema. Debido a esta fragmentación, el usuario debe estar pendiente de qué accesorios debería comprar para poder aprovecharse de las capacidades de carga rápida de su teléfono, dado que una buena parte de estos sistemas usan accesorios propios y no son compatibles con el resto.

Por eso, quizá la mejor tecnología existente hoy por hoy sea Quick Charge 4+, la última iteración del sistema de carga rápida desarrollado por Qualcomm a día de hoy se encuentra en un número reducido de dispositivos, entre ellos los últimos modelos de BQ. Más allá de los subsistemas que hacen de esta tecnología una de las mejores, si no la mejor, es necesario recalcar que Quick Charge 4+ es el único sistema de carga rápida que cuenta con soporte para el estándar de carga USB-PD, lo cual significa que los usuarios no estarán atados a un mismo cargador, ni se verán obligados a comprar nuevos accesorios compatibles con una tecnología propia que podrían no funcionar con otros modelos en un futuro.

Existen, como decía, diferentes subsistemas y tecnologías que hacen de Quick Charge 4+ un sistema de carga rápida totalmente único. Para empezar, cuenta con INOV –negociación inteligente para un voltaje óptimo–, un algoritmo que actúa en tiempo real para mejorar la gestión térmica, y así optimizar la velocidad de carga mediante la selección automática del nivel de transferencia de potencia; o Thermal Monitoring, que asegura una temperatura estable durante todo el proceso de carga. Además, cuenta con funciones como Parallel Charging, capaz de generar una carga hasta un 30% más eficiente comparada con versiones anteriores de Quick Charge.

En definitiva, está bastante claro que hemos llegado a un punto en el que la capacidad de la batería de nuestros móviles ha dejado de ser el único aspecto a tener en cuenta si queremos asegurarnos de comprar un terminal capaz de aguantar a nuestro lado durante más tiempo sin tener que pasar por el cargador. Existe mucha tecnología e innovación detrás de este simple número, y dependiendo del modelo elegido puede que disfrutes de una autonomía espectacular, o que tengas que sufrir en tus propias carnes cómo un terminal con una batería enorme, no es capaz de llegar al final del día.

Por eso, nuestra recomendación es que a partir de ahora, comiences a fijarte en otros factores como el procesador que incorpora el terminal que estás a punto de comprar, y la tecnología que usa, sin dejar de lado, por supuesto, la combinación entre hardware y software para asegurar el mayor nivel de optimización. Y dado que las baterías infinitas aún no son una realidad, será mejor que apuestes por un sistema de carga rápida a la altura, para que no tengas que separarte de tu smartphone durante más tiempo del debido.

¡No olvides seguirnos en Instagram para conocer los mejores trucos y apps para tu móvil y en Telegram para recibir el mejor artículo del día!

Archivado en Android One, Batería, BQ, BQ Aquaris X2, BQ Aquaris X2 Pro, Consejos para ahorrar batería, Smartphones Android
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios

¿Te ha gustado? ¡No te pierdas nada más!

follow us in feedly

Nuestros blogs