Instagram: adicción, vía de placer y por qué he desactivado mi cuenta

COMPARTIR 0 TWITTEAR

Adicción: 1. Hábito de conductas peligrosas o de consumo de determinados productos, en especial drogas, y del que no se puede prescindir o resulta muy difícil hacerlo por razones de dependencia psicológica o incluso fisiológica. 2. Afición desmesurada a algo. El uso de las redes sociales está a la orden del día, Facebook, WhatsApp, Instagram, Snapchat… Hemos normalizado por completo estas herramientas, y bendito el día en el que llegaron, ya que nos pueden facilitar la vida.

Sin embargo, últimamente están saliendo a la luz diversos estudios, en los que muestran qué tan fuerte es la adicción que pueden generar las redes sociales, sobre todo en jóvenes, y los resultados son demoledores. Hoy, te contamos por qué deberías deshabilitar temporalmente tu cuenta de Instagram, y es que una depuración de vez en cuando, nunca viene mal.

Instagram, el veneno del siglo XXI

Podemos leer en La Vanguardia, que diversos estudios demostraron que Instagram es más adictivo que el alcohol y el tabaco, dos de las drogas más adictivas de la actualidad. Instagram es un círculo vicioso, en el que por un lado recibimos feedback de nuestros seguidores, y por otro podemos cotillear la vida de los demás, y creernos que les va mejor o peor que a nosotros en base a la imagen que han construido en la red social. Esto, aparte de motivos que te contaremos a continuación, se debe a la rapidez con la que recibimos el reforzador -like. Profesores de Psicología de la UGR me contaron estudios en los que se planteaba el caso hipotético de darnos 500.000 euros ahora, o 1.000.000 dentro de 5 años, la inmensa mayoría escogió el dinero rápido, a pesar de obtener menos ganancia.

La ventaja y problema de Instagram es la instantaneidad del feedback. Se empiezan a recibir likes y comentarios de forma inmediata, algo que está demostrado, tiene un potentísimo efecto sobre el cerebro.

Prueba de ello, es el experimento que hicieron en Addict Aide. Se creó un nuevo perfil, de la clásica chica blogger con miles de seguidores. La curiosidad estaba en que el 100% de las fotos contenía algún tipo de bebida alcohólica, algo que, en algunos casos, los usuarios ni llegaron a notar. Like my addiction fue el nombre puesto al experimento, al ver cómo miles de personas daban like a un lifestyle de “ensueño”, que escondía la triste realidad del alcoholismo

Uno de los mayores peligros que tienen las drogas, es su papel en la activación de los circuitos de recompensa del cerebro. Al drogarnos, se activan las neuronas del área tegmental ventral, principal centro de control del placer en el cerebro humano. Nos cuentan en La Mente es maravillosa, que además de las drogas, actividades como mantener relaciones, deporte, oír música o comer, la aprobación y valoración positiva de los demás hace que se active el circuito del placer, potenciando que necesitemos a diario esta aprobación en nuestra vida.

Nuestra cuenta de Instagram no es más que un escaparate donde los demás nos comprarán o no con su like, y para que todo el mundo pueda obtener su dosis, empiezan a surgir hace unos años las apps para comprar seguidores y likes.

¡Gastar dinero para aparentar que eres alguien! Es algo que vemos en el día a día, y es que por desgracia, no eres nadie sin seguidores, sobre todo en el mundo empresarial. Muchísimas de las marcas, blogs o personas a las que sigues, tienen un buen número de seguidores comprados, algunos por hacer ver al mundo su falsa relevancia y sentirse mejor con ellos mismos, y otros por el mero hecho de que con más seguidores lo tienes más fácil para colaborar con marcas y empezar a realizar ciertos proyectos.

Una app que te obliga a ser adicto

Hace unos meses, Instagram cambió su algoritmo, al igual que YouTube. La idea es clara: o subes contenido casi a diario, o tu contenido no será visible. Nuestros conocimientos de SEO nos permiten decir que se ha de publicar, como mínimo, una fotografía al día en Instagram, amén de varias stories para ser visible a lo largo de todo el día en la barra superior de Instagram.

El actual algoritmo de Instagram castiga el contenido casual. Si quieres tener feedback y visibilidad en el feed, has de subir contenido diario.

Para una empresa, puede ser lógico y normal que el contenido diario esté presente, pero para un joven, el que no subir una foto diaria haga que su número de likes y seguidores no aumente, e incluso disminuya por su nula visibilidad, es todo un veneno. Cuando comemos, salimos a dar una vuelta, estamos con amigos, pareja, familiares… Sentimos la necesidad de hacer una foto, subirla, obtener likes y comentarios, y activar así los núcleos de recompensa del cerebro que liberan esa pequeña y dulce cantidad de dopamina, así funcionan las drogas.

Podemos leer en Tentaciones, en 2015 hubo más muertes por selfie que por ataques de tiburón. Números marginales, pero que deben ser tomados en cuenta, ya que no hay nada más triste que morir al intentar haciendo una foto para tus redes sociales.

Verano, fuente infinita del postureo

El verano es una de las épocas del año en la que más caña le damos a Instagram. Fotos en la playa, piscina, festivales… Recuerda que tienes que subir una foto diaria y varias stories para ser visible, ¡que nadie se pierda tu verano!

Por todo esto, en mi caso personal, he decidido darle un descanso a Instagram desactivando mi cuenta. Seguramente, sea algo similar a cuando dejas de fumar y vuelves a los dos meses, pero eso que te llevas para el cuerpo. Creemos necesario un descanso de las redes sociales -no solo de Instagram- en épocas de relax, para disfrutar de nosotros mismos o de nuestra gente sin necesidad de compartirlo con el mundo.

Cuéntanos tú, qué opinas de Instagram, en lo que se ha convertido, y de la situación actual de las redes sociales.

¡Síguenos en Telegram para enterarte de lo más destacado del día y de las mejores ofertas Android!

Archivado en Aplicaciones Android, Instagram, Redes sociales
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios

¿Te ha gustado? ¡No te pierdas nada más!

follow us in feedly

Nuestros blogs