Motorola moto g6, análisis de uno de los mejores gama media de 2018

COMPARTIR 0 TWITTEAR

Fue en noviembre de 2013 cuando Motorola, una de las marcas más populares del sector de la telefonía móvil, volvía más fuerte que nunca con un dispositivo que enamoró a todos los usuarios Android: el Motorola moto g. Este dispositivo fue uno de los mejores gama media que podías comprar por aquel entonces, y su rendimiento, fluidez y experiencia de uso eran todo lo que cualquier persona podría desear de un dispositivo barato. Hoy, cinco años después, la firma lo ha vuelto a hacer con su último lanzamiento, el Motorola moto g6. He aquí el análisis completo.

El Motorola moto g6 es un dispositivo que debemos enmarcar en la gama media y, por tanto, este análisis está basado en el uso que se suele hacer de este tipo de terminales: mensajería instantánea y redes sociales, navegación, algún juego puntual y fotografía. Vaya por delante que no es un móvil para hacer el bestia, aunque eso no significa que no puedas achucharle un poquito para jugar a tus juegos favoritos. Dicho esto, y antes de empezar, vamos a repasar las especificaciones del Motorola moto g6.

Nuestra unidad de pruebas es la versión de 3 GB de RAM y 32 GB de almacenamiento.

Motorola moto g6
Dimensiones 153,7 x 72,3 x 8,3 mm. 162 gramos de peso.
Pantalla IPS LCD de 5,7 pulgadas con tecnología “Max Vision” y 2.5D protegida por Gorilla Glass 3
Resolución y densidad Full HD+ (2.160 × 1.080 píxeles) con relación de aspecto 18:9 – 424 ppi
Procesador Qualcomm Snapdragon 450, 14 nm y 8 núcleos ARM Cortex A53 hasta 1,8 GHz
GPU Adreno 506
RAM 3/4 GB
Sistema operativo Android 8.0 Oreo
Almacenamiento 32/64 GB ampliables con tarjetas microSD
CámarasTrasera: doble lente de 12+5 megapíxeles con apertura f/1.8 y flash LED de doble tono. Cuenta con modo retrato. Frontal: sensor de 8 megapíxeles.
Vídeo 1.080p@60 FPS con la cámara trasera – 1.080@30 FPS con la cámara delantera. Slow motion
Batería 3.000 mAh con carga rápida Turbo Power
Otros Lector de huellas frontal con soporte para gestos, desbloqueo facial, NFC, Dolby Audio, resistencia a salpicaduras, jack de 3.5 mm
Conectividad USB tipo C, 4G/LTE, NFC, WiFi 2×2 MIMO (2,4 y 5 GHz), Bluetooth 4.2, GPS, doble SIM
Bandas4G/LTE LTE 800, LTE 850, LTE 900, LTE 1800, LTE 2100, LTE 2300, LTE 2600
3G:HSPA 850, HSPA 900, HSPA 1900, HSPA 2100
2G:GSM 850, GSM 900, GSM 1800, GSM 1900
Colores Azul y plateado

Lo mejor del Motorola moto g6

Su rendimiento

Recordemos un momento lo que hemos dicho al principio de este artículo: el Motorola moto g6 no es un móvil para hacer el bruto. Por ello, antes de entrar más en profundidad, es importante destacar que no puedes esperar una experiencia de juegos tan fluida como la que podrías tener en un dispositivo de gama alta. Puedes jugar a PUBG, Bullet Force y Asphalt sin demasiados problemas, pero cuando hay muchas animaciones en la pantalla o se tienen que mover gráficos más potentes, el móvil flaquea. Esto, aunque parezca negativo, es lo que debes esperar no del Motorola moto g6, sino de cualquier gama media.

No tendrás ningún problema con juegos livianos y casual como Pokemon Quest o Helix Jump, por decir algunos.

Dicho esto, en lo que a apps del día a día se refiere, véase WhatsApp, Twitter, Instagram, Facebook, GMail, Google Maps, etc., el rendimiento es espectacular. En el tiempo que he podido usarlo no he tenido ni un solo cierre forzado, ni lag ni ninguna experiencia que me haya hecho decir “¿Qué ha pasado?”. El terminal se mueve con fluidez, las apps se abren rápido y todo se mueve como cabría esperar de un dispositivo con Android 8.0 sin capas de personalización. El procesador, aun siendo un Snapdragon 450, cumple con creces su trabajo y ofrece una experiencia que poco o nada tiene que ver con la gama media Android de hace 5 o 6 años.

Un punto que me ha gustado bastante es que el móvil no se calienta demasiado, incluso llevando una funda de silicona –y teniendo en cuenta las temperaturas que estamos sufriendo en España ahora mismo–. Lo he probado saliendo a la calle a jugar a Pokémon GO y se ha comportado realmente bien. Sube la temperatura del dispositivo por motivos evidentes, pero nada fuera de lo común. En ese sentido, Motorola ha hecho muy buen trabajo y es de agradecer.

Mención aparte merece el lector de huellas, que es muy rápido y fiable.

Su software y los pequeños añadidos de Motorola

Android Puro es, a mi juicio, la mejor elección a la hora de implementar Android en un móvil, y Motorola de esto sabe más que nadie. El moto g6 cuenta con Android 8.0 –entendemos que se actualizará a Android 8.1 en poco tiempo– y no tiene capa de personalización, lo que hace que el rendimiento sea superlativo. Lo único que Motorola ha hecho ha sido meter unos pequeños añadidos que 1) no molestan y 2) aportan un buen valor al usuario. Estos están escondidos en la aplicación Moto, y si me tengo que quedar con alguno, me quedaría con estos tres:

  • Navegación gestual con el sensor de huellas: puedes interactuar con el móvil deslizando el dedo por el lector de huellas en diferentes direcciones. Deslizando de derecha a izquierda vuelves atrás, de izquierda a derecha abres la multitarea y posando el dedo levemente lo bloqueas. Son unos atajos muy útiles que hacen que te puedas olvidar de los botones.
  • Captura de pantalla con tres dedos: tocando la pantalla con tres dedos a la vez haces una captura. Es un método rápido y que funciona bastante bien.
  • Girar para hacer una foto rápida: si giras la muñeca dos veces abres la cámara rápidamente para hacer una foto. Funciona con la pantalla apagada y está bastante bien para evitar tener que desbloquear el móvil.

Otro punto interesante relativo al software es el desbloqueo facial. No es el más rápido del mercado, pero para estar en el rango de precio en el que está el moto g6, poco más le podemos pedir. Funciona bien y no me ha dado ni un solo fallo. Si tienes la cara en una posición que no sea de frente al móvil, siempre podrás usar el lector de huellas, que también funciona muy rápido. Este está ubicado en la parte inferior del frontal del terminal, y aunque algunos prefieren tenerlo detrás, a mí no me ha resultado incómodo en absoluto.

Su cámara (cuando la luz acompaña)

A pesar de lo que cabría esperar de un terminal de este rango de precios, la cámara del Motorola moto g6 consigue unos resultados interesantes cuando las condiciones de luz acompañan. El nivel de detalle es muy bueno, los colores son fieles a la realidad y la gestión de las luces altas y sombras es aceptable. Si quieres ir un poquito más allá, la app de cámara ofrece un modo manual que, todo sea dicho, tampoco es que vayas a usar demasiado, pero que está bien tener por si alguna vez te da por ponerte creativo.

El modo retrato también está sorprendentemente bien conseguido. A pesar no tener ningún tipo de Inteligencia Artificial, el recorte de los pelos y de la figura del sujeto es muy, muy bueno (aunque no perfecto). El resultado es nítido y el desenfoque es gradual –lo más lejano aparece más desenfocado que lo que está más cerca–. Además, si la foto no te convence, puedes modificar el nivel de desenfoque desde el editor de retratos que el dispositivo trae incorporado.

El HDR cumple con creces con su trabajo, aunque lo matizaremos más adelante.

La cámara trasera tiene un montón de modos, como el blanco y negro selectivo, la eliminación del fondo o el reconocimiento de objetos, pero no son de ese tipo de cosas que vayas a usar en tu día a día. Funcionan bien, pero más allá de eso, poco más se puede decir. Finalmente, y para rematar este apartado, me han gustado mucho los selfies. La cámara delantera tiene una buena apertura y es perfecta para hacer selfies en grupo. El nivel de detalle y la gestión de colores es buena y la verdad es que da gusto echarse fotos. Chapó por Motorola en este sentido. La única pega es que no tiene modo retrato y que los colores se aprecian un poquitín apagados, pero nada grave.

Por supuesto, conforme se va el sol y la luz empieza a escasear, la calidad de la imagen se resiente. Sin embargo, no es demasiado apreciable a no ser que amplíes la foto, algo que, dado que la mayoría de fotos acaban subidas a Instagram, tampoco es preocupante. No tendrás una mala experiencia fotográfica con el Motorola moto g6, en pocas palabras. Hemos hecho fotos de día y de noche y nos ha gustado mucho lo que el dispositivo ha sido capaz de hacer.

Lo peor del Motorola moto g6

Su diseño

Con el diseño del moto g6 me pasa lo mismo que me pasa con todos los móviles que tienen un acabado en cristal, y es que son una pena. ¿Para qué haces un terminal en cristal si sabes que este material se va a rayar y lo vas a condenar a vivir dentro de una funda? No me malinterpretes, el teléfono es bonito y vistoso, pero su construcción no da la misma sensación premium que dan otros terminales y, por supuesto, no lo vas a disfrutar. Me llamó la atención que, al sacar el móvil de la caja, este viniese con la funda ya puesta (porque sí, Motorola ha incluido una funda de silicona transparente en la caja, todo un detalle).

Las huellas se quedan bien marcadas en la parte trasera si no llevas una funda.

Otro punto a tener en cuenta es la protuberancia de la cámara, que hace que esta sea todo un imán para los golpes. Si dejas el móvil sobre la mesa sin funda, el teléfono se balancea si lo tocas y, por supuesto, es el cristal que recubre la cámara es el que recibe todos los daños. A corto plazo no debería pasar nada, pero si esperas que el móvil te dure dos años, mejor ponle la funda. En definitiva, el Motorola moto g6 es bonito, pero no está del todo bien ejecutado.

Su autonomía

Podríamos pensar que 3.000 mAh son suficientes, pero puede que se te queden algo cortos si le das un uso intensivo. De media, y haciendo un uso normal (redes sociales, WhatsApp, Telegram y algunas fotos), le he estado sacando en torno a las 5-5:30 horas de pantalla. Sin embargo, cuando empiezas a achucharle y a pedirle un poquito más, la duración de la batería se resiente. Si te pones a jugar y a hacer muchas fotos, como se ha hecho para este análisis, a eso de las ocho de la tarde tendrás que correr a buscar un cargador.

Si no tienes pensado jugar con él, no debes preocuparte por la batería.

Al César lo que es del César, esta falta se ve compensada con una carga rápida bastante buena, que pone el terminal al 50% en unos 30-35 minutos. Son unas cifras nada desdeñables, pero eso sí, no cuentes siempre con ellas ya que si vas a un festival o a la playa y te pones a echar fotos, dudo que seas capaz de tener un enchufe a mano. En ese sentido, la autonomía tiene luces y sombras y dependerá de ti ponerlas en una balanza y sacar tus conclusiones. A mí, a título personal, no me termina de convencer.

Los pequeños detalles

Voy a ser puntilloso aunque el moto g6 sea un gama media, y es que hay un par de pequeñas cosas que se deben tener en cuenta. Una de ellas es el audio, y es que el altavoz, aun estando colocado en la parte frontal del terminal, no ofrece una calidad demasiado buena. No es que sea mala, porque no lo es, pero no es de estos altavoces que te dejen con la boca abierta. Cuando pones Spotify se nota ese “sonido enlatado”, al igual que cuando subes el volumen al máximo. Mejora gracias a Dolby Atmos y unos auriculares en condiciones, pero no creo que el usuario medio se ponga a trabajar con el ecualizador para que la experiencia auditiva sea mejor.

Otro aspecto importante es el HDR, y es que la cámara no siempre sabe exactamente cuándo activarlo y cuando no. El modo automático es un poco aleatorio –hay días que falla mucho y días que no da problemas–, así que, como consejo, déjalo siempre activado. Más vale prevenir que curar. También se echa de menos un modo retrato en la cámara delantera, que es en la que más sentido tiene este modo. Posiblemente se pueda implementar en futuras actualizaciones, pero de momento no está.

Finalmente, y por ponerme quisquilloso, el Motorola moto g6 no trae auriculares en la caja, algo que me sorprende teniendo en cuenta que viene con jack de 3.5 mm. Sería un detalle haber introducido algunos con los que poder sacar provecho a Dolby Atmos, pero claro, eso implicaría un ligero aumento en el precio final.

Prueba de fotografía

Motorola moto g6, así son sus cámaras

El Motorola moto g6 cuenta con una cámara trasera de doble lente de 12+5 megapíxeles con apertura f/1.8. Como adelantábamos antes, los resultados a plena luz del día son bastante decentes y nos ofrecen un buen nivel de detalle. El HDR marca la diferencia entre una foto con muchas luces y sombras y una perfectamente iluminada. El modo retrato recorta bastante bien al sujeto, aunque tiene algunos fallitos (nada grave y que no se pueda arreglar con una actualización) cuando hay picos en el fondo (edificios, catedrales, etc.). Pero mejor juzga por ti mismo.

Todas las imágenes han sido comprimidas para facilitar su visualización.

Comportamiento de día, de noche y modo retrato

Cámara trasera, fotos de día

La imagen final tiene un buen nivel de detalle y los colores son vivos y fieles. No es una cámara del mil euros –tampoco pagas por ella–, pero la calidad general es bastante decente. Nos ha gustado mucho. Para que veas cómo se nota el HDR, aquí tienes un ejemplo. A la izquierda, la foto normal. A la derecha, la foto con HDR. Como puedes comprobar, el resultado es notablemente superior.

Cámara trasera, fotos de noche

En la noche, todos los gatos son pardos y todos los gama media son gama media. Podemos conseguir un resultado medianamente decente, aunque el terminal de Motorola tiende a subir demasiado la ISO (la foto de la moto, que tiene luz directa de una farola, está hecha con ISO 4200). Eso hace que el ruido no tarde en aparecer, apreciándose mucho más si amplias la imagen.

Se echa en falta un estabilizador que ayude a tomar fotos en condiciones de poca luz, ya que al tener que compensar la falta de esta con una velocidad de obturación muy lenta y mucha ISO, la imagen tiende a salir movida. En la galería superior tienes algunos ejemplos. Sin embargo, el resultado final no es tan malo como cabría esperar, y se pueden conseguir algunas instantáneas dignas con buen nivel de detalle (siempre que tengas un buen pulso).

Cámara trasera, modo retrato

El modo retrato funciona bien y mantiene un buen nivel de nitidez y detalle en el sujeto. Sin embargo, como puedes observar en alguna de las imágenes, los picos de los edificios traseros y el cielo suelen quedarse sin desenfocar, lo que hace que el resultado sea ligeramente artificial. Es un resultado aceptable para un terminal de gama media, aunque se podría –y debería– solucionar fácilmente vía software.

Cuando es de noche, la cámara hinca la rodilla. No solo te pide que te acerques más al sujeto, sino que la escena tiende a salir más oscura de la cuenta. El postprocesado no es capaz de iluminarte y, como tengas demasiada luz atrás, posiblemente acabes saliendo negro y con mucho grano.

Como adelantamos antes, y para finiquitar este apartado, también es posible modificar el nivel de desenfoque en vivo. Aquí arriba tienes una imagen con el desenfoque al mínimo (izquierda) y la misma con el desenfoque al máximo (derecha).

Cámara delantera, selfies de día

Cuando la luz acompaña, la cámara delantera se porta bastante bien. He sido capaz de conseguir algunos resultados muy buenos activando el HDR, aunque claro, el HDR no hace magia y cuando tenemos demasiada luz atrás, el fondo tiende a salir sobreexpuesto. Sin embargo, cuando todo está a la sombra, los selfies salen espectaculares. Más que suficiente para presumir un poco en Instagram Stories.

Cámara delantera, selfies de noche

Con los selfies nocturnos pasa lo mismo que decíamos antes. El resultado no es malo, en absoluto, pero el grano no se hace de rogar. Las fotos salen brillantes a costa de meter demasiado ruido, lo que puede acabar arruinando la imagen. Además, la falta de estabilización puede provocar que algunas salgan movidas. Sin embargo, para ser un gama media, el resultado es decente y suficiente para cualquier usuario estándar.

Grabación de vídeo

En el apartado de la grabación de vídeo es importante señalar un par de cosas. El Motorola moto g6 es capaz de grabar a 1.080p y 60 FPS, con la salvedad de que en este modo no tiene estabilización de vídeo. Para que el vídeo salga estabilizado debe grabarse a 30 FPS. La estabilización no es perfecta y, sobre todo cuando es de noche, tiende a generar algunos saltos de frames y distorsiones. Nada apreciable a simple vista y mucho menos por el usuario medio, pero es importante reseñarlo. Como ocurre con la fotografía, la calidad del clip es muy buena cuando las condiciones de luz también lo son, consiguiendo un buen resultado.

El vídeo con la cámara interna sorprende para bien, tanto de día como de noche. Cuando es de día, el vídeo se ve estupendamente (aunque las luces altas hacen acto de presencia) y, de noche, a pesar de que en la vista previa que aparece mientras grabas sales bastante oscuro, el dispositivo aplica una suerte de postprocesado que consigue sacar algo de luz e iluminar la cara. Para muestra, un botón.

Cámara trasera, vídeo a 1.080p@30 FPS con estabilización de día
Cámara trasera, vídeo a 1.080p@60 FPS sin estabilización de día
Cámara delantera, vídeo a 1.080p@30 FPS sin estabilización de día
Cámara trasera, vídeo a 1.080p@30 FPS con estabilización de noche
Cámara delantera, vídeo a 1.080p@30FPS sin estabilización de noche

¿Deberías comprarte el Motorola moto g6?

Llegamos a la parte más problemática del artículo, y es que toca responder a si merece la pena comprarse o no el moto g6. La respuesta es un “Sí, pero”. Sí, porque el teléfono funciona bien, cumple con su objetivo y rinde perfectamente cuando no le pides más de la cuenta. Ahora viene el “pero”, y es que el moto g6 juega en un terreno donde ya hay un rey indiscutible, que no es otro que Xiaomi.

El moto g6 tiene un precio ligeramente superior a su competencia y ofrece algo menos. La versión de 3/32 GB tiene un precio de 249 euros, mismo precio que un Xiaomi Redmi Note 5 de 4/64 GB de almacenamiento con procesador Snapdragon 636 y una cámara un poco más buena, al menos para nuestro gusto. ¿Significa eso que es una mala compra? No, pero hay alternativas que ofrecen lo mismo o más por el mismo o menos precio.

¿A quién le recomendaría un Motorola moto g6? A todas aquellas personas que no se fíen de la tiendas chinas y quieran algo de una marca más conocida y con más trayectoria. Evidentemente, también hay que tener presente que los Xiaomi tienen MIUI, que es una capa “peculiar” que no gusta a todo el mundo. El Motorola moto g6 viene con Android Puro, que siempre es un valor añadido y una garantía de rendimiento y fluidez.

En pocas palabras, el Motorola moto g6 es una buena compra, aunque eso no quiere decir que no tenga unos competidores directos muy fuertes que le ganan en algunos puntos y que también se deben tener en cuenta.

Precio y dónde comprar el Motorola moto g6

Si te gusta el Motorola moto g6, la versión de 4 GB de memoria RAM y 64 GB de almacenamiento puede ser tuyo en Amazon por 269 euros con envío gratis si eres miembro de Amazon Prime. También tienes la versión de 3/32 GB en MasMotorola por 249 euros.

Motorola moto g6COMPRAR
PVP 269 €

A favor

+ Rendimiento
+ La cámara cuando la luz es buena
+ Autonomía con un uso normal
+ Los pequeños y útiles añadidos al software

En contra

– El excesivo ruido de las fotos nocturnas
– Autonomía cuando lo usas de forma intensiva
– El diseño
– El sonido es mejorable

Conclusiones

El Motorola moto g6 es un dispositivo que te encajará perfectamente si no eres un heavy users y quieres un terminal para un uso básico. Si no tienes pensado jugar ni llevar a cabo tareas pesadas, el moto g6 te servirá bien.

Puntuación


7,5 Motorola moto g6

Un dispositivo con buen rendimiento y buena cámara que no deja de ser un gama media, con todo lo que eso conlleva.

¡No olvides seguirnos en Instagram para conocer los mejores trucos y apps para tu móvil y en Telegram para recibir el mejor artículo del día!

Archivado en Análisis terminales, Gama media Android, Motorola, Motorola Moto G6, Opinión, Smartphones Android
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios

¿Te ha gustado? ¡No te pierdas nada más!

follow us in feedly

Nuestros blogs