Xiaomi Mi MIX 2S, primeras impresiones tras una semana de uso

COMPARTIR 0 TWITTEAR

El Xiaomi Mi MIX 2S, uno de los máximos exponentes en calidad-precio-diseño del mercado de los smartphones actual, ya está en las manos de Andro4all. Llevo una semana con él, dándole mucha caña, haciendo fotos, jugando y haciendo, básicamente, lo que cualquier usuario medio haría con su móvil. Tendrás que esperar un poquito para leer el análisis, ya que quiero probarlo todavía más a fondo para que no te pierdas absolutamente nada del terminal, pero hoy me gustaría contarte cuáles han sido mis primeras impresiones tras haber estado usándolo estos últimos siete días.

Antes de empezar, vamos a resumir ligeramente las especificaciones principales. Como sabes, el Xiaomi Mi MIX 2S cuenta con 6 GB de memoria RAM, procesador Snapdragon 845 y hasta 128 GB de almacenamiento (64 GB en nuestro modelo de pruebas). Su pantalla “sin marcos”, con una relación de aspecto 18:9, es de 5,99 pulgadas con resolución FullHD+ y 403 píxeles por pulgada. Incorpora una doble lente de 12+12 megapíxeles (un gran angular y un teleobjetivo) potenciada por IA, 3.400 mAh de batería y, por supuesto, Android 8.0 Oreo con MIUI 9.5. Dicho esto, vamos con las primeras impresiones.

Xiaomi Mi MIX 2S, primeras impresiones

El Xiaomi Mi MIX 2S es un teléfono que gusta. Es bonito y nada más abrir la caja queda demostrado. A pesar de costar la mitad que los tope de gama de otras firmas, sienta bien a la mano y da una sensación muy, muy premium. Es de estas sensaciones que son difíciles de explicar con palabras pero que se tienen al tener el teléfono agarrado. Su trasera es de cristal, negro en mi caso, y efectivamente, es un imán para las huellas. Por fortuna, Xiaomi tuvo la maravillosa idea de incorporar una fundita de plástico, también negra, que soluciona el problema.

Para la parte delantera solo tengo buenas palabras. Cuando enciendes el terminal, el efecto ¡Wow! no tarda mucho en hacer acto de presencia. Tiene una pantalla enorme, de casi seis pulgadas, y se ve muy, muy bien incluso a plena luz del día. Los ángulos de visión son buenos y la nitidez también, al igual que la interpretación de los colores. En este sentido, puedo decir sin miedo a equivocarme que el Xiaomi Mi MIX 2S está al nivel del resto de buques insignia.

Mi único problema es la relación de aspecto 18:9. No todo el contenido se ve bien en este ratio de pantalla –véase los vídeos de YouTube o las stories de Instagram–, aunque no es un problema del móvil, sino de esta tecnología, cada vez más común en los terminales de todas las marcas. No tiene notch, por supuesto, simplemente un pequeño marco en la zona inferior del dispositivo donde está la cámara trasera, una posición que, como verás más adelante, no me ha gustado para nada.

La pantalla del Xiaomi Mi MIX 2S es un gustazo, simple y llanamente.

En lo que al rendimiento y la autonomía se refiere, el Xiaomi Mi MIX 2S aprueba con sobresaliente en el primer apartado y con un notable en el segundo. No tengo quejas con cómo se abren y mueven las apps en el terminal. Es fluido, rápido y no he tenido ni un ápice de lag –salvo en el teclado de Google, algo que he solucionado poniendo otro teclado–. Da gusto tener muchas aplicaciones abiertas en la multitarea y saber que van a estar tal y como las dejaste cuando salgas y vuelvas a entrar después. Instagram, Twitter, Facebook, Telegram, WhatsApp… Todo se mueve como cabría esperar de un móvil con un Snapdragon 845, 6 GB de RAM y una capa de personalización bien optimizada como es MIUI –abordaremos este apartado en mayor profundidad en el análisis–.

En juegos más de lo mismo. El Xiaomi Mi MIX 2S puede con todo lo que le eches, ya sea PUBG, Pokémon GO o juegos más casuals como Pokémon Quest. Mi favorito es Bullet Force, un shooter con unos gráficos tremendos que puedo mover perfectamente en calidad Ultra. No quiero que suene a peloteo barato, pero el rendimiento del Xiaomi Mi MIX 2S ha hecho que vuelva a jugar en el móvil, algo que llevaba tiempo sin hacer ya que ningún otro terminal que haya probado era capaz de ofrecerme semejante experiencia.

El rendimiento es de 10, en pocas palabras.

Ahora bien, la autonomía puede mejorar. No es que sea mala, porque no lo es, pero creo que se le podría pedir un poquito más. Esta semana he estado sacándole entre cinco y seis horas de pantalla activa, nada mal teniendo en cuenta que he estado jugando bastante y echando fotos a diario. Sin embargo, mi sensación es que el dispositivo gasta más de lo que me gustaría cuando está en reposo. No sé si será la multitarea o algo del propio sistema operativo, pero es la sensación que tengo. Sea como sea, cinco o seis horas de pantalla es una autonomía notable, aunque siempre se puede mejorar. Para el usuario medio es más que suficiente.

Terminamos con la fotografía, y aquí tengo que decir que la amo y la odio. La cámara doble trasera es, sencillamente, una maravilla. Estamos hablando de un terminal que vale 500 euros y que saca unas fotos que no son normales. Se ven bien, el HDR funciona y el zoom óptico es muy, muy bueno. En el tweet de arriba tienes una muestra. Las altas luces y las sombras están bien gestionadas, los colores no son lo mejor del mundo, todo sea dicho, pero son de notable, y el resultado es excelente. El modo retrato ofrece una calidad que ríete tú del iPhone X, y es que sí, la IA se nota, y mucho.

La cámara delantera es, a mi juicio, regular. Lo primero es su ubicación, y es que no tiene sentido se mira por donde se mire. La cámara está en la zona inferior derecha del terminal, una posición nada natural para sacarse una foto. Debes girar el teléfono 180 grados para poder hacerte un selfie en condiciones, y eso en la app de cámara nativa vale, pero en otras apps como Instagram no funciona. Es un error de diseño de toda regla, preferiría tenerla arriba aunque eso implicase tener marco superior.

Cuando te haces un selfie la calidad es de suficiente. Las luces altas no están bien gestionadas, se ve regular y el ángulo de visión es muy, muy reducido. Es verdad que mejoran cuando estás a la sombra, pero no le pidas demasiado. La cámara interna tiene mucho margen de mejora, lo que unido a la posición de la cámara hace que la experiencia sea más bien regulera. Espero que hagan otra cosa en el Xiaomi Mi MIX 3.

Con el vídeo ocurre exactamente lo mismo. Grabar vídeo con la cámara trasera es un gustazo, se ve bien y el estabilizador funciona a las mil maravillas. Sin embargo, el vídeo con la cámara para selfies no me convence. De nuevo, las luces altas están mal gestionadas, la calidad es regular y el resultado no es el que desearías. La cámara trasera y la delantera son polos completamente opuestos, el cielo y el infierno. ¿Mi opinión? En algo hay que recortar para que el precio sea el que es.

El audio es muy bueno siempre y cuando no tapes el altavoz, localizado en el marco inferior derecho –una posición muy complicada.

En conclusión, el Xiaomi Mi MIX 2S es un terminal espectacular, con un rendimiento sobresaliente, una pantalla excelente y un apartado multimedia top (siempre y cuando no abras la cámara delantera). Por el precio que tiene, poco más se le puede pedir. Tendrás unas conclusiones mucho más extensas en el análisis final. De momento, quédate con la idea de que el Xiaomi Mi MIX 2S es uno de los mejores teléfonos del año, aunque no es perfecto.

Si quieres un tope de gama sin dejarte el sueldo de un mes, cómpralo sin miedo. Mi recomendación es que lo hagas en Vayava, una tienda española con garantía, también española, de dos años. Su precio es de 459 euros y te lo mandan gratis a casa en solo 48 horas. Además, están muy atentos en redes sociales, así que si tienes cualquier duda puedes hablarles en su cuenta de Twitter o en su Facebook.

¡No olvides seguirnos en Instagram para conocer los mejores trucos y apps para tu móvil y en Telegram para recibir el mejor artículo del día!

Archivado en Gama alta Android, Opinión, Xiaomi Mi Mix 2S
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios

¿Te ha gustado? ¡No te pierdas nada más!

follow us in feedly

Nuestros blogs