NFC, ¿deberías exigirlo en tu próximo smartphone?

COMPARTIR 0 TWITTEAR

Desarrollada hace más de 10 años, la tecnología NFC se ha convertido en un rasgo, para muchos, imprescindible en los teléfonos móviles actuales. Este sistema de comunicación inalámbrica de corto alcance hace tiempo que comenzó a implantarse en los smartphones modernos, permitiendo a los usuarios realizar transferencias rápidas de archivos o realizar conexiones inalámbricas con dispositivos cercanos.

Pero, en pleno 2018, ¿deberías exigir que tu próximo móvil tenga chip NFC? Es evidente que esta tecnología de comunicación ha ido ganando utilidades con el paso de los años, y ahora puede utilizarse para muchas más cosas que solo transferir archivos de un móvil a otro de forma rápida, segura y sencilla. No obstante, llama la atención algunos fabricantes deciden incorporarla en sus terminales mientras que otros no. Por ejemplo, el Xiaomi Mi A2, recién lanzado no incluye NFC, mientras que los últimos Aquaris X2 y X2 Pro de la marca española BQ sí cuentan con esta tecnología. Por eso, en este artículo repasamos algunas de las funciones más útiles –que no son pocas– de este sistema, con el fin de descubrir si realmente es tan importante como parece

Las funciones más útiles que puedes darle al NFC de tu smartphone

Deja la cartera en casa: paga con tu móvil

En estos últimos años, con el auge de servicios como Google Pay –antes conocido como Android Pay–, los pagos móviles se han convertido en algo cada vez más común en nuestro día a día dada la utilidad y conveniencia que aportan este tipo de sistemas con respecto a los métodos de pago convencionales.

Pero para poder disfrutar de los pagos móviles, tu smartphone debe contar con un chip NFC, dado que el proceso de transferencia de dinero se realiza a través de esta tecnología.

Sincroniza dispositivos sin tocarlos

sony-xperia-v-nfc

Cada vez existen más dispositivos multimedia tales como altavoces o televisores que apuestan por la tecnología NFC para permitir una sincronización instantánea y sin necesidad de cables. Basta con acercar el móvil con la conectividad NFC habilitada a un altavoz compatible, para realizar la conexión entre uno y otro, de una manera mucho más rápida que si se hiciera a través de Bluetooth.

El Bluetooth es cosa del pasado: envía y recibe datos mucho más rápido

Quizá el uso más común por el que se conoce el NFC es por la posibilidad de enviar datos y archivos de un móvil a otro de forma sencilla, y mucho más rápido que si se utilizase la conectividad Bluetooth.

Desde la versión 4.0 Ice Cream Sandwich de Android, el sistema operativo cuenta con una función llamada Android Beam, que a través de la conectividad NFC, permite enviar o recibir cualquier tipo de contenido únicamente juntando la parte trasera de dos teléfonos. Así de fácil.

Ejecuta cualquier acción que imagines gracias a las etiquetas NFC

Pero si lo que realmente quieres es exprimir al máximo la tecnología NFC de tu smartphone, sin duda lo que necesitas son etiquetas NFC. Se trata de pequeñas tarjetas de plástico o papel con un chip NFC en su interior, que pueden ser programadas para realizar cualquier acción posible al acercar el smartphone a una de ellas.

Gracias a aplicaciones como NFC Tools o NFC Tag Tools, cada una de las etiquetas puede ser programada para ejecutar distintas acciones, desde activar al Bluetooth cuando te montas en el coche, hasta apagar el Wi-Fi cuando dejas el móvil en tu mesilla de noche, o cualquier otra cosa que imagines. En este caso, el límite lo pone tu imaginación.

Entonces, ¿es el NFC algo imprescindible en tu próximo móvil?

Una vez visto lo que se puede llegar a hacer con el NFC en un smartphone, creo que la respuesta a si realmente necesitas esta tecnología en tu próximo móvil está un poco más clara, sobre todo si tomamos el precio como uno de los factores principales.

Hoy por hoy, dadas las ventajas que aporta este sistema y el partido que se le puede llegar a sacar gracias a su versatilidad, los usuarios deberíamos exigir que todos aquellos smartphones que superan la barrera de los 200 euros, adopten esta tecnología. Dentro de este rango de precios, apostar por un terminal que incorpora un chip NFC es una decisión totalmente lógica, y de hecho hacer lo contrario podría causar que más de uno se arrepienta de haber comprado un móvil que no integra las últimas capacidades a nivel de conectividad, aún habiendo gastado en él una importante cantidad de dinero.

Al fin y al cabo, adquirir en pleno 2018 un terminal sin NFC, implica cerrar la puerta al sinfín de oportunidades, utilidades y funciones que ofrece esta tecnología. Por suerte, cada vez son más los fabricantes que se han dado cuenta de que los usuarios queremos NFC, y han decidido hacer de esta tecnología un estándar dentro de su catálogo de smartphones.

¡Síguenos en Telegram para enterarte de lo más destacado del día y de las mejores ofertas Android!

Archivado en Conectividad, Opinión, Tecnología
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios

¿Te ha gustado? ¡No te pierdas nada más!

follow us in feedly

Nuestros blogs