Moto G6 y la utilidad de la doble cámara en la mejor gama media: ¿sirve realmente?

COMPARTIR 0 TWITTEAR

De tendencias y modas también vive la industria smartphone, y lo cierto es que ningún fabricante es ajeno a estas novedades que poco a poco se van convirtiendo en estándares, tal y como lo son hoy en día las pantallas en formatos estirados o la doble cámara, ya arraigada en dispositivos más económicos y no sólo accesible en gamas altas.

El Moto G6 de la nueva ‘Motorola’, que analizamos a fondo hace unos días, es uno de esos ejemplos de terminal insignia de la gama media que se apunta a las tendencias heredadas de los smartphones más punteros del mercado, integrando en un diseño moderno con frontal optimizado un sistema de doble cámara con IA novedoso en un terminal de corte económico y compensado.

¿Sirve realmente para algo un sistema de doble cámara? ¿Qué utilidad tiene para un usuario medio? ¿Es una especificación que debemos tomarnos como diferencial a la hora de elegir?

Para enfocar el contexto -nunca mejor dicho-, cabe destacar que hace ya un par de años que comenzaron a llegar terminales Android con sistemas de doble sensor en su trasera, prometiendo mejoras importantes en un apartado clave como la fotografía. Sin embargo, la verdad es que no todo el mundo sabe para qué demonios sirve realmente integrar dos sensores en la cámara principal de un smartphone, y no todos saben sacar partido a sus posibilidades.

Los objetivos de un sistema de doble cámara

Cuando hablamos de cámara duales no nos referimos a aquellos engendros del pasado que prometían fotos y vídeos en tres dimensiones, sino de los sistemas modernos que integran dos sensores diferentes, con ópticas distintas, ampliando las posibilidades fotográficas de un smartphone.

Así pues, los principales objetivos de las dobles cámaras actuales no están en capturar dos imágenes diferentes -que también dadas las diferencias entre sensores-, sino básicamente en permitirnos mediante el procesado obtener la mejor toma que podamos obtener trabajando en conjunto los dos sensores.

Un sistema de cámara dual es más versátil porque dispone de dos fotografías de la misma escena para procesar la imagen, y además capta más luz, pero donde llegan las ventajas más vistosas es con el manido efecto bokeh o desenfoque y la posibilidad de mejorar el zoom sin interpolaciones digitales destructivas.

No son funciones despreciables, claro está, menos todavía si acostumbramos a tomar fotografías con el teléfono, así que no os vayáis sin echar un vistazo a todas las posibilidades de la doble cámara. ¿Preparados?

Sin luz no hay foto…

Sí, un smartphone dispone de flash LED –en el caso del Moto G6 monta un doble flash LED de doble tonalidad–, pero se trata sólo de una ayuda cosmética para unos sistemas fotográficos que dependen sobremanera de la luz y la iluminación de las escenas.

Si no hay una buena iluminación la fotografía puede echarse a perder completamente, y las cámaras duales ayudan a paliar este problema ya que, obviamente, dos sensores captan más luz que uno. La principal mejora está pues en las fotos nocturnas, que utilizarán las dos imágenes tomadas por los dos sensores para obtener una fotografía mejor iluminada mediante post-procesado digital.

Esta ayuda del sensor secundario también evitará el grano y el ruido en la medida de lo posible en fotografías mal iluminadas, y junto con el HDR permitirá capturar fotografías que compensen bien la iluminación en tomas diurnas con zonas de sombra, por poner un ejemplo.

El enfoque selectivo, o cómo jugar a ser un avezado fotógrafo con tu smartphone

Opción estrella de los sistemas de doble cámara, sin duda el enfoque selectivo y el efecto bokeh son los mayores ejemplos de funcionalidades aparentemente menos importantes que luego justifican una especificación como esta.

No en vano, disponer de dos sensores con aperturas y ópticas diferentes te permitirá jugar con el enfoque incluso después de sacar la fotografía, pues el smartphone captura dos imágenes con diferentes parámetros que luego harán posible enfocar el primer plano y desenfocar el fondo, o viceversa.

Las fotografías se vuelven así más inmersivas hacia el objeto o persona enfocada, que gana protagonismo, y crean un efecto bokeh que otorga una sensación más realista y más visual.

Mejorar el zoom ya no implica complicados sistemas de lentes

Si algún día habéis utilizado una cámara fotográfica que no fuese la de vuestro smartphone –algo cada vez más complicado de ver–, seguro que os daríais cuenta de que para hacer zoom óptico disponemos de un objetivo o sistema de lentes que se mueven para acercar o alejar la imagen enfocada.

Un sistema de zoom digital aumenta la imagen capturada por el sensor mediante interpolación, lo que supone procesar la imagen para básicamente añadirle píxeles falsos intercalados entre los reales que obtiene el sensor.

Este proceso aumenta la resolución de la imagen y por tanto su tamaño, utilizando una técnica de cálculo que cuenta, entre otras variables, con el color de los píxeles reales que rodearán a uno falso. Sin embargo, es un proceso digital que se “inventa” la fotografía ampliada, así que si puede evitarse mejor ya que suele distorsionar bastante el resultado.

Disponer de una doble cámara hará posible tener dos imágenes con dos enfoques diferentes, uno más cercano y otro más lejano, con lo que un procesador de imágenes podrá obtener un zoom óptico de entre 2 y 5 aumentos dependiendo de la configuración, sin necesidad de lentes que se muevan.

Sin duda, la cámara doble ya diferencia también en gama media

Sabiendo ya de todas las posibilidades de la cámara doble lo cierto es que es fácil pensar en que efectivamente, con la cámara como elemento diferenciador en gama alta, también la gama media obtiene competitividad gracias a los módulos de doble sensor para la fotografía móvil.

No en vano, prácticamente todos los fabricantes apuestan decididamente por ello, y Motorola en su búsqueda del smartphone Android más compensado en precio y prestaciones tampoco se ha olvidado de la doble cámara, sumando un elenco de componentes en el que no falta de nada para contentar al usuario medio en nuestros mercados:

EspecificacionesMoto G6
Dimensiones y peso153,8 x 72,3 x 8,3 (mm) | 167 (g)
Pantalla5,7 pulgadas IPS Max Vision, Cristal Gorilla Glass 3 2.5D
Resolución y densidadFullHD+ (2.160 × 1.080 píxeles), formato 18:9
ProcesadorQualcomm Snapdragon 450, 14 nm y 8 núcleos ARM Cortex-A53 hasta 1,8 GHz. GPU Adreno 506
RAM3 ó 4 GB
Almacenamiento32 ó 64 GB ampliable con microSD
Sistema operativoAndroid 8.0 Oreo, Moto UI
CámarasTrasera: Dual de 12 + 5 MP (f/1.8), PDAF Selective Focus, HDR, Time-Lapse, vídeo ‘slow motion’, doble flash LED
Frontal: 8 MP con flash LED y modo ‘beauty’
ConectividadLTE
Wi-Fi 802.11 a/b/g/n, dual-band, WiFi Direct, hotspot
Bluetooth 4.2 LE
aGPS + GLONASS
NFC
Radio FM
Batería3.000 mAh (no extraíble), Turbo Power
OtrosLector de huellas frontal con soporte para gestos
Desbloqueo facial
Altavoces frontales con Dolby Audio
Resistencia a salpicaduras

Diferenciarse en la nutrida gama media Android no es sencillo, como tampoco lo es competir contra la horda de fabricantes chinos que se agolpan en nuestros mercados con un catálogo de dispositivos interesante a precios de derribo.

Sin embargo, la nueva ‘Motorola’ tiene mucho que decir, y la herencia de su gama Moto G, reina indiscutible de la gama media hasta hace no mucho, quiere recuperar su trono con las mejores credenciales a un precio más que atractivo:

Comprar el Moto G6 (~217,95 €) en Amazon España

En Andro4all | Motorola moto g6, análisis de uno de los mejores gama media de 2018

¡Síguenos en Telegram para enterarte de lo más destacado del día y de las mejores ofertas Android!

Archivado en Gama media Android, Lanzamientos Android, Motorola, Motorola Moto G6, Smartphones Android
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios

¿Te ha gustado? ¡No te pierdas nada más!

follow us in feedly

Nuestros blogs