9+1 cosas que disfrutamos en los smartphones y que eran impensables hace años

COMPARTIR 0 TWITTEAR

Si bien son muchos los que, con sus razones, argumentan que la telefonía móvil está tocando techo y que la evolución es cada vez menor, he de admitir que tengo serias discrepancias con esto. Si echamos un vistazo a un pasado no muy lejano, 3 o 4 años atrás, las diferencias en procesador, almacenamiento, cámara y pantalla son abismales, y si miramos aún más atrás sencillamente deberíamos sorprendernos.

Hoy, en un arrebato de nostalgia, quisiera situarme en la época de los teléfonos móviles, cuando no eran smart. Aquella época en la que los teléfonos más punteros tenían cámaras de 2 megapíxeles, acabados de plástico y teclados cómodos para mandar SMS. ¿Te imaginabas en aquel entonces todo lo que estaba por venir? Seguro que no.

Los 9+1 impensables hace unos años

Fotografía y vídeo a nivel casi profesional

Quién iba a decirnos en la época de las cámaras VGA o en los casos más top, de unos 2 megapíxeles, que unos pocos años después íbamos a tener cámaras capaces de grabar en resolución 4K a 60FPS con estabilización óptica y digital. Los teléfonos han superado por mucho a las antiguas cámaras digitales, y a muchas de las que se venden actuales a no bajo precio.

En cuanto a fotografía, hemos llegado a un punto en el que el usuario poco experto apenas podría diferenciar entre la foto de un tope de gama y la de una DSLR. El modo retrato ha sido uno de los saltos más importantes de los últimos años, permitiendo emular de forma digital los efectos provocados por la apertura focal de las cámaras profesionales.

Tener pantallas con más resolución que un televisor

La batería del Samsung Galaxy Note 9 se calienta y echa humo, según una usuaria

Hasta hace no mucho tiempo, veíamos la televisión en pantallas con una resolución 480P. Aún recuerdo cuando vivimos el salto a los canales HD, con el boom de las pantallas de “alta resolución”. Actualmente encontramos el QHD como estándar de resolución en la gama alta, y algún que otro caso de smartphone capaz de llegar hasta el 4K.

Nos hemos acostumbrado a tener más de 500ppi en un teléfono, siendo esto algo sencillamente espectacular teniendo en cuenta el tipo de dispositivo del que hablamos.

Tener más almacenamiento y RAM que un ordenador de sobremesa

Mi primer Android contaba con 256 megas de memoria RAM y 1 GB de memoria interna. **Actualmente si un Android no tiene 6 GB de RAM se le mira con mala cara, y el estándar en la gama alta en cuanto a memoria interna por fin está alcanzando los 128 GB, la misma cantidad que tiene el SSD un Macbook Pro de 1500 euros.

Incluso los móviles de gama media como el Xiaomi Mi A2 cuentan con configuraciones 4 + 64 GB, algo sencillamente impensable hace apenas 3 o 4 años. Si bien Android consume cada vez más recursos y las aplicaciones son más pesadas, la evolución en hardware ha sido espectacular.

Jugar a juegos con gráficos de consola

Estamos llegando a puntos espectaculares con los procesadores de nuestros dispositivos. Apple contaba que su iPad Pro es tan potente como una Xbox One, y en Android, si bien no llegamos a esos extremos, tampoco nos quedamos cortos. Juegos como PUBG Mobile, Fortnite o PUBG Mobile demuestran la potencia gráfica a la que se está llegando, entregas con apartados visuales espectaculares que hace unos años no encontrábamos ni en las consolas.

Generación tras generación aumenta la potencia, permitiéndonos más y más margen de movimiento, y haciendo que los smartphone se acerquen cada vez más a consolas y PCs en cuanto a potencia bruta.

Pagar con el teléfono

Quién iba a decirnos hace unos años que podríamos dejarnos la cartera en casa y pagar donde quisiéramos sin problema, ya que nuestro móvil es capaz de funcionar como tarjeta. La llegada de los pagos móviles fue otro gran salto en la tecnología móvil, una función que cada vez va siendo más popular, pese a las reticencias iniciales de algunos usuarios.

Tener una inteligencia artificial a nuestro servicio

OK Google, cuéntame las noticias y apunta mi lista de la compra. ¿Te imaginas un asistente como el de Google hace 4 o 5 años? Si bien tienen muchísimo trabajo por delante, los asistentes virtuales son otra de esas funciones que no recuerdan en qué punto de la tecnología estamos. Podemos automatizar tareas de una forma bastante sencilla, delegando en el asistente ciertas tareas que antes teníamos que hacer de forma manual -poner alarmas, llamar a algún contacto, buscar algo en Google…-

Baterías cargadas en 30 minutos

Sí, las baterías de los teléfonos antiguos duraban 3 o 4 días, pero esto se debía a las pequeñísimas pantallas con las que contábamos y la falta de funciones de los mismos. Actualmente contamos con ordenadores de bolsillo, por lo que prácticamente debemos dar gracias porque duren 1 o 2 días.

Terminales como el Oppo Find X han demostrado que se pueden cargar más de 3000mAh en apenas 30 minutos. En el pasado, una pequeña batería de 1000mAh podía tardar horas en cargar, lo que deja ver de nuevo cómo vamos avanzando en todos y cada uno de los aspectos posibles.

Desbloquear el móvil con la cara

Levantar el teléfono, que este se active de forma automática y desbloquear la pantalla. Las tecnologías de reconocimiento facial llevan algún tiempo con nosotros, pero no ha sido hasta la llegada del iPhone X cuando se han hecho realmente populares. En el caso de iOS esto toma incluso más importancia, ya que el reconocimiento facial se integra con aplicaciones del sistema.

En Android las API actuales tienen relación con el lector de huellas, aunque esperamos que en un futuro no muy lejano podamos tener esta integración del reconocimiento facial para compras, logueos y demás.

Tener lectores de huellas debajo de la pantalla

Los lectores de huellas llegaron como algo innovador pero… ¿ponerlos debajo de la pantalla? Terminales como los Vivo o el OnePlus 6T han demostrado que esta tecnología ya es suficientemente madura como para incluirse en los smartphones. Hasta hace un par de años fantaseábamos con esta idea y míranos, ya la tenemos en nuestras manos.

Los diseños actuales

Hace unos años contábamos con móviles de plástico, paneles diminutos y varios centímetros de grosor. Actualmente raro es el teléfono que alcanza dicho centímetro de grosor, los biseles se han reducido al mínimo, permitiéndonos tener terminales con grandes diagonales de pantalla en tamaños relativamente compactos -véase el Google Pixel 3 o el iPhone XS-.

El cristal y el aluminio también son grandes protagonistas, dejando de lado al plástico con el que nos encontrábamos hace varias generaciones. Algunos terminales de gama alta son auténticas piezas de lujo, y la construcción tanto interior como exterior es sencillamente exquisita.

¡Síguenos en Telegram para enterarte de lo más destacado del día y de las mejores ofertas Android!

Archivado en Curiosidades, Tecnología
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios

¿Te ha gustado? ¡No te pierdas nada más!

follow us in feedly

Nuestros blogs