Xiaomi Mi 8 Lite: la firma china que acabó con la maldición de una nomenclatura

COMPARTIR 0 TWITTEAR

Xiaomi

Cada vez que tengo que analizar la versión Lite de un terminal, lo primero que se me pasa por la cabeza es que menudos días me esperan. El apellido Lite, históricamente, ha servido para dotar a terminales de no demasiada calidad del nombre de un tope de gama al que poco o nada se asemejan. Una estrategia de marketing lícita, pero que puede llevar a decepciones. El Xiaomi Mi 8 Lite logra acabar con la maldición de esta nomenclatura, y es que de “móvil reducido” tiene poco. Un terminal que, contra todas mis expectativas, ha satisfecho prácticamente todas las necesidades que un heavy user puede tener a la hora de usar un smartphone.

Tal ha sido mi sorpresa con el dispositivo que –spoiler– considero que es el mejor móvil de gama media que se puede comprar ahora mismo. Para que entiendas mejor el porqué de esta opinión, te invito a quedarte a este análisis de lo mejor y lo peor, características y especificaciones del Xiaomi Mi 8 Lite, un terminal con brillo propio.

Xiaomi Mi 8 Lite, características y especificaciones

Xiaomi Mi 8 Lite
Dimensiones154.9 x 74.8 x 7.6 mm
Peso175 gramos
Pantalla6,26 pulgadas, tecnología IPS y resolución FHD+, 2248 x 1080 píxeles.
ProcesadorQualcomm Snapdragon 660
RAM4 y 6 GB
Sistema operativoAndroid Oreo 8.1 basado en MIUI 10
Almacenamiento64 o 128 GB
CámarasPrincipal de 12 + 5 megapíxeles con IA, apertura f/1.9, delantera de 24,8 megapíxeles y apertura f/2.2
Batería3250mAh con Qualcomm Quick Charge 3.0
Fecha de salida25 de septiembre
Precio de salidaDesde 249 euros

Lo mejor del Xiaomi Mi 8 Lite

Batería

horas

6.26 pulgadas con resolución Full HD+ alimentadas por una batería de 3350mAh no parecen una buena combinación, pero bendito derribo del prejuicio que tenía. MIUI y el Snapdragon 660 de Qualcomm se encargan de llevar la autonomía del Xiaomi Mi 8 Lite hasta las 6h de pantalla en día y medio. 8h de pantalla si le damos uso intensivo en un solo día. Unas cifras sorprendentes, que permiten disfrutar del teléfono sin preocupación alguna.

La batería del Xiaomi Mi 8 Lite ha sido una de las mayores sorpresas en esta review. Se trata de, probablemente, el terminal con 3350mAh y más de 6 pulgadas que más autonomía nos ha proporcionado. Una autonomía que recuerda a propuestas con 4000mAh, y no a los consumos medios que acostumbramos a ver en las cifras de entre 3000 y 3500mAh.

El Xiaomi Mi 8 Lite es capaz de mantener el tipo incluso cuando estamos jugando a juegos pesados, o con conectividad 4G en plena calle. El consumo de batería es bastante estable, y si bien los reposos son algo mejorables, es bastante fácil llegar a más de un día de uso con este terminal. Se encuentra más cerca de las cifras ofrecidas por sus hermanos Redmi de 4000mAh que de aquellos que cuentan con 3000mAh, pese a que el amperaje de este terminal no sea tan elevado. Un sobresaliente en un aspecto en el que pensábamos que iba a flojear.

Rendimiento

notch del xiaomi mi 8 lite

El único pecado del Qualcomm Snapdragon 660 es no disponer de soporte para memorias UFS. Esto obliga a los fabricantes a mantener el antiguo estándar eMMC, el cual sigue tornándose algo lento a la hora de mover archivos entre el dispositivo o abrir las apps de forma inmediata. No obstante, teniendo en cuenta su precio, el rendimiento del Xiaomi Mi 8 Lite es de matrícula de honor. Este procesador da vida a móviles como el Samsung Galaxy A9 o el Oppo R15 Pro, dos móviles que incluyen un hardware muy similar, pero cuestan 600 euros.

Los terminales de firma “tradicional” suelen apostar por procesadores propios bastante inferiores a lo que vemos en Xiaomi. En caso de ofrecer este procesador, el precio se dispara. Nokia, por ejemplo, ofrece su Nokia 7.1 con un Snapdragon 636 por más de 300 euros, Samsung ofrece el A9 con el 660 por 600 euros, y Oppo ídem con su R15 Pro. Las comparativas son odiosas, pero necesarias a la hora de elegir un teléfono para recomendar.

No deja de sorprenderme que Xiaomi sea capaz de ofrecer esta experiencia de usuario por poco más de 200 euros, un precio que deja al resto de rivales fuera de la competencia. El Mi 8 Lite es capaz de mover juegos pesados como PUBG Mobile en gráficos medios sin ningún problema, y en ningún momento hemos sufrido lags o ralentizaciones. Un rendimiento un paso por encima de lo que se le pide a esta gama.

Diseño

xiaomi mi 8 lite diseño y construccion

El Xiaomi Mi 8 Lite tiene una construcción exquisita, de nuevo un paso por encima a lo que se espera en este rango de precio. Un terminal con bordes bastante aprovechados –mucho más que la familia Redmi y Mi AX–, haciendo de las 6.26 pulgadas una experiencia en mano relativamente compacta, y bastante usable con una sola mano. Encontramos una conjunción de aluminio y cristal, con un efecto bastante brillante que hace que se dibujen ciertas líneas en el reflejo de la parte trasera.

Al usar el Xiaomi Mi 8 Lite no nos encontramos con la experiencia del típico móvil de 250 euros. Es un terminal premium, sin llegar a cotas de gama alta, pero bien acabado y a la altura de rivales que le doblan en precio.

Un terminal que llama la atención, y que bien podría pasar por esas gamas medias de 500 y 600 euros gracias a sus materiales. Como en todo Android “sin marcos” encontramos una barbilla inferior algo pronunciada, pero sin ser nada alarmante, y bastante más optimizada incluso de lo que vemos en familias como la Mi Mix.

Cámara

camara del xiaomi mi 8 lite

Si bien queda lejos de la experiencia que ofrecen sus hermanos Mi 8 y Mi Mix 2S, la cámara del Xiaomi Mi 8 Lite ha sido una gran sorpresa. En condiciones de buena luz la fotografía destaca por encima del resto de sus rivales. Me ha sorprendido el buen trabajo que hace el HDR, ofreciendo fotografías con un gran rango dinámico. La interpretación del color es correcta, el contraste más que suficiente, y el único pero que le puedo sacar de día es que la reducción de ruido es demasiado agresiva, y si ampliamos observamos algo de efecto acuarela.

El modo retrato siempre ha destacado en los móviles de Xiaomi, tanto en la cámara delantera como en la cámara frontal. En líneas generales hace un gran trabajo, con un recorte casi perfecto. El blur es algo exagerado, pero ofrece esas imágenes resultonas que se esperan en este tipo de fotografías.

Lo peor del Xiaomi Mi 8 Lite

Falta de NFC

pantalla xiaomi mi 8 lite

Una vez te acostumbras a los pagos móviles, volver a un móvil sin NFC duele. Más aún en un terminal al que cuesta sacarle pegas, y en el que la falta de NFC se hace de notar. Un terminal con este acabado, potencia y características debe tener NFC. No sabemos el motivo por el que Xiaomi no introduce esta tecnología en sus gamas medias, pero a estas alturas empieza a ser un problema.

Falta de jack de auriculares y audio

puerto tipo c en xiaomi mi 8 lite

En un móvil de gama media este punto no podría incluirse en los negativos, pero por unos 250 euros seguimos esperando jack de auriculares. El audio tampoco es el punto más fuerte de este terminal. No es malo, ni mucho menos, pero teniendo en cuenta lo bien que rinde el teléfono en prácticamente todos los aspectos, el audio es una de esas características en las que notamos que este es un terminal “barato”.

Faltan graves, rotundidad y calidad de sonido. Es un audio similar al de las familias Redmi Note 5. Un apartado en el que cumple, pero ni mucho menos destaca como en el resto de características.

Reconocimiento facial mejorable

Face

El reconocimiento facial del Xiaomi Mi 8 Lite funciona bastante rápido, aunque no es todo lo preciso que nos hubiera gustado. Al igual que en el iPhone, podemos hacer que el dispositivo se active al cogerlo, lo que hace que el desbloqueo facial se active sin necesidad de toques en pantalla ni pulsaciones. Sin embargo, pese a que el concepto es el adecuado, hay algunos problemas con el mismo. En condiciones de poca luz lo pasa realmente mal, y falla más veces de las que debiera. Seguramente una actualización solvente parte del problema, de momento, me he sentido más cómodo utilizando el lector de huellas.

Así son las cámaras del Xiaomi Mi 8 Lite

Xiaomi

Xiaomi lleva haciendo un trabajo excelente con la cámara en la gama media desde hace bastante tiempo. La gama Redmi Note y Mi AX ofrece resultados algo por encima del resto de rivales directos, y este Mi 8 Lite no se queda atrás. La cámara me ha sorprendido en condiciones diurnas, situándose bastante por encima de alternativas directas que le doblan en precio. Sigue siendo una cámara de gama media, con grandes limitaciones en el apartado nocturno y velocidad de disparo, pero de día –situación en la que se hacen la mayoría de fotografías– los resultados son sobresalientes.

El Xiaomi Mi 8 Lite cuenta con el mismo sensor principal del Google Pixel 3, el Sony IMX363. Esto no quiere decir que instalándole la cámara de Google vayas a hacer las fotos del Pixel, ni que la cámara se acerque lo más mínimo, pero queríamos comentarlo a modo de simple curiosidad. Este sensor capta bastante luminosidad, y el HDR de Xiaomi ayuda a que las escenas tengan un buen rango dinámico. Hablando de números, nos encontramos con 12 + 5 megapíxeles con apertura f/1.9 en los sensores traseros, y con un sensor de 24 megapíxeles y apertura f/2.2. La segunda cámara ayuda principalmente a que el teléfono tenga algo más de información a la hora de realizar fotografías en modo retrato.

Xiaomi cuenta, probablemente, con la mejor grabación de vídeo de la gama media. El autoenfoque y la estabilización nos recuerdan más a terminales de gama alta que a lo que podíamos esperar de un móvil de 250 euros.

En cuanto a la grabación de vídeo, podemos grabar hasta 4K 30 FPS, aunque por defecto viene configurada a 1080p FHD 30fps –con una estabilización magnífica–. La grabación de cámara lenta puede realizarse en 1080p FHD 120fps, 720p HD 120fps y 720p HD 240fps. Un apartado sobresaliente de vídeo teniendo en cuenta su precio.

La aplicación de cámara de Xiaomi es bastante completa, y cuenta con varios modos inteligentes, destacando el de Inteligencia Artificial. En esta generación hemos preferido dejar activada la IA, ya que hace un buen trabajo potenciando los resultados. En general, las imágenes con IA son más vivas y resultonas, ideales para las redes sociales.

Fotografías tomadas con el Xiaomi Mi 8 Lite

En el apartado diurno, como adelantábamos, los resultados están ligeramente por encima de lo que se le pide a un terminal en este rango de precio. Las fotografías no son simplemente correctas –como solemos acostumbrar en esta gama–. Llaman la atención por la viveza del color y rango dinámico, y es que es difícil encontrar terminales en este rango de precio que traten así de bien las sombras. El modo retrato también es más que correcto. En este caso sí que puede pecar de artificialidad, pero nada grave teniendo en cuenta el precio del dispositivo. Cuando la luz empieza a escasear, el Xiaomi Mi 8 Lite deja ver que es un gama media, disminuyendo el nivel de detalle y haciendo más acusado el efecto acuarela.

Fotos de día

La Inteligencia Artificial detecta una gran variedad de escenas –edificios, flores, animales, cielos…– y “optimiza” la fotografía para que esta se adecue a las situaciones que está reconociendo. En este terminal recomendamos llevarla activada, ya que no exagera los resultados, sino que es capaz de darle un boost a las imágenes bastante llamativo.

Fotos de noche

Al llegar la noche los resultados son aceptables para su precio, pero sin alardes. Encontramos problemas a la hora de hacer fotografía en modo retrato y bastante efecto acuarela. Lo que más sufre es la velocidad de obturación, que te torna bastante lenta al mantenerse abierto durante más tiempo el obturador para capturar más luz.

Selfie

En cuanto a la cámara delantera, tenemos resultados excelentes de día, y aceptables de noche. Mismo escenario que con la cámara principal, básicamente. Me llama especialmente la atención el buen trabajo que puede llegar a hacer el modo retrato con la cámara principal –recordemos que es un sensor único–. El recorte es igual de bueno que cuando lo hace con dos cámaras, y posiciona al Mi 8 Lite en el podio de los móviles de gama media para hacer selfies.

Vídeo

La grabación de vídeo es sobresaliente, como en prácticamente todos los móviles de gama media de Xiaomi. La estabilización del vídeo es digna de un terminal de gama alta, y en términos generales tenemos un buen rango dinámico, interpretación del color y buena velocidad de autoenfoque. El autoenfoque es inmediato, y llama poderosamente la atención la capacidad del mismo. En terminales de gama media es frecuente que se pierda el foco al cambiar de condiciones de luz o distancia focal respecto al objeto enfocado, sin embargo, en este Xiaomi no tenemos mayor problema.

Xiaomi Mi 8 Lite, reflexiones finales y la opinión de Andro4all

Xiaomi

Lo admito. Cuando supe que tenía que analizar el Xiaomi Mi 8 Lite pensé que me encontraría con un gama media al uso, pero me he encontrado con el mejor móvil de gama media que jamás he probado. Por 250 se sitúa en una posición privilegiada, y por más que intento buscar alternativas para no acabar recomendando siempre Xiaomi, no puedo evitar hacerlo. Apartado por apartado, el Xiaomi Mi 8 Lite supera a sus rivales directos en este rango de precio.

  • Su cámara está por encima de cualquier otro terminal de 250 euros

  • Monta un procesador más potente que la inmensa mayoría de sus rivales

  • La autonomía y velocidad de carga son superiores respecto a alternativas en este rango de precio

  • El acabado es digno de un smartphone de 400 euros

  • El aprovechamiento frontal y calidad de la pantalla también son superiores a la mayoría de sus rivales directos –82.5% de aprovechamiento frontal–

  • Es notablemente más barato que las alternativas de la competencia que le igualan en potencia y cámara

Si miramos en el mercado móviles con el Qualcomm Snapdragon 660 de 2018, encontramos terminales como el Samsung Galaxy A9, el Oppo R15 Pro, la BlackBerry Key 2 o el BQ Aquaris X2 Pro, terminales de entre 400 y 600 euros. Xiaomi es la única firma que ofrece este procesador por poco más de 200 euros –el modelo más barato que lo incorpora es el Mi A2–, situándose al mismo nivel que sus rivales en potencia, por un precio notablemente inferior. Como decíamos, no solo de potencia trata el asunto, y es que la cámara, batería, acabado y rendimiento de este terminal superan al de todos y cada uno de los rivales que tiene por 250 euros. El Xiaomi Mi 8 Lite, si se vistiese de “firma tradicional” costaría 400 o 500 euros.

parte trasera del xiaomi mi 8 lite

El poder usar 6.26 pulgadas de forma cómoda con una mano se debe al aprovechamiento frontal de más del 82% que han logrado. Esta cifra, para que te hagas una idea, es superior a la que encontramos en un Huawei P20 Pro –con un 81,9% de aprovechamiento frontal–, y prácticamente idéntica a la de un LG G7 ThinQ –con un 82,6%–. Dicha pantalla de más de 6 pulgadas, pese a ser IPS, cuenta con una profundidad del negro bastante buena, y con una representación del color más que aceptable. Me recuerda a lo que me encontré en el Xiaomi Mi Mix 2S, y eso es una excelente noticia. No llega a ser tan espectacular como la del modelo tope de gama, pero es un panel de gran calidad.

pantalla del xiaomi mi 8 lite

El único claroscuro notable que encontramos en este terminal tiene que ver con su ROM, MIUI. Esta ROM ha mejorado muchísimo a nivel de interfaz y fluidez, pero sigue siendo algo “delicada” por sus particularidades. En el Xiaomi Mi 8 Lite, a pesar de que el tamaño del notch es bastante reducido, no podemos activar los iconos en la barra de notificaciones, un punto bastante en contra. Por otro lado, seguimos teniendo que configurar de forma individual ciertas aplicaciones si queremos ser notificados, algo que frustra a bastantes usuarios.

MIUI tiene grandes puntos positivos como el control por gestos, las animaciones, la gestión energética y la fluidez general del sistema. Cuenta con algo de bloatware fácilmente desinstalable, y su mayor pega siguen siendo las notificaciones.

En mi opinión, MIUI es una ROM recomendable por su gran fluidez y gestión energética, en algunos casos incluso he llegado a recomendarla por encima de Android One –solo cuando hablamos de la compra de un Xiaomi–, pero sigue siendo un sistema operativo con varios puntos a mejorar, y al que llevamos pidiendo prácticamente desde su nacimiento mayor control sobre las notificaciones.

Xiaomi mi 8 lite inteligencia artificial camara

En resumen, el Xiaomi Mi 8 Lite es uno de los mejores gama media que he probado en mi vida, por no decir el mejor. A nivel de acabado y batería se sitúa bastante por encima respecto al Xiaomi Mi A2, un terminal con un precio bastante similar. En el rango de precio de los 250 euros lo tengo bastante claro: si quieres MIUI, te tienes que comprar el Mi 8 Lite, si quieres una ROM limpia, el Xiaomi Mi A2.

Otros fabricantes ofrecen alternativas en este rango de precio, pero la diferencia entre la potencia de estos y el Mi 8 Lite es demasiado notable, y en terminales de este tipo es un factor que determina el envejecimiento del dispositivo. El Xiaomi Mi 8 Lite llegó por la puerta pequeña, y ha logrado colocarse en el podio de la gama media 2018 sin el menor problema.

A favor

+ Diseño y construcción exquisitos
+ Rendimiento excelente
+ Gran autonomía
+ Cámara de fotos de día
+ Relación calidad-precio

En contra

– Falta de NFC
– Hay que aprender a convivir con MIUI
– Las fotografías nocturnas no son de demasiada calidad

Conclusiones

Un terminal que brilla –literalmente– por su acabado, cámara y potencia bruta. La única ausencia notable es el NFC, y si estamos dispuestos a lidiar con MIUI, no tiene prácticamente puntos débiles. Todo suma con este Xiaomi Mi 8 Lite.


9.5 Xiaomi Mi 8 Lite

Inesperadamente, el Xiaomi Mi 8 Lite se sitúa como uno de los mejores gama media –sino el mejor– del mercado.

Comprar Xiaomi Mi 8 Lite

¡Síguenos en Telegram para enterarte de lo más destacado del día y de las mejores ofertas Android!

Archivado en Análisis, Análisis de móviles, Xiaomi Mi 8 Lite
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios

¿Te ha gustado? ¡No te pierdas nada más!

follow us in feedly

Nuestros blogs