Motorola Moto G7 Plus, análisis: ¿puede un móvil de 299 euros ser un flagship?

COMPARTIR 0 TWITTEAR

Motorola Moto G7 Plus, análisis

Desde que la serie Moto X de Motorola dejase de ser la referencia del catálogo y los Moto Z no fueran capaces de reemplazar su lugar, los Moto G han sido los encargados de ocupar el espacio más importante en el abanico de dispositivos de la compañía californiana. De entre ellos, el modelo con apellido Plus ha demostrado ser, año tras año, el verdadero buque insignia de una firma que parece haber decidido olvidarse del segmento de la gama alta para centrar sus esfuerzos en ofrecer la mejor experiencia posible en el terreno de los móviles asequibles.

En febrero de 2019 presenciamos la llegada de la séptima generación de la familia Moto G, más numerosa que nunca y este año encabezada por el Moto G7 Plus, un teléfono que sigue avanzando en los aspectos esenciales, mientras mantiene el mismo precio de la generación pasada.

Tras haber probado el Moto G7 Power, modelo que destaca por su bestial autonomía respaldada por una batería de 5.000 mAh, ahora aterriza en nuestra mesa de pruebas el Motorola Moto G7 Plus, el modelo más ambicioso de esta familia, y muy probablemente el que más miradas ha atraído desde el día de su llegada al mundo.

Índice de contenidos:

Motorola Moto G7 Plus, características y especificaciones

Motorola Moto G7 Plus, ficha técnica
Especificaciones
Dimensiones157 x 75,3 x 8,3 mm. 176 gramos de peso.
PantallaMax Vision LTPS LCD de 6,2 pulgadas con cristal Corning Gorilla 3
Resolución y densidadFull HD+ (2270 x 1080 píxeles), 403 ppi. 19:9
ProcesadorQualcomm Snapdragon 636
RAM4 GB
Sistema operativoAndroid 9 Pie
Almacenamiento64 GB ampliables por microSD
CámarasTrasera: principal de 16 MP f/1,7, 1,22 um píxeles, estabilización de imagen óptica + cámara de profundidad de 5 MP, doble flash LED CCT, PDAF
Frontal: de 12 MP
Batería3.000 mAh con carga rápida Turbo Power (27W)
OtrosLector de huellas trasero, cuerpo hidrófugo, USB-C 2.0, conector para auriculares de 3,5 mm, altavoces estéreo, triple micrófono, NFC, Dual nanoSIM

Lo mejor del Moto G7 Plus

Diseño y pantalla

Motorola Moto G7 Plus, parte trasera en color azul

Como se suele decir, “para gustos, los colores” –el Moto G7 Plus, por cierto, llega en dos: rojo y azul–, pero es innegable que el Moto G7 Plus cuenta con un diseño moderno y estilizado gracias a su cuerpo de vidrio Gorilla Glass, cuya curvatura en la parte trasera ayuda a que sea un teléfono cómodo de utilizar, y a su frontal ocupado por una gran pantalla de 6,2 pulgadas de márgenes reducidos, con un notch en forma de gota –aunque de tamaño considerable– en la parte superior.

El G7 Plus es un móvil más compacto y ligero que su hermano el G7 Power, y la trasera de vidrio es agradable a la mano gracias a su curvatura.

Gracias a que el frontal está mejor aprovechado en este modelo, y que la batería se queda lejos de los 5.000 mAh del Moto G7 Power, el G7 Plus es un móvil más compacto y ligero. Algunos aspectos, eso sí, delatan que estamos ante un terminal de corte asequible, como el plástico utilizado para dar forma al chasis que une los paneles de vidrio frontal y trasero, o la carencia de certificación IP que asegure la resistencia al agua y al polvo –aún así, Motorola asegura que el teléfono cuenta con un recubrimiento hidrófugo–.

Motorola Moto G7 Plus, pantalla de inicio

La pantalla del terminal es también un punto a su favor. A diferencia del G7 Power, esta vez sí disfrutamos de un panel Full HD+, que mantiene tanto la tecnología IPS como la diagonal. Sin duda alguna se trata de un muy buen panel, que aprueba en todos los aspectos y destaca por su contraste, capaz de reproducir negros muy profundos pese a no ser OLED. Los únicos inconveniente más o menos graves, son la tendencia del panel a mostrar blancos algo azulados, independientemente del modo de color configurado en los ajustes, así como un brillo máximo algo inferior –el cambio no es demasiado significativo– al del panel del anterior Moto G6 Plus.

Software

La experiencia con el software fue uno de los puntos fuertes del Moto G7 Power, y por supuesto vuelve a serlo en este modelo apellidado Plus. Motorola apuesta un año más por no personalizar más de lo necesario la interfaz de Android en su versión 9.0 Pie, y nos deja con una edición prácticamente limpia del sistema operativo, que solamente incorpora añadidos útiles como la Pantalla Moto, Voz Moto y Acciones Moto, que incluyen opciones, en algunos casos, heredadas de las primeras generaciones de esta familia. Esta es la lista completa de funciones que se incluyen en cada uno de los menús:

  • Acciones Moto

    • Levantar para desbloquear: usa la cámara frontal para desbloquear el móvil cuando se está mirando la pantalla.
    • Controles multimedia: se utilizan las teclas de volumen para cambiar de canción, aunque la pantalla esté apagada.
    • Editor de capturas de pantalla.
    • Capturas de pantalla tocando con tres dedos.
    • Navegación con un botón: el sistema de navegación por gestos propio de Moto, muy similar a como será el nativo de Android a partir de Android Q.
    • Linterna rápida: permite encender o apagar la linterna agitando el móvil.
    • Captura rápida: hace una foto al girar dos veces el móvil con un gesto de muñeca.
    • Deslizar para reducir: hace que sea más fácil usar el móvil con una mano reduciendo el tamaño del contenido que aparece en pantalla.
    • Coger el móvil para silenciarlo cuando está sonando una llamada.
    • Dar la vuelta al teléfono para activar el modo No Molestar.
  • Pantalla Moto

    • Pantalla inteligente: muestra información como notificaciones cuando está apagada.
    • Pantalla atenta: se mantiene encendida mientras se esté mirando.
  • Voz Moto

    • Háblame: recibe notificaciones en voz alta cuando no es posible usar el móvil con las manos.

Moto G7 Plus

El Moto G7 Plus, como el resto de modelos de la serie, también es uno de los primeros en incorporar las herramientas del Bienestar Digital de Google, que hasta hace no demasiado era un añadido exclusivo de modelos como los Google Pixel o los móviles Android One.

En el día a día, la experiencia de uso con el software del Moto G7 Plus no es muy diferente a la que podría obtener con mi Google Pixel 2 XL, salvo por los añadidos exclusivos de Google. Y eso es, sin duda, algo de agradecer en un móvil que cuesta menos de 300 euros.

Fotografía

Moto G7 Plus, fotografia

Hablaré más a fondo sobre las cámaras del Moto G7 Plus en su apartado correspondiente, pero antes he de reconocer que los resultados obtenidos con el teléfono me dejan una buena sensación. La cámara principal de 16 megapíxeles con apertura f/1.7 permite capturar buenas imágenes en prácticamente todas las situaciones, y el OIS es un añadido que se agradece en un teléfono de esta gama.

También sorprende la calidad de las imágenes capturadas con la cámara frontal de 12 megapíxeles, repletas de detalle y sin los suavizados excesivos que es habitual encontrar en los modelos de la misma categoría.

Experiencia general

Aplicaciones Android en un Moto G7 Plus

Si hay un aspecto por el que los Moto G se diferencian del resto de modelos prácticamente desde la llegada de la primera generación de esta familia, es por la buena experiencia global que ofrecen. El Moto G7 Plus quizá no sea el mejor en la mayoría de aspectos básicos; al fin y al cabo ni tiene el procesador más potente, ni la mayor batería, y su software no es muy diferente al de los móviles con Android One. Pero aún así es difícil encontrar pegas en apartados esenciales como el rendimiento o la autonomía, y de hecho llega a desmarcarse por añadidos como el sistema de carga rápida Turbo Charge, capaz de recargar por completo su batería de 3.000 mAh en algo menos de una hora.

Pero hay más. Pequeños detalles hacen que la experiencia de utilizar este terminal sea agradable y positiva. Desde un motor de vibración que ofrece una respuesta háptica muy superior a la de smartphones mucho más caros —el OnePlus 6T, sin ir más lejos–, hasta el sistema de audio estéreo que se aprovecha de la posición del altavoz frontal para emitir sonido por dos canales, con una buena calidad y un nivel de volumen sorprendentemente alto, pasando por el lector de huellas dactilares trasero, uno de los más rápidos que he tenido la suerte de usar desde que llevo analizando smartphones.

Lo peor del Moto G7 Plus

Software (otra vez)

Moto G7 Plus, pantalla y software

¿Cómo es posible que uno de los puntos a favor del Moto G7 Plus sea también un inconveniente? Fácil, la explicación está en los antecedentes de la compañía. No es ningún secreto a estas alturas que la estrategia de Motorola cambió por completo cuando pasó a formar parte de Lenovo en 2014, y la marca californiana se desvinculó de Google. Si al principio los Moto G se desmarcaban del resto por recibir actualizaciones mucho antes, ahora vemos cómo modelos como el Moto G6 Plus se actualizan a la última versión del sistema casi medio año después de su liberación por parte de Google, o cómo en pleno 2019 el Moto G4 Plus se actualiza… a Android Oreo.

De momento, el parche del Moto G7 Plus lleva ya dos meses de retraso.

En definitiva, de nada sirve que el Moto G7 Plus cuente con un fantástico software en el momento de su llegada al mercado, si al cabo de uno o dos años la versión del sistema va a permanecer anclada en el pasado mientras el resto de rivales –sobre todo aquellos basados en Android One– reciben las últimas novedades del sistema operativo, incluidos los parches de seguridad mensuales que solucionan las posibles vulnerabilidades que podrían aparecer. Y, de momento, el parche del Moto G7 Plus lleva dos meses de retraso –el último disponible es el de enero de 2019–.

Relación especificaciones-precio

Motorola Moto G7 Plus, parte trasera en color azul brillante

Más que una queja sobre el Moto G7 Plus, este apartado es una crítica hacia la gama media convencional a la que pertenece este modelo. En pleno 2019, cuando firmas como Xiaomi ofrecen el fantástico Mi 8 Lite a 249 euros, o el Redmi Note 7 desde 179, ambos con procesador Snapdragon 660, 6 GB de RAM y una batería que supera en hasta 1.000 mAh a la de móviles como este Moto G7 Plus, es difícil justificar el desembolso extra que supone comprar un dispositivo con un apartado técnico claramente inferior. Lo cual no quita que vaya a seguir recomendando tanto este modelo como otros como el Nokia 7.1, que también pude analizar, a todos aquellos que no estén dispuestos a convivir con MIUI, o simplemente prefieran los terminales de firmas “convencionales”, aunque eso suponga perder un apartado técnico algo más potente.

Y aunque no se eche en falta más potencia ni autonomía –esto último sobre todo gracias al sistema de carga rápida–, sí podríamos esperar un salto mayor a nivel técnico con respecto al Moto G6 Plus del año pasado con el que comparte precio, ya sea a través de un chip de mayor categoría, una batería de mayor capacidad o algo más de memoria RAM en la versión base para asegurar que el dispositivo continuará funcionando como lo hace hoy incluso pasados unos años.

Así son las cámaras del Moto G7 Plus

Moto G7 Plus, detalle en camaras

Una de las mejoras más importantes que llegan al Moto G7 Plus con respecto al anterior G6 Plus residen en el apartado fotográfico. En esta ocasión, encontramos un sistema liderado por un sensor principal de 16 megapíxes f/1.6, dotado de estabilizador óptico y que, según Motorola, se apoya en la inteligencia artificial para mejorar las capturas de manera automática, además de ofrecer un mejor resultado en situaciones en las que la luz no está de nuestra parte. Junto a él, aparece en escena una cámara secundaria de 5 megapíxeles, cuyo único objetivo es el de capturar información de profundidad y generar así el efecto de desenfoque del fondo al realizar imágenes con modo retrato.

Del frontal se ocupa una única cámara de 12 megapíxeles, que entre otras cosas permite capturar vídeo hasta resolución 4K a una tasa de 30 fps. También habilita la posibilidad de desbloquear el teléfono con el rostro, aunque dada la absurda velocidad del lector de huellas trasero, me temo que más de uno apostará por dejar esta opción desactivada.

Moto G7 Plus

La aplicación de cámara no es muy diferente a la que ya vimos y probamos en el Moto G7 Power. La apariencia es limpia, y el número de opciones y menús en la pantalla principal es lo suficientemente reducido como para no confundir ni abrumar a la hora de utilizar la cámara. No falta el modo HDR automático, ni tampoco las imágenes animadas automáticas compatibles con Google Fotos. Lens, el buscador visual de Google, también está incluido en la app de cámara, como también lo están las pegatinas en realidad aumentada respaldadas por la tecnología de la plataforma ARCore.

En cuanto a las utilidades de la propia cámara, se incluyen el modo retrato, la posibilidad de modificar el fondo de las imágenes gracias al modo “Recorte”, o el efecto “Color Directo” que permite destacar un único color de la imagen. También está presente la opción Cinemagrafía, que permite mantener en movimiento un único objeto de la imagen, así como filtros en tiempo real, y finalmente la posibilidad de grabar a cámara lenta, rápida o de emitir vídeo en YouTube en directo desde la app de cámara.

Como novedad propia del Moto G7 Plus, que no encontrábamos en el terminal con apellido Power, se encuentra la composición inteligente, capaz de implementar la regla de los tercios en nuestras fotografías de manera automática, y, en teoría, generar imágenes con el encuadre más adecuado.

Comportamiento de día, modo retrato y de noche

Imagen con ampliación, Moto G7 Plus

Tal y como adelantaba antes, el apartado fotográfico del Moto G7 Plus es uno de sus grandes puntos fuertes. Me alegra saber que los móviles baratos pueden ofrecer una grata experiencia fotográfica, que poco tiene que envidiar a la que otorgan móviles bastante más caros.

De día y cuando la iluminación está de nuestra parte, es posible capturar fotografías fantásticas con la cámara de 16 megapíxeles del teléfono, que destacan por su rango dinámico, nivel de detalle y viveza de los colores, pese a que Motorola, a diferencia de otras firmas, no apuesta por sobresaturar los tonos con el objetivo de generar imágenes más vistosas.

Lógicamente, no deja de ser un móvil de gama media y como tal, cuenta con algunos de los inconvenientes del resto de modelos de precio similar. Cuando la luz cae, el ruido se hace notar y en ocasiones el conocido “efecto acuarela” se deja ver en algunas fotografías –sobre todo en retratos–. La apertura f/1.7 del sensor principal, sin embargo, permite al dispositivo capturar más luz y no será hasta la noche cuando la cámara realmente comience a delatar sus carencias –la foto de la puerta en la galería inferior, por ejemplo, fue tomada alrededor de las 22:00 de la noche, y la única fuente de luz era una farola no demasiado potente–.

El modo retrato, como indicaba antes, está presente y se apoya del sensor secundario de 5 megapixeles destinado a capturar información de profundidad, Generalmente, los resultados son buenos, con una detección de bordes del sujeto en primer plano precisa, sea una persona, animal u objeto. Si bien el nivel de desenfoque se puede modificar en tiempo real al realizar las capturas, y casi siempre se ofrece un resultado natural, sí he echado en falta un efecto más progresivo, que vaya difuminando el fondo de la imagen dependiendo de la distancia con respecto a la cámara –aunque quizá esto sería mucho pedir para un móvil de este precio–.

Cámara frontal

La experiencia con la cámara frontal también es positiva, tanto en interior como en exterior. Tras utilizar dispositivos como el Samsung Galaxy S10+, se agradece ver que no todas las marcas decidan procesar en exceso las fotografías tomadas con el sensor para selfies y el nivel de detalle de las capturas.

De noche y en interiores con luz baja, el sensor de 8 megapíxeles hace lo que puede, y aunque no se comporta mal, el nivel de detalle que tanto destaca por el día comienza a brillar por su ausencia.

Grabación de vídeo

Sí es necesario darle un –pequeño– tirón de orejas al Moto G7 Plus a la hora de grabar vídeo. No por la calidad de imagen, que es simplemente correcta, sin ruido visible a simple vista ni pérdidas de detalle notables –sobre todo al grabar en 4K a 30 FPS–; ni tampoco por estabilización. La principal pega se encuentra en el audio capturado, que se antoja algo “metálico” pese a contar el terminal con tres altavoces distribuidos a lo largo de su cuerpo.

Moto G7 Plus: opinión y reflexiones finales de Andro4all

Moto G7 Plus

Flagship no es sinónimo de gama alta, y este es el ejemplo más claro. Con unos Moto Z que no terminan de cuajar en el mercado, y el Moto X desaparecido en combate, el Moto G7 Plus es indiscutiblemente el móvil de referencia del catálogo de la marca, y pese a que la evolución con respecto a la pasada generación no es enorme, sí encontramos cambios y motivos suficientes que nos animan a recomendar su compra, más aún sabiendo que el precio no ha variado.

Flagship no es sinónimo de gama alta, y este es el ejemplo más claro.

Por 299 euros, obtenemos un teléfono de gama media casi redondo, que roza el sobresaliente en los principales aspectos básicos y ofrece un buen resultado en apartados donde algunos rivales fallan como la fotografía y el software. Dado que el modelo europeo, a diferencia del destinado al mercado estadounidense, sí trae conectividad NFC, apenas existen razones para no elegir el Moto G7 Plus por encima de sus rivales de su mismo precio, y únicamente sus carencias a nivel de grabación de vídeo, o la mala fama de la firma a la hora de actualizar sus terminales en los últimos años, podrían llegar a ser motivos para dudar sobre si merece la pena apostar por él. Eso, o el hecho de saber que existen teléfonos igual o más de potentes a un precio similar, o incluso más bajo.

Precio y dónde comprar el Moto G7 Plus

Motorola Moto G7 Plus

Tras su presentación a principios de febrero, el Motorola Moto G7 Plus ya se puede comprar en los canales de venta habituales de la compañía como Amazon, a un precio de partida de 299 euros para su versión de 4 GB de RAM y 64 GB de almacenamiento.

Moto G7 Plus en Motorola
Moto G7 Plus, opinión y nota de Andro4all
¿Debería comprar el Moto G7 Plus?
A favor
  • Diseño
  • Experiencia general: hardware, software y autonomía van de la mano
  • Fotografía
  • Turbo Charge: probablemente, la carga más rápida en un móvil de su gama
  • Lector de huellas: extremadamente rápido y preciso/li>
En contra
  • Soporte y actualizaciones: Motorola se ha ganado mala fama –justificada– en los últimos años.
  • Prestaciones-precio: es posible encontrar modelos más potentes por el mismo precio, o menos
  • Grabación de vídeo
Conclusiones La receta clásica funciona un año más. Esta nueva generación de la serie Moto G trae consigo un diseño más estilizado, con mejoras en los apartados técnico y multimedia, y la siempre positiva experiencia con el software limpio de la marca. Se me ocurren pocas razones para no apostar por el Moto G7 Plus por encima de cualquier otro modelo de la competencia, más aún sabiendo que el precio se mantiene fijo en los 299 euros.
Puntuación

8.2Motorola Moto G7 Plus

Pues sí. Un móvil de 299 euros puede ser el buque insignia de una marca.

¡Únete a nuestro canal de Telegram con lo más destacado del día y las mejores ofertas Android!

Únete a nuestro canal de Telegram
Archivado en Análisis de móviles, Motorola Moto G7 Plus, Opinión, Smartphones Android
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios

¿Te ha gustado? ¡No te pierdas nada más!

follow us in feedly

Nuestros blogs de tecnología y videojuegos