OnePlus 7 Pro, análisis: seduce por su pantalla, enamora por todo lo demás

COMPARTIR 0 TWITTEAR

OnePlus 7 Pro, imagen de la parte trasera

El OnePlus 7 Pro presentado hoy mismo es un móvil que podría no haber existido, y a nadie le hubiera extrañado. Viendo el recorrido de la marca en los últimos años, no es descabellado pensar que su filosofía de terminales flagship killer pudiera haber sido estirada con éxito un par de años más, a través de nuevos modelos capaces de ofrecer una fantástica experiencia en lo relativo a hardware + software, pero recortando en aquellos aspectos en los que solo los móviles “ultra premium” destacan.

Pero no ha sido así. En lugar de seguir el camino más obvio, OnePlus ha decidido complicarse la vida para sorprendernos con el móvil más ambicioso de toda su historia. Y –perdón por el spoiler— pocas veces un movimiento tan sorprendente llevado a cabo por una compañía me había alegrado tanto.

Todas las decisiones tomadas por OnePlus a lo largo de sus cinco años de historia, tanto las buenas como las malas, han servido como base para crear este nuevo OnePlus 7 Pro. Un móvil que, a diferencia de sus antecesores, no solo viene con la actitud, sino también con las aptitudes para llegar a ser uno de los grandes protagonistas del juego por el trono de la telefonía móvil en 2019.

Índice de contenidos:

OnePlus 7 Pro: ficha técnica de características y especificaciones

OnePlus 7 Pro
Especificaciones
Dimensiones162,6 x 75,9 x 8,8 milímetros / 206 gramos de peso
PantallaFluid AMOLED de 6,67 pulgadas a 60-90 Hz / Soporte sRGB y DCI-P3
Resolución y densidadQuad HD+ (3.120 x 1.440 píxeles) / 19,5:9 / 516 ppi
ProcesadorQualcomm Snapdragon 855
Qualcomm AI Engine
GPU Adreno 640
Modem X50 (Solo en OnePlus 7 Pro 5G)
RAM6/8/12 GB LPDDR4x
Almacenamiento128/256 GB UFS 3.0 2-LANE
Sistema operativoAndroid 9 Pie bajo OxygenOS 9.5
CámarasTrasera triple: Sony IMX586 de 48 MP (1,6 µm) f/1.65 con OIS + EIS + “Tele” de 8 megapíxeles (1 µm) f/2.4 con OIS + “Ultra Wide” de 16 MP f/2.2 (117º) / Flash LED Dual, PDAF+LAF+CAF / Zoom óptico 3x
Frontal: Sony IMX471 de 16 MP (1 µm) f/2.0 con enfoque fijo y EIS.
VídeoCámara trasera: Hasta 4K a 30-60 fps. Super Slow Motion 1080p a 240 fps o 720p a 480 fps / Time Lapse y editor de vídeo incluido
Cámara frontal: hasta 1080p a 30 fps / Time Lapse
Batería4.000 mAh con carga rápida Warp Charge 30 (30 W) 5V/6A
OtrosAudio Dolby Atmos, Alert Slider, altavoce estéreo duales con cancelación de ruido, motor de vibración X-axis Haptic, lector de huellas dactilares óptico en pantalla, USB 3.1 Tipo C, Dual Nano-SIM
ConectividadWi-Fi 2×2 MIMO, Wi-Fi 802.11 a/b/g/n/ac, 2,4-5GHz
Bluetooth 5.0 con soporte aptX y aptxHD, LDAC y AAC
NFC
GPS (L1+L5 Dual Band), GLONASS, BeiDou, SBAS, Galileo, A-GPS
ColoresNegro (Mirror Gray), Dorado (Almond), Azul (Nebula Blue)
Fecha de salidaMayo de 2019
Precio de salidaDesde 709 euros

Lo mejor del OnePlus 7 Pro

Pantalla

OnePlus 7 Pro, pantalla encendida con lector de huellas

Después de tanto tiempo probando terminales, son pocas las ocasiones en las que un aspecto tan básico como la pantalla te hace fruncir el ceño y quedar algo perplejo. Esta es una de ellas. Lo primero que se me vino a la mente al arrancar el teléfono fue, “¿de verdad es esto un OnePlus? Pues la pantalla de este teléfono no se parece en absolutamente nada a la del resto de modelos lanzados por la compañía hasta el día de hoy.

Con una diagonal de 6,67 pulgadas y unos márgenes que brillan por su ausencia –y no, tampoco hay “notch”–, la pantalla del OnePlus 7 Pro es la más grande vista hasta ahora en un móvil de la marca. Pero también es la mejor, y eso salta a la vista en los primeros segundos de uso con el terminal.

La pantalla del OnePlus 7 Pro es la más grande vista hasta ahora en un móvil de la marca. Pero también es la mejor.

Para lograrlo, OnePlus dota al panel de la llamada tecnología Fluid AMOLED y una resolución Quad HD+, siendo así un pionero en el catálogo de la marca por ser el único que ha superado la barrera de los 1.080 puntos. Su aspecto más llamativo en lo relativo al panel, no obstante, es su capacidad de refrescar el contenido a 90 Hz en lugar de a 60 como la mayoría de móviles actuales. ¿El resultado? Simple: wow.

Pantalla del OnePlus 7 PRo

El OnePlus 7 Pro es el primer modelo de una firma “reconocida” en llegar al mercado con una pantalla cuya tasa de refresco de 90 Hz, y no puedo hacer otra cosa que no sea celebrar y alabar esta decisión, que pese a ser arriesgada –al fin y al cabo, montar un panel de este tipo supone un coste extra, además de conllevar ciertos inconvenientes que como un mayor consumo energético–, dota al dispositivo de una personalidad única y logra que sea capaz de desmarcarse del resto de modelos que forman la cabecera del segmento telefónico actual.

En cuanto a la experiencia de uso, utilizar la pantalla de este OnePlus 7 Pro, sea cual sea la situación, es una auténtica delicia. La sensación de fluidez que otorgan los 90 Hz es incomparable –la diferencia, eso sí, no es tan notable como lo sería pasar de 60 a 120 Hz–, y el salto en cuanto a resolución es el broche de oro a una de las mejores experiencias visuales que he tenido la suerte de probar a lo largo de este año que ya llega a su ecuador. Eso sí, sabiendo que estas mejoras resultarían en un consumo de batería elevado, OnePlus ofrece en los ajustes del terminal la posibilidad de reducir tanto la tasa de refresco, como la resolución del panel a Full HD+ a través de software. No obstante, mi recomendación personal es olvidarse por completo de estas opciones y disfrutar del gigantesco y excelente panel con el que OnePlus OnePlus nos deleita en su mejor teléfono hasta la fecha. Merece la pena.

No hay quejas tampoco en lo que se refiere a los aspectos básicos del panel: la nitidez, el contraste y los ángulos de visión son óptimos, y tan solo el nivel de brillo máximo queda superado por modelos como el Samsung Galaxy S10+, si bien la diferencia no es abismal.

OnePlus 7 Pro

Ahora bien, por mucho que los expertos de Display Mate hayan otorgado la mejor valoración jamás dada a la pantalla de un smartphone a este 7 Pro, sí que hay que tener en cuenta ciertos aspectos no tan positivos. El primero, y más llamativo, es la pronunciada curvatura a ambos lados del vidrio Gorilla Glass 6. Como en los últimos modelos de Samsung y Huawei, la curva ayuda a dar al dispositivo un aspecto más moderno y estilizado, pero debido a la propia naturaleza de este material, la curvatura causa ciertas alteraciones en el color dependiendo del ángulo desde el que se mire. A pesar de ello, he de mencionar que durante mi tiempo de uso con el teléfono no he sufrido ningún tipo de “toque fantasma” debido a las curvas, un inconveniente del que sí pecaba el Galaxy S10+ en mayor medida. Eso sí, en defensa del modelo surcoreano he de decir que, a diferencia del 7 Pro, donde la curva es un mero elemento estético, en el S10 sí es posible sacarle partido a través de las herramientas edge.

La curvatura del panel causa ciertas alteraciones en el color dependiendo del ángulo desde el que se mire.

Tampoco se puede dejar pasar el hecho de que estamos ante un terminal grande. Muy grande. Sus casi 6,7 pulgadas de diagonal obligan al chasis del teléfono a crecer hasta superar los 16 centímetros de altura y casi llegar a los 7,6 centímetros de anchura, con un peso de 206 gramos debido al uso de materiales pesados como el vidrio y el aluminio. Esto, sumado a los reducidos márgenes que rodean la pantalla, especialmente el inferior, causan que utilizar el teléfono con una mano no sea tarea fácil, pese a que la curvatura del suave vidrio trasero sea de cierta ayuda en términos de ergonomía.

Por supuesto, un panel de tal calibre requiere de funciones a la altura, y por suerte la del 7 Pro llega cargada de ellas. Para exprimir al máximo esta pantalla, OnePlus introduce soporte para los espectros de color DCI-P3 y sRGB, además de dar la oportunidad de modificar el balance de blancos a gusto del usuario. También se introduce un modo noche “2.0” –en el que, sinceramente, no encuentro diferencias con respecto a los incluidos por otros fabricantes–, además de un modo de mejora de vídeo que adapta los colores de la pantalla y sube el nivel de brillo al máximo al abrir aquellas apps que normalmente se utilizan para consumir contenido de este tipo –como YouTube, Netflix, Prime Vídeo u otras plataformas de streaming–, así como compatibilidad con el estándar HDR10+.

Experiencia y rendimiento

Software del OnePlus 7 Pro

Viendo el buen resultado que parece estar dando la plataforma Qualcomm Snapdragon 855, no debería sorprender que este chip, sumado a la elevada cantidad de memoria RAM que monta el 7 Pro –nuestra unidad de pruebas en concreto es la versión con 12 GB de RAM y 256 GB de almacenamiento– y a una novedosa tecnología de almacenamiento UFS 3.0 ofrezcan una experiencia sobresaliente en todos los sentidos.

No hay absolutamente nada que se le resista al nuevo terminal de la firma de Shenzhen, y un año más la última entrega en llegar a su catálogo es digna del título de móvil más rápido que hayamos probado jamás. A eso ayuda también, y mucho, el software basado en OxygenOS, que en su versión 9.5 alcanza un punto de madurez nunca antes visto en un móvil de la compañía.

Con su Snapdragon 855 y una ingente cantidad de RAM, no hay absolutamente nada que se le resiste al nuevo terminal de la firma de Shenzhen.

Las animaciones del sistema, el sistema de navegación gestual propio de OnePlus –deshabilitado por defecto–, la coherencia que existe entre los diferentes elementos de la interfaz o el reducido tiempo de respuesta de la pantalla –o la latencia, como prefieras llamarlo–, entre otras muchas cosas, denotan que OnePlus ha cuidado con mimo el software que corre por los circuitos de su nuevo teléfono, y que el trabajo en este aspecto va más allá de haber dotado al teléfono de las prestaciones más punteras del mercado.

OnePlus 7 Pro, pantalla encendida

Un año más, la capa de personalización de la compañía, basada en Android 9 Pie, integra solo los añadidos necesarios para complementar la experiencia de Android puro sin llegar a ensuciar el software. No hay rastro de bloatware, y pese a que OnePlus incluye algunas de sus propias aplicaciones, no habrá problema en desinstalarlas y utilizar las apps de Google o cualquier otra alternativa de terceros. Además, tranquiliza saber que OnePlus se compromete a mantener el dispositivo actualizado a la última versión del sistema durante un mínimo de tres años, sobre si tenemos en mente las piedras en el camino que la firma se ha encontrado en el pasado en lo referente al soporte.

No falla tampoco en lo que a autonomía se refiere, y sin llegar a ser su punto más fuerte ni superar en este aspecto a otros rivales, la batería de 4.000 mAh de capacidad ofrece el resultado esperado de un móvil de esta categoría –aunque el resultado dependerá, y mucho, de la configuración de pantalla que se utilice–, con jornadas en las que podemos llegar, sin demasiados problemas, a alcanzar las 5, 6 o hasta 7 horas de pantalla encendida. Y cuando haya que pasar por el cargador, nos encontraremos con la tecnología de carga rápida Warp Charge 30 hasta el momento usada únicamente en el OnePlus 6T McLaren Edition, con una potencia de 30W que permite cargar el teléfono de 0 hasta 100 en un lapso de tiempo cercano a una hora.

Todo lo demás

Color azul del OnePlus 7 Pro, parte trasera

Otro de los aspectos que más sorprende del OnePlus 7 Pro, es la capacidad de la compañía de haber encontrado soluciones a todos –o casi todos– los inconvenientes de los que la comunidad de usuarios se llevaba quejando varias generaciones. Tanto es así, que durante este tiempo de uso me ha costado, y mucho, encontrar defectos dignos de mención al no estar presentes los típicos inconvenientes que los modelos de la llevaban arrastrando.

¿Que el audio de los anteriores modelos era malo? El 7 Pro monta un sistema de altavoces estéreo afinado por Dolby, que ahora sí está a la altura del del resto de terminales de primera línea, tanto a nivel de volumen como de calidad de sonido.

¿Que el motor de vibración del 6T era poco potente? La tecnología X-Axis Haptic Motor no solo se encarga de solucionar el problema, sino que dota al dispositivo de uno de los motores de vibración más firmes, precisos y con la respuesta más rápida que hayamos probado en un móvil Android. Junto a los Pixel 3 y los últimos modelos de LG, el OnePlus 7 Pro es uno de los modelos que más cerca están de llegar al nivel de los últimos iPhone y su Taptic Engine –si bien los modelos de Apple siguen siendo los reyes en este sentido–.

Camara trasera del OnePlus 7 Pro

¿Que no hay LED de notificaciones? La pantalla curva llega al rescate a través de un agradable destello de color que aparece en ambos laterales para avisar sobre nuevas notificaciones recibidas, visibles incluso aunque el teléfono esté boca abajo –aunque eso sí, como el año pasado sigo echando en falta un modo de pantalla “siempre encendida” que sustituya al Ambient Display–. Desafortunadamente, por el momento esta opción no es personalizable.

¿Que el lector de huellas en pantalla no llegaba a convencer en el 6T? Un sensor más grande y una nueva estructura de triple lente se encarga de hacer que el proceso de identificación de huella y desbloqueo del terminal sea notablemente más rápido y preciso. Sigue sin ser tan rápido como un sensor capacitivo, pero la tasa de fallo se ha reducido significativamente.

No parece haber un solo apartado que OnePlus haya pasado por alto a la hora de diseñar este 7 Pro.

Y así con todo. No parece haber un solo apartado que OnePlus haya pasado por alto a la hora de diseñar este 7 Pro, claro que esa era prácticamente una obligación si su idea es la de rivalizar con los modelos de referencia de un mercado tan saturado y con una jerarquía tan definida como lo es el de la telefonía, más concretamente el de la gama alta.

Es cierto que la carga inalámbrica no está presente tampoco en esta edición, o que el terminal no cuenta con ningún tipo de certificación que avale su resistencia al aguapese a que OnePlus nos diga lo contrario–. Pero, sinceramente, me mentiría a mí mismo, y a vosotros, si dijera que detalles como estos son suficientes para echar por tierra todo lo bueno que OnePlus ha conseguido hacer con este modelo, que recordemos, es su primer asalto al segmento más premium de la telefonía móvil.

Lo no tan bueno del OnePlus 7 Pro

Fotografía

Pantalla del OnePlus 7 Pro encendida

OnePlus pretende vendernos su creación más ambiciosa hasta la fecha a un precio que parte –en España– desde los 719 euros y va hasta los 829. Eso, por tanto, coloca al terminal en el segmento “Ultra Premium” –como la propia firma lo denomina–, y recibe así la ardua tarea de rivalizar con modelos como los Samsung Galaxy S10, Pixel 3, Huawei P30 Pro y demás pesos pesados. Y si hay un aspecto por el que estos modelos se diferencian de todos los demás móviles de altas prestaciones –algunos más que otros–, es por su apartado fotográfico. En el OnePlus 7 Pro, la diferencia no es tan evidente.

Eso, sin embargo, no significa que la cámara del OnePlus 7 Pro sea mala. No lo es. De hecho, quienes ya estéis familiarizados con el tipo de análisis de terminales que solemos realizar en Andro4all, habréis visto que, por primera vez, no hemos separado esta review en los apartados “Lo mejor” y “Lo peor”, sino en “Lo mejor” y lo “No tan bueno”.

App de camara del OnePlus 7 Pro

Esta variación se debe a que, si bien el apartado del nuevo terminal de OnePlus está lejos de llegar al nivel del de sus rivales más directos en cuanto a precio, las mejoras llevadas a cabo en este aspecto con respecto a los 6 y 6T son significativas, y es de agradecer que OnePlus siga sumando puntos en un apartado que, si bien para algunos no es tan importante, es evidente que se ha convertido en la vara de medir a la hora de determinar si un terminal merece situarse en lo más alto del sector telefónico, o en cambio pasa a una categoría inferior pese al resto de sus virtudes.

Para dejarlo más claro, veámoslo de otra manera: si en un momento determinado necesito hacer una foto rápida y llevo en el bolsillo el OnePlus 7 Pro junto al Pixel 3, no me lo pensaré dos veces a la hora de sacar el teléfono de Google. No obstante, lo más probable es que esa situación no llegue a darse, pues la cámara del OnePlus 7 Pro, a diferencia de la de la anterior generación, es lo suficientemente buena y versátil, y no echaré de menos la de ningún otro terminal salvo en ocasiones muy concretas. Me extenderé más sobre este aspecto en su apartado correspondiente.

Así son las cámaras del OnePlus 7 Pro

OnePlus 7 Pro, selfies

2019 parece ser el año en el que la versatilidad fotográfica de los terminales prima sobre el resto de apartados. Hemos visto terminales que montan impresionantes ópticas con mecanismos similares al de un periscopio para ofrecer zoom híbrido de hasta 50 aumentos, sensores que se basan en la velocidad de la luz para medir la distancia de la cámara con respecto a los objetos que aparecen en la imagen, e incluso móviles con 5 cámaras a la espalda que se han convertido en la pesadilla de los tripofóbicos.

Para poder competir con ellos, OnePlus tenía un doble trabajo por delante: el primero, seguir mejorando la calidad de imagen que ofrecen sus teléfonos, y por otro, añadir funciones extra de modo que la cámara del 7 Pro alcanzase un nivel de versatilidad suficiente como para no desentonar entre el resto de modelos de esta generación.

La solución de la firma china ante este desafío ha sido tomar un camino similar al de otras compañías fabricantes. El 7 Pro monta un triple sensor trasero, encabezado por una cámara Sony de 48 megapíxeles de resolución, con apertura f/1.65 y que se apoya en el concepto Pixel Binning que explicamos con más detalle en su momento para generar imágenes con una resolución de 12 megapíxeles, ahorrando así espacio de almacenamiento dado que los archivos finales son más pequeños, pero introduciendo más información en cada captura. Este sensor, además, cuenta con estabilizador óptico y electrónico.

OnePlus 7 Pro, imagen destacada

Justo a su lado se encuentra una de las principales novedades de este año: un sensor “Tele” de 8 megapíxeles y focal 2.4, capaz de realizar zoom óptico de 3 aumentos –equivalente a 78 milímetros–. Esta cámara también está estabilizada de manera óptica, y es la utilizada a la hora de capturar imágenes con modo retrato, lo cual nos obligará a alejarnos algo más de lo normal del sujeto debido al zoom que realiza la cámara al realizar las capturas.

En tercer y último lugar, aparece en escena otra cámara, de 16 megapíxeles y que se desmarca del resto por ofrecer una perspectiva única. Se trata de un sensor Ultra Wide capaz de capturar un ángulo de visión de 117º y una focal 2.2 –muy similar al sensor Super Ultra Wide de los Samsung Galaxy S10 y S10+–.

Viendo el repertorio de sensores que monta el 7 Pro a su espalda, parece evidente que OnePlus ha apostado por ofrecer una lente para cada situación. No obstante, de nada sirve integrar multitud de sensores si no disfrutamos de un procesado a la altura de las expectativas, y para cubrir este aspecto la firma ha desarrollado nuevos algoritmos que forman parte de lo que OnePlus denomina “UltraShot”.

OnePlus asegura que el mecanismo de la cámara frontal ha sido comprobado para asegurar su durabilidad en más de 300.000 ocasiones.

A la hora de los selfies, vamos a encontrarnos con una cámara que aparece y desaparece a través de un sistema mecánico motorizado ubicado en la parte superior izquierda del teléfono, que nos avisa cada vez que lleva a cabo su función a través de un sonido agradable y futurista, y una animación luminosa que aparece en la parte superior de la pantalla. El mecanismo, según OnePlus, ha sido comprobado en más de 300.000 ocasiones para certificar su durabilidad, lo cual equivale a un uso cercano a 150 veces al día durante cinco años. Además, se incluye un sistema que se apoya de las lecturas llevadas a cabo por el acelerómetro y el giroscopio para esconder la cámara cuando el dispositivo detecta que se encuentra en plena caída. Habrá que tener cierto cuidado, eso sí, con las partículas que pudieran introducirse en el interior de la pestaña cuando la cámara se encuentra desplegada.

En cuanto al sensor que esconde esta pestaña, se trata de un Sony IMX471 de 16 megapíxeles de resolución, con focal 2.0 y estabilizador electrónico.

Comportamiento de día, modo retrato y de noche

Utilizar la cámara del OnePlus 7 Pro en situaciones en las que la luz está de nuestro lado se traducirá, generalmente, en imágenes agradables, con colores vivos pero fieles a la realidad, y niveles de exposición y contraste correctos –utilizando, claro está, el modo automático, que al fin y al cabo es la manera en que la gran mayoría de los usuarios usarán la cámara–. Es al ampliar las imágenes y fijarnos en los detalles cuando vemos la parte menos buena de este apartado fotográfico.

Como en generaciones pasadas, el procesado de OnePlus tiende a intentar reducir el ruido suavizando la imagen, y si bien esta solución cumple su finalidad, también es la causa de cierta falta de nitidez y detalle en la mayor parte de las capturas que realizaremos con el teléfono.

Fotografia con el OnePlus 7 Pro

El modo HDR entra en juego de manera automática, ajustando el rango dinámico de las capturas para generar imágenes más ricas en lo que a interpretación de color y contraste. No parece, eso sí, existir la opción de habilitar o deshabilitar las opciones que forman parte del modo UltraShot, por lo que entendemos que son inherentes del algoritmo de procesado del software de la cámara.

La principal baza de este sistema fotográfico es, no obstante, la suma de los dos sensores extra que aportan nuevos enfoques –nunca mejor dicho– a la experiencia con la cámara. El zoom 3x es con diferencia el más divertido de usar, y sin duda al que más partido he sacado durante estos días pese a que su inferior resolución con respecto al sensor principal se ve repercutido en la calidad final de la imagen.

El modo retrato no muestra muchas diferencias en cuanto a opciones con respecto a la pasada generación –no hay opción de modificar el nivel de desenfoque, ni de editar el punto de enfoque tras realizar la imagen–, aunque el uso del tele para capturar este tipo de imágenes nos obligará a alejarnos algo más de lo normal del sujeto a la hora de encuadrar la imagen. Los resultados son buenos, tanto a nivel de recorte como en cuanto a la naturalidad del desenfoque. Lo que sí hemos encontrado son algunos problemas de enfoque, sobre todo cuando lo que se pretende es aplicar el efecto de fondo desenfocado a un objeto.

OnePlus 7 Pro, parte trasera

Finalmente, el sensor Ultra Wide, como en el resto de móviles que ya han apostado por esta solución, aporta una nueva perspectiva a la experiencia fotográfica. Probablemente no será la cámara que más se utilice a lo largo de una jornada de fotografía, pero nunca está de más tener a mano un sensor de este tipo para cuando sea necesario –véase, fotos de paisajes o de grupos de varias personas en lugares donde no hay demasiado espacio para alejarse–. Y en esos momentos, la cámara de 16 megapíxeles cumple su función sin ningún tipo de problema, y gracias a la opción “Corrección de objetivo Gran Angular” incluida en los ajustes de la cámara, será posible evitar en cierta medida uno de los principales inconvenientes al usar este tipo de cámaras como lo es la distorsión generada en los extremos de la imagen.

Cámara trasera, fotos de día

Ejemplo captura ampliada

De noche y en interiores con poca luz, el OnePlus 7 Pro se defiende lo suficientemente bien a la hora de capturar la poca luz que haya disponible y generar imágenes vistosas, si bien nos encontraremos con un viejo enemigo de OnePlus como lo es el ya famoso “efecto acuarela”. De nuevo, mucho me temo que este inconveniente se debe a la intención de la compañía de intentar suavizar la imagen en exceso para intentar así reducir el ruido por todos los medios.

También tenemos disponible un Modo Noche, que como el utilizado por firmas como Google o Huawei –salvando las distancias–, realiza capturas de larga exposición para capturar luz de manera sostenida y generar así imágenes más luminosas y con menos ruido. Por lo general los resultados son positivos, aunque el tiempo necesario para realizar la captura resulta algo excesivo, cosa que no sucedía en el anterior OnePlus 6T. No obstante, es muy probable que esto se deba a que el dispositivo que hemos probado no cuente aún con la versión de OxygenOS definitiva con la que llegará al mercado, y que presumiblemente solucionará problemas como este.

Cámara trasera, fotos de noche

Cámara delantera

El sensor que da vida a la cámara frontal mantiene resolución y tamaño con respecto al de los OnePlus 6 y 6T, que ya nos ofrecía un resultado satisfactorio. Los cambios en este sentido no son demasiado notables, salvo porque esta nueva cámara es capaz de capturar más detalle que el año pasado, me temo que gracias a un enfoque mejorado.

También es buena la interpretación en cuanto a color de piel, y la naturalidad del desenfoque al utilizar el modo retrato es equiparable a la de la cámara trasera. De noche, eso sí, el enfoque sufre algo más y de nuevo entra en juego el suavizado del que ya pecaba la cámara frontal en esta misma situación.

Grabación de vídeo

Los vídeos grabados con el OnePlus 7 Pro nos dejan un buen sabor de boca en todos los sentidos, tanto por calidad de vídeo como por estabilización. Hay que tener en cuenta, eso sí, que el estabilizador óptico de imagen funcionará solo hasta resolución 4K a 30 FPS, mientras que al aumentar la tasa de cuadros por segundo la cámara se apoya en el estabilizador electrónico. En lo referente al audio capturado a través del micrófono, sí que notamos cierto efecto “metálico”, que se manifiesta sobre todo al capturar voces o sonidos agudos.

OnePlus 7 Pro: opinión y reflexiones finales de Andro4all

OnePlus 7 Pro, diseño

Llevaba tiempo esperando el día en que OnePlus se atreviese a lanzar un móvil sin los compromisos de siempre, y que no llegase acompañado de justificaciones ni excusas por culpa de un precio –cada vez menos– reducido que obligase a la marca a recortar en ciertos aspectos.

Sí, puede que el OnePlus 7 Pro haya echado por tierra el concepto de flagship killer –del que la firma, por otro lado, ya se había desligado desde hace tiempo–, y puede que así se haya convertido justo en lo que la OnePlus original aspiraba a derrocar, pero a cambio de eso nos encontramos con uno de los mejores teléfonos de este año 2019. Y bajo mi punto de vista –y sobre todo, teniendo en cuenta que aún existe un OnePlus 7 para quienes buscan un móvil casi igual de capaz a un precio más competitivo–, no hay absolutamente nada de malo en que la compañía se haya atrevido a arriesgar y experimentar con su primer asalto a un segmento que llevaba tiempo sin dar la bienvenida a un nuevo jugador. Más bien todo lo contrario.

Comprar el OnePlus 7 Pro significa comprar un teléfono diseñado con mimo, con el apartado técnico más puntero de todo el sector de la telefonía, una fotografía versátil y de buena calidad, una de las mejores pantallas jamás vistas en un móvil, el mismo software rápido, limpio y personalizable de siempre, y una lista interminable de pequeños detalles que se encargan de completar la agradable experiencia que ofrece el dispositivo en el día a día. Todo ello tiene un precio, claro, aunque viendo que los principales fabricantes no están dudando en dar continuidad a la escalada de precios más allá de la barrera de los 1.000 euros, y sabiendo todo lo que ofrece la última creación de la marca china, los 719 de este OnePlus 7 Pro resultan mucho más atractivos.

Precio y dónde comprar el OnePlus 7 Pro

OnePlus 7 Pro, parte trasera en color azul

OnePlus no hará esperar demasiado a todos aquellos que deseen hacerse con su nueva creación. Las reservas del terminal comienzan hoy a través de la página web oficial de la compañía, y se podrá comprar a partir de la próxima semana. En cuanto al precio, el OnePlus 7 Pro parte desde 709 euros en España, y desde 699 euros en otros países del mercado Europeo. De ahí asciende hasta los 759 euros que cuesta la variante con 8 GB de RAM y 256 GB de almacenamiento, y por último hasta los 829 euros del modelo más puntero, y protagonista de este análisis. Aunque también puedes conseguirlo en MediaMarkt.

OnePlus 7 Pro, opinión y nota de Andro4all
¿Deberías comprar el OnePlus 7 Pro?
A favor
  • Su pantalla: los 90 Hz marcan la diferencia
  • Rendimiento: el móvil más prestacionalmente avanzado que existe en el mercado
  • Software: OxygenOS complementa a la perfección la experiencia con Android “stock”
  • Fotografía (Parte I): la versatilidad que ofrecen los tres sensores es indiscutible
  • Prácticamente todo lo demás
En contra
  • Fotografía (Parte II): sigue sin estar al nivel de los mejores móviles del mercado en cuanto a calidad
  • No hay resistencia al agua ni carga inalámbrica
Conclusiones 4 años tanteando el terreno de la gama alta asequible han servido a OnePlus para llegar a este punto de madurez y sacarse de la manga su primer teléfono “Ultra Premium”. Lejos queda el “flagship killer” original y su precio de 269 euros. Ahora, la marca arriesga creando su terminal más ambicioso hasta la fecha, y el resultado roza la excelencia.
Puntuación

9.5OnePlus 7 Pro

Y por fin, la excelencia.

¡Únete a nuestro canal de Telegram con lo más destacado del día y las mejores ofertas Android!

Únete a nuestro canal de Telegram
Archivado en Análisis de móviles, OnePlus 7 Pro, Opinión, Smartphones Android
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios

¿Te ha gustado? ¡No te pierdas nada más!

follow us in feedly

Nuestros blogs