Samsung Galaxy Buds, análisis: gran autonomía y buen sonido para acercarnos aún más a un futuro sin cables

COMPARTIR 0 TWITTEAR

Samsung Galaxy Buds, primer plano

Los AirPods de Apple se llevaron todas las miradas tras su lanzamiento en 2016, pero lo cierto es que los de Cupertino no fueron los únicos en adentrarse en el segmento de los auriculares completamente inalámbricos. Solo unos meses más tarde, junto a la serie Galaxy S8, Samsung introdujo su primera pareja de auriculares inalámbricos, los Gear IconX.

Pasaron los años, y tras una segunda generación de los IconX, llegamos a 2019. A principios de año, la compañía anunciaba la primera generación de auriculares inalámbricos bajo el abrigo de la familia Galaxy, los Samsung Galaxy Buds. Cómo no, afinados por AKG y con el punto de mira puesto en los auriculares inalámbricos de los de Cupertino.

En Andro4all ya hemos podido probar a fondo este accesorio de la marca surcoreana, que promete subsanar los puntos débiles de los anteriores modelos, a la vez que se suman nuevas funciones interesantes como la carga inalámbrica o un sistema de emparejamiento más veloz. Este es nuestro análisis de los Samsung Galaxy Buds.

Índice de contenidos:

Ficha técnica de los Samsung Galaxy Buds

Samsung Galaxy Buds
Especificaciones
Dimensiones de cada auricular19,2 x 17,5 x 22,5 mm / 6 gramos de peso
Dimensiones del estuche de carga26,5 x 70 x 38,8 mm / 40 gramos de peso
Resistencia al aguaIPX2 (resistencia a salpicaduras)
Batería de cada auricular58 mAh
Batería del estuche de carga252 mAh
Carga inalámbrica
ConectividadBluetooth v5.0 (LE hasta 2 Mbps), USB Tipo C
AudioDoble micrófono, códec AAC
SensoresAcelerómetro, Sensor Hall, Sensor de proximidad

Lo mejor de los Samsung Galaxy Buds

Diseño y construcción

Samsung Galaxy Buds en primer plano y color blanco

A diferencia de marcas como Xiaomi o Huawei, Samsung ha decidido no segur los pasos de Apple en términos de diseño con respecto a sus auriculares inalámbricos, y en su lugar, desmarcarse con un lenguaje de diseño propio, que hace que nada más ver estos auriculares sepamos que estamos ante un modelo de la surcoreana.

El parecido con los anteriores Gear IconX 2018 es claro: en ambos casos encontramos un cuerpo construido en plástico, con forma semi triangular y cuya parte trasera está ocupada casi al completo por el panel táctil que servirá para controlar la reproducción de música y realizar diversas acciones una vez los auriculares se hayan emparejado al móvil.

Cada uno de los dos auriculares tiene un peso de tan solo 6 gramos, algo por encima de los 4 gramos de los AirPods, pero aún así lo suficientemente ligeros como para olvidarse por completo de que los llevas puestos. El ajuste es cómodo, y en la caja se incluyen tanto almohadillas de tres tamaños diferentes, como “asas” –los pequeños arcos que se ajustan al antehélix de la oreja— para poder elegir la combinación que mejor se adapta a nuestras orejas.

Es difícil que los Galaxy Buds se caigan o den la sensación de soltarse de la oreja.

A diferencia de otros modelos de la competencia, es difícil que los Galaxy Buds se caigan o den la sensación de soltarse de la oreja incluso al realizar deporte con ellos, y aún así, en ningún momento llegan a ser molestos, ni siquiera tras largos períodos de uso.

También es buena la construcción del estuche de carga de los Galaxy Buds. Como el de la mayoría de auriculares –a excepción del de los Google Pixel Buds o modelos más premium como los Beoplay E8 2.0 de Bang & Olufsen— está fabricado en plástico, lo cual ayuda a que su peso sea de solo 40 gramos. Su reducido tamaño también hace que nos olvidemos por completo de que los llevamos en el bolsillo. Y pese a todo, no falta la carga inalámbrica, ni tampoco el USB Tipo C.

Samsung Galaxy Buds, estuche de carga con USB Tipo C

Otro punto a favor en este apartado, es el hecho de que tanto el mecanismo de cierre del estuche, como el encargado de mantener los auriculares en su posición de carga correcta se basa en imanes, de modo que es mucho más sencillo colocar cada auricular en su lugar a la primera, como abrir y cerrar el estuche con una sola mano cuando no es posible hacerlo con dos.

Cómo único aspecto negativo en lo relativo al diseño de los auriculares, conviene destacar que tan solo cuentan con protección IPX2 ante agua, de modo que, técnicamente, solo serán capaces de resistir salpicaduras. Si bien esto no debería suponer demasiados problemas, ya hemos visto cómo otros auriculares carentes de resistencia al agua sufren de problemas de corrosión debidos al sudor al utilizarlos para hacer deporte. Esperemos que el modelo de Samsung no se vea afectado por este inconveniente, pero me temo que será necesario pasar más tiempo con ellos para salir de dudas.

Reducción de ruido y aislamiento

Samsung Galaxy Buds blancos

Gracias al diseño elegido por Samsung para dar forma a sus auriculares, el aislamiento es otro de los puntos fuertes de los Galaxy Buds. Usando las almohadillas adecuadas para evitar que el sonido se cuele, estos pequeños auriculares hacen un fantástico trabajo a la hora de cancelar el ruido ambiente y permitirnos disfrutar de nuestra música favorita sin ser molestados.

La superioridad de los Buds con respecto a los AirPods en este aspecto es simplemente abismal.

Comparados con los AirPods de Apple, la superioridad de los Buds en este aspecto es simplemente abismal. No es tan clara la diferencia, eso sí, cuando se comparan las capacidades de cancelación de ruido con las de otros auriculares de referencia como los Jabra Elite 65t –auriculares que llevo usando durante algo más de medio año–.

Autonomía

Estuche Galaxy Buds

Samsung nos promete una autonomía superior a las 6 horas con estos auriculares, y según mi experiencia, la promesa está más que cumplida. Escuchando música con un nivel de volumen entre el 70 y el 80%, no es difícil atravesar la cifra sugerida por la compañía, sobre todo si no se utilizan funciones como “Sonido Ambiente” –una opción que amplifica el ruido ambiente a través de los micrófonos para permitirnos escuchar lo que pasa a nuestro alrededor–.

A la hora de pasar por el cargador, mi mayor sorpresa fue ver que Samsung apuesta por el USB tipo C en este accesorio, algo que a estas alturas debería parecer evidente teniendo en cuenta que el grueso de los smartphones ya cuentan con este puerto, y por tanto se prescinde de la necesidad de tener que incluir un cable extra junto a los auriculares –aunque Samsung, aún así, lo hace–, pero que desafortunadamente no todos los fabricantes parecen entender.

Galaxy Buds, autonomia

No falta tampoco la carga inalámbrica Qi, rasgo que coloca a los Galaxy Buds a la vanguardia de su categoría al ser de los primeros en contar con esta característica. Además, gracias a la opción Wireless Powershare, será posible cargar el estuche simplemente situándolo sobre la parte trasera de los teléfonos de la serie Galaxy S10 como el Samsung Galaxy S10+ o el Galaxy S10e.

En cuanto a los tiempos de carga, si bien el sistema de pines que permite a los auriculares obtener energía del estuche permite recargar sus pequeñas baterías en no mucho tiempo –cerca de una hora desde 0 hasta 100–, no sucede lo mismo al cargar el estuche por completo a través del puerto USB Tipo C, donde el tiempo necesario puede llegar a superar las dos horas.

Lo peor de los Samsung Galaxy Buds

Controles

Controles de los Galaxy Buds

Como la última generación de los auriculares Gear IconX, los Galaxy Buds integran control por gestos a través de los paneles táctiles situados a la espalda de cada auricular. El tiempo de respuesta no es elevado, y la precisión a la hora de detectar toques es rápida.

El principal problema en este sentido, es que los controles pueden llegar a ser algo confusos, sobre todo por el hecho de no poder usar los paneles táctiles para realizar diversas acciones.

Comencemos por el principio: para poder asociar los auriculares, y por tanto configurar el panel táctil, es necesario descargar tanto la app Galaxy Wearable como el plugin correspondiente. Después, basta con acceder a la app y, desde ahí, dirigirse al menú “Panel táctil” para configurar las acciones. Por defecto, y sin posibilidad de realizar cambios, Samsung ofrece los siguientes gestos:

  • Pulsar una vez: reproducir o pausar la pista actual.

  • Pulsar dos veces: reproducir pista siguiente o responder o finalizar llamada.

  • Pulsar tres veces: reproducir pista anterior.

  • Mantener pulsado: rechazar llamada.

Sin embargo, Samsung sí que ofrece la posibilidad de personalizar el gesto “mantener pulsado” para añadir una acción personalizada al panel de cada auricular. Entre estas acciones podemos elegir las siguientes:

  • Comando de voz.
  • Sonido ambiente momentáneo.
  • Sonido ambiente.
  • Subir o bajar volumen.

¿Cual es el problema? Que en caso de querer realizar algo tan simple como subir o bajar el volumen desde los auriculares, se pierde por completo la posibilidad de accionar el resto de funciones, dado que esta opción se configurará para ambos auriculares. Un inconveniente que podría haberse solucionado simplemente haciendo que los paneles táctiles soportasen gestos de deslizamiento, de modo que fuese posible subir o bajar el volumen deslizando arriba o abajo en ellos. Opción que ya estaba presente en los anteriores Gear IconX de 2018.

¿Cómo es el sonido de los Samsung Galaxy Buds?

Samsung Galaxy Buds, primer plano en oreja

Gracias al buen aislamiento que ofrece el formato de estos auriculares, los Galaxy Buds ya tienen buena parte del terreno ganado en términos de calidad de sonido. AKG es la firma encargada de afinar el audio de estos pequeñines, y el resultado es más que aceptable.

Partiendo de la base de que nadie se compra unos auriculares de este tipo si se busca una calidad de sonido extremadamente buena, el audio generado por los Galaxy Buds se encuentra claramente por encima de la media, con una muy buena nitidez y un nivel de volumen máximo bastante alto sin llegar a distorsionar. Esto, sumado a las capacidades de cancelación de ruido de los auriculares, hacen que tanto escuchar música, llevar a cabo conversaciones o escuchar podcasts sea una experiencia muy satisfactoria.

No obstante, mientras que un buen número de fabricantes deciden potenciar todo lo posible los graves de sus auriculares para dar una sensación de audio más redondo –que en realidad no es tal–, Samsung parece haberse alejado tanto de esta idea que el resultado nos deja con unos graves algo más planos y con menos intensidad de lo que nos gustaría.

No hay queja en lo referente al sistema de doble micrófono de los Buds: el audio capturado es limpio, y además habilita una de las funciones más interesantes de estos auriculares como lo es el Sonido Ambiente, que captura el ruido de fondo y lo amplifica a través de los auriculares. El volumen de esta función se puede modificar desde la app Galaxy Wearable, pero aún así se echa en falta una mayor potencia de sonido, sobre todo si se compara con el fantástico sistema Heartrough de los modelos Jabra –basado en la misma premisa que la función incluida por Samsung–. Sea como fuere, se agradece que Samsung haya añadido esta opción, y basta con bajar el volumen de los auriculares para poder sacarle todo el partido.

Samsung Galaxy Buds, opinión y reflexiones finales de Andro4all

Samsung Galaxy Buds en estuche de carga

No son los que mejor suenan, y tampoco lograrán acabar con la hegemonía de los AirPods en el mercado de los auriculares totalmente inalámbricos. No obstante, los Galaxy Buds son unos de los auriculares más equilibrados de su categoría, sin apenas desventajas significativas, o al menos no muchas más que otros rivales de la competencia.

Sí es cierto que aquellos que ya usen un móvil Samsung podrán sacar aún más partido de estos auriculares que el resto de usuarios, sobre todo en términos de velocidad y facilidad de conexión, y un menor tiempo de respuesta a la hora de controlar el contenido multimedia. El resto, tendrán que decidir si les compensa tener una calidad de audio algo más pobre que en otros modelos, a cambio de la extrema ligereza y comodidad de estos auriculares, sumada a una autonomía excelente y un aislamiento que muy pocos rivales pueden ofrecer.

Precio y dónde comprar los Samsung Galaxy Buds

Jabra 65t vs Samsung Galaxy Buds

Los Galaxy Buds vieron la luz oficialmente en el evento Samsung Unpacked de la primera mitad de 2019, y aterrizaron en las tiendas no mucho tiempo después, a un precio de venta oficial de 149 euros. Actualmente, se pueden encontrar a un precio algo inferior en comercios populares como Amazon o eBay. Están disponibles en tres colores distintos: blanco, amarillo y negro.

Galaxy Buds en Samsung
Samsung Galaxy Buds, opinión y nota de Andro4all
¿Debería comprar los Samsung Galaxy Buds?
A favor
  • Diseño: cómodos y muy ligeros. No se sueltan con facilidad
  • Aislamiento y reducción de ruido muy superior al de los AirPods
  • Estuche de carga: pequeño, ligero y con carga inalámbrica
  • Autonomía: no es difícil superar las 6-6,5 horas de uso
  • Usan USB-C como puerto de carga
En contra
  • Sonido: plano y carente de potencia en los graves
  • No hay soporte para codecs Qualcomm AptX ni AptX HD
  • Controles algo confusos
Conclusiones Son bonitos, cómodos y suenan lo suficientemente bien. Los Galaxy Buds son una muy buena opción de cara aquellos que quieran adentrarse en el terreno de los auriculares totalmente inalámbricos, y no les importa saber que no disfrutarán de la mejor calidad de sonido de su categoría. Basta con familiarizarse con sus controles para obtener una experiencia de lo más satisfactoria.
Puntuación

8.0Samsung Galaxy Buds

¿Quién necesita cables?

¡Únete a nuestro canal de Telegram con lo más destacado del día y las mejores ofertas Android!

Únete a nuestro canal de Telegram
Archivado en Análisis de wearables, Auriculares, Samsung Galaxy Buds
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios

¿Te ha gustado? ¡No te pierdas nada más!

follow us in feedly

Otras webs de Difoosion