Todo lo que puede salir mal al reparar un smartphone según iFixit

COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comprobar que tu móvil se ha estropeado siempre es una mala noticia, especialmente cuando sabes que la reparación no está cubierta por la garantía del dispositivo. Tanto la empresa fabricante como un reparador independiente pueden pedirte un alto precio a cambio de la reparación, por lo que, en algunas ocasiones, decides arreglarlo con tus propias manos.

Este tipo de reparación es más barata, pero también más peligrosa si te equivocas al tratar con piezas claves del móvil. Para que estés alerta y sepas cuándo puedes fallar, los expertos de iFixit explican todo lo que puede salir mal al reparar un smartphone por tu cuenta. Atento, porque esta información puede serte de gran ayuda.

10 fallos que puedes tener al reparar un smartphone

No esperar lo suficiente al calentar el pegamento

El pegamento es un elemento muy presente en los smartphones actuales, por lo que debes saber tratar con él. A menudo, perder la paciencia durante las reparaciones significa usar más fuerza de la debida cuando el pegamento aún está frío. ¿Consecuencias? Pantalla rota, piezas dobladas y otros desastres que solo complicarán el proceso.

Ten paciencia y espera a que el pegamento que rodea a los elementos que quieres extraer esté caliente, aplicando el calor de forma suave y uniforme. Así, podrás sacar las piezas sin ningún problema y, lo que es más importante, sin que se dañen.

Romper un cable al abrir el móvil

Una vez que el calor está bien aplicado, es hora de comenzar a extraer las piezas. Aquí debes tener mucho cuidado, no tires con fuerza de la pantalla o panel porque suele suponer la rotura de los cables que lo unen a la placa principal. Mueve el elemento con precaución y comprueba cómo es la conexión para saber desconectarlo sin romper nada.

Retirada de cubierta trasera de un Samsung Galaxy S/

Perder los tornillos que has quitado

Perder los tornillos del aparato que estás reparando es algo que nos ha pasado a todos en alguna ocasión. Por ello, sabiendo que es un error habitual, debes poner especial atención en guardar a buen recaudo todos los tornillos que quitas mientras reparas el smartphone. Busca un lugar seguro para ellos, lo agradecerás cuando sea el momento de volver a ponerlos.

Olvidar poner un tornillo al cerrar el móvil

Volvemos a recalcar en la importancia de proteger bien los tornillos que extraes del móvil. Las prisas, la pérdida de un tornillo o un simple despiste pueden provocar que, después de cerrar el móvil, te encuentres con que has dejado alguno de estos elementos fuera. Como consejo, revisa en varias ocasiones todas las partes del smartphone antes de terminar con la reparación para comprobar que todo está como es debido y no te has dejado nada atrás.

No elegir los destornilladores adecuados

No necesitas ser un experto en destornilladores para saber que debes elegir aquellos que se adapten mejor a los tornillos del teléfono. Mira qué tipo de punta tienen y el tamaño de la misma antes de comenzar con la reparación. Solo te quedará unir el destornillador con el tornillo y apretar hacia abajo para asegurar que los elementos del móvil quedan bien fijados.

No desconectar la batería al comienzo

iFixit define este paso como primordial cada vez que se comienza una reparación. La batería es el primer elemento que debes extraer, ya que, al conectar otros componentes, pueden producirse chispas o cortocircuitos. No solo arriesgarías la vida del teléfono, sino también la tuya. Protégete y recuerda quitar la batería como el primer paso imprescindible.

lg-g7-teardown

Dañar pequeños elementos sin saberlo

Al reparar el teléfono, es posible que apliques fuerza sin quererlo contra pequeños elementos claves para su funcionamiento. Recuerda que estás haciendo la reparación sin ayuda de un experto, ve con cuidado en cada paso y trata los elementos con precaución para no agravar aún más el daño del terminal.

Olvidar extraer la bandeja de la tarjeta SIM

También es muy posible que olvides extraer la bandeja de la tarjeta SIM al comenzar la reparación. Sin este paso, puedes tener problemas a la hora de sacar la placa base. Haz caso a los ingenieros de iFixit y recuerda quitar la bandeja de la tarjeta SIM.

No dedicarle el tiempo necesario a la reparación

Las prisas no son buenas compañeras, y menos cuando de ellas depende el funcionamiento de tu teléfono móvil. Es normal que no quieras pasar más de 2 horas reparando el terminal, pero es necesario. Si no es así, puedes cometer fallos como hacer palanca en piezas de plástico o metal, no conectar bien los cables, dejar el dispositivo abierto aunque pueda entrar cualquier sustancia, etc.

Las guías de reparación suelen informarte sobre el tiempo estimado de la misma, una cifra a la que siempre debes sumarle unos minutos más si no eres experto. No escatimes en tiempo y dedícale toda tu atención al proceso para no dejarlo a medias o cometer errores que lo empeorarán todo.

No tener la suficiente confianza en ti

Una vez hayas comprendido los pasos que debes seguir y tengas todos los elementos necesarios, es hora de confiar en tus conocimientos para completar la reparación con éxito. No dudes de tus habilidades, el teléfono ya está estropeado y puedes aprender mucho mientras te dedicas a arreglarlo. La primera reparación será complicada, pero ganarás en experiencia con cada una de ellas y aspirarás a convertirte en el amigo experto en móviles que todos quieren tener.

¡Únete a nuestro canal de Telegram con lo más destacado del día y las mejores ofertas Android!

Únete a nuestro canal de Telegram
Archivado en Desmontaje, iFixit, Reparación
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios

¿Te ha gustado? ¡No te pierdas nada más!

follow us in feedly

Nuestros blogs