Realme Buds Air, análisis: carga inalámbrica y buen sonido por menos de 70 euros

Última actualización el 05/02/2020 a las 10:30

Con más de 350 millones de unidades vendidas a lo largo de todo el año pasado, está bastante claro que los auriculares totalmente inalámbricos son el gadget del momento. Por eso no sorprende que sean cada vez más las marcas que deciden sumarse a esta tendencia y construir sus propios modelos.

Realme Buds Air con su estuche de carga

Es el caso de la joven Realme, que hace unas semanas presentaba al mundo sus Realme Buds Air, unos auriculares true wireless aparentemente similares a otros modelos ya existentes, pero que bajo su manga esconden algún que otro as con el que la firma de origen chino quiere robar terreno a los modelos más populares.

Ahora, los Buds Air aterrizan en España, y desde Andro4all ya hemos podido pasar un tiempo con ellos. El suficiente para comprobar de qué son capaces los primeros auriculares totalmente inalámbricos de Realme.

Índice de contenidos:

Ficha técnica de los Realme Buds Air

Realme Buds Air
Especificaciones
Peso de cada auricular4,16 gramos
Dimensiones del estuche de carga51,3 mm de altura x 45,3 mm de anchura x 25,3 mm de grosor / 42,3 gramos de peso
BateríaHasta 17 horas de uso
Carga inalámbrica
ConectividadBluetooth v5.0, USB Tipo C
AudioDoble micrófono, ENC
SensoresSensor óptico de detección de proximidad,
Resistencia al aguaNo

Lo mejor de los Realme Buds Air

Calidad de audio

Realme Buds Air en la oreja

Independientemente del número de funciones, del diseño o de la autonomía, si hay un aspecto verdaderamente importante a la hora de elegir unos auriculares es su calidad de audio. Si bien los accesorios de sonido mediante Bluetooth aún no han alcanzado las cotas de calidad que ofrecen aquellos alámbricos, la industria ha avanzado de manera significativa en estos últimos años, hasta el punto de dar a los fabricantes la oportunidad de construir auriculares Bluetooth asequibles con una calidad de audio más que decente.

Y por suerte, es el caso de los Buds Air de Realme. La calidad de sonido de estos pequeños auriculares es buena, y el audio generado sorprende sobre todo por su claridad y el nivel de volumen máximo, notablemente más alto que en otros modelos de la competencia.

A diferencia de otros auriculares de este mismo rango de precios, no se aprecian ápices de sonido “enlatado” que denotan el uso de componentes de calidad cuestionable.

Relme Buds Air con estuche de carga

Por otro lado, Realme opta por una afinación que abusa ligeramente de los graves y las frecuencias altas de modo que el audio parece más “redondo” de lo que realmente es. La realidad es que, como la mayoría de auriculares dentro de este mismo espectro de precio, la profundidad de audio no es su fuerte, y será mejor mantener el volumen en un nivel intermedio para evitar la distorsión y mantener cierta armonía entre graves y agudos.

Resumiendo: salvo que seas un audiófilo empedernido que ya se ha adaptado a la profundidad y el equilibrio de los auriculares de mejor calidad –y varias decenas de euros más caros–, probablemente disfrutarás al escuchar música con los Realme Buds Air, y también lo harás al escuchar programas de radio, podcasts o llamadas gracias a la claridad del audio que producen los auriculares.

Autonomía

Estuche de carga de los Realme Buds Air

Otro de los puntos fuertes de estos auriculares es tu autonomía. Realme afirma que los Buds Air son capaces de aguantar hasta tres horas de uso, más las diecisiete horas que otorga el estuche de carga. Durante estos días de pruebas, las cifras reales se han mantenido bastante parejas a las anunciadas por la firma, lo cual nos deja con una autonomía aproximada de 20 horas, nada mal para unos auriculares cuyo precio ni siquiera supera los 70 euros –y cuando llegue el momento de pasar por el cargador, el indicador luminoso del estuche te avisará de ello–.

Pero hay más: a diferencia de muchos otros auriculares, incluidos aquellos más caros, los Buds Air cuentan con soporte para carga inalámbrica Qi, que sumada a la inclusión de un conector USB Tipo C hacen de ellos uno de los auriculares más completos en términos de métodos de carga de su categoría.

Relación funciones/precio

Tamaño de los Realme Buds Air

Hay otros pequeños detalles que hacen que los Realme Buds Air sean un modelo totalmente único dentro de su categoría. Entre sus funciones, encontramos sensores ópticos que detectan si los auriculares están en nuestros oídos, y que detienen la reproducción de música si nos los quitamos.

También ofrecen un “modo gaming” que reducen la latencia gracias al uso del chip dedicado Realme R1 para evitar que el vídeo y el audio vayan descompasados. El resultado que se obtiene al usar esta función no iguala a la latencia de unos auriculares con cable, pero la diferencia es ligeramente apreciable, sobre todo, a la hora de consumir contenido en vídeo. En cambio, al jugar hemos sufrido algunos pequeños “saltos” debido, probablemente, a que el audio es generado en tiempo real y la señal de audio no se ha cargado en el buffer.

En ese sentido, se incluye soporte para el codec AAC –aunque no para los más recientes aptX ni aptX HD, que por cierto, incluyen sistemas nativos de reducción de latencia que hubieran eliminado la necesidad de incluir un “modo gaming” dedicado–, conectividad Bluetooth 5.0 y soporte para el sistema de emparejado Fast Pair de Google que en un futuro –la función no está habilitada por el momento– permitirá, por ejemplo, realizar el emparejamiento inicial con un solo toque, controlar desde el móvil el nivel de batería tanto de los auriculares como del estuche de carga de manera independiente o incluso encontrar los auriculares en caso de pérdida gracias al administrador de dispositivos de Google.

Lo no tan bueno de los Realme Buds Air

Diseño

Realme Buds Air, auriculares inalambricos

Hay una buena razón por la que Apple decidió seguir los pasos de otras marcas y abandonar el diseño de sus AirPods originales al crear los AirPods Pro: el formato “abierto” con el que cuentan auriculares como estos Realme Buds Air perjudica al aislamiento al carecer de almohadillas que se adapten a la forma del canal auditivo externo y permitir acceder el ruido exterior.

Por eso, nos hubiera gustado que Realme hubiera seguido el camino de otras firmas dotando a estos auriculares de almohadillas, que de algún modo aliviarían la carencia de cancelación de ruido.

Este formato, además, trae consigo otra desventaja clara: si bien los auriculares son extremadamente ligeros, dado que están completamente fabricados en plástico y no cuentan con dichas almohadillas, es posible que su forma no se adapte correctamente a tu oído, y que por tanto te resulten algo incómodos si no estás acostumbrado a llevar este tipo de auriculares.

Para finalizar, no está de más echar un vistazo a su apartado estético, que si bien es uno de los aspectos más subjetivos, es innegable que muchos lo tendrán muy en cuenta a la hora de decantarse por este u otro modelo.

Realme Buds Air puestos

En pocas palabras, los Realme Realme Buds Air son un calco de los AirPods de Apple. Tanto el estuche de carga –algo más redondeado que el de Apple— como los propios auriculares son difícilmente distinguibles de los modelos de la firma de Cupertino, y es precisamente este uno de los motivos que nos llevan a mencionar el del diseño como uno de los aspectos menos positivos de los Realme Buds Air.

Y no lo decimos por el simple hecho de parecerse a los AirPods, sino porque firmas como Jabra con sus nuevos Elite 75t, o Samsung con sus Galaxy Buds, entre otras, han demostrado que los diseños alternativos pueden llegar a ser más cómodos, convenientes y seguros –mejor que no uses los Realme Buds Air para hacer actividades que demanden demasiado movimiento, porque muy probablemente se acabarán cayendo de tus orejas– que el de Apple.

No obstante, está claro que, como muchos otros productos de Apple, los AirPods se han convertido en un –en mi opinión, absurdo– símbolo de estatus social. Y si lo que quieres es que el resto de personas crean que llevas puestos unos auriculares de Apple, los Realme Realme Buds Air deberían estar los primeros en tu lista de opciones. Sobre todo si hablamos del modelo en color blanco como el que hemos podido probar.

Otro aspecto a mencionar es el hecho de que el estuche de carga esté fabricado completamente en plástico, incluyendo la bisagra que permite abrir y cerrar la tapa. Esto no sería un problema de no ser porque el material no da la sensación de ser de la mejor calidad, y algo me dice que más de uno se verá obligado a comprar un estuche por separado en un futuro. Finalmente, considero importante mencionar que los auriculares no cuentan con ningún tipo de resistencia al agua.

Controles

Realme Buds Air, escuchando el Podcast Conectando

Tampoco ha sido especialmente buena la experiencia a la hora de controlar la reproducción utilizando los paneles táctiles con los que ambos auriculares cuentan en sus laterales. Principalmente, porque el área que ocupan es demasiado reducido, y por otro lado porque entre los distintos controles se omite algo tan simple como la posiblidad de subir o bajar el volumen desde los propios auriculares –tampoco existe una app que permita configurar las funciones de los paneles táctiles como sí sucede en otros modelos–.

Por suerte, familiarizarse con las opciones disponibles –doble toque para contestar una llamada, pausar o reanudar la reproducción de audio; triple para pasar a la siguiente canción; toque largo en un auricular para lanzar el Asistente de Google o finalizar una llamada; y toque largo en ambos auriculares para activar el “modo gaming”– no es del todo difícil, pero aún así nos hubiera gustado que los paneles táctiles ocupasen un área mayor, y que incluyesen soporte para gestos con los que modificar el nivel de volumen sin tener que echar mano al bolsillo para sacar el móvil.

Y puestos a pedir, tampoco estaría mal modificar los sonidos que avisan de la activación y desactivación del “modo gaming” por unos tonos más sutiles; creo que no es del todo necesario — ni agradable — escuchar el arranque de un coche a todo volumen cada vez que se activa esta opción.

Opinión y reflexiones finales de Andro4all

Realme Buds Air con estuche

Si aún no habías dado el salto a los auriculares totalmente inalámbricos, mucho me temo que 2020 será el año en el que los fabricantes de smartphones vayan a empujarte de una vez por todas a adquirir tu primer accesorio de este tipo. Y si no quieres gastar demasiado dinero, los Realme Buds Air son una fantástica opción, con un gran equilibrio entre características, calidad de audio y precio, y sin apenas compromisos más allá de un diseño no del todo original y unos controles que podrían ser más intuitivos.

Realme Buds Air: precio y dónde comprar

Los Realme Buds Air llegan a España a partir de este miércoles día 5 de febrero, y se podrán comprar directamente en la web oficial de la compañía. Su precio es de 69,90 euros.

Realme Buds Air
Realme Buds Air, opinión y nota de Andro4all
¿Debería comprar los Realme Buds Air?
A favor
  • La autonomía cumple con creces los números que anuncia la marca
  • Uno de los pocos auriculares con carga inalámbrica y USB-C en su rango de precios
  • Buena calidad de sonido
  • Fantástica relación características/precio
En contra
  • Los controles podrían ser más intuitivos
  • Diseño poco original
  • Su formato “abierto” y la carencia de almohadillas perjudica al aislamiento y la ergonomía
ConclusionesLa primera inmersión de Realme en el océano del audio inalámbrico nos deja con unos auriculares equilibrados que destacan por una buena autonomía y una calidad de audio más que decente, en un formato asequible como es habitual en los dispositivos de la marca.
Puntuación

Realme Buds Air

Gran autonomía y buen sonido por poco dinero

VER COMENTARIOS

Recomendado