realme 6, análisis: un bienvenido extra de fluidez en la gama media más asequible

COMPARTIR 0 TWITTEAR

realme 6

Cuando incluso la llamada “gama alta asequible” deja de serlo por culpa de una escalada de precios que no parece tener techo, es más necesario que nunca otorgar la importancia que se merece a un segmento, en ocasiones olvidado, pero que cumple una función esencial dentro del mercado de la telefonía móvil: y no es otro que el de los móviles baratos.

Y la firma china realme es una de las compañías expertas en este campo, a pesar de tener poco más de dos años de vida. Lo demostró en 2019, con sus realme 5 y realme 5 Pro, y lo intentará demostrar este año con la renovación de su serie de terminales asequibles, que trae al realme 6 como modelo de base, pero que de básico tiene más bien poco.

Cerca de un mes después de su presentación en India, en Andro4all hemos podido pasar ya un tiempo con el realme 6, un modelo que, según la propia marca, llega para tomar el testigo del realme 5 pro del año pasado y convertirse en el modelo que, probablemente, ocupará el top de ventas de la compañía durante este 2020. Y no es para menos.

Índice de contenidos:

realme 6: ficha técnica de características y especificaciones

Ficha técnica
Especificacionesrealme 6
Dimensiones162,1 x 74,8 x 8,9 mm
191 gramos
PantallaIPS 6,5 pulgadas, Full HD+ y 90 Hz
ProcesadorMediaTek Helio G90T
RAM4/6/8 GB LPDDR4x
Sistema operativoRealme UI basado en ColorOS 7 (Android 10)
Almacenamiento64/128 GB UFS 2.1
CámarasTrasera: Samsung GW1 64 MP 26 mm, 78.6°, f/1.8, 6P lens + 8 MP 119° f/2.3 5P lens + 2 MP macro + 2 MP B&W
Frontal: 16 MP f/2.0 con vídeo a 120 FPS
Batería4.300 mAh, carga rápida de 30W
OtrosLector de huellas lateral, USB Tipo C, puerto para auriculares de 3,5 mm
Precio de salida169 euros

Lo mejor del realme 6

Relación Hardware / Precio

Hablar de móviles en el rango de los 200 euros significa, por lo general, hablar de dispositivos cuyas limitaciones técnicas llegan a eclipsar buena parte de sus bondades. No es el caso del realme 6. Para conseguir crear un teléfono que solo cuesta 169 euros en su versión más asequible, pero que aún así resulte competitivo en un segmento tan difícil como lo es el de la gama media, realme ha tenido que recortar en determinados aspectos para poder sobresalir en otros.

Y como sucede con la mayoría de teléfonos que forman el catálogo de realme, la marca ha sabido exactamente de dónde recortar. Así, se saca de la manga uno de los teléfonos con la mejor relación entre especificaciones y precio dentro de su gama, pues pocos teléfonos de esta categoría ofrecen detalles como una pantalla a 90 Hz, rasgo que hasta ahora parecía exclusivo de modelos mucho más caros. Tampoco anda precisamente corto en lo que a potencia se refiere, gracias a un procesador Helio G90T, uno de los más potentes salido de las fábricas de MediaTek, una gran batería o un veloz sistema de carga.

Realme 6, parte trasera en color blanco

Entonces, ¿cuáles son los recortes? Claramente, el más importante lo encontramos en el apartado del diseño. Mientras la mayoría de fabricantes van abandonando el plástico como material de fabricación, realme vuelve a apostar por él en este modelo con el objetivo de ahorrar costes de producción y mantener un precio de venta reducido. Sinceramente, y como yo mismo dije al analizar otros móviles construidos en este material como es el caso del Google Pixel 3a, no tengo absolutamente nada en contra del plástico, y de hecho pienso que sigue siendo un material interesante para ser utilizado en según qué gamas.

Ya que hablamos de su diseño, es necesario mencionar que, como la gran mayoría de teléfonos lanzados a partir de finales de 2019, el realme 6 es un teléfono grande –más de 16 centímetros de alto– y pesado –191 gramos de peso–, de modo que podría no ser el teléfono más adecuado para aquellos que busquen un terminal algo más manejable. Afortunadamente, el plástico no es un material tan resbaladizo como el vidrio, y realme incluye una funda protectora transparente junto al teléfono, además de una lámina protectora de pantalla de plástico ya instalada.

Otro añadido digno de ser mencionado es el lector de huellas dactilares situado en el lateral derecho del teléfono, en mi opinión la posición óptima para un teléfono de este tamaño. Se trata, además, de un lector mucho más rápido y preciso que cualquier sensor integrado en pantalla que haya probado hasta el momento.

Rendimiento y experiencia general

Realme 6 con Andro4all en pantalla

Las cifras no lo son todo, es cierto. Pero en móviles como este realme 6, es de agradecer que la compañía haya decidido optar por algunas de las especificaciones más punteras vistas hasta ahora en el segmento de la gama media más asequible.

A pesar de todo, el MediaTek Helio G90T es un procesador capaz de ofrecer un fantástico desempeño bajo cualquier circunstancia, y ni siquiera las largas sesiones de Call of Duty: Mobile son capaces de poner a prueba la potencia de sus ocho núcleos ARM Cortex-A76 y Cortex-A55, ni tampoco a la GPU Mali-G76 3EEMC4.

Los 8 GB de memoria RAM de la versión que hemos podido probar durante estos días también influyen en el buen rendimiento del dispositivo. No obstante, lo más probable es que aquellos que decidan hacerse con la versión de 6 GB de RAM no fuesen a tener ningún tipo de problema a medio o largo plazo –desafortunadamente, esta edición no está disponible en España–, si bien también creo que la versión de 4 GB de RAM puede quedarse algo corta. En cualquier caso, la tecnología LPDDR4x aporta un extra de velocidad con respecto a otros modelos de gama media de este precio que utilizan tecnologías de memoria algo más antiguas.

Con su batería de 4.300 mAh, el realme 6 también se convierte en un referente dentro de su categoría en lo relativo a autonomía. Sin haber desactivado ni un solo minuto la alta tasa de refresco del panel, y manteniendo deshabilitadas las distintas opciones de “optimización” y ahorro energético, he sido capaz de alcanzar algo más de una jornada con algo más de 7 horas de pantalla encendida. Además, gracias al veloz sistema de carga de 30W, bastará con una hora para cargar la batería por completo de 0 a 100, y mucho menos si se inicia la carga desde un nivel algo superior.

Hay otros aspectos que hacen que la experiencia con el teléfono sea aún mejor. Es el caso del software, pues las mejoras que introduce Android 10 son especialmente bienvenidas en los dispositivos de la gama de este realme 6. Pero si hay un apartado que verdaderamente marca la diferencia entre usar el realme 6 y cualquier otro móvil del segmento de los 200 euros es, sin duda, su pantalla.

Pantalla

2019 fue el año en el que las pantallas con alta tasa de refresco en móviles dejaron de ser exclusivas de los móviles para enfocados al “gaming”. Y 2020 es el año en el que estas pantallas han dejado de ser exclusivas de los móviles más caros.

El primer modelo verdaderamente asequible en adoptar esta característica fue el propio realme X2 Pro presentado en 2019, y más tarde el realme X50 Pro siguió sus mismos pasos. Ahora, realme dota de esta ventaja a sus modelos más asequibles, desmarcándose así del resto de marcas que ofrecen terminales dentro de esta misma categoría.

Pantalla a 90 Hz del realme 6

Seré claro: después de probar una pantalla con una tasa de refresco mayor a 60 Hz, es muy difícil regresar a un terminal que carece de este añadido, y por eso es esencial que cada vez más marcas opten por dotar a sus terminales de paneles con 90 o 120 Hz, sean del precio que sean.

La del realme 6 es una muy buena pantalla IPS, que más allá de la suma fluidez que aportan los 90 Hz, ofrece unos colores vivos aunque no demasiado saturados, y unos muy buenos ángulos de visión. Además, el tándem de resolución Full HD y tecnología IPS resulta en una buena definición, y en ningún momento se echa en falta una mayor resolución a pesar del gran tamaño –6,5 pulgadas– del panel.

Teniendo siempre en mente que hablamos de un smartphone de poco más de 200 euros, únicamente hay dos detalles de su pantalla que podrían considerarse puntos débiles, y ambos están relacionados con el cristal que cubre la propia pantalla. El primero es el hecho de que el cristal refleja la luz en mayor medida que en el caso de otros dispositivos, lo cual dificulta en cierta medida su visibilidad en exteriores; y el segundo es la debilidad de la capa oleófoba que recubre la pantalla –si es que la hay–, que hace que las huellas y la suciedad queden adheridas a la pantalla con demasiada frecuencia, algo que no ocurre en otros modelos más caros de la propia marca.

Lo peor del realme 6

Realme UI

realme 6, pantalla encendida

De no ser por su software, el realme 5 sería un móvil imbatible en su segmento. Lamentablemente, una vez más las capas de personalización vuelven a ser un lastre a la hora de utilizar un dispositivo que, de otro modo, básicamente estaría libre de defectos.

Y sí, como ya dije en mi análisis al realme X50 Pro, realme UI ha mejorado en gran medida con respecto a las primeras versiones del software usado por realme, pero aún así sigue heredando algunos de los mayores inconvenientes de ColorOS 7.0, la versión en la que se basa esta primera edición de realme UI.

Comencemos por el principio: por algún motivo que aún desconozco, entre las aplicaciones presintaladas en el dispositivo no hay uno, ni dos, ni tres, sino cuatro navegadores web distintos si contamos Google Chrome. Entre ellos se encuentran Opera —cuya compañía desarrolladora no atraviesa su mejor momento en cuanto a reputación–, Yandex y un tercer navegador de origen ruso.

Igual de molestas son las muchas herramientas de “optimización” y mantenimiento que realme introduce en su software, en especial la opción de “protección inteligente de consumo de batería”, activada por defecto, que en más de una ocasión es la principal culpable de notificaciones de apps que no llegan debido a sus drásticas medidas de ahorro de energía, que básicamente se basan en forzar el cierre de cualquier aplicación que no haya sido cerrada manualmente.

Por suerte, no todo es malo. Salvo por los detalles ya mencionados, el funcionamiento es bueno; todo se mueve con bastante fluidez y suavidad. Además, dejando a un lado opiniones subjetivas, el diseño de la interfaz es coherente y todo funciona lo suficientemente rápido y fluido. Además, algunas de las utilidades incluidas pueden llegar a resultar de cierta utilidad en situaciones concretas.

Así son las cámaras del del realme 6

Camaras del realme 6

Los recortes llevados a cabo por realme en los aspectos que antes mencionaba han dado a la marca la posibilidad de centrar buena parte de los recursos en apartados como la fotografía. Así, la firma ha sido capaz de dotar al realme 6 de un sistema fotográfico calcado al de los modelos más caros de la marca.

Así, encontramos una cámara principal de 64 megapíxeles de resolución igual que la que ya vimos en el realme X50 Pro 5G. Hablamos de un sensor Samsung GW1 con apertura f/1.8 y focal equivalente a 26 mm, capaz de capturar un ángulo de visión de 78.6°.

A su lado encontramos una cámara ultra gran angular de 8 megapíxeles, a la que acompañan un sensor “macro” y una cámara para retratos, en ambos casos de 2 megapíxeles de resolución.

La gran diferencia con respecto a otros móviles de realme es, por tanto, la carencia de sensor “telefoto” que permita capturar imágenes ampliadas de mayor calidad. No obstante, me temo que habrá quien prefiera contar con el sensor ultra-gran angular que con un telefoto de dos o tres aumentos.

realme 6, agujero en pantalla

En el frontal, aparece en escena una única cámara de 16 megapíxeles, que además de para selfies y videollamadas, actúa como sistema biométrico gracias a la posibilidad de utilizar esta cámara como vía para desbloquear el móvil con el rostro. Y, todo hay que decirlo, de una forma extremadamente veloz.

Sobre la aplicación de cámara no hay mucho más que decir que no se haya comentado en anteriores análisis a terminales de la marca: se trata de una app sencilla, que alberga un gran número de modos distintos y los ofrece al usuario en la pantalla principal, organizados en una barra de herramientas superior y un carrusel inferior que permite conmutar entre los distintos ajustes.

En cuanto a modos, encontramos la opción de hacer fotos con efecto de desenfoque de fondo, un modo noche que aumenta el tiempo de exposición a la luz para generar capturas más luminosas, el modo “Ultra Macro” que saca partido a la cámara de 2 megapíxeles, un modo “Pro” con el que modificar al máximo los parámetros más avanzados de la imagen, y la opción de tomar capturas usando la resolución máxima del sensor principal, entre otros modos ya clásicos.

Comportamiento de día, modo retrato y de noche

Me alegra, y mucho, ver cómo los fabricantes siguen subiendo el nivel de los apartados fotográficos de sus móviles más asequibles. Dejando a un lado números, tamaños de sensores y demás aspectos técnicos, el realme 6 es capaz de capturar imágenes de excelente calidad teniendo en cuenta la gama a la que pertenece.

El sensor principal ofrece capturas muy detalladas y con colores vivos sin llegar a una saturación extrema. Sus puntos débiles son las escenas con un alto rango dinámico y la fotografía nocturna, si bien en este último caso podemos recurrir al “modo noche”, capaz de salvar alguna que otra captura gracias a la recuperación de una mayor cantidad de luz de la escena.

Los demás sensores, a excepción del Ultra Wide, que pese a la notable pérdida de calidad y detalle, puede llegar a resultar útil, no aportan demasiado valor a la experiencia con el dispositivo. El modo retrato podría ser igual de bueno –el recorte es bastante preciso, y el nivel de desenfoque natural– sin necesidad de usar un sensor específico, y la lente macro, como en el resto de móviles que la incluyen, me resulta un añadido no demasiado útil dada su falta de calidad y el nivel de empeño necesario para obtener una captura bien enfocada.

Cámara frontal

También son buenos los resultados obtenidos con la cámara frontal, si bien los distintos modos de “belleza” y suavizado de imagen acaban eliminando buena parte del detalle de las capturas. Sea como fuere, en la mayoría de situaciones será posible capturar selfies más que correctos y realizar videollamadas con una buena calidad de imagen.

realme 6: opinión y reflexiones finales de Andro4all

realme 6, camaras

Los buenos móviles son cada vez más caros, pero los móviles baratos son cada vez mejores. Con el realme 6, la firma toma como base todo aquello que ya rozaba la excelencia en la anterior edición de esta serie, y lo mejora aún más a través de novedades como un procesador más potente sumado a tecnologías de memoria –LPDDR4x y UFS 2.1– dignas de móviles de mayor categoría, una batería todavía más grande con un sistema de carga ultraveloz y, sobre todo, una excelente pantalla como ninguna otra que hayamos visto en un móvil de este precio, que suma muchos puntos a la experiencia con un terminal de por sí muy capaz.

Es por eso que, dejando a un lado el software, en mi opinión uno de los únicos aspectos mejorables de este dispositivo, el realme 6 es, probablemente, la mejor opción que existe bajo la barrera de los 250 euros. Y eso, en un mundo en el que existen firmas como Redmi, es mucho decir.

Precio y dónde comprar el realme 6

El realme 6 aterriza en Europa este día 31 de marzo, donde comenzará a venderse tanto a través de la web oficial de la compañía, como mediante el resto de distribuidores autorizados de la marca.

En España, el realme 6 llega a un precio de 219 euros para el modelo más barato con 4 GB de RAM y 64 GB de almaceamiento. La versión con 4 GB de RAM con 128 GB de almacenamiento llega a 249 euros, y el modelo que hemos podido probar, con 8 GB de RAM y 128 GB de almacenamiento, aterriza a un precio de 279 euros.

realme 6, opinión y nota de Andro4all
¿Debería comprar el realme 6?
A favor
  • La pantalla a 90 Hz marca la diferencia
  • Buen rendimiento: el Helio G90T ofrece un gran resultado en la mayoría de situaciones
  • Gran autonomía sumada a un veloz sistema de carga rápida
  • La cámara principal ofrece un muy buen resultado, al nivel de móviles más caros
En contra
  • Pese a las mejoras que aporta realme UI, el software aún arrastra muchos de los inconvenientes de ColorOS
  • El motor de vibración es poco “firme”
Conclusiones No está construido con materiales “premium”, y la experiencia que ofrece su software es mejorable. Pero, ¿y qué? Cuando un móvil ofrece tanto por tan poco, es difícil dejarse llevar por este tipo de defectos. Y, hoy por hoy, pocos móviles ofrecen tanto como el realme 6 por 220 euros.
Puntuación

8.7realme 6

¿Pantalla a 90 Hz por menos de 250 euros? Sí, gracias.

Sigue toda la actualidad de Android en nuestro canal de Telegram oficial, ¡somos más de 50.000 miembros!

Sigue a Andro4all

Archivado en Análisis de móviles, Realme
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios

Otras webs de Difoosion