OnePlus 8 Pro, análisis: el precio de la excelencia

COMPARTIR 0 TWITTEAR

OnePlus 8 Pro con accesorios

El OnePlus 7 Pro fue solo un anticipo de lo que estaba por venir. Su precio, de 709 euros en el modelo más básico, nos daba pistas más que suficientes para deducir que había comenzado una nueva era en OnePlus. Una en la que, para pesar de muchos, dejaba de haber hueco para los smartphones “asequibles”, dado que la compañía había decidido dar el salto al segmento “ultra-premium”, con el correspondiente aumento de precio que no todo el mundo vio con buenos ojos.

Pero no se puede decir que OnePlus se equivocase: el 7 Pro fue uno de los mejores teléfonos de todo 2020, y probablemente el mejor que se podía encontrar bajo la barrera de los 800 euros. Este año, la marca persigue la misma idea de alcanzar la excelencia, aunque eso signifique sacrificar, ahora sí, por completo, la filosofía de precios competitivos que poco a poco se ha ido disipando de los valores de la marca para dar cobijo a otros atractivos.

Ahora, la tarea de demostrar que OnePlus también puede plantar cara a aquellas firmas que durante años se han repartido el pastel en el segmento más premium de la gama alta telefónica recae en manos del OnePlus 8 Pro, un nuevo teléfono aún más completo y avanzado que el anterior, con , una ficha técnica extrema sumada a un software como el que solo OnePlus sabe ofrecer, un sistema fotográfico igual de versátil, pero aún más capaz. y que se deshace de los –pocos– compromisos con los que había que convivir en la pasada generación.

La pregunta es, ¿puede un OnePlus costar más de 900 euros?

Índice de contenidos:

OnePlus 8 Pro, ficha técnica

OnePlus 8 Pro, ficha técnica
Especificaciones
Dimensiones165,3 x 74,35 x 8,5 mm
199 gramos
PantallaFluid AMOLED de 6,78 pulgadas
Frecuencia de refresco de 60/120 Hz
3D Corning Gorilla Glass
Soporte sRGB y Display P3
ResoluciónQuad HD+ (3168 x 1440 píxeles)
513 ppi
Aspect ratio de 19,8:9
ProcesadorQualcomm Snapdragon 865 5G
GPU Adreno 650
Modem X55
RAM8/12 GB LPDDR5
Sistema operativoOxygenOS 10.5 basado en Android 10
Almacenamiento128/256 GB UFS 3.0
CámarasTrasera: Sony IMX689 de 48 MP f/1.78 con tamaño de pixel de 1.12 μm, OIS y EIS + “Telefoto” de 8 MP f/2.44 con tamaño de pixel de 1.0 μm, OIS (zoom óptico híbrido de 3 aumentos, digital de 20 aumentos)+ “Ultra Wide” Sony IMX586 de 48 MP f/2.2 con campo de visión de 119,7 º + cámara de filtro de color de 5 MP f/2.4 + Flash LED Dual + Multi Autofocus (PDAF+LAF+CAF)
Frontal: Sony IMX471 de 16 MP f/2.45 con tamaño de pixel de 1.0 μm
Batería4.510 mAh con carga rápida (Warp Charge 307 de 30W) y carga inalámbrica (Warp Charge 30 Wireless de 30W)
OtrosAlert Slider, motor de vibración háptico, audio Dolby Atmos, lector de huellas óptico en pantalla, desbloqueo facial, USB 3,1 Tipo C, dual nano SIM
SensoresAcelerómetro, Brújula Electrónica, Giroscopio, Sensor de luz ambiental, Proximidad Sensor, Sensor Core, Sensor láser, Sensor de detección de parpadeo, sensor RGB frontal
ConectividadWi-Fi 2×2 MIMO, Wi-Fi 802.11 a/b/g/n/ac/ax, 2.4G/5G, Wi-Fi 6
Bluetooth 5.1 con soporte para aptX, aptX HD, LDAC y AAC
NFC
GPS de doble banda + GLONASS, Galileo, Beidou, SBAS, A-GPS
ColoresOnyx Black (negro), Glacial Green (verde), Ultramarine Blue (azul)

Lo mejor del OnePlus 8 Pro

Su pantalla

Pantalla del OnePlus 8 Pro

La pantalla del OnePlus 7 Pro ya era –y sigue siendo– excelente, y es precisamente por eso que es de admirar el trabajo realizado por OnePlus a la hora de desarrollar un panel aún mejor como lo es el que integra este 8 Pro.

De las 6,55 pulgadas del 7 Pro pasamos a 6,78 pulgadas en este 8 Pro, si bien, curiosamente, estamos ante un móvil que resulta más cómodo a la mano dado que la pantalla es más alargada y menos ancha que en la pasada generación.

La resolución sigue siendo Quad HD+, que para este tamaño y formato supera la barrera de los 500 píxeles por pulgada y resulta en un panel cuya nitidez se encuentra al nivel de los mejores del mercado. Porque, al fin y al cabo, lo es: es uno de los mejores del mercado.

El año pasado, OnePlus fue la firma encargada de introducir la alta tasa de refresco en el “mainstream” con los 90 Hz del 7 Pro. Este año Samsung se le ha adelantado, pero aún así la firma de Shenzhen no falta a su cita con los 120 Hz, siendo este uno de los rasgos exclusivos del modelo “Pro” de la serie OnePlus 8.

OnePlus 8 Pro, pantalla

Los 30 Hz extra que suponen el aumento de 90 a 120 Hz no son tan perceptibles como lo era el salto de 60 a 90 Hz. Eso no quita que la sensación de fluidez siga siendo extrema, y que utilizar la pantalla de este dispositivo sea simplemente una delicia del mismo modo que lo es en otros grandes referentes en este sentido como el Galaxy S20 Ultra de Samsung. Además del aumento en lo relativo a frecuencia de actualización, OnePlus también aumenta la frecuencia de muestreo para reducir así la velocidad de respuesta a los toques y acentuar aún más esa sensación de suavidad de la que hablaba.

Los 30 Hz extra que suponen el aumento de 90 a 120 Hz no son tan perceptibles como lo era el salto de 60 a 90 Hz.

Ahora bien, la mayor tasa de refresco también conlleva una desventaja clara como lo es un elevado consumo energético que se traduce en una autonomía muy mermada, sobre todo al apostar por el tándem de 120 Hz y resolución Quad HD+. Yo no tengo ninguna duda: poder disfrutar de una mayor fluidez y de la mayor resolución que puede ofrecer el panel merece la pena. No obstante, es probable que no todo el mundo piense igual, y por eso es de agradecer que OnePlus ofrezca la posibilidad de elegir combinaciones más conservadoras que ayuden a extender la autonomía del dispositivo.

Más allá de eso, OnePlus ha mejorado la reproducción de color de este panel, de modo que ahora muestre unos tonos más fieles. Esa es la teoría. En la práctica, encontramos una pantalla con unos colores vivos y agradables –además, es posible elegir entre varios perfiles de color distintos y modificar el balance de blancos en algunos de ellos–, con excelentes ángulos de visión y un nivel de brillo máximo –1.300 nits– más que suficiente para poder ver sin problemas el panel incluso en el exterior –cuando la cuarentena acabe y la situación lo permita, claro–.

Pantalla curva del OnePlus 8 Pro

Hay otros rasgos del panel del OnePlus 8 Pro que son dignos de mención. El primero es la decisión de OnePlus de mantener las curvas a ambos lados de la pantalla. Y no solo eso, sino que la marca ha decidido acentuar aún más estas curvaturas con respecto a las del OnePlus 7 Pro, de modo que en ocasiones vuelven a estar presentes las ya clásicas aberraciones de color que aparecen al ver el teléfono en determinados ángulos, y los aún más molestos toques accidentales, que desaparecen en cierta medida al utilizar una funda.

Antes decía que el OnePlus 8 Pro es un teléfono más cómodo a la mano que el 7 Pro debido a su formato, más largo y no tan ancho. No obstante, pienso que la combinación del formato del OnePlus 8 Pro y las curvas de la pantalla del 7 Pro hubiera sido lo ideal –siendo sincero, lo ideal hubiera sido una pantalla sin curvas, pero me temo que este es el mundo en el que vivimos ahora–.

Pantalla del OnePlus 8 Pro encendida

Finalmente, es necesario mencionar que, como cualquier panel de primer nivel que se precie, el del OnePlus 8 Pro cuenta con soporte para contenido HDR compatible con las principales plataformas de vídeo tales como YouTube, Amazon Prime Video o Netflix.

Como novedad, además, se introduce un modo llamado “Suavizado de gráficos en movimiento”, que a grandes rasgos no es más que un sistema similar al clásico “motion smoothing” que incluyen la mayoría de fabricantes en sus televisores, y que actúa interpolando “fotogramas inventados” entre los frames del vídeo para dar así una mayor sensación de suavidad al reproducir películas o series. Según OnePlus, se utiliza un chip MEMC dedicado para dar vida a esta característica.

Sea como fuere, si tener esta opción activada en el televisor es una práctica desaconsejada por la mayoría de expertos en el sector del vídeo, me temo que no hay ninguna razón por la que vaya a ser diferente en un móvil. No lo digo yo, lo dice el mismísimo Tom Cruise.

Rendimiento, software y experiencia

OnePlus 8 Pro, ajustes

Hablemos ahora de rendimiento, ese apartado por el que los móviles de OnePlus se han convertido en toda una referencia en el panorama móvil de los últimos años, y que por supuesto no iba a ser menos en el modelo más ambicioso de la firma hasta la fecha.

En pocas palabras, el OnePlus 8 Pro es el móvil más veloz que jamás haya pasado por mis manos, claro que decir eso de un móvil de esta marca a estas alturas no es nada nuevo.

Para lograr tal desempeño, OnePlus opta un año más por dotar a su modelo estrella de las especificaciones más punteras disponibles en el mercado: procesador Qualcomm Snapdragon 865 5G, 8 o 12 GB de memoria RAM con tecnología LPDDR5, más veloz y eficiente que la tecnología LPDDR4x usada por el OnePlus 7 Pro del año pasado, y 128 o 256 GB de almacenamiento UFS 3.0.

Pero cualquiera puede reunir estos componentes y crear un móvil con un rendimiento excelente. Donde el OnePlus 8 Pro realmente brilla es en la experiencia que ofrece el dúo formado por un tal plétora de potencia y un software como OxygenOS, que en su versión 10.5 basada en Android 10 llega a su mayor punto de madurez ofreciendo el equilibrio perfecto entre simplicidad y número de añadidos que, a diferencia de lo que sucede con otras capas, realmente aportan un valor a la experiencia con el dispositivo.

Donde el OnePlus 8 Pro realmente brilla es en la experiencia que ofrece el dúo formado por un tal plétora de potencia y un software como OxygenOS.

Entre esos añadidos se encuentran el ya clásico “modo de juego”, que sigue integrando una de las funciones más útiles que hayamos visto en un terminal con una función de este tipo como lo es la posibilidad de responder mensajes rápidamente con el móvil en formato apaisado usando un teclado flotante mientras se está viendo un vídeo o jugando.

También regresa el modo de lectura, disponible tanto en un modo “monocromo” que hace que la pantalla simule la de un e-reader, como en modo “a color” que atenúa los tonos y lleva el balance de blancos hacia el lado más cálido para facilitar la lectura.

OxygenOS en el OnePlus 8 Pro

La lista sigue con decenas de opciones de personalización, una función de “apps paralelas” para tener varias sesiones de una aplicación, una grabadora de pantalla que, a diferencia de la de los Pixel , no está oculta y funciona tal y como se espera de una herramienta de este tipo, y algunas otras utilidades que en ningún momento llegan a ensuciar la experiencia.

El launcher también ha cambiado ligeramente. Ahora, el menú de apps recientes muestra una lista horizontal con los iconos de las apps abiertas que facilita el acceso a ellas. Desafortunadamente, OnePlus sigue sin permitir acceder al feed de Google Discover desde la pantalla a la izquierda como sí sucede en las variantes destinadas a algunas regiones, sino que la única opción sigue siendo el “OnePlus Shelf” que permite añadir widgets y utilidades propias de la marca –lo más curioso es que esta posibilidad se había incluido de manera fugaz, pero la última actualización del OnePlus Launcher la ha eliminado–.

Para concluir, de he decir que la experiencia con el software de este OnePlus 8 Pro habría sido totalmente excelente, de no ser por pequeños problemas que he ido encontrando en los últimos días. El primero es el hecho de que **el modo “ambient display” sea básicamente imposible de desactivar, de modo que el indicador del lector de huellas en pantalla permanece encendido de manera indefinida, incluso por la noche. Algo me dice que este problema está de algún modo relacionado con el sistema Always On Display que de momento no está del todo implementado, pero que debería llegar en algún momento.

Además de eso, a día de hoy, Google Play identifica el dispositivo como no certificado por Play Protect, de modo que, entre otras cosas, se pierde la posibilidad de realizar pagos a través de Google Pay.

Es muy probable que estos problemas estén relacionados con el simple hecho de que el dispositivo que he podido probar durante las últimas semanas sea una unidad de prueba, cuyo software no es aún el definitivo con el que el terminal llegará al mercado. No obstante, y dado que hoy por hoy no hay ninguna otra actualización disponible para el dispositivo, considero necesario mencionar la existencia de estos bugs.

(Casi) todo lo demás

OnePlus 8 Pro, lector de huellas

El OnePlus 8 Pro es mucho más que un móvil rápido con una excelente pantalla. De hecho, son varios los apartados que lo hacen uno de los teléfonos más completos e interesantes de todo 2020:

  • Su diseño denota calidad desde el momento en el que lo sostienes en la mano por primera vez, sobre todo en uno de los acabados con la parte trasera mate –verde y azul–. Pese a su tamaño y peso, la suavidad del vidrio de la parte trasera y las curvas lo hacen un móvil bastante cómodo a la mano, además de ser algo más ligero que el modelo anterior. En términos estéticos, no hay muchos cambios más allá de un formato más alargado y, por supuesto, la desaparición del módulo “pop-up” de la cámara delantera que deja paso a un agujero en pantalla, que entre otras cosas ha permitido a OnePlus dotar a su nuevo teléfono, ahora sí, de certificación IP68 que asegura resistencia al agua y al polvo.

  • El lector de huellas en pantalla ahora ocupa menos espacio en el interior del teléfono. No obstante, es igual de rápido y preciso que en la pasada generación. Esto es: no tan veloz como un sensor capacitivo, pero mucho más que uno ultrasónico como el de la serie Galaxy S20.

  • Al fin hay carga inalámbrica, y no una cualquiera. Gracias a la tecnología Warp Charge 30T, el OnePlus 8 Pro se carga de manera inalámbrica casi tan rápido como lo hace por cable utilizando el cargador oficial de la marca –u otros capaces de generar una potencia de 30W–. Eran muchos los que esperaban la llegada de la carga inalámbrica a los móviles de la marca, y OnePlus no ha decepcionado.

  • El motor de vibración háptico vuelve a ser uno de los mejores incluido en un móvil Android: muy superior al que incluyen los terminales de Samsung, y a la altura –o ligeramente por debajo– del de los últimos Pixel de Google. Se trata de un motor firme, preciso y con un reducido tiempo de respuesta.

  • Los altavoces estéreo generan un audio potente y de buena calidad, que no distorsiona en exceso incluso en los niveles más altos de volumen.

  • Una vez más, el interruptor Alert Slider vuelve a ser un añadido extremadamente útil y conveniente a la hora de conmutar entre los distintos modos de alerta: sonido, vibración o silencio. Sigo sin entender por qué otras marcas no han copiado ya este sistema.

Lo no tan bueno del OnePlus 8 Pro

Autonomía

OnePlus 8 Pro con carga inalámbrica

Lo más normal sería pensar que, con una batería de 4.510 mAh, la autonomía del OnePlus 8 Pro fuese, como mínimo, mejor que la del OnePlus 7 Pro. Y lo es… salvo que decidas exprimir al máximo la pantalla del dispositivo y mantengas activada la tasa de refresco de 120 Hz y la resolución Quad HD. En ese caso, me temo que tendrás que acostumbrarte a obtener una autonomía correcta.

OnePlus no es la única firma que se ha encontrado con esta piedra en su camino. La gran mayoría de marcas que este año han decidido apostar por paneles con tasas de refresco elevadas no han sido capaces de ofrecer un buen equilibrio entre autonomía y fluidez extrema, ni siquiera a través de medidas como la limitación de la resolución de la pantalla al utilizar la máxima frecuencia de refresco disponible como sucede en los modelos de la serie S20. Solo el OPPO Find X2 Pro nos demostró ser capaz de ofrecer una autonomía aún con los parámetros de su pantalla configurados para ofrecer el mejor rendimiento, pese a contar con una batería casi 300 mAh más pequeña que la de este OnePlus 8 Pro.

En el día a día, el OnePlus 8 Pro ha sido capaz de sobrevivir durante una jornada completa, llegando al final del día con cerca de 5 o 6 horas de pantalla encendida con el modo de 120 Hz y el cambio automático de resolución dependiendo del contenido. Sin duda no son las mejores cifras, pero he de decir que durante las cerca de dos semanas que he estado utilizando el dispositivo, en ningún momento me he visto en la necesidad de desactivar el modo de alta tasa de refresco, sobre todo sabiendo que independientemente del método de carga que vaya a utilizar, la batería volverá a estar cargada por completo en poco menos de una hora.

Así son las cámaras del OnePlus 8 Pro

OnePlus 8 Pro en color azul, camaras

2019 fue el año en el que OnePlus, pese a no llegar a ponerse al nivel de los principales exponentes en cuanto a fotografía móvil, al menos fue capaz de ofrecer un resultado lo suficientemente bueno como para no desentonar en el segmento de la gama alta más premium. Este año, la firma opta por refinar la misma fórmula utilizada en el OnePlus 7 Pro, con el objetivo de obtener resultados aún mejores.

Esto, por tanto, significa que el OnePlus 8 Pro integra un sistema fotográfico que apuesta por la versatilidad, al ofrecer distintos sensores para cada situación.

El principal no es otro que el nuevo Sony IMX689 de 48 megapíxeles que ya estaba presente en su primo hermano el OPPO Find X2 Pro, con una apertura f/1.78 y dotado de EIS+OIS.

Justo a su lado aparece en escena el telefoto de 8 megapíxeles con estabilizador óptico, el mismo que ya estaba presente en el OnePlus 7T Pro, y que por tanto habilita la posibilidad de capturar imágenes con zoom óptico de tres aumentos, y digital de hasta 30.

App de camara del OnePlus 8 Pro

Y hay dos novedades más. La primera, un renovado sensor Ultra Wide, que ahora apuesta por la alta resolución que ofrece el sensor Sony IMX586 de 48 megapíxeles –el que el año pasado era el sensor principal de los OnePlus 7 Pro, 7T y 7T Pro–, y que promete capturar imágenes con un campo de visión de hasta 119 grados con un mayor detalle y calidad.

Por otro lado, aparece en escena lo que OnePlus denomina una cámara de filtro de color, situada en la parte inferior del sistema fotográfico, y cuyo objetivo es el de permitir aplicar efectos artísticos en tiempo real a la escena antes de capturarla utilizando una combinación de hardware y software. No obstante, OnePlus nos explica que este sensor también es encargado de mejorar la interpretación del color a la hora de capturar imágenes con el sensor principal.

Donde no hay apenas cambios –salvo por el formato utilizado– es en la parte frontal: volvemos a encontrar la misma cámara de 16 megapíxeles que ya estaba presente en los modelos del año pasado, y que además de selfies y vídeos FullHD, también permite desbloquear el teléfono con el rostro –y de una manera bastante rápida, la verdad–.

Tampoco vemos una evolución demasiado importante en la aplicación de cámara del dispositivo No es que lo necesite: ya es lo suficientemente simple y capaz de ofrecer todos los controles, modos y ajustes de una manera agradable y poco intrusiva. Como novedades, aparece el acceso directo a los efectos habilitados por la cámara de filtro de color en la parte superior derecha, justo al lado del modo “Supermacro”, compatible con las lentes principal, “tele” y Ultra Wide.

Comportamiento de día, modo retrato y de noche

OnePlus 8 Pro, camara

Con una configuración de sensores tan similar a la del modelo del año pasado, no es de extrañar que los resultados sean tan parecidos. Y eso es, por lo general, algo muy positivo.

El nuevo sensor IMX689 de Sony, más grande y luminoso que el IMX586 del año pasado, sumado a un software que ha ido mejorando con el paso de los meses, se traduce en una experiencia fotográfica de muy buen nivel, y en la mayoría de ocasiones se obtienen imágenes de gran calidad, con un gran nivel de detalle incluso en aquellas texturas más complejas, un buen rango dinámico y una reproducción de color más que correcta, si bien el software tiene cierta tendencia a sobreexponer las capturas.

foto macro con el OnePlus 8 Pro

Por la noche, lo mismo. Las ventajas del nuevo sensor comienzan a quedar patentes cuando cae la luz pero aún así podemos capturar imágenes bien detalladas, que lo son aún más al utilizar el modo Paisaje Nocturno, que sin llegar al nivel de la Visión Nocturna de los Google Pixel, o el modo noche de los últimos terminales de Huawei, cumple su cometido a la perfección.

Un aspecto que ha mejorado con respecto al modelo del año pasado es el modo retrato. En mis pruebas, el OnePlus 8 Pro ha sido capaz de capturar retratos con un recorte más preciso y un nivel de detalle en el sujeto en primer plano muy superiores a los capturados por el Samsung Galaxy S20 Ultra. Y me temo que la razón de este cambio con respecto a la pasada generación viene a raíz de la decisión de OnePlus de comenzar a procesar las imágenes sin miedo a que un contraste elevado pueda resultar en sombras más oscuras de lo habitual, a diferencia de lo que otras firmas como Samsung realizan con el objetivo de generar imágenes más luminosas, pero en ocasiones demasiado “planas” y carentes de contraste. En este sentido, eso sí, me temo que Google sigue siendo la marca que ofrece un mayor equilibrio entre sombras y luces, sobre todo en retratos.

Eso sí, a pesar de las mejoras, el modo retrato del OnePlus 8 Pro sigue sin funcionar tan bien como debería. Cuando el sujeto a capturar es humano, por lo general no habrá problemas a la hora de generar el desenfoque salvo que el fondo sea demasiado complejo. No obstante, al intentar retratar objetos o animales, en buena parte de las ocasiones veremos cómo la cámara no es capaz de identificar el sujeto en primer plano y no generará el efecto de desenfoque de fondo por mucho que nos alejemos o acerquemos. E incluso al lograrlo, es bastante probable que el resultado no sea tal y como lo esperábamos.

Dicho esto, también he de decir que, como ya sucedía con el Galaxy S20 Ultra, el sensor principal es capaz de, por defecto, generar un desenfoque de fondo natural debido a la menor profundidad de campo de esta cámara con respecto al resto de sensores. Esto hace que, en ocasiones, recurrir al modo retrato sea incluso innecesario dado que, de manera predeterminada, la imagen capturada ya tendrá un efecto de fondo desenfocado bastante agradable y no tan artificial.

Los sensores accesorios ofrecen también un muy buen resultado, y llama la atención sobre todo la paridad en lo relativo a calidad de imagen que ofrecen los tres sensores. El año pasado, la cámara principal y el “telefoto” ya permitían capturar imágenes de gran calidad, mientras que el Ultra Wide quedaba algo por detrás. Esta vez, en cambio, la lente ultra gran angular sube de nivel de manera notable gracias a un mejor sensor, y al fin se pone a la altura del resto de cámaras.

Sobre el “telefoto”, dado que se trata del mismo que estaba presente en el OnePlus 7T Pro, no hay nada nuevo que decir: hasta tres aumentos, las imágenes mantienen un buen nivel de detalle, aunque a partir de ahí la calidad comienza a caer hasta llegar a los 30 aumentos, donde prácticamente será imposible obtener una foto definida. Sea como fuere, se agradece contar con el estabilizador óptico de imagen a la hora de capturar escenas utilizando el zoom.

Cámara frontal

Los selfies del OnePlus 8 Pro también son de buena calidad, pues por suerte OnePlus no cae en la obsesión que tienen otras marcas por suavizar en exceso los rasgos faciales y, a menos que sea de noche o no haya luz suficiente, las capturas serán lo suficientemente detalladas.

Grabación de vídeo

Como todo gama alta lanzado en 2020, el OnePlus 8 Pro es capaz de capturar vídeo 4K a 60 FPS, y como novedad este año se introduce la posibilidad de utilizar el sistema de estabilización híbrido al capturar clips 4K a 30 FPS, además de un modo de “audio zoom” habilitado gracias a un micrófono extra situado junto al módulo de cámaras posterior. En ese sentido, he de decir que me hubiera gustado que el cambio entre sensores no fuera tan drástico a la hora de capturar vídeo.

Los resultados son buenos. En cuanto a calidad de imagen y audio no llega al nivel de los modelos más punteros de Samsung, pero sí es comparable a otros modelos de precio similar como el propio Pixel 4.

OnePlus 8 Pro, opinión y reflexiones finales de Andro4all

Trasera del OnePlus 8 Pro en color azul

Al margen de lo “chocante” que resulta ver un precio de más de 900 euros en un móvil de OnePlus –aún recuerdo cuando compré mi OnePlus 3 por 399 euros solo unos pocos años atrás–, y el dilema de si un móvil –sea de la marca que sea– debería, o no, costar casi 1.000 euros, lo cierto es que durante estos días con el teléfono, y tras utilizar dispositivos como el Pixel 4 XL o el Samsung Galaxy S20 Ultra, en ningún momento he tenido la impresión de estar usando un terminal de inferior categoría. Más bien todo lo contrario.

Por primera vez desde que llevo probando y analizando móviles de la marca, este es el único modelo en el que realmente veo que no hay recortes de ningún tipo: es tan potente y rápido como cabría esperar de un móvil de OnePlus, su pantalla es simplemente excelente, la cámara es versátil y muy competente, y los compromisos que los anteriores móviles de la marca llevaban arrastrando desde hace años han desaparecido por completo.

Trasera del OnePlus 8 Pro azul

Claro que la jugada que OnePlus comenzó a dibujar el año pasado con el OnePlus 7 Pro y que culmina con la llegada de este nuevo modelo también tiene sus riesgos: por los alrededor de 1.000 euros que cuesta este OnePlus 8 Pro, es posible encontrar modelos como el Galaxy S20 Plus o el iPhone 11 Pro.

De nuevo, no es que el 8 Pro sea un modelo de inferior categoría, ni mucho menos, y de hecho las razones por las que alguien podría elegir un modelo distinto a este se reducen a preferencias personales y no tanto a diferencias cualitativas. Pero no hay que olvidar que OnePlus ha llegado a ser la firma que es con el apoyo de aquella gran parte del público que supo valorar su capacidad de crear teléfonos punteros y de gran calidad a un precio que quedaba lejos de las cifras que manejaban los grandes de este liga. El “problema”, es que OnePlus se ha convertido en aquellos que en su día juró destruir, y ahora es una de esas grandes.

Precio y dónde comprar OnePlus 8 Pro

OnePlus 8 Pro con funda

OnePlus ofrece dos configuraciones distintas del 8 Pro, con 8 u 12 GB de memoria RAM y 128 o 256 GB de almacenamiento interno respectivamente. Sus precios son de 909 y 1.009 euros en España, y se pueden reservar desde el mismo día de su presentación. Más adelante, el día 21 de abril, se podrán comprar oficialmente en la web oficial de la marca y en distribuidores autorizados como Amazon.

OnePlus 8 Pro, opinión y nota de Andro4all
¿Debería comprar el OnePlus 8 Pro?
A favor
  • Era difícil, pero su pantalla es aún mejor que la del OnePlus 7 Pro
  • OnePlus vuelve a “clavar” la calidad de construcción de su nuevo modelo, a la vez que es capaz de reducir ligeramente el peso y añadir certificación IP que respalda su resistencia al agua
  • Extremadamente rápido y potente. El 5G y las nuevas tecnologías de memoria lo hacen un móvil “a prueba de futuro”
  • La carga inalámbrica es casi tan veloz como la carga por cable (y la carga por cable es MUY rápida)
  • OxygenOS sigue ofreciendo una de las mejores experiencias con Android
  • Sistema fotográfico versátil y muy competente
En contra
  • Los 120 Hz y la alta resolución penalizan en cierta medida la duración de la batería
  • Aún siendo más ligero que el 7 Pro, puede resultar demasiado grande y pesado para algunas personas
  • La cámara de filtro de color no aporta demasiado a la experiencia fotográfica
Conclusiones Se acabaron las excusas y los compromisos: OnePlus al fin se ha atrevido a lanzar un móvil al que no le falta de nada, capaz de jugar en la misma liga que los grandes de la industria telefónica. Salvo que quieras el móvil con la mejor cámara del mercado, o que tengas preferencias personales por aspectos que solo los terminales de otras marcas te pueden ofrecer, no se me ocurren razones para elegir cualquier otro modelo en lugar del OnePlus 8 Pro.
Puntuación

9.3OnePlus 8 Pro

Sin compromisos.

Si quieres saberlo todo sobre Android, tienes que seguir nuestro Instagram o unirte a nuestro canal de Telegram.

Sigue a Andro4all

Archivado en Análisis de móviles, OnePlus, Opinión
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios

Otras webs de Difoosion