realme 6i, análisis: asequible, equilibrado y con una excelente autonomía

COMPARTIR 0 TWITTEAR

Realme 6i, pantalla encendida

Elegir un móvil nuevo teniendo un presupuesto ajustado no es tarea fácil. Poco a poco, los fabricantes van aumentando el coste de todos sus terminales, incluso de aquellos más baratos, hasta el punto de dejar de lado segmentos tan importantes como lo es aquel que incluye los teléfonos de menos de 200 euros.

Por suerte, aún hay marcas que apuestan por esta clase de dispositivos: realme, por ejemplo, ha demostrado que aún es posible crear teléfonos competentes y venderlos a precios reducidos, pese a ser una de las firmas más jóvenes que forman el mercado de la telefonía en la actualidad, y ya lo dejó bastante claro el año pasado con su realme 5, uno de los mejores móviles de menos de 200 euros de todo 2019.

Este año, las cosas han cambiado en el catálogo de móviles de realme. El realme 6, que pudimos analizar no mucho tiempo atrás ha llegado para ser el sucesor natural del realme 5 Pro, mientras que el hueco que dejaba el realme 5 parecía haber quedado vacío… hasta la llagada de un modelo totalmente nuevo, el realme 6i.

Aunque haya pasado algo desapercibido ante la llegada del excelente realme 6, esta versión recortada se postula como uno de los móviles asequibles más interesantes en lo que llevamos de año. Así nos lo ha demostrado a lo largo de los últimos días, en los que hemos podido probar a fondo este nuevo realme 6i antes de ofreceros nuestra opinión.

Índice de contenidos:

realme 6i: ficha técnica de características y especificaciones

realme 6i
Especificaciones
Dimensiones164.4 x 75.4 x 9.0mm
199 gramos
PantallaIPS de 6,5 pulgadas HD+ (1600 x 720 píxeles)
Cristal Gorilla Glass 3
ProcesadorMediaTek Helio G80
RAM3/4 GB
Sistema operativorealme UI basado en Android 10
Almacenamiento64/128 GB eMMC 5.1
CámarasTrasera: 48 MP f/1.8 PDAF, vídeo 1080p@30fps + 8 MP Ultra Wide 119° + 2 MP 4 cm macro + 2MP B&W depth sensor f/2.4
Frontal:16 MP f/2.0
Batería5.000 mAh con carga rápida de 18W y carga inversa
OtrosLector de huellas trasero, USB Tipo C

Lo mejor del realme 6

Relación Hardware / Precio

realme 6i, parte trasera

Si hay algo en lo que realme es una experta es en su capacidad de ofrecer algunas de las mejores especificaciones técnicas al precio más reducido, y esta manía no solo afecta a sus terminales más punteros. Teniendo en cuenta su precio –menos de 180 euros–, el realme 6i es todo un portento a nivel técnico, gracias a una ficha de especificaciones liderada por un procesador MediaTe Helio G80, uno de los más potentes que ofrece la compañía china especializada en semiconductores.

La suma de este procesador y los 4 GB de memoria RAM, además de una versión de realme UI basada en Android 10 resultan en un rendimiento ejemplar para el segmento al que pertenece, con un nivel de fluidez digno de terminales más caros. Tampoco se le resisten algunos de los juegos más pesados de Google Play, si bien las sesiones más demandantes pueden traducirse en un sobrecalentamiento acusado del procesador que no ocurría, por ejemplo, al utilizar su hermano mayor el realme 6.

Más allá de eso, la cantidad de memoria RAM resulta suficiente para el uso en el día a día, y los 128 GB de almacenamiento interno resultan muy bienvenidos en esta gama.

Otro aspecto destacable de su software es la pantalla. Se trata de un panel IPS de buena calidad, a la altura del que ya pudimos probar en el realme 6i. La representación de los colores es acertada –si bien los tonos están algo más saturados de lo que me gustaría–, y los ánglos de visión son excelentes. Tampoco hay queja en lo relativo a niveles de brillo, aunque sí se puede llegar a echar en falta algo más de nitidez dado que su resolución se queda en 1600 x 720 píxeles, a pesar de que su diagonal mantiene las mismas 6,5 pulgadas de su hermano mayor, si bien esta vez el panel está rodeado de unos márgenes algo mayores –principalmente el inferior–, y el agujero en pantalla pasa a ser un notch en forma de gota de agua situado en la parte superior central. Por supuesto, en esta ocasión no hay rastro de los 90 Hz.

Del diseño es conveniente comentar que, e esta ocasión, realme apuesta por un acabado mate para la parte trasera, que hace que el terminal sea algo más resbaladizo, aunque a su favor he de decir que la suciedad y las huellas se quedan impregnadas con menor facilidad que en los terminales con acabado brillante. Más allá de eso, se mantiene el plástico como material de construcción, y como ya sucedía con su hermano mayor, estamos ante uno de los terminales más grandes y pesados de su categoría, con cerca de 16,5 centímetros de altura y casi 200 gramos de peso. Pese a ello, resulta un terminal bastante cómodo a la mano gracias a la sutil curvatura de su parte trasera y la redondez de los márgenes que rodean el chasis.

Autonomía

Realme 6i, parte trasera en color blnco

Si hay un aspecto de la ficha técnica del realme 6 que merece un apartado propio en este análisis es, sin duda alguna, su batería. Los 5.000 mAh de capacidad, sumados a un procesador que apuesta por la eficiencia energética más que por la potencia bruta, resultan en una autonomía excelente.

No es difícil alcanzar las dos jornadas completas de uso, con cerca de 7 horas de pantalla encendida con un uso relativamente “ligero”. Será al exprimir sus capacidades en cuanto a fotografía, o al cuando la autonomía se resienta, si bien aún así sigue siendo una de las mejores de su clase.

A la hora de pasar por el cargador, contamos con un sistema de carga rápida que admite una potencia máxima de 18 W. No es la mayor potencia que hemos visto en el catálogo de realme, pero sí más que suficiente para recargar esta gran batería en no más de una hora y media desde el 0 hasta el 100%.

Sistema fotográfico: versátil y capaz

Camaras del realme 6i

Con un sistema formado por cuatro cámaras liderado por un sensor de 48 megapíxeles, que además suma una lente ultra gran angular, la del realme 6i es una de las configuraciones fotográficas más versátiles de su segmento. Y aunque la experiencia nos dice que más cámaras y mayores números no siempre significa una mejor experiencia fotográfica, en el caso de este modelo nos alegra saber que el sistema de cámaras ofrece un buen resultado.

Lógicamente, el sensor principal, de 48 megapíxeles es el que ofrece una mejor experiencia en términos de captura de detalle, tanto en situaciones de buena iluminación como en aquellas escenas en las que la luz no acompaña, gracias al mayor tamaño del sensor y una apertura —f/1.8– mayor a la del resto de sensores.

A grandes rasgos, el sistema es muy parecido al que ya pudimos probar en el realme 5 Pro el año pasado, y como tal los resultados son similares. Por tanto, hablamos de imágenes detalladas, con colores vivos sin llegar a sobresaturar en exceso –al menos si se mantiene el efecto de “Potenciación Cromática” desactivado–. Al ampliar las capturas sí que encontramos algunos que otros defectos inherentes de los dispositivos de estas categorías como lo es el ya famoso “efecto acuarela”. Este problema desaparece en cierta medida al activar el “modo 48 megapíxeles”, que genera imágenes a la máxima resolución que permite capturar el sensor, y por tanto capta un mayor detalle y unas líneas mejor definidas.

El sensor ultra gran angular, con un ángulo de visión de 119º y 8 megapíxeles de resolución, es un excelente añadido para un sistema fotográfico de por sí bastante capaz. Desde luego, la calidad de las imágenes capturadas con esta cámara no son de tanta calidad como aquellas tomadas con el sensor principal, sobre todo en términos de interpretación de color y captura de detalle. No obstante, es un extra que se agradece tener en determinadas situaciones.

La tercera cámara es un “sensor macro” de 2 megapíxeles, como el que hemos visto en la inmensa mayoría de móviles baratos lanzados a finales de 2019 y parte de 2020. Personalmente, no creo que sea una cámara del todo útil –ni en este ni en el resto de terminales que la incluyen– debido a la escasa calidad de imagen y a las dificultades a la hora de obtener un enfoque correcto.

Finalmente, se integra otra cámara de 2 megapíxeles, en este caso destinada a capturar información de profundidad para capturar imágenes con efecto de desenfoque de fondo o modo retrato. Como en otros móviles de la marca, el recorte del sujeto en primer plano es correcto, si bien el efecto de desenfoque no resulta del todo natural, y a la hora de hacer retratos a personas nos encontramos con un suavizado de rostros bastante acusado, que no es posible deshabilitar por completo aún manteniendo desactivadas las opciones de “belleza”.

Ese suavizado también sucede al capturar selfies con la cámara frontal de 16 megapíxeles, cuyos resultados son prácticamente calcados a los que pudimos obtener en nuestra prueba al realme 6, lo cual nos lleva a pensar que estamos ante el mismo sensor de 16 megapíxeles y apertura f/2.0.

Lo peor del realme 6i

Realme UI

Pantalla del realme 6i

Como en cada uno de mis análisis a uno de los terminales de realme, toca detenerse en el apartado del software. Y no solo para hablar sobre sus cosas buenas –que las hay–.

Nada más iniciar el teléfono por primera vez, un cajón de aplicaciones nos da la bienvenida con más bloatware del que nos gustaría, incluyendo un total de cuatro navegadores web distintos, entre ellos dos de origen ruso que, por alguna razón, realme sigue incluyendo en todos sus dispositivos.

Más allá de eso, los diversos sistemas de “optimización” y ahorro energético causan cierta inestabilidad en el sistema, que se traduce en algunos problemas ya clásicos de las capas de personalización de fabricantes provenientes de China como una gestión de las notificaciones muy mejorable o aplicaciones que se cierran sin motivo aparente. Son fallos que ya estaban presentes en ColorOS 7, y que realme UI 1.0 parece haber heredado.

Pero, tal y como decía, no todo es malo. La capa de personalización de realme ofrece decenas de opciones de personalización, desde la posibilidad de modificar el aspecto y la forma de los iconos utilizando el launcher por defecto, hasta una barra lateral que permite configurar distintos accesos directos y ajustes al estilo del panel edge de los terminales de Samsung.

Más allá de eso, por lo general el software funciona bien salvo por los pequeños problemas antes mencionados; algunas de las utilidades incorporadas, como la posibilidad de duplicar aplicaciones o los gestos que permiten llevar a cabo distintas acciones a través de gestos resultan de bastante utilidad; y su diseño, dejando aun lado opiniones subjetivas, cuenta con una apariencia coherente que mantiene la misma línea entre menús y aplicaciones del sistema.

realme 6i, opinión y reflexiones finales de Andro4all

Trasera del realme 6i

Un paquete equilibrado y competente, pero sin alardes. Eso es lo que te llevas si decides apostar por el realme 6i, uno de los modelos más asequibles del catálogo de la firma china, que se postula como una de las mejores opciones bajo la barrera de los 200 euros gracias a un rendimiento mejor de lo esperado, una experiencia fotográfica que, sin ser el mejor de su clase, no defrauda, y una autonomía excepcional.

Comparado con modelos de precio similar como podría serlo el Redmi Note 8T, su rival más directo a día de hoy, este realme 6i gana en autonomía, velocidad de carga y potencia bruta, además de contar con una versión de Android más moderna, si bien el funcionamiento de su software no está tan pulido como el del modelo firmado por Xiaomi.

realme 6 vs 6i

Quizá el mayor dilema surge al compararlo con su hermano mayor, el realme 6. Y es que por muy poco dinero más –que será aún menos una vez pasados unos meses–, tenemos acceso a un teléfono aún más potente, con un sistema de carga rápida aún más veloz y un sistema fotográfico capaz de ofrecer un resultado notablemente superior al de este realme 6i. Sin olvidar que, con la variante superior, damos el salto a una pantalla con una frecuencia de refresco de 90 Hz que realmente marca la diferencia.

Sea como fuere, el realme 6i es una fantástica opción dentro de su segmento, y probablemente uno de los móviles baratos más equilibrados que hayamos visto en lo que llevamos de 2020. Aún teniendo en mente sus pequeños inconvenientes, es una apuesta segura.

Precio y dónde comprar el realme 6i

El nuevo terminal asequible de realme se podrá comprar en España a partir del próximo día 24 de abril a través de los canales oficiales de la marca y los distintos distribuidores autorizados. En España, su precio es de 179 euros para su única configuración disponible con 4 GB de memoria RAM y 128 GB de almacenamiento interno.

realme 6i, opinión y nota de Andro4all
¿Debería comprar el realme 6i?
A favor
  • Buen rendimiento: el Helio G80 ofrece un muy buen resultado en la mayoría de situaciones
  • Excelente autonomía y carga rápida
  • La cámara principal ofrece un buen resultado teniendo en cuenta su precio
En contra
  • realme UI puede llegar a lastrar en cierta medida la experiencia con el terminal
  • La posición del lector de huellas en el reame 6 nos gustaba más, a pesar de que su funcionamiento es igual de rápido y preciso en este 6i
Conclusiones Una excelente autonomía, sumada a un gran rendimiento y un buen desempeño fotográfico hacen que, por 179 euros, este realme 6i sea uno de los modelos más equilibrados y recomendables de su segmento.
Puntuación

8.0realme 6i

Autonomía por bandera en uno de los móviles baratos más equilibrados de 2020

Si quieres conocer todas las novedades de Android tienes que escuchar nuestro podcast. ¡Nuevo episodio de Conectando en Ivoox y en Spotify!

Sigue a Andro4all

Archivado en Análisis de móviles, Realme
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios

Otras webs de Difoosion