Close Button
Compartir

El móvil más barato de realme, a fondo: analizamos el nuevo realme 7i.

Nuevo realme 7 5G, con pantalla a 120 Hz y 5G por solo 229 euros

La explosión de realme: marca más rápida en llegar a 50 millones de móviles vendidos

No parece que realme tenga intención de cambiar su fórmula: saturar el mercado de modelos de características similares, y renovarlos cada pocos meses parece surtir efecto, así que, ¿para qué variar?

A mediados de 2020 pudimos analizar el realme 6i, un equilibrado terminal de gama media muy asequible, que destacaba por su excelente autonomía. Ahora, el realme 7i aspira a seguir sus mismos pasos a base de una estrategia similar.

¿Lo conseguirá? Para comprobarlo, hemos pasado algo más de una semana utilizando el dispositivo, analizando los cambios y exprimiendo al máximo todo lo que este terminal de precio reducido puede dar de sí. Este es nuestro análisis al realme 7i, en el que os daremos nuestra opinión sobre el mismo y si merece o no la pena.

realme 7i, trasera

La parte trasera del realme 7i en color azul.

Ficha técnica del realme 7i

realme 7i
Especificaciones
Dimensiones164,5 x75,9 x 9,8 mm
208 gramos
Pantalla6,5 pulgadas
ResoluciónHD+ (1.600 x 720 píxeles)
ProcesadorMediaTek Helio G85
RAM4 GB LPDDR4x
Sistema operativorealme UI basado en Android 10
Almacenamiento64 GB ampliables por microSD
CámarasTrasera principal de 48 MP f/1.8 6P Lens + Ultra Wide Angle de 8 MP f/2.3 + Macro de 2 MP
Frontal 8 MP
Batería6.000 mAh
OtrosLector de huellas trasero, USB Tipo C
Fecha de salida16 de diciembre
Precio de salida159 euros

Lo mejor del realme 7i

Una impresionante autonomía

Con 6.000 mAh de capacidad, lo verdaderamente sorprendente hubiera sido que la autonomía del realme 7i no fuese uno de sus puntos fuertes.

Si te compras este móvil, debes saber que la autonomía va a ser la última de tus preocupaciones, algo que no viene mal si tenemos en cuenta que la mayoría de usuarios de smartphones estamos acostumbrado a cargar nuestros terminales al menos una vez al día.

No es así con el último modelo de realme: con un uso intenso —que como siempre, dependerá del tipo de persona y de sus hábitos—, el realme 7i puede aguantar vivo durante dos jornadas sin despeinarse, llegando a la noche del segundo día con alrededor de un 20% de batería restante.

En ese sentido, los números en cuanto a tiempo de pantalla encendida suelen estar cerca de las 8 o hasta 9 horas.

La única pega en este aspecto la encontramos a la hora de pasar por el cargador. Y es que a diferencia del resto de modelos de la serie realme 7, este solo admite una potencia máxima de carga de 18W, que sumada a la gran capacidad de la batería, se traduce en un tiempo de carga cercano a las dos horas.

En cualquier caso, es innegable que el realme 7i pasa automáticamente a convertirse en uno de los referentes de su categoría en lo relativo a la autonomía. Y no era fácil, pues cada vez son más los fabricantes que deciden incorporar baterías inmensas en sus terminales baratos.

Parte inferior del realme 7i

El realme 7i cuenta con carga a través de USB Tipo C.

Un procesador que cumple con lo prometido

Bajo el capó de este realme 7i se encuentra el procesador MediaTek Helio G85, una ligera evolución del G80 que montaba el realme 6i.

El procesador ofrece un desempeño ejemplar en las tareas del día a día, y no tenemos problemas a la hora de ejecutar aplicaciones pesadas. Eso sí, su GPU —la Mali G52— no es la más potente de la serie y eso se nota a la hora de intentar ejecutar algunos juegos con apartados gráficos potentes.

Aunque hubiéramos agradecido que realme se atreviese a dar el salto a los 6 GB de RAM, debemos conformarnos con los 4 GB que ya estaban presentes en el modelo anterior. Por suerte, esta cantidad de memoria no supone ningún tipo de problema en el día a día con el dispositivo, si bien nos surge la duda de cómo de bien aguantará el paso de los años conforme las aplicaciones, los juegos y el propio sistema operativo vayan demandando más recursos.

Cyberpunk en el realme 7i usando Stadia

No, Cyberpunk 2077 no está en Android… aunque es posible jugarlo a través de Stadia.

Lo peor del realme 7i

Android 10 no es suficiente en 2021, y realme UI no ayuda

Lanzar un móvil con Android 10 cuando tan solo nos separan dos semanas del fin del año 2020, y Android 11 hace ya varios meses que se presentó, no tiene justificación alguna.

Y no importa que este realme 7i sea un terminal de gama baja: en mi opinión, todo fabricante de smartphones Android debería comprometerse a lanzar sus terminales con la última versión disponible de Android desde el momento en el que ya se cuenta con el software personalizado y optimizado para ser desplegado entre los terminales de su catálogo. Y sabemos que el de realme está listo, pues algunos de sus modelos de este año ya han recibido la actualización.

El hecho de contar con Android 10 desde su salida no solo implica que este realme 7i no cuente con las últimas funcionalidades de la plataforma. También significa que, mientras que los modelos que la marca lanzará con Android 11 dentro de algunas semanas llegarán a actualizarse a Android 13 —siempre y cuando la marca cumpla con su período de soporte de dos años—, este modelo solo se actualizará hasta Android 12 a pesar de haber sido lanzado solo unas semanas antes.

Pero al margen de todo lo anterior está realme UI. La capa de personalización de realme no tiene demasiados problemas para funcionar en móviles más potentes, pero es en este tipo de terminales donde comenzamos a verle las costuras y a descubrir que la falta de optimización puede ser un problema.

Porque a pesar de que el procesador no tiene problema para mover apps y juegos pesados, sí encontramos alguna que otra ralentización a la hora de llevar a cabo tareas tan simples como cambiar entre aplicaciones abiertas recientemente.

Y aunque ya no es un problema tan grave como sí lo era meses atrás, el bloatware sigue estando presente desde el momento en el que se configura el teléfono por primera vez, con aplicaciones que me temo no resultarán de utilidad para un buen número de los compradores de este dispositivo, pero que por alguna razón realme sigue integrando en sus teléfonos.

Aún así, no todo es malo. Algunas de las utilidades incorporadas, como la posibilidad de duplicar aplicaciones o la opción de llevar a cabo distintas acciones a través de gestos resultan de bastante utilidad. Además, su diseño resulta más o menos coherente al mantener la misma línea estética entre menús y aplicaciones del sistema.

realme 7i, pantalla

El software del realme 7i está basado en Android 10.

Poca personalidad en un diseño que comienza a resultar repetitivo

El diseño del realme 7i es muy similar al del 6i. Que a su vez, era un calco del del 5i. Objetivamente, es un diseño sobrio del que ningún rasgo llama la atención. Ni el pequeño notch de la parte superior de la pantalla, ni el acabado texturizado de la parte trasera.

Por supuesto, se trata de un dispositivo construido en plástico. No es un plástico tan bien acabado como el que podemos encontrar en otros modelos de precio superior, como el Pixel 4a o el Galaxy S20 FE, pero tampoco se puede pedir mucho más a este precio.

En cualquier caso, conforme van llegando nuevas generaciones de la serie, vamos viendo cómo la estética va resultando cada vez más repetitiva. Mientras firmas como Xiaomi se atreven a experimentar con sus líneas de entrada, realme peca de continuista hasta el punto de llegar a ser difícil identificar cada uno de los modelos que forman su catálogo a simple vista.

Relacionado con el apartado del diseño está el de la pantalla, donde no encontramos demasiadas sorpresas, ni para bien ni para mal. Se trata de un panel LCD de una calidad correcta, con un nivel de brillo máximo que puede quedarse algo corto y una interpretación de colores que apuesta por saturar en cierta medida los tonos primarios.

Un punto en contra a destacar de la pantalla hace referencia a los ángulos de visión. Basta con girar ligeramente el móvil para apreciar aberraciones en los colores, y para ver cómo el vidrio de la pantalla refleja la luz en mayor medida que en otros dispositivos de la competencia.

Lector de huellas y cámara del realme 7i

El lector de huellas del realme 7i.

Así son las cámaras del realme 7i

Como sucede con el apartado del diseño, las diferencias son mínimas cuando hablamos de las cámaras del realme 7i con respecto a las del modelo anterior.

Una vez más, nos topamos con un sistema formado por tres cámaras traseras, que queda encabezado por un sensor de 48 megapíxeles de resolución.

Dicho sensor queda acompañado por una lente ultra gran angular de 8 megapíxeles, a la que hay que sumar un sensor macro de 2 megapíxeles.

El sensor principal de 48 megapíxeles es el que ofrece una mejor experiencia en términos de captura de detalle e interpretación de color en la mayoría de situaciones. Ayuda la apertura f/1.8 y el hecho de contar con un modo HDR que entra en juego cuando el sensor no es capaz de dar más de sí.

Al utilizar las cámaras, obtendremos imágenes luminosas, con un buenos niveles de detalle y unos colores vivos –en ocasiones demasiado–.

realme 7i, análisis: la autonomía vuelve a brillar

realme 7i, análisis: la autonomía vuelve a brillarrealme 7i, análisis: la autonomía vuelve a brillarrealme 7i, análisis: la autonomía vuelve a brillarrealme 7i, análisis: la autonomía vuelve a brillarrealme 7i, análisis: la autonomía vuelve a brillarrealme 7i, análisis: la autonomía vuelve a brillarrealme 7i, análisis: la autonomía vuelve a brillarrealme 7i, análisis: la autonomía vuelve a brillarrealme 7i, análisis: la autonomía vuelve a brillarrealme 7i, análisis: la autonomía vuelve a brillarrealme 7i, análisis: la autonomía vuelve a brillarrealme 7i, análisis: la autonomía vuelve a brillarrealme 7i, análisis: la autonomía vuelve a brillarrealme 7i, análisis: la autonomía vuelve a brillarrealme 7i, análisis: la autonomía vuelve a brillar

Si decidimos ampliar las capturas –tomadas a una resolución de 12 megapíxeles de forma nativa– encontraremos algunos defectos propios de los dispositivos de estas categorías como cierta tendencia a sobre exponer las altas luces, y el ya famoso “efecto acuarela”. Este problema desaparece en cierta medida al activar el “modo 48 megapíxeles” que genera imágenes a la resolución nativa del sensor, a costa de un tiempo de procesamiento más elevado.

El modo retrato hace un buen trabajo a la hora de separar el fondo del sujeto en primer plano. No es tan buena la captura de detalle de los rostros, probablemente debido a las técnicas de suavizado facial que el software de la cámara lleva a cabo automáticamente.

De noche, el sensor de 48 megapíxeles también hace un buen trabajo a la hora de preservar el detalle sin introducir demasiado ruido en las escenas. Además, contamos con un modo noche que cumple su función, y es capaz de introducir algo más de luz en la escena, a costa de un balance de blancos no tan natural como nos gustaría.

En cuanto a selfies, la cámara delantera de 8 megapíxeles ofrece unos resultados dentro de lo esperado: la calidad de las imágenes no destaca, aunque es posible obtener buenas capturas cuando las condiciones de luz acompañan. Hay que mencionar que, aunque el sensor pasa a ser de 8 megapíxeles en lugar de 16 como en el realme 6i, lo cierto es que las diferencias apenas son apreciables en el día a día.

realme 7i trasera

Además del color azul, el realme 7i también llega en plata.

realme 7i: opinión y reflexiones finales de Andro4all

Usar el realme 7i me lleva a recordar mi experiencia con el realme 6i: las diferencias entre ambos modelos son mínimas en la mayoría de aspectos: no hay –casi– cambios en la pantalla, en la cámara ni en el software, y el diseño ha cambiado solo lo justo para que no sea tan fácil confundir un modelo con otro.

No obstante, la falta de evolución no tiene por qué ser algo negativo: de este modo, realme ha sido capaz de ofrecer el terminal a un precio aún más bajo que el del anterior modelo, a la vez que dota a esta entrega de un procesador ligeramente más potente y una batería de mayor capacidad.

Por todo ello, no será difícil recomendar la compra de este realme 7i a todo aquel que busque un teléfono barato que destaque por su aguante en el día a día al no tener que pasar por el cargador tan frecuentemente como sus rivales más directos. A eso hay que sumar un muy buen desempeño general y una experiencia fotográfica que, aún con sus debilidades, no llega a defraudar teniendo en cuenta el segmento al que pertenece este dispositivo. Un segmento que, eso sí, me temo seguirá liderado por el POCO M3 de Xiaomi durante al menos unos cuantos meses más.

realme 7i, trasera azul

La trasera del realme 7i en color azul.

Precio del realme 7i y dónde comprar

El precio oficial del realme 7i es de 159 euros, y se podrá comprar a partir del día 21 de diciembre en la web oficial de realme.

No obstante, durante los días 21 y 22 de diciembre se puede comprar con un descuento de 10 euros que lo sitúa por debajo de los 150 euros. Es de esperar que, tarde o temprano, también sea posible adquirirlo a través de los canales de distribución habituales.

realme 7i, opinión y nota de Andro4all
¿Debería comprar el realme 7i?
A favor
  • Impresionante autonomía gracias a sus 6.000 mAh de batería.
  • Buen desempeño general.
  • La cámara principal ofrece una buena experiencia
En contra
  • Sin NFC
  • realme UI sigue pendiente de un lavado de cara
  • El diseño peca de continuista
  • Otros fabricantes ofrecen pantallas de más calidad dentro de su misma gama
ConclusionesCon el 7i, realme no se complica: todo lo que funcionaba del realme 6i está presente en este nuevo modelo. Pero todo lo que no funcionaba también lo está. Los cambios no suponen un avance claro, pero dado que hablamos de un móvil aún más barato que su antecesor, no se le puede pedir mucho más.
Puntuación

realme 7i

Un móvil equilibrado y sin pretensiones por poco dinero.

Temas relacionados: Análisis de móviles, Móviles chinos, Realme

Compartir
Queremos saber tu opinión. ¡Comenta!