Close Button

Probamos el nuevo smartphone barato de realme: análisis a fondo con opiniones del realme C11.

Si algo nos han enseñado marcas como Xiaomi o realme en estos últimos años, es que es posible tener un móvil de calidad sin que eso suponga desembolsar demasiado dinero. Claro que, en ocasiones, incluso las marcas que llevan la relación calidad-precio por bandera tropiezan al lanzar dispositivos que ofrecen menos de lo que piden.

Y me temo que el realme C21 es uno de esos tropiezos. Es un smartphone de 109 euros, sí. Pero aun teniendo en cuenta su precio, el nuevo terminal de gama baja de la compañía china nos deja con un sabor de boca algo amargo, y con la sensación de que, teniendo en cuenta la competencia existente en el rango de los 100 euros, no llega a ofrecer lo mínimo que un smartphone de este precio debería ofrecer.

realme C21 en azul, parte trasera

La parte trasera del realme C21 en color azul.

Ficha técnica del realme C21

realme C21
Especificaciones
Dimensiones165,2 x 76,4 x 8,9 mm
190 gramos
PantallaLCD de 6,5 pulgadas
Resolución HD+ (720 x 1.600 píxeles)
ProcesadorMediaTek Helio G35
RAM3/4 GB
Sistema operativorealme UI basado en Android 10
Almacenamiento32/64 GB
CámarasTrasera: principal de 13 MP f/2.2, 5P Lens, PDAF
2 MP B&W
2 MP macro
Frontal: 5 MP
Batería5.000 mAh
OtrosLector de huellas trasero, microUSB, puerto para auriculares de 3,5 mm
Fecha de salidaMayo de 2021
Precio de salidaDesde 109 euros

Diseño y pantalla del realme C21

Tal y como cabría esperar de un smartphone de poco más de 100 euros, el realme C21 no destaca precisamente por su diseño. Aun así, la compañía se ha esforzado en otorgar al dispositivo un aspecto más o menos diferencial con respecto a otros modelos de precio parecido.

Su cuerpo está fabricado en un único bloque de plástico, con laterales ligeramente redondeados y una parte trasera con curvas en sus laterales. Disponible en colores azul y negro, la trasera hace gala de un “diseño geométrico”, con patrones que hacen que el diseño del terminal sea reconocible.

Se trata de un terminal que resulta cómodo a la mano, con un buen equilibrio de pesos y una buena calidad de construcción a pesar del uso de plástico como material de fabricación.

En la parte inferior izquierda de la trasera, realme ha incluido el altavoz del dispositivo, junto a una pequeña protuberancia que hace que el terminal quede ligeramente elevado cuando se deja sobre una mesa. Pese a ello, la posición del altavoz no nos parece la más adecuada, ya que es fácil taparlo con la mano cuando se sostiene el dispositivo en la mano.

Si a eso le sumamos un audio de no muy buena calidad, y la carencia de un segundo altavoz, acabamos obteniendo una experiencia no demasiado agradable a la hora de escuchar música o reproducir contenido multimedia usando el altavoz externo. Afortunadamente, realme ha decidido mantener el puerto para auriculares de 3,5 milímetros.

La parte trasera del realme C21 en color azul

Un realme C21 sobre la mesa.

Otra decisión cuestionable es la de colocar el lector de huellas dactilares en una ubicación incomprensiblemente elevada de la parte trasera. Aunque el lector es rápido y lo suficientemente preciso, su posición hace que sea necesario hacer un esfuerzo y estirar el dedo más de lo normal para poder alcanzar el sensor. No es la primera vez que realme dota a uno de sus dispositivos de un lector trasero, pero por alguna razón, en este modelo ha decidido colocarlo en una posición más incómoda.

En los laterales del teléfono solo encontramos los botones de encendido y volumen, con un recorrido algo inferior al que me gustaría, y la ranura para tarjetas SIM y microSD. La parte superior está vacía, y la inferior alberga el micrófono, el puerto para auriculares de 3,5 milímetros, y el conector de carga microUSB. Sí, microUSB. En 2021.

Parte trasera azul del realme C21

Parte trasera azul del realme C21.

El frontal del realme C21 está ocupado por una pantalla LCD de 6,5 pulgadas de diagonal, rodeada de unos márgenes de tamaño considerable, y con un “notch” en forma de gota de agua en la parte superior. La pantalla es completamente plana, y no cuenta con cristal de protección Gorilla Glass.

Se trata de un panel correcto, con una nitidez suficiente pese a su resolución HD, un nivel de brillo máximo al mismo nivel que los modelos de la competencia, y una representación de color decente, que además se puede calibrar de modo que la temperatura de color sea más fría o cálida. Al no tratarse de un panel OLED, no contamos con modo “Always on Display” ni nada por el estilo.

La única pega que le he encontrado está relacionada con los ángulos de visión. En cuanto nuestra cara no se encuentra justo delante de la pantalla, vemos cómo los colores y la iluminación de la pantalla comienzan a variar en gran medida, un problema que no hemos encontrado en otros modelos de la marca, ni en rivales de precio similar.

Vale la pena mencionar que el realme C21 no tiene una pantalla con alta tasa de refresco a diferencia de otros modelos. Hay que conformarse con los clásicos 60 hercios.

Altavoz del realme C21

Altavoz del realme C21Cámaras y lector de huellas del realme C21

Hardware y rendimiento del realme C21

El realme C21 cuenta con el mismo procesador que ya estaba presente en el realme C11 lanzado el año pasado Se trata del MediaTek Helio G35, un chip de doce nanómetros y ocho núcleos enfocado a la gama media baja. Y así lo demuestra en cuanto comenzamos a utilizar el dispositivo.

Hacía tiempo que no probaba un móvil donde el lag estuviera tan presente. Acciones tan simples como abrir el cajón de aplicaciones o ejecutar una aplicación que no está abierta en memoria parecen pesarle en exceso a este realme C21, que sufre para ofrecer una experiencia consistente.

Abrir la cámara y hacer una foto puede tomar hasta 5 segundos, más incluso si comenzamos a contar desde antes de desbloquear el teléfono. Algo preocupante, sobre todo si se tiene en cuenta que hablamos del modelo más “puntero” de esta familia, con 4 GB de memoria RAM.

La pantalla del realme C21.

La pantalla del realme C21.

No tengo claro si los problemas están relacionados con una falta de potencia, o si se trata de una mala optimización del software que incluye este dispositivo. En caso de ser el segundo caso, una actualización de realme UI debería subsanar en cierta medida los problemas, pero no confiaría en que las mejoras vayan a ser drásticas.

Si pensabas comprar el realme C21 para jugar, probablemente vayas a llevarte una decepción. Aunque el procesador es capaz de correr algunos de los juegos más pesados, el dispositivo se comporta mejor cuando ejecutamos títulos más casuales y no tan demandantes de recursos.

A eso hay que sumar que, con 32 GB de almacenamiento en la versión base, y el doble en el modelo más caro, no es que el realme C21 vaya sobrado de espacio precisamente. Por suerte, existe la posibilidad de ampliar la memoria interna a través de microSD de hasta 256 GB, siempre y cuando estés dispuesto a renunciar a una de las ranuras de SIM del dispositivo.

Batería y carga del realme C21

La batería es, probablemente, el único aspecto donde el realme C21 es capaz de sacar pecho. Con 5.000 mAh de capacidad, la autonomía es buena, llegando a alcanzar la jornada y media de uso, e incluso siendo capaz de estirarse hasta las dos jornadas sin demasiado esfuerzo.

Claro que, debido a la carencia de USB Tipo C, se pierde cualquier tipo de tecnología de carga rápida. En ese sentido, la batería del dispositivo puede cargarse en cerca de una hora y cuarenta minutos usando el cargador y cable incluidos en la caja.

Trasera del realme C21 azul

El lector de huellas del realme C21 está situado en una posición algo incómoda.

Software y experiencia del realme C21

Cuando Google lanzó Android 10, el COVID-19 no existía, Ernesto Valverde aún era entrenador del F.C Barcelona, y Apple estaba a punto de presentar los iPhone 11. Y sin embargo, esta es la versión del sistema operativo que realme ha decidido utilizar para dar vida a su nuevo teléfono, lanzado cuando ya nos acercamos a mediados del año 2021.

Eso implica que Android 12 está a solo cuatro meses de comenzar a llegar a los primeros dispositivos, y que Android 11 está cerca de cumplir un año. Y teniendo en cuenta los antecedentes de la marca a la hora de mantener actualizados sus teléfonos, dudo que este modelo vaya a ver Android 12 en algún momento. Probablemente habrá que esperar meses hasta que reciba Android 11, versión con la que, mucho me temo, y ojalá me equivoque, vivirá hasta el fin de sus días.

En caso de que eso no fuera suficiente, la versión de realme UI que trae consigo el modelo que he podido probar estos últimos días llega repleto de bloatware en forma de aplicaciones innecesarias, que aun encima llegan a ser molestas por culpa de notificaciones como la que muestro en la captura bajo estas líneas.

realme C21, análisis: un móvil barato con buen diseño y gran batería (pero con algunos compromisos)

realme C21, análisis: un móvil barato con buen diseño y gran batería (pero con algunos compromisos)realme C21, análisis: un móvil barato con buen diseño y gran batería (pero con algunos compromisos)

Que el realme C21 sea un móvil barato no es motivo para descuidar el software del dispositivo. Confío en realme, y espero que acabe solucionando los problemas existentes en este dispositivo a día de hoy tarde o temprano. Pero también tengo claro que esta no es la experiencia que debería ofrecer un móvil de una marca considerada de primer nivel.

Cámaras del realme C21

En el apartado de la cámara tampoco hay demasiadas sorpresas. Sobre todo, porque estamos ante una configuración muy similar a la que ya encontrábamos en el realme C11 del año pasado, con la única diferencia de que ahora contamos con una cámara más.

Pero no es un sensor con lente ultra gran angular, y mucho menos un teleobjetivo. A la cámara principal de 13 megapíxeles se suman un sensor macro y otro destinado a capturas en modo retrato, de dos megapíxeles cada uno. En la parte frontal, encontramos una única cámara de 5 megapíxeles.

El diseño del realme C21 en color azul

El realme C21 incluye tres cámaras traseras.

La calidad de las fotos hechas con el realme C21 es correcta. No destaca por ser una cámara especialmente buena, pero tampoco lo hace por ser mala. Y teniendo en cuenta lo que podemos encontrar actualmente en la gama baja, casi es de agradecer que realme haya decidido mantenerse conservadora y no arriesgar en exceso.

Los sensores complementarios están presentes con el único objetivo de abultar la ficha técnica del teléfono a base de números, pues realmente no aportan valor a la experiencia fotográfica: el sensor macro permite hacer fotos a 4 centímetros –una distancia a la que incluso el sensor principal es capaz de enfocar, y además ofrecer una mejor calidad–, y los retratos no son tan buenos como para justificar la existencia de una cámara adicional.

Un añadido interesante es el modo nocturno, capaz de capturar más luz de las escenas oscuras al combinar varias imágenes en una misma fotografía final. Los resultados son buenos, siempre y cuando no nos encontremos en escenas demasiado oscuras, en las que ni siquiera este modo es capaz de extraer luz.

realme C21, análisis: un móvil barato con buen diseño y gran batería (pero con algunos compromisos)

realme C21, análisis: un móvil barato con buen diseño y gran batería (pero con algunos compromisos)realme C21, análisis: un móvil barato con buen diseño y gran batería (pero con algunos compromisos)realme C21, análisis: un móvil barato con buen diseño y gran batería (pero con algunos compromisos)realme C21, análisis: un móvil barato con buen diseño y gran batería (pero con algunos compromisos)realme C21, análisis: un móvil barato con buen diseño y gran batería (pero con algunos compromisos)realme C21, análisis: un móvil barato con buen diseño y gran batería (pero con algunos compromisos)realme C21, análisis: un móvil barato con buen diseño y gran batería (pero con algunos compromisos)realme C21, análisis: un móvil barato con buen diseño y gran batería (pero con algunos compromisos)realme C21, análisis: un móvil barato con buen diseño y gran batería (pero con algunos compromisos)realme C21, análisis: un móvil barato con buen diseño y gran batería (pero con algunos compromisos)realme C21, análisis: un móvil barato con buen diseño y gran batería (pero con algunos compromisos)

realme C21, opinión y reflexiones finales de Andro4all

No hay demasiadas marcas que apuesten por los móviles situados en el segmento que abarca entre los 100 y los 150 euros, probablemente por la dificultad de crear dispositivos de calidad a precios tan reducidos.

Pero aan así, marcas como Xiaomi con el POCO M3 han demostrado que, recortando en los aspectos adecuados, es posible llegar a ofrecer una buena experiencia con un móvil muy barato. De este modo, el móvil de POCO ofrece un rendimiento muy superior, una pantalla de mucha más calidad y una experiencia fotográfica de mayor nivel, por solo 10 euros más de lo que cuesta la versión más cara del realme C21.

El realme C21, desafortunadamente, no aporta avances suficientes como para hablar de una evolución con respecto al realme C11, que a día de hoy se puede comprar por menos de 100 euros, un precio mucho más razonable para un teléfono que comparte procesador, pantalla, capacidad de batería y hasta versión de Android.

realme C21

La parte trasera del realme C21 cuenta con un diseño “geométrico”.

Precio del realme C21 y dónde comprar

El realme C21 está disponible en dos versiones: una con 3 GB de RAM y 32 GB de almacenamiento, y la que hemos podido probar a lo largo de los últimos días, con 4 GB de RAM y 64 GB de almacenamiento. La primera tiene un precio de 109 euros, y la segunda llega al mercado a 139 euros.

realme C21, opinión y nota de Andro4all
¿Debería comprar el realme C21?
A favor
  • La pantalla ofrece un resultado correcto
  • Diseño reconocible y agradable a la mano
  • La calidad de la cámara principal es decente
  • Buena autonomía
En contra
  • Software anticuado y repleto de bloatware
  • El rendimiento deja que desear
  • Con microUSB y sin carga rápida
  • Solo el modelo más caro tiene NFC
ConclusionesEn pleno 2021, comprar un móvil barato no debería implicar conformarse con un móvil mediocre. El realme C21 no brinda los avances suficientes como como para hablar de él como una evolución con respecto al C11 del año pasado, y se queda corto al intentar justificar el aumento de precio con respecto a la versión anterior.
Puntuación

realme C21

Mucha batería, poca diversión.

Temas relacionados: Análisis de móviles, Móviles, Móviles chinos, Realme

Comentarios
Facebook
Twitter
Whatsapp
Pinterest
Telegram
COMPARTIR