Close Button
Compartir

El Xiaomi 11T Pro es el último gama alta de Xiaomi para 2021... por ahora. Ya lo hemos probado, y esta es nuestra opinión.

El Xiaomi 11T Pro es el octavo smartphone de la serie 11 lanzado por Xiaomi este año. Se trata del modelo destinado a liderar el catálogo de la compañía a lo largo de esta recta final de 2021, recurriendo a la clásica fórmula de ofrecer unas especificaciones de gama alta, a un precio sensiblemente más reducido que el de sus rivales directos.

Como suele ser habitual a estas alturas del año, el 11T Pro es poco más que una combinación del resto de smartphones de gama alta lanzados por Xiaomi a lo largo de los últimos meses. No es, por tanto, el salto de generación que sí supondrá el Xiaomi 12 que debería llegar en algún punto a finales de este año o principios del siguiente.

Y eso implica varias cosas. La primera, que el dispositivo no aporta nada nuevo que no hubiéramos visto ya de un modo u otro en los anteriores modelos de la serie 11. Y la segunda que, dentro del propio catálogo de Xiaomi, es posible encontrar dispositivos tan interesantes como el 11T Pro que, a diferencia del nuevo modelo, juegan con la ventaja de la depreciación que han sufrido con el paso del tiempo desde el día de sus respectivos lanzamientos.

Pese a ello, Xiaomi tiene buenos motivos para hacer de este su nuevo smartphone de referencia en la gama alta convencional. No solo es uno de los teléfonos más avanzados que ofrece la pekinesa a día de hoy; también es uno de los más equilibrados que se pueden encontrar dentro de su mismo rango de precios.

Trasera del Xiaomi 11T Pro

La parte trasera del Xiaomi 11T Pro está construida en vidrio / Imagen: Christian Collado

Xiaomi 11T Pro, opinión y puntuación

Xiaomi 11T Pro, opinión y nota de Andro4all
¿Debería comprar el Xiaomi 11T Pro?
A favor
  • Rendimiento extremo
  • Pantalla fluida
  • Buena autonomía
  • Carga ultrarrápida
En contra
  • Sin carga inalámbrica
  • Demasiado parecido a los demás Mi 11
ConclusionesEn un mundo en el que los Xiaomi Mi 11 y Mi 11i nunca existieron, el 11T Pro sería el rey del catálogo de Xiaomi por debajo de la barrera de los 1.000 euros. Su potencia extrema, sumada a una carga ultrarrápida, una autonomía destacable y una cámara solvente, son los ingredientes de una fórmula que, un año más, Xiaomi ha vuelto a perfeccionar.
Puntuación

Xiaomi 11T Pro

Un buen móvil, que tiene al enemigo en casa

Precio del Xiaomi 11T Pro y dónde comprarlo

El Xiaomi 11T Pro es el modelo más caro de la familia 11T, con un precio que parte desde 649,99 euros en su configuración con 8 GB de memoria RAM y 128 GB de almacenamiento.

También se puede adquirir en una versión de 12 GB de RAM con 256 GB de almacenamiento, cuyo precio asciende hasta los 699,99 euros.

Ambos modelos pueden comprarse a través de la tienda online oficial de Xiaomi, así como en otros distribuidores autorizados como Amazon, operadoras y Mi Store físicas.

Ficha técnica del Xiaomi 11T Pro

Comparativa Xiaomi 11T y Xiaomi 11T Pro
EspecificacionesXiaomi 11TXiaomi 11T Pro
Dimensiones164,1 x 76,9 x 8,8 mm
203 gramos
164,1 x 76,9 x 8,8 mm
204 gramos
PantallaAMOLED DotDisplay de 6,67 pulgadas
Full HD+ (2400 x 1080 píxeles)
Tasa de refresco de 120 Hz
Corning Gorilla Glass Victus
Sensor de luz ambiental 360º
AMOLED DotDisplay de 6,67 pulgadas
Full HD+ (2400 x 1080 píxeles)
Tasa de refresco de 120 Hz
Corning Gorilla Glass Victus
Sensor de luz ambiental 360º
ProcesadorMediaTek Dimensity 1200 Ultra 6 nmQualcomm Snapdragon 888 5 nm
RAM8/12 GB LPDDR58/12 GB LPDDR5
Sistema operativoMIUI 12.5 basado en Android 11
Tres años de actualizaciones de Android asegurados
Cuatro años de actualizaciones de seguridad asegurados
MIUI 12.5 basado en Android 11
Tres años de actualizaciones de Android asegurados
Cuatro años de actualizaciones de seguridad asegurados
Almacenamiento128/256 GB UFS 3.1128/256 GB UFS 3.1
CámarasTrasera:
-108 MP wide angle f/1.75, 7P lens, EIS
-8 MP Ultra Wide Angle
-5 MP telemacro Frontal:
-16 MP
Trasera:
-108 MP wide angle f/1.75, 7P lens, EIS
-8 MP Ultra Wide Angle
-5 MP telemacro Frontal:
-16 MP
Batería5.000 mAh con carga rápida de 67W
(Cargador incluido)
5.000 mAh con carga rápida de 120W
(Cargador incluido)
Otros-Lector de huellas lateral
-USB Tipo C
-Audio Dolby Atmos
-Doble altavoz estéreo
-Dual SIM con dual 5G standby
-Bluetooth 5.2
-NFC
-Lector de huellas lateral
-USB Tipo C
-Audio Dolby Atmos
-Doble altavoz estéreo Harman Kardon
-Dual SIM con dual 5G standby
-Bluetooth 5.2
-NFC
Precio de salidaDesde 499,99 eurosDesde 649,99 euros

¿Dónde se sitúa el Xiaomi 11T Pro?

Xiaomi decidió lanzar el Mi Pro junto a su hermano pequeño, el 11T. Los dos teléfonos forman parte del segmento de la gama alta "convencional" de la marca, donde comparten protagonismo con modelos como el Xiaomi Mi 11i y el Xiaomi Mi 11.

A grandes rasgos, el Xiaomi 11T Pro es un smartphone idéntico al Xiaomi Mi 11i, con diferencias que residen en la capacidad de batería y la velocidad de carga.

Por su parte, el Mi 11 original ofrece un diseño más refinado, un tamaño más compacto y un apartado fotográfico de mayor calidad.

Dado que los tres modelos tiene un precio muy parecido a día de hoy, la autonomía y la velocidad de carga se vuelven las dos únicas bazas a favor del 11T Pro con respecto a sus hermanos. Y es que, una vez más, Xiaomi compite contra sí misma.

Parte trasera y cámaras del Xiaomi 11T Pro

El Xiaomi 11T Pro es el octaco terminal de la serie 11 lanzado por Xiaomi este año / Imagen: Christian Collado

Diseño y pantalla

Como decía, el Xiaomi 11T pro es un smartphone casi idéntico al Mi 11i. Probablemente no vaya a pasar a la historia por ser el smartphone mejor diseñado del mercado, ni tampoco por ser el más original. Tiene un aspecto físico que sumple su función sin demasiados alardes, con una combinación de plástico y vidrio similar a la que ya encontramos en otros modelos de Xiaomi, y en el caso de la versión en color gris que ha pasado por mis manos, destaca una trasera con efecto cepillado qse true lo hace diferenciarse en cierto modo del resto de modelos de la compañía.

Los bordes de plástico albergan los botones de volumen y el botón de encendido. Este último, además, camufla el sensor de huellas dactilares, bastante rápido y preciso, y situado en una posición de lo más cómoda.

En el borde superior, una franja de vidrio recorre el chasis para albergar el emisor de infrarrojos, clásico ya en los modelos de la marca, y uno de los dos altavoces que forman el sistema de audio estéreo del 11T Pro, que con el sello de Harman Kardon, brinda una experiencia de audio de un muy buen nivel, a la altura de la que podíamos obtener en modelos como el Xiaomi Mi 11.

A la mano, el terminal resulta cómodo gracias a la curvatura de su parte trasera y de los laterales. No obstante, es innegable que se trata de un smartphone bastante pesado y grueso, en parte debido a la gran batería que esconde en su interior.

Pantalla del Xiaomi 11T Pro

La pantalla del Xiaomi 11T Pro es buena, pero no alcanza el nivel de la de los Xiaomi Mi 11 y Mi 11 Ultra / Imagen: Christian Collado

No obstante, el equilibrio de pesos es bueno, y no resulta molesto utilizar el dispositivo durante largos períodos de tiempo.

Casi la totalidad de su frontal está ocupado por una gran pantalla AMOLED con una diagonal de 6,67 pulgadas y una resolución de 2400 x 1080 píxeles. El panel soporta HDR10+, tiene una frecuencia de refresco de 120 hercios y está agujereada en su parte superior, con un orificio de un tamaño más reducido de lo habitual que esconde la cámara delantera para selfis.

La pantalla, plana en sus cuatro costados, no alcanza el nivel de calidad de aquella presente en el Xiaomi Mi 11. El nivel de brillo alcanza picos de 1000 nits para dar la posibilidad de visualizar el panel en exteriores sin demasiados problemas, y la compatibilidad con Dolby Vision se traduce en una reproducción de color precisa a la hora de consumir contenido compatible.

No obstante, encontramos algunas aberraciones en determinadas partes del panel que, si bien podrían tratarse de un fallo presente en nuestra unidad de pruebas, denota que la pantalla del 11T Pro se sitúa un par de peldaños por debajo de la que montan los modelos de referencia de la compañía.

En cualquier caso, la pantalla cumple con creces nuestras expectativas. Es un panel brillante, colorido y con un tiempo de respuesta mínimo, al que además hay que sumar la sensación de fluidez que aportan los 120 hercios. Sus ángulos de visión son más que correctos, y el sistema de brillo automático es rápido y preciso, probablemente gracias al sensor de luz ambiental de 360 grados que Xiaomi lleva ya unos años integrando en sus dispositivos.

Parte trasera del XIaomi 11T Pro

La trasera del Xiaomi 11T Pro tiene una ligera curvatura en sus laterales, destinada a mejorar el agarre / Imagen: Christian Collado

Hardware y rendimiento

Con un procesador Qualcomm Snapdragon 888, hasta 12 GB de memoria RAM y 256 GB de almacenamiento, lo sorprendente sería que el Xiaomi 11T Pro no funcionara a las mil maravillas.

El rendimiento del dispositivo es, sin duda alguna, uno de sus puntos fuertes. Básicamente no existe la aplicación o el juego que puedan poner contra las cuerdas al apartado técnico del 11T Pro: en todo momento, el dispositivo sale airoso sin sufrir caídas de frames, ralentizaciones o cuelgues de ningún tipo.

Con 8 GB de memoria RAM en la versión de base, los problemas de gestión de memoria son cosa del pasado en la mayoría de situaciones. Sí que encontramos escenas en las que algunas apps en segundo plano necesitan recargarse al acceder a ellas desde el menú de apps recientes, pero me temo que el problema está más bien relacionado con un agresivo sistema de gestión de memoria y energía que con una carencia a nivel de hardware.

El rendimiento es claramente el de un smartphone de gama alta, que en ocasiones incluso llega a superar las cotas de velocidad que ofrecen modelos como el Xiaomi Mi 11, probablemente debido a que el procesador, en este caso, debe mover una menor cantidad de píxeles de la pantalla al tratarse de un panel Full HD+.

Pantalla del XIaomi 11T Pro

El Xiaomi 11T equipa un procesador Snapdragon 888 / Imagen: Christian Collado

Ahora bien, como todo smartphone con un Snapdragon 888 en su interior, el Xiaomi 11T Pro es un smartphone caliente. Basta con dar al procesador algo más de trabajo de lo habitual para ver cómo la temperatura del dispositivo aumenta, hasta el punto de volverse incómodo de utilizar. El vidrio de la parte trasera, siendo un excelente conductor de la temperatura, tampoco ayuda a que el dispositivo se mantenga "fresco".

Batería y carga

Al comparar el Xiaomi 11T con cualquiera de sus primos hermanos de la serie Mi 11 hay que detenerse, sí o sí, en el apartado de la batería.

Y es que este es, en líneas generales, el único apartado donde existen diferencias sustanciales entre los tres modelos que nos ocupan.

El Xiaomi 11T equipa una batería de 5.000 mAh de capacidad. La cifra ya resulta familiar para aquellas personas que llevan un tiempo siguiendo de cerca el recorrido de Xiaomi y su catálogo de móviles, pero aun así se trata de una de las baterías de mayor capacidad que hayamos visto hasta ahora en un smartphone dirigido a la gama alta.

A modo de comparación, terminales como el Samsung Galaxy S21 Ultra incorporan la misma capacidad de batería, a pesar de que su precio de partida casi dobla al de este Xiaomi 11T Pro.

Con respecto a los Xiaomi Mi 11 y Mi 11i, la batería crece en 400 y 580 mAh respectivamente en este 11T Pro, y también lo hace la autonomía.

En la mayoría de casos, durante estas semanas de prueba con el teléfono he sido capaz de estirar la batería hasta las dos jornadas de uso antes de agotarla por completo y tener que pasar por el cargador. He de destacar, sobre todo, el buen trabajo del dispositivo a la hora de mantener un consumo de batería muy reducido en stand by, algo de lo que no muchos terminales con el Snapdragon 888 pueden presumir.

Xiaomi 11T Pro gris

La gran batería del XIaomi 11T Pro influye en el grosor del dispositivo / Imagen: Christian Collado

Aún con la pantalla fijada en el modo de 120 hercios, la autonomía del Xiaomi 11T Pro supera sin despeinarse a la de los Xiaomi Mi 11 y Xiaomi Mi 11i. No obstante, es en el momento de pasar por el cargador cuando el 11T Pro enseña sus armas.

Xiaomi ha decidido incorporar en este modelo el sistema de carga rápida más veloz visto en un móvil hasta la fecha, igualado únicamente por modelos como el Xiaomi Mi 11 Ultra.

El dispositivo admite potencias de hasta 120 W de carga --20V/6A--, para lo cual Xiaomi incluye un cargador y un cable especiales en la caja junto al teléfono, que permiten sacar todo el partido a la tecnología HyperCharge.

Aún habiendo probado sistemas de carga rápida bastante veloces en el pasado, no hay nada que se acerque a la velocidad de carga del Xiaomi 11T Pro. Sorprende ver cómo el nivel de batería aumenta en cuestión de segundos desde que se conecta el cargador, hasta alcanzar el 100%. El proceso de carga completo toma solo unos 25 minutos, o 17 si el dispositivo se encuentra apagado.

En tan solo 5 minutos de carga, el móvil es capaz de alcanzar un 40%. A partir de ahí, la velocidad se va reduciendo, aunque muy poco a poco, para evitar que la batería se degrade antes de tiempo.

En ese sentido, la compañía explica que la tecnología HyperCharge ha sido desarrollada con el objetivo de extender la vida útil de la batería lo máximo posible, a través de técnicas como el uso de una estructura de batería de doble celda, tecnología Mi-FC o el uso de grafeno. Así, la compañía asegura hasta 800 ciclos de carga completos antes de que la batería comience a perder capacidad.

Software y experiencia

El software del Xiaomi 11T Pro es el MIUI 12.5 basado en Android 11 que a estas alturas todos conocemos. No es una capa ligera, ni mucho menos. De hecho, cuenta con añadidos y funciones de todo tipo, no todas igual de útiles. Sin embargo, está claro que en los últimos años la compañía ha trabajado en mejorar la experiencia con su software, y hoy por hoy se trata de una capa mucho más madura y estable de lo que lo era antaño, a pesar de seguir arrastrando algunos problemas.

Esos "problemas" son, por ejemplo, la elevada cantidad de bloatware incluido por defecto, con aplicaciones como Facebook --y todo su marco de servicios--, Booking, TikTok, PUBG Mobile o Agoda. Afortunadamente, todas o casi todas las apps preinstaladas se pueden desinstalar, incluyendo algunas de las propias de Xiaomi.

Su interfaz tiene poco que ver con la de Android "puro". Todo tiene cierto aroma a iOS, y Xiaomi quiere hacer que MIUI entre por los ojos de los usuarios a través de elementos gráficos de gran tamaño, animaciones vistosas y efectos de vibración que aprovechan el excelente motor háptico integrado en este dispositivo.

Poco a poco, he ido aprendiendo a familiarizarme con MIUI, a base de dejarme llevar por sus muchas ventajas, y por aprender a convivir con defectos como la nefasta gestión de las notificaciones, la necesidad de desmarcar una a una las aplicaciones para evitar que el sistema aplique su modo oscuro forzado, causando problemas de legibilidad en los textos y botones de determinadas apps, o el hecho de tener que revisar los ajustes de gestión de memoria y energía de algunas aplicaciones para evitar que MIUI cierre sus procesos en segundo plano cuando no debería hacerlo.

Un punto a favor de este Xiaomi 11T Pro es el hecho de que, por primera vez, Xiaomi se ha comprometido a mantener el dispositivo actualizado a la última versión de Android durante un mínimo de tres años, así como a enviar parches de seguridad durante cuatro años. Y aunque no está claro con qué frecuencia se liberarán las actualizaciones de seguridad, sin duda es un paso en el buen camino.

Cámaras del Xiaomi 11T Pro

Las cámaras del Xiaomi 11T Pro están lideradas por un sensor de 108 megapíxeles / Imagen: Christian Collado

Cámaras

El apartado fotográfico del Xiaomi 11T Pro es otro de los aspectos que menos ha cambiado con respecto al resto de modelos de la serie 11.

Volvemos a encontrarnos con una cámara principal de 108 megapíxeles de resolución, con un tamaño de píxel de 0,7 μm, y una apertura f/1,75. En este caso, eso sí, el sensor no equipa estabilizador óptico de imagen, y delega la estabilización en un sistema electrónico. Se trata, además, de un sensor HM2 con un tamaño de píxeles inferior al del sensor HMX que montaba el Xiaomi Mi 11, con un tamaño de píxeles de 0,8 μm.

El segundo sensor tiene 8 megapíxeles, y está dotado de una lente ultra gran angular que habilita un campo de visión de 120º. Esta cámara tiene una apertura f/2,2.

Finalmente, aparece en escena el ya famoso telemacro de 5 megapíxeles que Xiaomi viene utilizando en sus modelos de la serie Mi 11. Se trata de un sensor con apertura de f/2,4 y zoom óptico, capaz de enfocar objetos que se encuentran a una distancia de entre 3 y 7 centímetros de la cámara.

Xiaomi 11T Pro, análisis: una carga ultrarrápida no basta para destronar a sus hermanos

Xiaomi 11T Pro, análisis: una carga ultrarrápida no basta para destronar a sus hermanosXiaomi 11T Pro, análisis: una carga ultrarrápida no basta para destronar a sus hermanosXiaomi 11T Pro, análisis: una carga ultrarrápida no basta para destronar a sus hermanosXiaomi 11T Pro, análisis: una carga ultrarrápida no basta para destronar a sus hermanosXiaomi 11T Pro, análisis: una carga ultrarrápida no basta para destronar a sus hermanosXiaomi 11T Pro, análisis: una carga ultrarrápida no basta para destronar a sus hermanosXiaomi 11T Pro, análisis: una carga ultrarrápida no basta para destronar a sus hermanos

La experiencia con la cámara es correcta, pero sin alardes. El sensor de 64 megapíxeles es capaz de capturar excelentes imágenes en escenas bien iluminadas, con una gran cantidad de detalle y un buen rango dinámico. Como es habitual en los móviles de Xiaomi, el procesado apuesta por resultados vistosos en lugar de realistas, lo cual pasa por saturar los colores en mayor medida que otros modelos y aclarar las escenas, a veces más de lo necesario.

El sensor secundario otorga un campo de visión más amplio, aunque la calidad de imagen se ve perjudicada debido a una capacidad de capturar detalle inferior, y a un no tan buen rango dinámico.

Finalmente, el sensor telemacro ofrece unos resultados superiores a los de las cámaras macro convencionales de otros modelos. Pero aun así, sigo pensando que un telefoto resultaría de mucha más utilidad y otorgaría al sistema de cámaras de una mayor versatilidad.

En escenas nocturnas, solo la cámara principal es capaz de ofrecer resultados usables, si bien la calidad de las imágenes se resiente con una pérdida de detalle acusada y un efecto acuarela apreciable al ampliar en los detalles. En cualquier caso, el modo nocturno es capaz de suplir en cierta medida las carencias del sensor, iluminando las escenas nocturnas sin necesidad de añadir demasiado detalle artificial.

La cámara selfie utiliza un sensor de 16 megapíxeles con apertura f/2,45, capaz de hacer buenos autorretratos en la mayoría de circunstancias.

En cuanto a vídeo, a pesar de que el dispositivo es capaz de grabar a resolución 8K, los mejores resultados los obtendremos al capturar clips a resolución 4K, tanto a 30 como a 60 FPS.

Galería de fotos y vídeos con el Xiaomi 11T Pro

Temas relacionados: Análisis de móviles, Móviles, Móviles chinos, Xiaomi

Compartir

Este dispositivo ha sido analizado de forma independiente gracias a una cesión por parte de la marca. El artículo contiene enlaces de compra por los que Andro4all podría percibir una comisión

Queremos saber tu opinión. ¡Comenta!