Close Button
Compartir

¿Has mojado tu móvil y quieres saber cómo puedes recuperarlo? Te contamos todo lo que debes hacer y evitar.

Si estás leyendo esto es porque tu móvil (o el de otra persona) se ha caído al agua. ¿Es posible recuperar un móvil mojado con efectividad? Aunque cada vez hay más móviles que cuentan con resistencia al agua, cada vez que se nos cae el móvil al váter (pasa más de lo que crees), a la piscina o en el friegaplatos, no podemos evitar contener el aliento. ¿Está todo perdido?

En este artículo vamos a explicarte cómo puedes arreglar un móvil que se ha caído al agua recomendándote métodos que sí funcionan. Vamos a ir paso a paso con cosas que puedes probar en tu móvil mojado, por supuesto, lo primero de todo es mantener la calma para no meter la pata. Dado que es vital actuar con rapidez y precisión, lo mejor es que te atengas a lo siguiente:

  • No enciendas el dispositivo ni uses el secador
  • Seca el móvil por fuera: usa papel de cocina absorbente y una gamuza de microfibra
  • Secado moderado (método 1): mete el móvil desmontado (a ser posible) en arroz
  • Secado moderado (método 2): mete el móvil desmontado (a ser posible) en arena para gatos de celulosa
  • Secado intensivo (método 1): mete el móvil desmontado (a ser posible) en gel de sílice
  • Secado intensivo (método 2): mete el móvil desmontado (a ser posible) en alcohol isopropílico
  • En paralelo al secado, comprueba si tu móvil es resistente al agua

Ahora que ya hemos resulto la emergencia, vamos a ver el proceso de secado en detalle y qué puedes hacer para evitar futuros encuentros entre tu móvil y los líquidos.

Primero de todo: apaga el dispositivo

Si el móvil estaba apagado o se ha apagado al caer al agua, no lo enciendas. Si el móvil se mantiene encendido después de la inmersión apágalo de inmediato. Es vital evitar un posible cortocircuito, algo que de llegar a suceder podría inutilizar nuestro dispositivo para siempre. A partir de ahí, hay que centrarse en retirar todo rastro de humedad.

móvil mojado caída

Si tu móvil se cae al WC, ¿sabrías cómo actuar?

De la misma manera, además de los cortocircuitos, hay que centrarse en evitar la corrosión. En este último caso, hay que tener especial cuidado con el agua salada, ya que esta es especialmente dañina para toda la electrónica del móvil. Por eso, si tu dispositivo se te ha caído al mar, es recomendable sumergirlo un segundo en agua dulce antes de pasar a la fase de secado. Lo mismo tendrás que hacer en caso de que tu móvil se haya mojado con algún refresco: el azúcar es incluso peor que el agua salada.

Es importante que durante el secado sigas manteniendo el móvil apagado. ¿Cuándo podrás volver a encenderlo? Realmente no hay una forma de saberlo ya que nunca podemos estar seguros de que su interior está completamente seco. Por eso mismo, lo mejor es que tengas paciencia y esperes al menos un par de días. Siempre será mejor estar dos o tres días sin móvil que no perderlo para siempre por querer hacer las cosas rápido.

Seca el móvil como un profesional

Primero de todo, seca el móvil con una toalla o papel de cocina (no uses papel higiénico). Asegúrate de eliminar hasta la más mínima gota de agua de la superficie del móvil, evitando, eso sí, apretar los botones físicos, ya que esto podría hacer que entrara más agua en el interior del móvil. Si tu móvil es de esos que todavía tiene batería extraíble, sácala y sécala aparte como si fuera un segundo móvil.

A partir de aquí pasamos al secado intensivo, para el que se pueden usar diferentes métodos. Aquí, el más conocido es el de meter el móvil en arroz, algo que, por mucho que pueda sorprender funciona bastante bien, sobre todo si podemos desmontar el dispositivo y secarlo “por piezas”. Lo ideal es cubrir el móvil con arroz y dejarlo al menos 48 horas, moviéndolo de vez en cuando.

En caso de que no tengas arroz o de que prefieras probar con una técnica algo más “novedosa”, que sepas que la arena de gato, la avena y muy especialmente las bolsas de silica o gel de sílice también ofrecen un buen resultado. Estas últimas se venden en Amazon por unos 15 euros.

móvil mojado secado

De cara a secar bien el móvil es aconsejable empezar con papel de cocina y terminar con una gamuza de microfibra

Por otro lado, y aunque pueda sonar peligroso, también puedes usar alcohol para secar el móvil. Eso sí, no sirve cualquier alcohol: habrá que emplear alcohol isopropílico, un tipo de alcohol se usa sobre todo como desinfectante y limpiador y que puede ser adquirido en prácticamente cualquier farmacia.

Cuando tengamos el alcohol isopropílico habrá que sumergir el móvil en el mismo durante unos segundos y dejar que este se evapore por completo. Por supuesto el móvil debe estar apagado y si es posible también desmontado. El plan es que el alcohol se lleve el agua que pueda haber entrado en el móvil así como los restos de humedad.

Finalmente, un consejo para secar tu móvil: aunque suene contradictorio no uses el secador. Muchas veces esta es la primera solución que se nos pasa por la cabeza, sin embargo, para nada es algo recomendado ya que el calor es el principal enemigo de tu móvil, además de que lo único que hará el aire del secador, en el mejor de los casos, será desplazar el agua por el interior de tu dispositivo.

Así mismo, olvídate de acercar el móvil a un radiador o una estufa, ya que el exceso de calor podría dañar algunos de los componentes más frágiles del dispositivo.

Averigua si tu dispositivo se puede sumergir

Hoy en día, un grandísimo porcentaje de los móviles cuentan con resistencia al agua y al polvo, una característica que se acredita con lo que conocemos como certificación IP (en inglés Ingress Protection). Esta certificación IP está regulada por la Comisión Electrotécnica Internacional y sirve para asignar al dispositivo un cierto grado de resistencia al agua.

Por eso, el primer consejo que podemos darte es que no te dejes llevar por el pánico y averigües si el móvil mojado cuenta con esta resistencia al agua o certificación IP. Si no tienes acceso a la caja del fabricante o al manual, lo más fácil es que busques en Google el nombre del móvil junto al término “resistencia al agua” o “certificación IP”.

¿Qué diferencias hay entre un móvil IP67 y un IP68?

Simplificando mucho el asunto, te interesa que tu dispositivo cuente con certificación IP54 o IP64 en adelante (IP55, IP56, IP57, IP58, etc.). A partir de IP57 e IP67 estaríamos ante un dispositivo teóricamente sumergible (lógicamente con moderación, solo unos segundos y a poca profundidad), por lo que si ese es el caso de tu móvil mojado, sécalo bien por fuera y enciéndelo de nuevo: funcionará.

Samsung Galaxy XCover

El Samsung Galaxy XCover Pro es uno de los móviles más resistentes de Samsung, y sí, es completamente resistente al agua

Para que te hagas una idea, móviles como el iPhone 11, el Samsung Galaxy S21, el OnePlus 9 Pro, el Huawei P30 Pro o el Samsung Galaxy A72 son resistentes al agua. Por eso mismo, si solo estás leyendo este artículo por curiosidad, te recomendamos que busques el grado exacto de resistencia al agua de tu móvil para ahorrarte futuros dolores de cabeza.

Un buen consejo es que instales en tu Android Water Resistance Test, una app gratuita que te permite saber el grado de resistencia al agua de tu dispositivo, informándote, entre otras cosas, del estado del sellado.

¿Qué hay de la garantía?

Si tenías esperanzas en que el fabricante o el establecimiento en el que compraste el móvil te eche un cable con el problema sentimos comunicarte que no va a ser así. Aunque suene duro un móvil mojado es responsabilidad única del usuario y constituye un perfecto ejemplo de “mal uso”. Por eso mismo, en caso de que tu móvil se moje, la garantía queda completamente anulada.

Y ojo, no creas que puedes llevar el móvil a reparar y confiar en que no se den cuenta, ya que el dispositivo alberga un pequeño mecanismo que avisa a los técnicos de que el interior ha entrado en contacto con el agua. Así pues, la garantía quedará anulada y tocará pagar por la reparación… si es que se puede reparar.

móvil reparación

El agua invalidad por completo la garantía de tu dispositivo. Y no, engañar al servicio técnico no es una opción

Por eso mismo, más allá de la garantía la única esperanza está en el seguro. Sabemos que no es habitual contratar un seguro para el móvil ya que estos suele tener un coste que rara vez compensa. Así mismo, hay que advertir que un seguro no siempre cubrirá los daños por agua. Sea como sea, comprueba si contrataste uno en su momento y si es así, no dudes en aprovecharlo.

Cómo evitar que nuestro móvil se moje y cómo anticiparnos al desastre

Tal y como comentamos al principio de esta guía, la solución más fácil pasa por optar por un dispositivo resistente al agua a la hora de comprar nuestro un móvil. Hoy en día prácticamente cualquier gama alta (más o menos a partir de los 500 o 600 euros) ya cuenta con una resistencia al agua que va más allá de las simples salpicaduras, aguantando incluso inmersiones de varios minutos. Eso sí, tampoco te flipes, recuerda que hoy en día ningún móvil es 100% sumergible por mucho que lo diga el fabricante.

Por otro lado, aunque la certificación IP no esté presente como tal, cada vez hay más móviles de gama media e incluso gama baja-media que cuentan con cierta resistencia al agua. No tanto como para llevarlos a la piscina pero sí suficiente como para que sobrevivir a unas gotas de lluvia o incluso a un chapuzón exprés.

Por eso mismo, el primer consejo es que elijas sabiamente tu próximo dispositivo. Si por el contrario no estás pensando en cambiar de móvil en el corto plazo, comprueba qué tipo de protección tiene tu móvil actual. Quizás te lleves una agradable sorpresa…

A mayores, e independientemente del móvil que puedas tener, si eres una persona que por su trabajo o sus aficiones se encuentra cerca del agua (por ejemplo un socorrista o alguien que practica surf), sin duda alguna lo más recomendable es contratar un seguro que nos permita dormir tranquilos. Adicionalmente, si vamos a visitar la playa o la piscina de forma esporádica, también puede ser muy buena idea hacernos con una funda impermeable en la que meter nuestro móvil. Se venden en Amazon por poco más de 10 euros y son realmente útiles.

Finalmente, también puedes probar a ponerle a tu móvil una carcasa resistente al agua. Ten en cuenta, eso sí, que pueden ser algo engorrosas para el día a día y que no es fácil encontrarlas para todos los modelos, por no hablar de su precio, el cual oscila entre los 30 y los 50 euros.

Temas relacionados: Móviles, Tecnología

Compartir

Este artículo sugiere de forma objetiva e independiente productos y servicios que pueden ser de interés para los lectores. Cuando el usuario realiza una compra a través de los enlaces específicos que aparecen en esta noticia, Andro4all percibe una comisión.

Queremos saber tu opinión. ¡Comenta!