Qué se siente al pasar de un gama media a un gama alta, ¿vale la pena el cambio?

Última actualización el 26/04/2020 a las 19:01

Hazte a la idea, no sabes lo que se siente al utilizar un terminal de gama alta hasta que no lo tienes en la mano, y no estamos hablando de intangibles que se puedan pasar por alto al utilizar un smartphone, sino más bien de aspectos en los que notamos una gran mejoría cada vez que cambiamos de un tipo de dispositivo a otro.

Huawei Mate 30 pro launcher

Y es que, después de haber probado tantos smartphones tanto de gama alta como de gama media, la diferencia se hace más notable cada vez, y, por ello, te voy a contar qué es lo que se siente, bajo mi punto de vista, al cambiar de un gama media a un gama media.

En esto se nota el cambio de un gama media a un gama alta

Redmi Note 8T, parte delantera

Tradicionalmente, he sido usuario de terminales de gama media, y, de hecho, el dispositivo que utilizo a día de hoy como móvil personal es el primero de gama alta que he tenido, por lo que conozco bien este cambio. Y te voy a decir los tres puntos en los que más puedes notarlo.

Velocidad a raudales

Obviamente, lo primero en lo que se nota este cambio es en la velocidad del dispositivo, tanto a la hora de abrir aplicaciones o juegos, como a la hora de realizar tareas pesadas con los mismos, y es algo que compensa bastante, bajo mi punto de vista, ya que te ahorra tiempo, y no provoca esa sensación de ralentización que a veces experimentamos con un gama media.

Seguro que en más de una ocasión, has decidido navegar por las redes sociales con tu dispositivo de gama media, y este ha tardado de más a la hora de cargar una foto o un vídeo, y te ha tocado esperar.

Con un gama alta, eso no te pasará, y desde luego es una sensación muy buena no tener esperas, después de haberte acostumbrado a esperar por prácticamente todo.

OnePlus 8 Pro, frontal

Otra gran diferencia la encontramos a la hora de realizar tareas tan simples como actualizar una aplicación o hacer la copia de seguridad de WhatsApp. Parece una tontería, pero en estas pequeñas tareas son en las que en ocasiones más se nota un paso adelante en cuanto al rendimiento, y cuando te acostumbras, se agradece mucho.

En busca de los maravillosos 90Hz

Una de las últimas tendencias que estamos viendo en los terminales de gama alta es la de incluir pantallas de alta frecuencia, de 90 Hz o incluso de 120 Hz como la que tiene el Samsung Galaxy S20+ y que hace que veamos todo lo que pasa en el móvil de una manera bastante más fluida, apreciando más las animaciones de la interfaz.

Más allá de esto, también notarás una mayor sensación de responsividad cuando deslices el dedo al hacer scroll o cuando te desplaces con la interfaz, y la verdad es que es un cambio que, de primeras, es bastante perceptible, aunque luego es fácil acostumbrarse a este.

Los móviles de gama media, salvo alguna excepción como el Realme 6, cuentan con pantallas con una tasa de refresco de 90 Hz, y es algo sin lo cual, ahora mismo, no compraría un smartphone, ya que, una vez te acostumbras a ello, es complicado dejarlo atrás.

Mejoras muy importantes en la cámara, casi siempre

Por último, y salvo que tengas un Google Pixel 3A, si tienes un terminal de gama media y te compras un gama alta, vas a notar una mejora sustancial en la cámara, con una toma de fotografías más rápida y con algunos aspectos como el modo retrato en los que vas a experimentar una mejoría notable.

Más allá de esto, las mayores resoluciones en los sensores secundarios van a suponer una gran mejora en aspectos como el ultra gran angular, en el que vemos una mejora en el nivel de detalle.

En general, la cámara de un terminal de gama alta va a ser notablemente mejor que la de un gama media, por nivel de detalle, por procesamiento y por la calidad de los sensores, que suele mejorar bastante, y aunque es algo que en algunos dispositivos de gama media se pude paliar con el uso de la GCam, está claro que si quieres un rendimiento superlativo en la cámara, o te compras un Google Pixel 3A, o apuestas por un dispositivo de gama alta.

Google Pixel 4 XL, app de camara de noche

¿Merece la pena el cambio?

Rotundamente, sí, y no hay duda de ello. Si no te supone un gran sobrecoste para ti, y sabes que vas a disfrutar más con un terminal de gama alta, el paso de una gama a otra merece mucho la pena, y es algo que también vas a poder notar con la longevidad del dispositivo, que te durará algo más que un dispositivo de gama media.

Al igual que hay personas que se gastan cientos de euros en una camiseta, unos zapatos o en relojes, si tú te quieres gastar 900 euros en un smartphone, es tu responsabilidad, y si es algo que vas a disfrutar –y que, como decimos, no supone un descalabro económico–, merece la pena, y deberías hacerlo, el cambio se nota, y para bien.