Close Button
Compartir

Uno de los mayores problemas que tienen los smartphones y tablets a día de hoy es, sin lugar a dudas, la batería. ¿A quién no le ha pasado que, sin comerlo ni beberlo, se encuentra con su dispositivo sin batería? Seguro que a todos, por eso Qualcomm decidió implementar en sus chipset una nueva función llamada Quick Charge 2.0 que, en pocas palabras, carga nuestro dispositivo en la mitad de tiempo, pero ¿cómo funciona esta tecnología?

Esta tecnología funciona en dos partes, es decir, debemos tener en cuenta dos factores, que son el adaptador de corriente y el mismo dispositivo. Por un lado, el adaptador con el que cargamos el teléfono tiene que tener esta tecnología incorporada y, por tanto, nuestro terminal debe, necesariamente, tener esta nueva función de Qualcomm habilitada en su procesador, ya que el uno no funciona sin el otro, aunque lo puntualizaremos más adelante.

Lo primero de todo es el adaptador, que podríamos llamar "adaptador inteligente", ya que es el mismo adaptador el que detecta cuál es el voltaje máximo que nuestro dispositivo necesita para cargarse. Por lo general, todos los terminales móviles se cargan con cinco voltios, pero Quick Charge 2.0 permite enviar nueve voltios, es decir, casi el doble del voltaje normal, lo que hace que nuestro smartphone se cargue casi el doble de rápido.

Representación gráfica de Quick Charge 2.0

Entonces podemos pensar que si nuestro teléfono no tiene la tecnología Quick Charge 2.0 implementada se nos va a freir la batería, pero en realidad es todo lo contrario. El adaptador detecta si nuestro terminal puede recibir nueve voltios en vez de cinco, y si se diese el caso de que nuestro smartphone no tiene esta tecnología --como sería el caso de mi LG G3-- en vez de mandarnos nueve nos manda cinco voltios, por lo que no hay ningún tipo de problema.

A modo de resumen, y para ir acabando este artículo, podemos concluir que las firmas de telefonía y componentes son conscientes de que la batería es un problema a solventar, pero mientras encuentran la solución, tener un cargador más rápido nos puede ayudar a salir del paso. Por supuesto, esta tecnología es nueva y solo está presente en algunos dispositivos como el HTC One (M8), pero se estima que irá llegando a cada vez más terminales, por lo que si estáis pensando en comprar un cargador Quick Charge 2.0, no dudéis en hacerlo porque lo podréis usar en cualquier teléfono, tenga esta tecnología o no.

¿Qué pensáis de esta tecnología? ¿La tiene vuestro dispositivo?

Temas relacionados: Móviles

Compartir
Disney+ logo
Date de alta en Disney+ por 8,99 euros y sin permanencia ¡Suscríbete a Disney+!
Queremos saber tu opinión. ¡Comenta!