Close Button
Compartir

El ZTE Axon 30 podría no recibir Android 12.

Uno de los aspectos por lo que Android siempre ha sido criticado, es por la ausencia de soporte y de actualizaciones que muchos terminales sufren en su vida. Hay marcas que lanzan al mercado sus smartphones y no lo actualizan, ya no solo en cuanto a la versión del sistema operativo sino tampoco en cuanto a parches de seguridad se refiere.

Si bien Android ha mejorado mucho en este aspecto, todavía existen algunas compañías que no dan el soporte que sus usuarios se merecen. El último caso conocido es el de ZTE que acaba de meter la pata en red sociales al no poder asegurar que uno de sus teléfonos más recientes --con menos de un mes de vid--, pueda actualizar a la última versión del sistema operativo de Google.

ZTE no puede garantizar que el Axon 30 reciba Android 12

ZTE Axon 30, pantalla encendida

El ZTE Axon 30 puede no recibir Android 12

Cuando un móvil sale al mercado, únicamente nos fijamos en su diseño, especificaciones técnicas o apartado fotográfico. Por desgracia nunca nos aseguramos que dicho terminal tendrá un ciclo de actualizaciones de unos cuantos años. Las actualizaciones son importantes no solo para mantener nuestra seguridad y privacidad, sino también porque pone de manifiesta una cosa: que los usuarios importan a la compañía. No en vano, ya que te gastas hasta 1.000 euros por un smartphone, que menos que la vida útil de este sea cuanto más larga mejor.

Pero no todas las marcas pueden garantizar soporte y actualizaciones, ni siquiera en sus smartphones más recientes. Es el caso del ZTE Axon 30, un terminal cuyo lanzamiento global ha sido este mismo mes de septiembre y que según ha manifestado la compañía china, no saben si llegará a tener Android 12. Mejor publicidad imposible.

Recordemos que el ZTE Axon 30 es un teléfono con una pantalla de 6,92 pulgadas OLED, procesador Qualcomm Snapdragon 870 5G, 6, 8 ó 12 GB y 128 ó 256 GB de almacenamiento. Su precio es de 499 euros.

Como bien dijimos en su análisis, el Axon 30 es un móvil gigantesco con una cámara delantera de segunda, y un futuro incierto por culpa de una estrategia de soporte inexistente. Tiene un apartado técnico solvente, pero salvo que quieras, sí o sí, un móvil con cámara bajo la pantalla, existen alternativas muy superiores en todos los sentidos. Si lo que quieres es soporte, mejor apuesta por un Pixel o por un iPhone.

Temas relacionados: Móviles, Móviles chinos

Compartir
Queremos saber tu opinión. ¡Comenta!