Close Button

Sabíamos que los móviles podían explotar... ahora también los auriculares inalámbricos.

Un mes con los Sony WH-1000XM4: esta ha sido mi experiencia

Los mejores auriculares inalámbricos para tu smartphone

A pesar de que no es lo más común, no es la primera vez que escuchamos de baterías de móviles, portátiles u otros productos tecnológicos que explotan. Por norma general la mayoría de estas explosiones son por culpa de un uso incorrecto del producto, todo ello incluso aunque sus propietarios lo nieguen como el caso del propietario de este realme.

Lo que hoy os traemos es la explosión de unos auriculares inalámbricos y no unos auriculares de mala calidad, sino precisamente unos Sony WH-1000XM2 que cuestan unos 300-350 dólares y que en nuestro país se pueden conseguir por unos 200 euros. Por suerte la explosión no fue mientras estaban siendo utilizados.

Los auriculares inalámbricos también explotan

explosión

Así quedó la mano de este muchacho al explotar unos auriculares inalámbricos

No hay duda de que los auriculares inalámbricos son de los accesorios más populares del momento. No solo son mucho más cómodos que los auriculares de toda la vida, sino también cuenta con una calidad de sonido realmente espectacular.

Pero claro, estos dispositivos cuentan con batería y como todos sabemos las baterías pueden fallar e incluso como en este caso… explotar. Esto le ha sucedido a esta persona con sus dispositivos Sony y realmente os preguntaréis, ¿qué ha hecho? Pues sinceramente ser muy torpe.

Todo comenzó tal y como leemos en Gizmochina, cuando el hijo de una mujer de origen chino puso a cargar los auriculares inalámbricos de su madre. La cuestión es que en vez de utilizar el cargador de toda la vida, utilizó el adaptador de vuelo que sirve efectivamente para ser utilizado en aviones.

Sony ya advierte que dicho adaptador no está destinado para cargar el dispositivo y que conectarlo a una corriente eléctrica puede causar graves daños a los auriculares. ¿El resultado? El auricular explotó causando quemaduras en la mano derecha del muchacho

Este incidente nos hace recordar que los productos tecnológicos no son juguetes y que pueden tener sus riesgos. También pone de manifiesto que antes de manipular cualquiera dispositivo, es vital leerse no solo las instrucciones sino también el manual de usuario para evitar accidentes tan desagradables como el anterior.

Temas relacionados: Auriculares, Sony

Comentarios
Facebook
Twitter
Whatsapp
Pinterest
Telegram
COMPARTIR