Cómo usar los datos de nuestros móviles para luchar contra el coronavirus sin renunciar a la privacidad

COMPARTIR 0 TWITTEAR

La privacidad de los usuarios debe ser protegida en todo momento

Nos levantamos de la cama cada día, durante las últimas semanas, con la sensación de repetir un mismo patrón. A pesar de que nuestros sueños nos dominan durante la vigilia, es en el momento de despertar cuando nos damos cuenta de que continuamos en una situación excepcional, en una situación donde un virus se ha apoderado de la mayoría de países del planeta y ha demostrado que no somos la especie dominante de la Tierra.

Quizás, tras semanas de esfuerzos por parte de todos, ha llegado el momento de arrojar cierta luz en el sombrío futuro que muchos nos están pintado. Es verdad que el COVID-19 será duro de pelar, pero no es menos cierto que disponemos de fantásticos profesionales para combatirlo, además de métodos caseros para que la cuarentena no se haga cuesta arriba. En este caso, más allá de la labor de los investigadores, la tecnología puede ofrecernos soluciones para evitar mayores contagios, aunque haya que vigilar cómo se utilizan nuestros dispositivos en vista a una privacidad universal, tal y como ya os explicamos en un artículo reciente.

El método que evita que nuestros datos salgan a la luz

Recientemente, gracias a una publicación registrada en la página web Arvix, un archivo digital con trabajos y artículos redactados por alumnos de materias tan diversas como la física, las matemáticas, la informática o la biología, hemos conocido un estudio que demuestra que existe un método, aún teórico, para poder utilizar nuestros dispositivos como elemento de control de la población en materia del coronavirus, sin que tengamos que exponernos a vender nuestra privacidad.

Imagen de archivo de Ari Trachtenberg

En primer lugar, habría que crear una aplicación para dispositivos móviles, que sería la encargada de enviar y recibir números aleatorios a través de ondas de corto alcance, como podría ser el caso de tecnología Bluetooth, NFC o SSID. Estos envíos se realizarían a dispositivos cercanos, con la aplicación instalada, y se basarían en la premisa fundamental de necesitar el permiso del usuario para su funcionamiento. Los números cambiarían cada cierto tiempo, pueden ser minutos u horas, para evitar su seguimiento e irían conectados con la franja horario en la que han sido creados.

Te recomendamos | La privacidad en Internet no existe, y te explico por qué

Sabemos que han sido investigadores de la Universidad de Boston quienes han ideado este sencillo sistema y que los mismos ya se han puesto en contacto con los usuarios que estén interesados para poder recibir opiniones al respecto, además de necesitar la intervención de personal informático y médico para desarrollar la aplicación. Ari Trachtenberg, responsable del proyecto y al que puedes ver en la imagen superior, ha ofrecido más datos acerca del mismo:

Cuando a una persona se le realiza la prueba del COVID-19 y da positivo, la persona puede elegir, de manera voluntaria, compartir su lista de números aleatorios, ya sean los creados en su aplicación, como aquellos que le han llegado de dispositivos cercanos. Este proyecto no propone ningún tipo de tratamiento médico directo. En su lugar, proponemos una manera de agrupar información de la comunidad para ayudar, en primer lugar, al personal médico en la localización y utilización de los recursos y en segundo lugar a los individuos, para que sepan cuando deben ser examinados y sometidos a cuarentena. La información compartida son únicamente números, sin ningún tipo de unión a información personal. Los números aleatorios dividen la localización del usuario, variándola en el tiempo. La aproximación es muy simple y no requiere de matemáticas sofisticadas.

Sigue toda la actualidad de Android en nuestro canal de Telegram oficial, ¡somos más de 50.000 miembros!

Sigue a Andro4all

Archivado en Móviles
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios

Otras webs de Difoosion