¿Cuál será la siguiente gran innovación cuando se consigan smartphones todo-pantalla?

COMPARTIR 0 TWITTEAR

¿Cuál será la siguiente gran innovación cuando se consigan smartphones todo-pantalla?

La innovación en el campo de los smartphones se ha traducido en los últimos meses en conseguir un terminal todo pantalla sin añadir notch. Estamos viendo algunos intentos bastante interesantes, como la cámara desplegable de Vivo y Oppo, aunque no carentes de problemas —añadir mecanismos físicos nunca es una buena idea–. El caso es que, tarde o temprano, se acabará consiguiendo. De una forma u otra, el lector de huellas, los sensores, los altavoces y la cámara se acabarán colocando bajo la pantalla y el terminal FullScreen se hará realidad. ¿Y entonces qué? ¿Cuál será la siguiente gran innovación?

Si te paras a pensarlo, la evolución de los smartphones ha consistido en meter más y más en cada vez menos y menos. Cada vez tenemos más potencia, mejores cámaras, mejores baterías y más pantalla de más resolución en chasis cada vez menos gruesos, menos pesados y más compactos. El culmen de este proceso evolutivo llegará con los smartphones todo-pantalla. Cuando todo el frontal esté ocupado al 100% por el panel y la parte trasera aloje las cámaras principales y el flash, ¿qué podemos hacer para mantener la industria de los smartphones y la electrónica de consumo a flote? La respuesta no es sencilla.

Todo lo que vas a leer es mi opinión personal.

La innovación de los smartphones, en jaque

¿Cuál será la siguiente gran innovación cuando se consigan smartphones todo-pantalla?

El mercado aspira a conseguir que todos los smartphones sean todo-pantalla, sean de la gama que sean, y esto es un problema. La prueba la tenemos delante de nosotros. Coge seis smartphones de gama alta actuales y dime cuáles son las diferencias estéticas entre ellos. Todos son exactamente iguales –salvo alguna excepción puntual, véase el Galaxy S9 o el HTC U12+–. Si pones en fila todos los dispositivos con notch que han sido lanzados en los últimos seis meses, difícilmente conseguirás diferenciar uno de otro hasta que los enciendas y veas el fondo de pantalla y la capa de personalización.

Hemos llegado a un punto en que el diseño ha dejado de ser un factor diferencial a la hora de elegir un smartphone. Quien quiera un gama alta de 2018 sin notch tiene pocas opciones, pero menos va a tener cuando todos los terminales sean todo-pantalla. Cuando este momento llegue, la estética, el diseño, la “sensación premium” desaparecerán por el simple motivo de que algo deja de ser llamativo cuando todo el mundo lo tiene. ¿Por qué un Ferrari nos llama la atención y nos genera deseo? Porque es un objeto de lujo que pocas personas tienen. Si todo el mundo conduciese uno, tener un Ferrari no sería un símbolo de estatus, sino “un coche más”, y dejaría de ser deseable.

A esto debemos sumarle que, bajó el capó, todos los smartphones son iguales. Un gama alta de 2018 tendrá un procesador Snapdragon 845, 6 GB de RAM, 64 GB de almacenamiento, más de 3.000 mAh de batería con carga rápida… Básicamente, puedes saber qué esperar de un nuevo lanzamiento viendo qué se ha lanzado anteriormente. Es verdad que hay excepciones, como Huawei, que apuesta por los procesadores Kirin y la NPU, o Samsung, cuya versión internacional lleva procesadores Exynos, pero todos vienen a ser el “equivalente de la casa” del procesador de gama alta de Qualcomm.

En pocas palabras, ahora mismo tenemos el hype de ver quién consigue el todo-pantalla ideal, pero cuando se logre y todas las marcas adopten esta tecnología, vamos a tener el mismo smartphone con un nombre diferente grabado en la parte trasera. Las principales diferencias estarán en las mejoras incrementales, véase una mejor cámara, un mejor sonido, una pantalla más o menos nítida, más IA o menos IA, una capa de personalización mejor o peor, pero grosso modo, serán lo mismo con diferente nombre.

Esta es, a mis ojos, una realidad que debemos aceptar. No es que sea negativa, ya que el software jugará una labor fundamental a la hora de elegir uno u otro terminal, pero los smartphones están abocados a ser iguales. La historia de los smartphones me da la razón. Cuando salieron los móviles con cámara, ¿qué hizo el mercado? Hacer móviles con cámaras. Cuando salió el primer iPhone y mostró un móvil con pantalla táctil y sin teclas, ¿qué hizo el mercado? Seguir la tendencia y hacer móviles parecidos. Cuando llegaron el lector de huellas, los asistentes virtuales, la doble cámara, ¿qué hizo el mercado? Estandarizarse. La industria de los móviles, tal y como la conocemos, desaparecerá y evolucionará. ¿Cómo? He aquí mi apuesta.

¿Y hacia dónde va el mercado de los smartphones?

¿Cuál será la siguiente gran innovación cuando se consigan smartphones todo-pantalla?

Desde mi punto de vista, y una vez se consigan los smartphones todo-pantalla, el mercado se moverá a convertir el dispositivo en el centro de operaciones de tu día a día. Nos guste o no, las casas, con la llegada del 5G y la explosión del Internet de las Cosas –cuya patita estamos viendo gracias a los Amazon Echo, Google Home y Apple Homepod–, se harán más y más inteligentes, y esa inteligencia habrá que controlarla desde algún lado, ¿no? El smartphone dejará de ser una herramienta de comunicación y entretenimiento para ser una navaja suiza que sirva para absolutamente todo, desde controlar la casa y el coche hasta ver quién llama a la puerta o dónde están tus hijos.

Evidentemente, los smartphones todo-pantalla evolucionarán y se harán más finos y más potentes, pero eso no es innovación, es una mejora incremental.

A largo plazo, también pienso que los smartphones están destinados a sustituir a las consolas, portátiles y ordenadores de sobremesa. Ya estamos viendo los primeros intentos, como el Samsung DeX o la Nintendo Switch. No creo que sea muy complicado en unos cuantos años crear una especie de estación, tipo DeX, que convierta el móvil en un PC completamente usable –no con las mismas apps para móviles “transformadas” en apps de PC–. De la misma forma, imagino un sistema tipo Nintendo Switch gracias al cual, colocando el móvil en un deck, puedas jugar a tus juegos favoritos con gráficos de consola y mandos, por supuesto.

¿Cuál será la siguiente gran innovación cuando se consigan smartphones todo-pantalla?

Sin embargo, donde de verdad veo potencial es en poner al smartphone a trabajar para ti. La Inteligencia Artificial y el Machine Learning están dando sus primeros pasos, pero son el futuro, sin lugar a dudas. Llegará un momento, de aquí a unos 10-15 años, en que tu terminal te conozca, sepa quién eres, qué deseas y se anticipe a tus decisiones. Algo tan tonto como que tu smartphone sepa que acabas de salir del trabajo y, automáticamente, sin tú hacer nada, ponga la casa a tu temperatura idónea, abra las persianas, cargue tu peli favorita o el siguiente capítulo de la serie que estás viendo será una realidad. Sé que suena a película de ciencia ficción, ¿pero acaso no es la ciencia ficción un reflejo de lo que la sociedad desea?

¡Únete a nuestro canal de Telegram con lo más destacado del día y las mejores ofertas Android!

Únete a nuestro canal de Telegram
Archivado en Opinión, Smartphones Android
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios

¿Te ha gustado? ¡No te pierdas nada más!

follow us in feedly

Otras webs de Difoosion