Manos grandes, móvil pequeño: analizamos el Palm Phone, el mini-smartphone que te ayuda a desconectar

COMPARTIR 0 TWITTEAR

palm phone en la calle

Aunque ya ha pasado un año desde su salida oficial al mercado ha sido durante estos últimos meses de 2019 cuando el Palm Phone se ha empezado a dejar ver en nuestro país, sobre todo gracias a la actualización de tarifas de los dos operadores que lo comercializan en España así como MediaMarkt.

En un momento en el que los usuarios estamos cada vez más sensible con la llamada desconexión tecnológica, es de agradecer una propuesta tan única como la de Palm. Probamos un móvil diferente a todo lo que hemos visto hasta ahora: compacto, sofisticado y de un tamaño minúsculo. Un smartphone que a su vez tiene poco de smartphone. ¡Vamos a ver por qué!

Palm Phone
Especificaciones
Dimensiones50,6 X 96,6 X 7,4mm milímetros
62,5 gramos de peso
PantallaLCD de 3,3″
Resolución y densidadHD Display/ 445 ppi
ProcesadorQualcomm Snapdragon 435
Octa-Core CPU
RAM3 GB
Almacenamiento32 GB no expansible
Sistema operativoAndroid 8.1
CámarasTrasera de 12MP con flash
Frontal de 8MP
Batería800 mAh
OtrosCertificación IP68 con resistencia al polvo y al agua, Gorilla Glass
ColoresDisponible en negro y dorado
Fecha de salidaOctubre de 2018
Precio de salida399 euros

Lo mejor del Palm Phone

Construcción y diseño

Siendo sincero, el Palm Phone, “se agarra con gusto” . Gracias a su reducido tamaño, uno experimenta la indescriptible sensación de poder encerrar el dispositivo con el puño, algo que, para que nos entendamos bien, es una auéntica gozada. Y es que el terminal es sorprendentemente robusto, y aunque cuenta con un peso que se hace notar a pesar de su tamaño, el dispositivo se siente cómodo y equilibrado. Además, hay que sumar a la experiencia todos aquellos detalles que Palm ha querido cuidar en la construcción del dispositivo, poniendo el foco en una estética minimalista y de elegancia sobria. Todo esto hace que, en principio, sea uno de esos terminales que puedes usar tranquilamente sin funda. Y aunque Palm ponga a disposición de los usuarios toda una serie de accesorios para maximizar la experiencia de uso, personalmente, no encuentro las fundas como algo de primera necesidad para el Palm Phone.

Construido en aluminio y cristal de alta resistencia (incorpora Gorilla Glass y resistencia IP68 al polvo y al agua), el Palm Phone apenas pesa 62 gramos y medio. Una cifra ridícula comparada con los casi 160 gramos del Huawei P30 Lite o los 175 gramos del Samsung Galaxy S10+. Sobre su tamaño, sí, es tan diminuto como parece. Para entendernos, el Palm Phone reduce casi en un 40% el tamaño habitual del smartphone medio, siendo aproximadamente del tamaño de una tarjeta de crédito.

También por fuera, y en parte dadas sus características de “smartphone simple”, el Palm Phone cuenta únicamente con un conector USB-C y un único botón, el de encendido. En su parte trasera, encontramos solamente el logo de la marca y la cámara, con la lente y el flash casi en perfecta simetría. Como ves, su construcción está al servicio de su minimalismo.

Palm Phone Destacada trasera

Máxima funcionalidad en tamaño “mini”

Una de las sorpresas más gratas que me he llevado, ha sido darme cuenta como, en apenas un par de minutos, el Palm Phone es capaz de desafiar cualquier expectativa o idea preconcebida sobre su tamaño, poniendo en su sitio a un “manazas” como este servidor. Se maneja especialmente bien a una mano y siempre y cuando mantengas un uso muy básico del terminal la experiencia será altamente satisfactoria, además, hay que tener en cuenta que con Google Assistant y ciertas acciones rápidas, la experiencia mejora incluso más. Sobre su desbloqueo, como no dispone de lector de huellas, lo más fácil, dejando a un lado pin y patrones, es usar el desbloqueo fácil propio del dispositivo, el cual resulta bastante cómodo en la mayoría de situaciones (tampoco es Face ID).

Un móvil capaz de todo pero con un objetivo muy concreto

Entrando algo más en materia, salvo porque a veces se nota algo más caliente de lo normal (sobre todo a la hora de visionar contenido o jugar), el Palm Phone cumple de sobra con los requisitos de fluidez que podemos pedirle a un móvil de su estilo y precio. Y aunque hace justicia a sus 3GB de RAM y al procesador Snapdragon, ten en cuenta que solo tiene 32GB de almacenamiento interno y no, el Palm Phone no tiene sitio para tarjeta microSD.

Llegados a este punto y dada nuestra experiencia de uso, hay que hacer un apunte para clarificar que el Palm Phone no es un móvil normal. Aunque pueda resultar contradictorio, es importante tener en cuenta que es un dispositivo pensado para usarse poco. Y hago hincapié en este aspecto porque si estás pensando en darle uso como un móvil normal es probable que termines escaldado. Hablamos de “máxima funcionalidad” dentro de ese uso puntual para el que está pensado el Palm Phone.

el Palm Phone en una mesa de madera

En ese sentido, uno es realmente consciente del pequeño tamaño del Palm Phone (3,3 pulgadas) y las carencias del mismo precisamente al intentar “subir el nivel”. El Palm Phone no es el móvil que buscas si piensas consumir contenido audiovisual sin moderación (Netflix, YouTube), guasapear más de la cuenta (los audios no cuentan) o darle caña a Mario Kart Tour durante más de dos paradas de bus. Por lo demás, sí, es un móvil pequeño, muy pequeño, pero si formas parte de ese público para el que está pensado el Palm Phone, de verdad que ni te darás cuenta.

¿Y qué hay de sus cámaras? Pues bien, unas líneas más abajo encontrarás una pequeñísima muestra de sus capacidades, pero como te estarás imaginando no son nada del otro mundo. El Palm Phone tiene una cámara principal con flash de 12MP y una delantera de 8MP… y poco más (ojo, tampoco es que haga falta). Con una sola lente principal y sin modo retrato, la cámara del Palm Phone tiene como punto fuerte una interfaz sencilla y práctica, alineada con lo que se esperaría de un dispositivo como este.

Sobre su desempeño, en lo personal he notado, como es natural, un salto hacia atrás al compararla con la cámara del Pixel 3a, mi actual dispositivo. Sin embargo, y sobre todo si la luz acompaña, los resultados son bastante decentes, logrando en algunos casos una nitidez que consigue sorprender para bien. Si obviamos que la cámara frontal sufre algo más de lo debido en condiciones desfavorables, no estoy para nada descontento con los resultados, especialmente si pienso en el diminuto tamaño del Palm Phone y en los apagados cielos de Galicia.

Lo peor del Palm Phone

Un precio difícil de encajar

El Palm Phone es un móvil altamente peculiar que ocupa un lugar un tanto complicado en el mercado de móviles actual, a medio camino entre el feature phone y el smartphone, por lo que su precio oficial, bastante más abultado que su tamaño, no juega precisamente a su favor.

Es cierto que el Palm Phone se vende en España desde hace solo unos meses, pero teniendo en cuenta que ya ha pasado un año desde su presentación internacional, 350 euros son muchos euros para un dispositivo con especificaciones de 2018. A menos que uno esté dispuesto a pagar por el estilo de vida de desconexión premium que busca ofrecer la nueva Palm, el precio es algo que se atraganta.

Después de un año entre nosotros, el precio del Palm Phone juega a la contra

Lo peor de todo es que, al de tratarse de un smartphone único, las comparaciones, aún sin ser justas, no dejan al Palm Phone en buen lugar. En un extremo encontramos, por ejemplo, la nueva hornada de móviles Nokia básicos, los cuales ofrecen mejor desconexión y autonomía a precios ridículos. Y en el otro extremo, de cara a tener un smartphone secundario tan funcional como elegante y discrecional, encontramos opciones de todo tipo: desde el Xiaomi Redmi Go hasta el Sony Xperia XZ 2 o incluso el [iPhone SE]. Todos ellos son móviles de 5 pulgadas o menos que pueden cumplir con una misión similar a la del Palm Phone de diversas maneras y con diferentes rangos de precios.

Su batería es mejorable

Aunque Palm anuncia su dispositivo con una autonomía en stand-by de hasta 3 días, en mi caso no han pasado más de 2 días sin tener que cargarlo. Y eso cuando no le he dado ningún uso. Un tiempo bastante escaso sobre todo si tenemos en cuenta que uno de los argumentos de venta del Palm Phone es su uso como terminal secundario. Por eso, si piensas tenerlo en un cajón toda la semana para cogerlo el viernes al salir del trabajo, quédate con que sí o sí tendrás que pasar por un enchufe un par de horas antes.

Por otra parte, si nos atenemos a lo que dura la batería con una actividad normal que incluye llamadas, ración diaria de Twitter y WhatsApp, algún que otro juego no demasiado exigente y dos o tres apps de noticias, el móvil difícilmente aguantará encendido hasta la noche. Eso sí, en defensa del Palm Phone hay que decir que el dispositivo se carga por completo en unos tiempos más que aceptables: treinta minutos para la mitad de la batería, y poco más de una hora para alcanzar el 100%.

parte de arriba del palm phone

Reflexión final, ¿usas menos el móvil si este tiene un tamaño reducido?

Probablemente esta sea la principal pregunta que tiene que hacerse uno de cara a valorar si apuesta o no por este chiquitín. Es cierto que una de las razones de ser del Palm Phone y de su reducido tamaño es que este sea una herramienta para desconectar, pero, basándome en mi experiencia personal, no he notado que el Palm Phone me haya facilitado un estilo de vida más analógico, sino más bien todo lo contrario. Lo cual es una buena noticia porque convierte la Palm Phone en un smartphone 100% funcional, pero tal vez no sea lo más indicado para usuarios que busquen reducir su nomofobia.

En mi caso, no he notado que utilizara menos el móvil porque este tuviera un tamaño reducido, por lo que he estado haciendo lo mismo de siempre pero dejándome alguna que otra dioptría por el camino. Básicamente, si al igual que me sucede a mí, tienes una fuerte dependencia de tu smartphone, tal vez el Palm Phone no sea la mejor opción para desconectar, sobre todo si lo comparamos con móviles no inteligentes o con dispositivos específicamente diseñados para ello, como es el caso del LightPhone 2.

Si en cambio, eres alguien que es capaz de controlar a la perfección el uso de tu dispositivo principal, el Palm Phone sin duda te ayudará a desconectar más y mejor, especialmente si eres de esos usuarios que utiliza el smartphone en contadas ocasiones a lo largo del día.

Por otra parte, donde el Palm Phone se hace fuerte, en parte, es en su servicio como dispositivo secundario, sobre todo para aquellos que no podamos dejar a un lado nuestro móvil principal en horario laboral. En ese sentido, y después de unos días con bastantes frustraciones, decidí darle al Palm Phone una segunda oportunidad como segundo dispositivo (valga la redundancia), una elección que cambió ligeramente mi experiencia con el teléfono, permitiéndome disfrutarlo algo más.

palm phone en la mano frente a una pared

En mi caso, gracias al Palm Phone, pude aparcar mi móvil principal durante los fines de semana para disfrutar de un par de días más desconectados de la normal. Y francamente, es una verdadera gozada dar una vuelta por la ciudad o hacer alguna que otra excursión llevando un dispositivo en el bolsillo que es casi como si no existiera. Este uso como terminal secundario puede ser especialmente interesante combinado con el servicio Vodafone OneNumber. La operadora, además de ser una de las pocas que ofrecen el Palm Phone en España, permite conectar todos los datos de tu dispositivo principal al Palm Phone sin necesidad de cambiar de número o de SIM.

Por último, si estás interesado en usar el Palm Phone para desconectar, te gustará saber que el dispositivo incluye un modo de “desconexión” llamado Life Mode, el cual desconecta y silencia por completo aquellas apps y funcionalidades de tu elección hasta que enciendas la pantalla.

Te recomendamos | Este es el smartphone más pequeño del mundo y está a la venta en Amazon por menos de 70 euros

Precio y dónde comprar el Palm Phone en España

En estos momentos, el Palm Phone puede adquirirse en España a través de dos canales oficiales, a través de operadoras como Movistar o Vodafone o bien a través de Amazon. En caso de querer comprarlo en Movistar, ofrecen el Palm Phone por 329 euros, sujetos, eso sí, a la contratación de alguna tarifa. Por su parte, en Vodafone puedes encontrarlo a 342 euros, también cerrando una portabilidad con ellos o bien contratando vodafone OneNumber. En caso de querer utilizar el Palm Phone como segundo dispositivo dando de alta una línea nueva, su precio oscilaría entre los 324 y los 445 euros en función de la tarifa.

Por otro lado, y como señalábamos antes, el Palm Phone también está disponible en Amazon a un precio libre de 349 euros.

Palm Phone, opinión y nota de Andro4all
¿Debería comprar el Palm Phone?
A favor
  • Diseño compacto, ligero y de alta calidad
  • Aporta una experiencia móvil tan nueva como sorprendente
  • Su reducido tamaño lo convierte el smartphone perfecto… para un usuario muy concreto
En contra
  • Autonomía bastante mejorable
  • Un año después de su salida al mercado mantiene un precio demasiado alto
Conclusiones Si quieres sacarle todo el jugo al Palm Phone, debes tener muy claro que este dispositivo se alinea con una forma de entender la tecnología y una filosofía de uso no apta para todo el mundo.
Puntuación

8.0Palm Phone

Si eres la horma de su zapato, lo disfrutarás, y mucho.

¡Únete a nuestro canal de Telegram con lo más destacado del día y las mejores ofertas Android!

Únete a nuestro canal de Telegram
Archivado en Análisis, Análisis de móviles, Palm, Smartphones Android
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios

¿Te ha gustado? ¡No te pierdas nada más!

follow us in feedly

Otras webs de Difoosion