ZTE Axon 40 Ultra, análisis: la joya oculta de la gama alta en 2022

Puede que no hayas escuchado hablar de él, pero hay mucho de lo que contar sobre el ZTE Axon 40 Ultra. Descúbrelo en nuestro análisis.

ZTE Axon 40 Ultra, análisis: la joya oculta de la gama alta en 2022

El progreso de la familia de smartphones Axon de ZTE es digno de ser estudiado. Tras alcanzar la fama con un excelente Axon 7 en 2018, que se postulaba como una de las mejores apuestas en relación calidad-precio de su categoría, la popularidad de la familia se fue disipando debido a decisiones cuestionables, como la de lanzar un móvil con dos pantallas, en una época en la que ni el mercado ni la tecnología estaban preparados para acogerlo como se merecía.

Desde hace varias generaciones, la serie Axon tiene como sello de referencia la cámara bajo la pantalla. ZTE es una de las pocas firmas que sigue apostando por ocultar el sensor fotográfico delantero bajo el panel, comenzando con el ZTE Axon 20, y continuando con un mucho más convincente ZTE Axon 30.

En 2022, la marca ha elevado su apuesta. El que antes era un rasgo diferencial del modelo base de la familia, ahora pasa a serlo, además, de la versión más avanzada de la serie. Así, la marca ha decidido dotar a su nuevo ZTE Axon 40 Ultra de la que, en palabras de la compañía, es la mejor cámara baj o la pantalla desarrollada por ZTE hasta la fecha.

Sin embargo, el Axon 40 Ultra es mucho más que una cámara escondida: se trata del smartphone más avanzado de todo el catálogo de ZTE, dotado de la última generación del procesador estrella de Qualcomm Snapdragon, de una imponente pantalla de 6,8 pulgadas, y de un diseño refinado hasta el punto de llegar a ser comparable al de los móviles más caros del mercado.

En definitiva, un smartphone de gama alta con todas las de la ley. Uno que, además, trae argumentos más que suficientes con los que convencer a aquellos que están buscando algo diferente dentro del segmento de la gama alta.

ZTE AXon 40 Ultra, pantalla

La tercera generación de cámara bajo la pantalla de ZTE es la más refinada hasta la fecha / Imagen: Christian Collado

ZTE Axon 40 Ultra, opinión y puntuación

ZTE Axon 40 Ultra, opinión y nota de Andro4all
¿Debería comprar el ZTE Axon 40 Ultra?
A favor
  • Diseño cuidado y futurista
  • Buen rendimiento
  • Buena autonomía y carga rápida
  • Pantalla de gran calidad
  • Sistema de cámaras versátil
En contra
  • La cámara delantera es prácticamente inútil
  • Sonido mediocre
  • Sin carga inalámbrica
  • Sin certificación IP
ConclusionesUn completo flagship que hace un excelente trabajo en todo, excepto en los selfis. Lo mejor que hace su cámara delantera es mantenerse oculta, pero por suerte, el nuevo móvil de referencia de ZTE tiene otros muchos argumentos capaces de convencer.
Puntuación
83Sobre 100

ZTE Axon 40 Ultra

Precio del ZTE Axon 40 Ultra, y dónde comprar

El ZTE Axon 40 Ultra ya está a la venta a nivel global, a un precio de 829 euros en su versión de 8 GB de RAM y 128 GB de almacenamiento, y de 949 euros para el modelo más caro, con 12 GB de RAM y 256 GB de almacenamiento.

Se puede comprar a través de la tienda online oficial de la marca.

¿Dónde se sitúa el ZTE Axon 40 Ultra?

El Axon 40 Ultra es el modelo encargado de liderar el catálogo de smartphones de ZTE este 2022. Es un smartphone equipado con muchas de las últimas especificaciones dirigidas a la gama alta, incluyendo un procesador Snapdragon 8 Gen 1, una pantalla AMOLED curva con tasa de refresco de 120 hercios o carga ultrarrápida sumada a una batería de 5000 mAh.

También aspira a competir con lo mejor del mercado en lo relativo a la fotografía, a través de un sistema de cámaras formado por tres sensores de 64 megapíxeles cada uno, que prescinde de sensores macro y de profundidad innecesarios para brindar la versatilidad que le pedimos a la cámara de un gama alta.

ZTE Axon 40 Ultra

El Axon 40 Ultra está dotado de los últimos avances técnicos, incluyendo una pantalla de 144 hercios y un Snapdragon 8 Gen 1 / Imagen: Christian Collado

Se trata del sucesor del ZTE Axon 30 Ultra lanzado el año pasado, modelo con el que comparte buena parte de los rasgos de su diseño. Sin embargo, sobre el papel también encontramos pasos atrás en determinados aspectos, como la capacidad del zoom de la cámara o la frecuencia de refresco --el modelo anterior podía alcanzar los 144 hercios--.

Sus rivales más directos son los modelos de referencia de algunas de las compañías más populares. Entre ellos, podríamos mencionar modelos como el Xiaomi 12 Pro, realme GT 2 Pro o incluso el Samsung Galaxy S22 Ultra. Con este último, por cierto, guarda más de un parecido en lo que a estética se refiere.

Ficha técnica de características

ZTE Axon 40 Ultra
Características
Dimensiones163,28 x 73,56 x 8,41 mm
204 gramos
PantallaAMOLED de 6,8 pulgadas
QHD+ (1116 x 2480 píxeles)
20:9
Tasa de refresco de 120 Hz
Tasa de muestreo táctil 360 Hz
ProcesadorQualcomm Snapdragon 8 Gen 1
GPU Adreno 730
RAM8/12 GB LPDDR5
Sistema operativoMyOS 12 basadp en Android 12
Almacenamiento128/256 GB UFS 3.1
CámarasTrasera:
-64 MP f/1,6, OIS (35mm)
-64 MP Ultra Wide Angle f/2,35 (16 mm)
-64 MP telefoto con zoom óptico 2,6x, OIS (91 mm)
Frontal:
-16 MP
Batería5000 mAh
Carga rápida de 65 W (Cargador de 65 W incluido)
Otros
-Lector de huellas en pantalla
-USB Tipo C
-Emisor de infrarrojos
-NFC
-WiFi 6E
-Bluetooth 5.2

Diseño

ZTE ha optado por conservar casi intactas las líneas estéticas del anterior Axon 30 Ultra. Esto es: líneas rectas, esquinas marcadas y curvas son los rasgos protagonistas de un diseño que destaca por estar especialmente bien construido y por contar con una estética futurista, gracias a la ausencia de recortes en su enorme pantalla.

La trasera está construida en vidrio cepillado, con un acabado mate ligeramente más rugoso de lo habitual, que en cierto modo recuerda al de móviles como el OPPO Find X5 o el OnePlus 10 Pro.

Este acabado cumple su cometido a la perfección a la hora de disimular las huellas y la suciedad. Sin embargo, hace que el dispositivo sea especialmente resbaladizo. Por suerte, ZTE incluye una funda de TPU en la caja del teléfono, que puede librarnos de más de un susto.

ZTE Axon 40 Ultra negro mate

ZTE apuesta por un agradable acabado mate para la trasera de su nuevo móvil estrella / Imagen: Christian Collado

En ese sentido, hay que mencionar que se trata de un dispositivo de muy gran tamaño, de los más grandes que haya probado hasta la fecha. Supera los 16 centímetros a altura y los 7,7 de anchura, aunque ZTE ha sido capaz de mantener un grosor --8,4 mm-- y un peso --202 gramos-- relativamente contenidos.

Como gran protagonista de este panel trasero está el gigantesco módulo de cámaras construido en aluminio, del mismo modo que el chasis que actúa a modo de nexo de unión entre el panel trasero y el frontal. Dicho módulo sobresale en gran medida de la parte trasera, y el hecho de estar situado en un lateral, causa que el dispositivo "baile" cuando se utiliza apoyado sobre una mesa o cualquier otra superficie plana.

Módulo de cámaras del ZTE Axon 40 Ultra

La triple cámara trasera del Axon 40 Ultra está integrada en un gran módulo situado a la espalda del dispositivo / Imagen: Christian Collado

El módulo incluye tres cámaras dispuestas en formato vertical, cada una de ellas rodeada de su anillo metálico independiente, que a su vez sobresale varios milímetros del propio módulo. También se incluye un flash LED dual, un micrófono y un sensor de enfoque por láser.

A lo largo del borde del teléfono apenas encontramos sorpresas: los botones de volumen y encendido/apagado están situados en el canto derecho, y la parte inferior alberga el puerto USB-C, el micrófono y la ranura para tarjetas SIM. En la parte superior hay un segundo altavoz y un emisor de infrarrojos.

Como único aspecto mejorable en lo relativo a su calidad de construcción, pediría un poco más de recorrido en los botones físicos, sobre todo el de encendido/apagado.

En este caso, ZTE ofrece el Axon 40 Ultra en un único color: negro. El color, sumado al acabado mate y al efecto brillo de la parte trasera dependiendo de la incidencia de la luz, otorgan al dispositivo un aspecto elegante, pero llamativo, y es común que otras personas se acerquen para preguntar de qué dispositivo se trata.

Como ausencias más notables relacionadas con su apartado físico, hay que mencionar la de la certificación IP. No es, por tanto, un dispositivo que nos asegure resistencia al agua ni al polvo.

Pantalla

Pantalla del ZTE Axon 40 Ultra

Un enorme panel de 6, 8 pulgadas es el gran protagonista del Axon 40 Ultra / Imagen: Christian Collado

Por mucho que ZTE se haya esforzado en otorgar al dispositivo un aspecto refinado como nunca antes habíamos visto en un terminal de la marca, ningún aspecto del dispositivo llama tanto la atención como su pantalla.

Un enorme panel AMOLED de 6,8 pulgadas sin ningún tipo de recorte ocupa prácticamente la totalidad del frontal del teléfono, con unos biseles de tamaño ínfimo en su parte superior e inferior, y una curvatura lateral que forma un ángulo de 70 grados para hacer prácticamente invisibles los bordes laterales, y fundir así el panel trasero con el frontal, salvo por un delgado borde metálico de 1,5 milímetros que los separa.

La pantalla, además de por su formato sin recortes, llama la atención por su calidad. Es un panel excelente en aspectos como el contraste, el brillo --de hasta 1500 nits-- o la nitidez, aunque no tanto en lo relativo a la representación de los colores: hay tres modos de color a elegir en los ajustes de pantalla, pero ninguno de ellos brinda un resultado lo suficientemente equilibrado. Los modos "Colorido" y "Estándar" saturan los colores en exceso, y el modo "Natural" los apaga demasiado.

Pese a la reducción en la frecuencia de refresco máxima del panel, los 120 hercios son más que suficientes y ofrecen una experiencia suave y fluida en todo momento. Hay que mencionar, eso sí, que en este caso no hablamos de un panel tipo LTPO, y por tanto el dispositivo no es capaz de variar la frecuencia de refresco de manera dinámica con el fin de ahorrar energía.

Para lograr ofrecer un frontal "sin interrupciones" a la vista, ZTE ha desarrollado una nueva generación de su sistema "UDC" o Under Display Camera.

Sobre el papel, la solución brilla por la ingeniería que existe detrás: el área donde se esconde la cámara cuenta con una densidad de píxeles ligeramente inferior a la del resto del panel, 400 píxeles por pulgadas. Sin embargo, ZTE ha logrado preservar un nivel de brillo que difiere en menos de un 2% con respecto a los alrededores del área de la cámara, y la variación del color también es mínima.

Asimismo, la disposición de los píxeles se ha mejorado con respecto a la generación anterior, y se utiliza un chip independiente encargado de hacer "aparecer" o "desaparecer" la cámara cuando es necesario.

Esa es la teoría. En la práctica, no hay duda de que ZTE ha realizado un gran trabajo de ingeniería a la hora de ocultar el sensor bajo el panel. Prácticamente es invisible en la mayoría de circunstancias, y solo se aprecia ligeramente al visualizar un fondo uniforme en colores oscuros como gris o azul. Comparada con el de otros modelos, como el anterior ZTE Axon 30 o el Galaxy Z Fold 3, la solución del Axon 40 Ultra es mucho más convincente.

Curva de la pantalla del ZTE Axon 40 UltraParte superior de la pantalla de ZTE Axon 40 Ultra
Curva de la pantalla del ZTE Axon 40 UltraParte superior de la pantalla de ZTE Axon 40 Ultra

Debajo del panel no solo está la cámara delantera. ZTE también ha optado por un lector de huellas integrado en el panel, y pese a estar ubicado en una posición cómoda y accesible, hay que decir que no se trata del más veloz ni preciso que haya probado. De hecho, es frecuente ver cómo resulta necesario posar el dedo varias veces sobre el área de la huella para lograr que la detecte.

Hardware y rendimiento

Como todo móvil equipado de un procesador Snapdragon 8 Gen 1, el ZTE Axon 40 Ultra es capaz de ofrecer un rendimiento de primer nivel, con matices.

No existe problema alguno a la hora de desempeñar tareas pesadas, como jugar a juegos que requieran de una alta carga gráfica o al ejecutar aplicaciones de edición de fotografía o vídeo. La experiencia es fluida en todo momento, y los más jugones sin duda disfrutarán de las sesiones de juego, más aún al contar con una pantalla de este tipo.

Los únicos problemas que podemos encontrar en este sentido son, por un lado, el ya conocido sobrecalentamiento del Snapdragon 8 Gen 1, y por otro, la falta de optimización del software, que causa el cierre indeterminado de aplicaciones de fondo, y algún que otro cuelgue sin razón aparente.

ZTE Axon 40 Ultra en la mano

El Axon 40 Ultra es un dispositivo especialmente grande / Imagen: Christian Collado

Batería y carga

En lo relativo a la batería, el ZTE Axon 40 Ultra apuesta por la combinación típica de 5000 mAh y carga rápida de 65 W que tantas veces hemos visto recientemente en el segmento de la gama alta. Una combinación que, casi siempre, resulta ganadora.

Esta vez no es la excepción. Tras la última actualización recibida en el dispositivo justo el día de su lanzamiento al mercado, el terminal ha comenzado a comportarse de una manera mucho más constante, con ciclos de carga en los que ha sido posible alcanzar las siete horas de pantalla encendida tras una jornada de uso intenso. Dejándolo respirar, no es difícil alcanzar la jornada y media antes de tener que pasar por el cargador.

Este, por cierto, está incluido en la caja y es compatible con el estándar USB-PD PPS --Programmable Power Supply, de modo que es posible cargar otros dispositivos compatibles con este estándar hasta un máxumo de 65 W de potencia.

Usando el cargador incluido, una carga completa, comenzando con el dispositivo con un 0% de batería, toma unos 42 minutos hasta finalizar.

Lamentablemente, ZTE ha decidido no incorporar soporte para carga inalámbrica Qi en su dispositivo más avanzado. Una ausencia notable, sobre todo porque la gran mayoría de sus rivales sí incluyen esta característica.

ZTE Axon 40 Ultra

El ZTE Axon 40 Ultra carece de carga inalámbrica, a diferencia de la mayoría de sus rivales directos / Imagen: Christian Collado

Software

Un software deficiente puede echar por tierra el buen trabajo realizado en el apartado del hardware. En el caso de MyOS --la capa de personalización de ZTE que da vida al Axon 40 Ultra--, sucede algo así.

A nivel estético, la capa de ZTE, basada en Android 12, recurre a soluciones que, como mínimo, son cuestionables. La coherencia y consistencia de la interfaz brillan por su ausencia, con un panel de ajustes rápidos con una disposición un tanto confusa, traducciones incorrectas, elementos posicionados incorrectamente a lo largo de la interfaz o textos cortados, por mencionar solo algunos de los defectos presentes por todo lo largo y ancho de MyOS.

Por si eso no fuera suficiente, la capa de ZTE peca de los mismos problemas que otras muchas capas de personalización de fabricantes chinos, como una gestión demasiado agresiva de la memoria RAM que se traduce en cierres de aplicaciones sin motivo aparente, incluso cuando se están utilizando de fondo. Durante estas semanas de uso con el teléfono, he visto cómo MyOS cerraba de manera indiscriminada apps como Pocket Casts o Spotify, a pesar de estar reproduciendo una pista de audio en ese momento.

ZTE Axon 40 Ultra, análisis: la joya oculta de la gama alta en 2022ZTE Axon 40 Ultra, análisis: la joya oculta de la gama alta en 2022ZTE Axon 40 Ultra, análisis: la joya oculta de la gama alta en 2022ZTE Axon 40 Ultra, análisis: la joya oculta de la gama alta en 2022ZTE Axon 40 Ultra, análisis: la joya oculta de la gama alta en 2022ZTE Axon 40 Ultra, análisis: la joya oculta de la gama alta en 2022
ZTE Axon 40 Ultra, análisis: la joya oculta de la gama alta en 2022ZTE Axon 40 Ultra, análisis: la joya oculta de la gama alta en 2022ZTE Axon 40 Ultra, análisis: la joya oculta de la gama alta en 2022ZTE Axon 40 Ultra, análisis: la joya oculta de la gama alta en 2022ZTE Axon 40 Ultra, análisis: la joya oculta de la gama alta en 2022ZTE Axon 40 Ultra, análisis: la joya oculta de la gama alta en 2022

Hablando de audio, este es otro de los grandes problemas del Axon 40 Ultra: su sistema de altavoces estéreo deja mucho que desear en lo que a calidad de sonido se refiere. El altavoz de la parte superior genera un audio más pobre que el de la parte inferior, lo cual resulta en un sonido poco equilibrado. Además, el sonido no es claro y tiende a distorsionar con demasiada facilidad.

A favor del software de ZTE hay que decir que funciona rápido, y que está cargado de opciones de configuración. Pero da la sensación de que ZTE ha querido comenzar a construir la casa por el tejado: ha preferido integrar en MyOS decenas de opciones de personalización, sin antes contar con una base sólida sobre la que comenzar a desarrollar una experiencia con Android satisfactoria.

Indagando entre los ajustes de personalización, podemos encontrar multitud de herramientas que permiten modificar básicamente cualquier aspecto de la interfaz. Desde la forma de los iconos o de las burbujas de notificaciones, hasta el color de acento, la velocidad de las animaciones o el estilo del reloj de la pantalla de bloqueo.

Cámaras

ZTE lleva ya tiempo trabajando en intentar brindar una experiencia fotográfica a la altura de las mejoras con sus dispositivos de primer nivel. Con los Axon 30 y 30 Ultra hizo un primer acercamiento a la fotografía computacional, y en esta nueva generación, suma los avances conseguidos hasta la fecha con un conjunto de sensores que, sobre el papel, promete:

  • Ultra gran angular: Sony IMX787 personalizado de 64 megapíxeles, distancia focal equivalente a 16 mm, apertura f/2,35, modo macro, lente "freeform" con reducción de distorsión
  • Cámara principal: Sony IMX787 personalizado de 64 megapíxeles, distancia focal equivalente a 35 mm, apertura f/1,6, 7P lens, estabilizador óptico de imagen (OIS
  • Telefoto: 64 megapíxeles, lente periscópica, zoom óptico hasta 2,6 aumentos, híbrido hasta 5,7 aumentos, f/3,5, estabilizador óptico de imagen, distancia focal equivalente a 91 mm
  • Cámara delantera: 16 megapíxeles

Del sistema de cámaras llama la atención, sobre todo, la decisión de ZTE de optar por un triple sensor de 64 megapíxeles, dos de ellos con el sensor IMX787 de Sony.

Asimismo, ZTE destaca el rango focal que abarca el conjunto de las cámaras al completo, desde 16 hasta 91 milímetros gracias a los sensores ultra wide y telefoto. En ese sentido, llama la atención la distancia focal equivalente a 35 milímetros del sensor principal, que ZTE denomina "Humanity Camera", dado que se trata de una distancia focal utilizada normalmente para capturar retratos a personas por los fotógrafos profesionales. En la mayoría de smartphones del mercado, la distancia focal equivalente del sensor principal suele rondar los 26 milímetros.

A todo este portento técnico hay que sumarle los diferentes algoritmos y avances en fotografía computacional conseguidos por ZTE a lo largo de sus años de trabajo. La pregunta es, ¿cumplen su cometido?

ZTE Axon 40 Ultra, parte trasera

ZTE apuesta por la versatilidad con el sistema de c´maras de su Axon 40 Ultra / Imagen: Christian Collado

Por lo general, . La cámara principal permite capturar imágenes de excelente calidad, con colores que tienden a la naturalidad, un sistema de enfoque veloz y preciso y una buena cantidad de detalle preservada, sin necesidad de añadirlo de manera artificial.

Su punto débil está en el rango dinámico y en su tendencia a sobreexponer las capturas en interiores o con baja luz. Pese a ello, la experiencia es muy satisfactoria, y la distancia focal de 35 milímetros es un añadido de agradecer para quienes nos gusta capturar retratos.

Dado que la cámara asociada a la lente ultra gran angular utiliza el mismo sensor que la cámara principal, no es de extrañar que los resultados sean comparables en cuanto a nitidez y rango dinámico. No obstante, los colores no son consistentes con los capturados con el sensor frontal, y la menor apertura del sensor implica una pérdida de detalle apreciable en las escenas nocturnas.

Por último, el telefoto es, sin duda, el sensor menos capaz de los tres, pero aun así nos da mucho más juego que una cámara macro o de profundidad, y aporta ese extra de versatilidad al sistema de cámaras que hoy en día solo se suele encontrar en los móviles más caros del mercado.

Gracias a la lente periscópica y a la elevada resolución, las capturas con zoom conservan un buen nivel de detalle hasta los cinco aumentos. Más allá de eso, comenzamos a verle las costuras al sensor, y es fácil encontrarse con el temido efecto acuarela.

ZTE Axon 40 Ultra, análisis: la joya oculta de la gama alta en 2022ZTE Axon 40 Ultra, análisis: la joya oculta de la gama alta en 2022ZTE Axon 40 Ultra, análisis: la joya oculta de la gama alta en 2022ZTE Axon 40 Ultra, análisis: la joya oculta de la gama alta en 2022ZTE Axon 40 Ultra, análisis: la joya oculta de la gama alta en 2022ZTE Axon 40 Ultra, análisis: la joya oculta de la gama alta en 2022ZTE Axon 40 Ultra, análisis: la joya oculta de la gama alta en 2022ZTE Axon 40 Ultra, análisis: la joya oculta de la gama alta en 2022
ZTE Axon 40 Ultra, análisis: la joya oculta de la gama alta en 2022ZTE Axon 40 Ultra, análisis: la joya oculta de la gama alta en 2022ZTE Axon 40 Ultra, análisis: la joya oculta de la gama alta en 2022ZTE Axon 40 Ultra, análisis: la joya oculta de la gama alta en 2022ZTE Axon 40 Ultra, análisis: la joya oculta de la gama alta en 2022ZTE Axon 40 Ultra, análisis: la joya oculta de la gama alta en 2022ZTE Axon 40 Ultra, análisis: la joya oculta de la gama alta en 2022ZTE Axon 40 Ultra, análisis: la joya oculta de la gama alta en 2022

Del apartado del vídeo también hay que hablar, pues el Axon 40 Ultra ofrece unos muy buenos resultados en lo relativo a calidad de imagen y estabilización... siempre y cuando nos mantengamos alejados del modo de resolución 8K.

Quizá más llamativo aún que el sistema de cámaras en sí, sea el ingente número de modos diferentes que ofrece la aplicación de cámara. El sueño de cualquier geek al que le guste jugar con su móvil probando decenas de funciones y modos diferentes. Uno de los que más llama la atención es el modo de astrofotografía, capaz de "dibujar" las constelaciones que forman las estrellas por la noche utilizando realidad aumentada.

ZTE Axon 40 Ultra, análisis: la joya oculta de la gama alta en 2022ZTE Axon 40 Ultra, análisis: la joya oculta de la gama alta en 2022
ZTE Axon 40 Ultra, análisis: la joya oculta de la gama alta en 2022ZTE Axon 40 Ultra, análisis: la joya oculta de la gama alta en 2022

Aunque no estaría de más sacrificar alguno de los modos incluidos si eso ayudase a la aplicación de cámara a funcionar mejor. En más de una ocasión, me he encontrado con fotos borrosas o que no se han guardado porque la aplicación de cámara no ha tenido a bien hacer su trabajo. Y es una pena, pues el móvil destaca por su Elevada velocidad de captura... siempre y cuando la app no se cuelga.

Galería de fotos y vídeos con ZTE Axon 40 Ultra

Para el final he decidido dejar el que debería ser el rasgo más característico de este teléfono. Y puede que lo sea, pero no por los motivos que ZTE esperaba.

La cámara delantera de 16 megapíxeles solo hace bien una de sus dos funciones: la de ocultarse. A la hora de capturar imágenes, la calidad es demasiado pobre, y vuelve a demostrar que esta tecnología no está lista para ser implementada en un móvil de gama alta. Y mucho menos en uno de 1900 euros.

Queremos saber tu opinión. ¡Comenta!
Para ti