×

2020, el año de la gama media: los motivos del resurgir del móvil de 400€

Ni 200 euros ni tampoco 1.500... La gente quiere móviles compensados, ¡y el 2020 demuestra que nunca ha habido una mejor gama media!

Los mejores móviles de gama media de 2021

Los 17 móviles con la mejor relación calidad-precio de 2021: guía de compra

Última actualización el 23/12/2020 a las 23:23

En el año del batacazo del mercado móvil después de 14 años de subidas incesantes, el mismo 2020 que encara ya su última semana y que ha tenido encerrado a medio mundo en sus casas, se confirma también una tendencia que veníamos advirtiendo en los últimos cursos en la industria móvil.

Ni los móviles más económicos, por debajo de los 200 euros, ni tampoco los más prestacionales, por encima de los 1.000 euros, interesan al grueso de usuarios de smartphones a nivel global, que han demostrado este año que la gama media es la más buscada en un mercado saturado de opciones, donde los mejores móviles compensados en precio y rendimiento triunfan sobradamente al abrigo de firmas especialistas en este tipo de dispositivos como Xiaomi, realme, Vivo, OPPO o la mismísima OnePlus.

Y es que sí, la conectividad 5G ha llegado por fin a estandarizarse como un must have, aunque sólo lo ha hecho en gama alta subiendo además sus precios y convirtiendo así en todavía más atractiva una gama media donde todavía cuesta encontrar móviles 5G baratos, pero donde la experiencia está ya a un nivel tan alto que podemos afirmar que, ciertamente, nadie necesita gastarse más de 1.000 para disponer de un smartphone de la mejor calidad.

¿Pero cuáles son entonces los motivos por lo que la gama media ha triunfado más que nunca en 2020? Vamos a analizarlos y a intentar responder la pregunta… ¡Quedaos con nosotros!

Xiaomi Redmi NOte 8T, trasera gris

Xiaomi es una de las artífices de que esta ‘súper gama media’ triunfe por encima de todas.

Los 12 mejores móviles de gama media del momento

2020, el año en que se democratizaron más funcionalidades avanzadas que nunca

Seguramente haya muchos motivos para que la gama más compensada del mercado móvil concentre ahora el máximo de interés y el grueso de ventas por parte de la gran mayoría de usuarios, pero sin duda el más importante es que ya prácticamente no existe esa brecha de rendimiento que les separaba de los smartphones más prestacionales.

La propia Vivo nos lo comentaba en su presentación en Europa, que tras analizar ambas opciones habían decidido instalar el Snapdragon 765G en lugar del 865 en su Vivo X51 5G, porque a pesar de tratarse de su buque insignia la mejora en prestaciones no se traducía en algo palpable para el usuario final con un precio que definitivamente sí era mucho mayor.

Hoy en día los móviles de gama media son mejores y más importantes que nunca, y esto es porque en 2020 han recibido un buen montón de funcionalidades hasta la fecha destinadas a los móviles de corte más premium, empezando por ejemplo por las pantallas de alta tasa de refresco, que con 90Hz o más ya permite llevar esa experiencia de fluidez tan satisfactoria a móviles como el realme 7 o el Poco X3 por menos de 300 euros.

2020 ha sido el año en que los móviles de gama media se han hecho mejores y más importantes que nunca, con funcionalidades como las pantallas de alta tasa de refresco, la carga ultrarrápida, la conectividad 5G o la carga inalámbrica junto a construcciones y acabados cada vez mejores.

Otra de las grandes novedades de la gama más prestacional que este año se ha democratizado es la carga ultrarrápida, así que ya es fácil encontrar móviles de corte más económico con cargas de 18 ó 30 vatios sin ningún problema, que recuperan en poco más de media hora hasta un 80% de su batería.

Además, la carga inalámbrica también se extiende rápido por la gama media a medida que los acabados y construcción de este tipo de dispositivos mejoran, para ponerse ya al nivel de móviles más premium con vidrios de alta calidad, chasis de metal y certificaciones IP de resistencia ante líquidos y polvo.

La conectividad 5G es otro de los grandes motivos, y es que ya estandarizada en gama alta ahora ha sido el chipset Qualcomm Snapdragon 765G el que la ha acercado a una gama media que ya disfruta de potencia suficiente y redes de última generación en terminales de precios entorno a los 400 ó 500 euros.

Este mismo SoC de la firma de San Diego, que ya incorporan no sólo el Vivo X51 5G sino otros móviles como el OnePlus Nord, el Pixel 4a 5G de Google o el Moto G 5G Plus, ha acercado de paso más especificaciones de corte avanzado, como la grabación de vídeo a resolución 4K hasta 60 fotogramas por segundo o la compatibilidad con mmWave y los paneles de tasas de refresco elevadas.

El cambio de paradigma de Google, y por qué la mejor experiencia Android no necesita ya del mejor hardware

Ha sido un curso extraño este 2020, y con la gama media reduciendo la brecha de la mejor experiencia móvil a excepción de la fotografía móvil y las licencias multimedia como Dolby Atmos o Dolby Vision, lo cierto es que pagar la prima por disponer de los costosos chipsets de primer nivel ya no era tamaña necesidad en una carrera del hardware absolutamente innecesaria y caduca.

Google fue la primera marca en dar el paso, con infinidad de rumores meses antes de enseñarnos el Pixel 5 que no veremos en España, terminó por confirmar las rebajas en su buque insignia abandonando el Qualcomm Snapdragon de altas prestaciones e integrando el modelo 765G, la estrella del año y el chipset más compensado de todo el mercado móvil.

No renunciaba así a la conectividad 5G, pero sí a pagar mucho dinero por un aumento de potencia que la práctica totalidad de usuarios no iba a necesitar, pudiendo reducir así costes respecto a una gama premium que amparándose en los módems 5G y en los carísimos módulos fotográficos con firmas de Leica o ZEISS, se han ido ya muy por encima de la barrera de los 1.000 euros.

Así pues, la mejor experiencia Android que nos acercan dispositivos como el propio Pixel 5, el Vivo X51 5G o el mismísimo LG Velvet 5G se quedó con un chipset de corte medio para contener costes, dejando a Samsung y su Galaxy S20 FE y al OnePlus 8 como opciones más asequibles que sí montan el Snapdragon 865 rebajando otras especificaciones.

Yo mismo he probado el Vivo X51 5G con buenas sensaciones, y aunque no veremos aquí al Pixel 5 sí tengo la sensación de que con esta decisión Google ha acertado de pleno para conseguir que los usuarios dispongan de una experiencia de alta calidad a un precio más contenido. En todo caso, también soy de la idea de que Google debería marcar la pauta en altas prestaciones, y de que podrían habernos enseñado (y lanzado) y Pixel 5 “Plus” con lo mejor del mercado… ¿No creéis?

Los 17 móviles con la mejor relación calidad-precio de 2020: guía de compra

VER COMENTARIOS

Recomendado