5 errores que todavía cometes a la hora de comprar un nuevo móvil

Antes de comprar un móvil nuevo, intenta evitar estos habituales errores para que no te arrepientas de tu elección pasado un tiempo.

5 errores que todavía cometes a la hora de comprar un nuevo móvil
Antes de comprar un móvil, hay ciertos fallos que debes intentar evitar.

Comprar un nuevo teléfono móvil es un proceso complicado con muchos detalles a tener en cuenta: precio, diseño, cámaras, pantalla, procesador, batería... Son tantos los aspectos que influyen en el éxito de la compra que es posible que cometas un error al comprar un nuevo smartphone. Para que la elección sea perfecta y no te arrepientas pasado un tiempo, en este artículo te explicamos cuáles son los errores que todavía cometes al comprarte un móvil.

Estos errores se originan al no tener en cuenta detalles como el peso del terminal, no mirar los anteriores precios del modelo o no abandonar tu zona de confort para apostar por smartphones de otras marcas. Es importante que analices todos estos aspectos, pues un móvil es un dispositivo caro cuya compra conlleva una gran inversión. Afortunadamente, los fallos de los que te hablamos tienen fácil solución, especialmente si tienes en cuenta la información que te damos a continuación.

No confiar en otras marcas

En muchas ocasiones, preferimos comprarnos un móvil de nuestra marca de confianza y no mirar más allá. Esto nos limita mucho a la hora de tener alternativas, pues nos obliga solo a mirar el catálogo del fabricante al que das total prioridad. Por ejemplo, si siempre has tenido móviles Samsung, es posible que no quieras probar smartphones de otras marcas.

Esto es algo de lo que te puedes arrepentir en el futuro, pues en el mercado hay muchos fabricantes en los que puedes confiar: OPPO, Motorola, Xiaomi, realme, OnePlus... Todos ellos tienen catálogos muy variados y quizás en ellos encuentres un móvil que se adapte más a lo que buscas, incluso a un mejor precio que el de tu marca de confianza.

No tener en cuenta las dimensiones y peso del móvil

Parte lateral del Motorola Edge 30

El Motorola Edge 30 es uno de los smartphones con 5G más delgados del mercado a día de hoy / Imagen: Christian Collado

Otro error común es no tener en cuenta la importancia de las dimensiones y del peso del terminal. Ten en cuenta que es un dispositivo que vas a tener en las manos durante varias horas cada día, así que es especialmente importante que sea cómodo. Como decimos, estos son dos aspectos que normalmente pasamos por alto, lo que nos lleva a tener que lidiar con un móvil que no nos resulta agradable en el uso.

El error puede ser en los dos sentidos: que el móvil te resulte demasiado delgado y ligero, o que te parezca incómodo por su gran tamaño y pesadez. Antes de decantarte por un modelo, ten en mente que unos 8,5 milímetros de grosor y un peso de 190-195 gramos es el estándar. En caso de que quieras un móvil fino y con poco peso, puedes descubrir los mejores móviles delgados y ligeros que puedes comprar.

No darle la importancia que merece al almacenamiento

Lo más habitual es que tu nuevo móvil vaya a acompañarte durante unos años, así que es clave que des la importancia que merece al almacenamiento. Lo más recomendable es que optes por el modelo de 128 GB de memoria interna, aunque eso conlleve invertir un poco más de dinero. Quizás en las primeras semanas no eches de menos ese espacio, pero sí lo harás cuando lleves unos meses usándolo.

Las aplicaciones cada vez ocupan más espacio y las fotografías obtenidas por las cámaras son de mayor tamaño, así que el almacenamiento interno empezará a escasear al poco tiempo si optas por un móvil de 32 GB o 64 GB. Si quieres que no te lleguen pronto los avisos de espacio insuficiente ni que baje el rendimiento del teléfono, un smartphone de 128 GB es una compra segura. Si no te importa invertir algo más de dinero, puedes apostar incluso por un móvil con más almacenamiento interno.

No mirar el historial de precios

Comprar el móvil en la primera tienda que encuentras nunca es buena idea si quieres mirar por tu dinero. Lo más recomendable es mirar el mismo modelo en varias tiendas para comparar, e incluso utilizar herramientas que te informan sobre el historial de precios del terminal. Por ejemplo, para Amazon puedes utilizar El Camelizer, una extensión para Google Chrome que te muestra los diferentes precios que ha tenido el móvil desde que salió al mercado.

De esta forma, podrás saber si el precio que tiene ahora es el habitual, si lo más seguro es que vuelva a caer en el futuro inmediato o si debes aprovechar el precio actual porque es un chollo. Si no te corre prisa comprar el móvil, lo mejor es que esperes unos días hasta que encuentres el mejor precio, así puedes ahorrarte una buena cantidad de euros.

No invertir un poco más de dinero

Todos intentamos ahorrarnos dinero al comprar un nuevo teléfono, pero en algunas ocasiones limitamos demasiado nuestro presupuesto, lo que nos lleva a arrepentirnos de no haber invertido un poco más al cabo de unos días. Por ejemplo, retomando el tema del almacenamiento, en muchos casos la diferencia entre el modelo de 64 GB y el de 128 GB es de solo unos euros. Ahí es cuando merece la pena gastar un poco más para disfrutar de una mejor experiencia a largo plazo.

Básicamente se basa en eso, en hacer un esfuerzo económico (siempre que sea posible, claro) para obtener una experiencia de calidad durante unos años. Si evitas errores como este, disfrutarás de tu móvil tranquilamente sin ningún arrepentimiento en la elección.

Reproducir en YouTube

Para ti
Queremos saber tu opinión. ¡Comenta!