Close Button
Compartir

Descubre cómo las compañías reducen costes a consta de eliminar algunas funciones en los móviles.

Con el paso del tiempo vemos cómo los terminales móviles cuestan cada vez más y más. Las compañías dicen que mejoran el teléfono móvil incluyendo nuevos diseños, conceptos, software o hardware. Con esta idea nosotros, los compradores, adquirimos el producto esperando una mejora notable con respecto a generaciones pasadas.

Generalmente suele ser así, aunque algunas compañías reducen costes de fabricación para tener precios más rentables. Esto puede ser entendible hasta cierto punto. En móviles que no son tope de gama podemos entender que los precios sean más contenidos a cambio de perder algunas especificaciones.

S20 FE

El Galaxy S20 FE fue uno de los afectados por los recortes

El problema en este caso llega cuando los terminales que se llevan el recorte son los tope de gama. En este sentido, que un tope de gama se lleve recortes puede ser molesto. Veremos algunas de las estrategias que siguen las empresas a la hora de reducir costes.

Eliminar la cámara teleobjetivo

Una de las maneras más comunes a la hora de hacer recortes es el de prescindir de las cámaras teleobjetivo. Siendo una de las cámaras más comunes que encontramos en los móviles, no es el caso para los móviles. Algunos terminales de alta gama de entrada, sí que ofrecen hoy en día esta cámara.

Xiaomi 11 Lite 5G NE en varios colores

El Xiaomi 11 Lite 5G NE no cuenta con teleobjetivo

Esto, no ha sido así siempre. Móviles como el Xiaomi Mi 9T, el OnePlus 7T o el Realme X2 Pro, eran teléfonos que ofrecían la cámara teleobjetivo, estando en un rango de los 400 a los 600 dólares. Aún así, volviendo a 2022, OnePlus, Xiaomi, Google, Apple y otras compañías dejan de lado estas cámaras en sus terminales tope de gama más baratos, ofreciendo en este caso una cámara ultra panorámica, un sensor macro o una combinación de ambos.

Es algo triste en este sentido ver cómo teléfonos antiguos sí incluyen este tipo de cámara siendo más baratos en su momento de lo que lo son hoy en día los mismos en esa gama. Podríamos decir entonces que uno de los culpables puede ser la transición al 5G.

Esta transición ha traído un aumento de precios en un principio, explicando por qué teléfonos como el OnePlus 8 o el Xiaomi Mi 10 han eliminado el teleobjetivo en sus cámaras. Aún así, la transición al 5G está quedando cada vez más atrás en el tiempo, viendo como algunas compañías si que parecen mantener el teleobjetivo, como es el caso de Samsung con sus S20 FE y el S21 FE.

Volviendo al plástico

Otra manera por la cual las compañías están volviendo a hacer recortes es a través de los materiales. En este caso, Samsung es una de las compañías que cambia los materiales al plástico en algunos de sus tope de grama premium. El Galaxy Note 20, de 1000 euros, fue uno de los primeros teléfonos que cambiaba el cristal de la parte trasera por un plástico con sensación al tacto de cristal. Desde ese momento, Samsung ha vuelto al plástico con el Galaxy S21, el S20 FE y el S21 FE.

Cámaras traseras del Galaxy S20 FE

El S20 FE tiene su parte trasera en plástico, con un tacto parecido al cristal

Hay quienes prefieren usar plástico sobre cristal u otros materiales por la durabilidad, pero en este caso es un claro síntoma de recortes. Más viendo que Samsung ha clarificado que lo ha hecho por razones de costes. Podríamos entender que cambiaran al plástico en teléfonos baratos, pero es una historia diferente cuando te estás gastando más de 1000€ en un teléfono móvil.

Evitando la certificación IP

Otra de las funciones que suelen ser de gama premium en un teléfono móvil es la denominada resistencia al agua o certificación IP. Normalmente, los gamas de entrada o media suelen no tener esta certificación en pro de los tope de gama pero, algunos fabricantes como OnePlus rompen la regla.

¿Cómo reducen costes las compañías de móviles? Te contamos sus estrategias

OnePlus 10 pro tiene sólo certificación IP68 en sus teléfonos de EEUU

En este caso, su aclamado OnePlus 7 fue resistente al agua a priori, pero con una certificación habría encarecido al dispositivo. En este caso, la compañía llegó más lejos con el OnePlus 8 y el 9. Estos dispositivos recibían certificación IP68 en sus versiones de T-Mobile de EEUU pero no para el resto de dispositivos vendidos globalmente.

Aún así, OnePlus no es la única que hace estas prácticas en sus teléfonos de gama alta baratos. Compañías como Xiaomi ha hecho lo mismo con el Xiaomi 11, Motorola con su Edge 20 Pro o Realme con su Realme GT. En todos estos casos no había IP67 o IP68, pero al menos cuentan con resistencia a las salpicaduras.

Dejando sin actualización a algunos terminales

Las actualizaciones son el gran talón de Aquiles en lo que a móviles se refiere. Cada compañía te suele vender terminales nuevos y, en cuestión de un par de años, nuestro dispositivo ya no tiene actualizaciones de sistema. Nos posicionamos pues, ante otro escenario de recortes.

En el peor de los escenarios, hemos visto marcas como Motorola o Nokia ofreciendo solamente una actualización del sistema en algunos de sus dispositivos, en lugar de los dos años de actualizaciones que hay por estándar.

Por el contrario, hemos visto que compañías como Vivo y Xiaomi anuncian una política de tres años de actualizaciones del sistema operativo, pero excluyendo a los nuevos topes de gama.

Podemos entender que tener muchos dispositivos a los que actualizar requiere de una gran inversión en desarrollo y testeo para traer las versiones más recientes de software pero hay ejemplos como el de Samsung, que muestran que no todo es imposible. Samsung ha actualizado su política de actualizaciones ofreciendo 4 años en sus nuevos dispositivos.

Ofreciendo un cargador más lento

Continuamos para bingo con el listado de reducción de costes y, como no podía ser menos, el cargador es otro de los afectados en cuanto a la reducción de costes. Las compañías incluyen cargadores de menor amperaje en sus cajas, vendiendo por separado los cargadores de mayor amperaje.

Xiaomi mi 10

La gama del Xiaomi mi 10 pro ofrece un cargador con mayor amperaje al que puedes cargar en el móvil

Uno de estos ejemplos puede ser Samsung, volviendo con el Galaxy S20 FE, un terminal que soportaba 25W de carga pero venía con cargador de 15W. Esto puede deberse a que Samsung quería entrar en un precio específico o bien porque quieren que paguemos por el cargador de mayor amperaje.

En el caso contrario, vemos que algunas marcas han hecho lo contrario. En el caso de Xiaomi, el Mi 10 Pro soportaba cargas de hasta 50W. El cargador que venía en caja era de 65W, cargador que se podía usar incluso para cargar portátiles y otros dispositivos.

O eliminando el cargador de la caja

Vamos un poco más lejos del título anterior. Algunas compañías han decidido, por motivos climáticos, no incluir cargador en la caja. Apple fue la primera que hizo este cambio, seguida de Samsung y Google.

Según el informe de Apple, sí que es cierto que hay un beneficio ecológico. Pueden enviar más dispositivos al resto del mundo gracias a no tener cargadores en las cargas. Si bien es cierto que ecológicamente esto puede ser una ventaja, no lo es para nuestros bolsillos. Seguimos necesitando pagar por un cargador aparte.

Mientras tanto, compañías como Xiaomi han encontrado una solución más amigable para nosotros. En este caso en China ofrecían el cargador por separado sin ningún coste adicional. Por tanto, estaría bien poder ver qué hacen el resto de compañías en un futuro.

Temas relacionados: Móviles

Compartir
Disney+ logo
Sigue a Andro4all para enterarte de todas las novedades móviles Síguenos en Google News
Queremos saber tu opinión. ¡Comenta!