Close Button
Compartir

El servicio de streaming más utilizado no puede usarse en tu comercio o tienda, ¿por qué?

No cabe duda de que Spotify es el servicio de música en streaming favorito del público. Tanto en su versión gratuita como Premium, Spotify hace las delicias de todos. Sin embargo, puede que tengas la tentación de utilizar Spotify para poner música en tu tienda o negocio. A fin de cuentas, pagar por escuchar música, lo que se hace con el servicio de pago, es algo que puede darte derecho a hacerlo. Pues no, aunque pagues Spotify Premium no tienes el derecho a hacerlo. ¿Por qué?

Qué son los códigos de Spotify y cómo se escanean

Las razones por la que no puedes usar Spotify en tu negocio

La clave está en leer los Términos y Condiciones de Uso de Spotify, algo que nadie hace. La empresa sueca es muy tajante en este sentido, solo has de irte al artículo 3. Lee con atención:

"Con sujeción al cumplimiento por su parte de los presentes Términos, incluidos cuantos términos y condiciones resulten de aplicación, le otorgamos un permiso limitado, no exclusivo y revocable para hacer un uso personal y no comercial del Servicio de Spotify y del Contenido (conjuntamente, el <>). Este acceso permanecerá en vigor hasta que usted o Spotify lo rescindan. Acepta y se compromete a no redistribuir ni transferir el Servicio de Spotify ni el Contenido."

Solamente puedes hacer uso personal de Spotify, jamás comercial. Pero además, dentro de los Derechos de propiedad de Spotify, que también aparecen en este artículo, al aceptar las normas estás aceptando lo siguiente:

"Usted se compromete a respetar las Directrices del usuario de Spotify y a no utilizar el Servicio de Spotify, el Contenido ni ninguna parte del mismo de ninguna manera que no esté expresamente permitida por los presentes Términos."

Por tanto, el uso de Spotify en una tienda o comercio no es una buena idea. Tampoco como fondo musical en una consulta médica o un despacho de ingenieros. No estás a salvo de recibir una multa y la correspondiente sanción económica, porque ni siquiera el servicio Premium te habilita a utilizarlo con fines comerciales. Si lo llevas haciendo de manera frecuente, lo mejor es que deseches la ideas, porque las condiciones de uso te obligan a ello, algo que aceptas automáticamente cuando te das de alta.

Entonces, ¿qué hacer?

En primer lugar, empezar a utilizar tu cuenta de Spotify para uso personal, en casa, cuando sales a correr o para aprender idiomas de manera remota mediante los podcasts. Pero tu negocio no tiene por qué quedarse sin música, ya que esta es capaz de generar ambientes y animar incluso a las compras.

En España, poner música en una tienda, una consulta médica o un bar de copas se considera un acto de comunicación pública, puede decirse habría un feedback. Como tal, es imprescindible realizar el pago por lo derechos de autor. La música que reproducimos en Spotify no está autorizada para uso comercial, ya que el pago de nuestra cuota mensual solo da acceso al servicio, no suponen ningún tipo de pago por esos derechos.

Por tanto, si tu deseo es tener música en tu negocio habrás de contratar los servicios de un proveedor de hilo musical. Sí, este servicio se sigue utilizando, a pesar de tener ya varias décadas. El hilo musical está orientado a ambientar de muchas formas tu negocio. Aunque el servicio se ha ido adaptando a las nuevas formas de escuchar música, el hilo musical es siempre la opción indicada.

La contratación de un servicio de hilo musical, en cuya cuota sí se contempla el pago de los respectivos derechos de autor. Además, por mucha alma de DJ que tengas y tus gustos musicales sean exquisitos, tu negocio requiere de tus atenciones al 100% siempre, y la música ha de dejarse a profesionales.

El hilo musical, o mejor dicho, la música que sale de él, está debidamente ambientada a las necesidades de tu negocio. No requiere el mismo tipo de música un bar de copas que una peluquería de moda. Gracias al servicio de hilo musical puedes conseguir que la conjunción de la música con las necesidades de tu negocio sea un combo perfecto. Los servicios de hilo musical orientan al cliente en este sentido, ya que tienen a su disposición a músicos profesionales o incluso psicólogos, que determinan qué es lo que viene mejor en cada momento.

Spotify por fin deja leer las letras de las canciones que estás escuchando

Por otro lado, cada vez es más común el uso de elementos accesorios a la música para ambientar un negocio. Un monitor de buen tamaño en el cual se proyecten imágenes o vídeos con los que deseamos conseguir un impacto. Interactuar de una forma diferente a la musical es también una manera de ser más atractivo. Por supuesto, Spotify no va a cubrir este espectro. ¿Va quedando claro?

En definitiva, el uso de Spotify, aunque sea una cuenta Premium, no está ni destinado ni autorizado a uso comercial. Si por cualquier circunstancia lo has venido haciendo, la solución para cumplir con la legalidad pasa por la contratación de un servicio de hilo musical. Si no, no queda otra que no poner música o por contratar un servicio profesional, el hilo musical.

Temas relacionados: Pro

Compartir
Disney+ logo
Date de alta en Disney+ por 8,99 euros y sin permanencia ¡Suscríbete a Disney+!
Queremos saber tu opinión. ¡Comenta!